sábado, 23 de abril de 2011

Un curso de instructor de tiro de la Policía de la Comunidad

El curso de Instructor de Tiro Policial que imparte la Academia de Policía de la Comunidad de Madrid, ya es más famoso. Durante el año 2009 se llevó acabo el primer curso de instructor en ese centro formativo, y varios medios especializados se hicieron eco del mismo. Incluso Antena 3 TV emitió, en su noticiero del media día y noche, un mini documental sobre el curso. Yo mismo redacté, como miembro de esa primera promoción, un texto que vio la luz en el periódico ARMAS y en la revista WAR HEAT. Ahora, el 6 de febrero de 2011, el diario ABC Madrid vuelve a dar pábulo a este curso que cobra, por año, más prestigio. (Ernesto Pérez Vera)

La segunda promoción de instructores de tiro, de la Academia de Madrid, culminó su formación en el mes de noviembre de 2010. Durante el curso estuvo presente una redactora del diario ABC Madrid, la cual recabó datos para redactar un artículo al respecto. Su trabajo tardó un poco en salir a la luz, pero salió. Hoy lo daremos a conocer en este blog. También se ha hecho eco del artículo mi amigo José Jiménez Ortiz, del blog:http://tiropolicial-balisticaforense.blogspot.com/2011/02/articulo-diario-abc-curso-instructores.html. Ortiz ha formado parte, con aprovechamiento, de la segunda promoción de ese curso.

Un curso de instructor de tiro de la Policía de la Comunidad: “enseña a neutralizar a delincuentes, sin daños a terceros”

Por: Mª. José Álvarez, desde Madrid.

«Un vehículo embistió un coche policial y se dio a la fuga. Agoté el cargador disparando a las ruedas sin éxito, y los delincuentes, además de seguir disparando, huyeron. Al final, destrozaron los dos coches patrullas que les perseguían. Hoy actuaría de otra forma», asegura David Martínez, cabo encargado de instrucción de tiro de la Policía Local de Móstoles.

Eso le ocurrió cuando sólo llevaba 24 meses en el cuerpo. Han pasado 14 años desde entonces, y la experiencia, unida a su profesionalidad, le han enseñado a no cometer errores. Él es uno de los 33 alumnos del curso de instructor de tiro que imparte, por segundo año consecutivo, la Academia de la Policía Local de la Comunidad de Madrid.

El mejor curso de España.
Está considerado el «mejor curso de España» por los expertos, no en vano,… “7” de las 33 plazas corresponden a agentes de otras regiones (Palma de Mallorca, Gerona, Tenerife, Sevilla...). Incluso hay un miembro del Ejército. El cursillo, gratuito, va dirigido a agentes en activo que se encargan de la Seguridad Ciudadana, la seguridad de las personas o escoltas. Forma parte de la formación continúa de los agentes del cuerpo, explicó Agustín Carretero, director gerente de la Academia.

«Es una especie de master; además, para poder acceder a él hay que ser monitor de tiro —está capacitado para dirigir prácticas de tiro en sus plantillas— o, en su defecto, acreditar los conocimientos y la experiencia suficiente en este ámbito», indica Ángel Luis Giménez, coordinador de Operativa Policial de la Academia regional.

Hay una regla de oro: utilizar el arma como último recurso, y en caso de tener que hacerlo, el objetivo de todo policía es no producir daños a terceros ni efectos mortales a otras personas y neutralizar al delincuente lo antes posible. Para lograrlo, es esencial, además de emplear la munición y situarse a la distancia adecuada, conocer la trayectoria de la bala, su velocidad así como los efectos y los daños que causa en el organismo, en función de su capacidad de penetración. De todo ello versa la instrucción de tiro para policías, de la que se encargan los cuatro profesores que imparten el curso a 33 alumnos.

Instrucción realista.
Usar la carga adecuada «El daño solo lo tiene que recibir el delincuente con el menor número de disparos posibles, y para ello hay que emplear la munición adecuada»

Con la titulación de instructor, el agente se convierte en el responsable de tiro de los distintos cuerpos locales de los ayuntamientos y traslada los conocimientos adquiridos, solicita la munición adecuada y colabora en el plan de formación. La instrucción de tiro policial forma parte del último escalón en la materia, tras la técnica de tiro de defensa, tiro táctico —edificios y situaciones complicadas de baja luminosidad...— y monitor.

«El carácter novedoso de esta enseñanza es que es cien por cien realista, es decir, analizamos qué ocurre con los distintos tipos de munición, algo que nunca se había visto hasta el momento», subraya Javier Pecci, responsable de la unidad de tiro de la Academia y ex miembro de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, similar al de los GEO en la Policía Nacional. Otra de las novedades es «que las prácticas se realizan en una gelatina de uso balístico con una resistencia y densidad similar a la del cuerpo humano, incluidos huesos, músculos y tendones».

Son pruebas reales, alejadas de los bulos que crean las series de televisión. En la práctica prueban con siete tipos diferentes de proyectiles en dos bloques de gelatina puestos de costado —la peor de las situaciones — que simulan los torsos de dos personas. Los dos primeros son los convencionales, usados por los cuerpos policiales: blindado y semiblindado, al ir la bala recubierta de latón. «Son una temeridad en la vía pública por ser muy penetrantes; pueden dañar hasta a tres sujetos ajenos al delincuente y aumentar los daños al no ser compactas por los fragmentos que se diseminan y los rebotes», aclara Pecci.

«Te enseñan a no disparar»
Además, se da la circunstancia de que cada municipio utiliza un tipo de carga diferente. La munición semiblindada es la más nociva y la más mortal, cuando se pensó que supondría una mejora respecto a la blindada. Un ejemplo de ello ocurrió en la Puerta del Sol, cuando un turista perdió el ojo a causa de la esquirla de una bala hace unos meses. «Se trata de que el daño sólo lo reciba la persona al que va dirigido y para ello hay que emplear la munición adecuada; en caso contrario, un sujeto puede recibir múltiples impactos sin conseguir el efecto deseado».

Por ello, este experto, junto a sus experimentados alumnos, aboga porque se homologue la munición para todos los cuerpos locales y autonómicos. A todo ello, añade la necesidad de poder utilizar armas largas en caso de lucha antiterrorista o rehenes, y no cortas, como ahora.

En la región puede mejorar la situación ya que se está ultimando un nuevo reglamento. «En contra de lo que pueda parecer, aquí te enseñan a no disparar. La formación te permite controlar el arma y el nivel adecuado de respuesta», indica José Jiménez, encargado de tiro… «Cuando haces uso de ella es porque la amenaza es letal», tercia David Martínez de Móstoles. Imprescindible en la galería de tiro: hacer uso de los cascos. Con cada detonación, el sonido cambia, al igual que las balas: unas se deforman y otras no. Lo mismo sucede con los casquillos. «Lo ideal es disparar de frente, con el arma a la altura de la nariz o de la frente y a unos cinco o seis metros», asevera el profesor.

Hay muchas falsas creencias debidas a la ignorancia, indicó. Entre ellas, la de que los agentes tienen que disparar a extremidades. «Cuando se quiere incapacitar a alguien en casos de grave riesgo para las personas se apunta al abdomen, procurando hacer las mínimas detonaciones. He vivido casos de terroristas que han recibido varios tiros en las piernas y siguen corriendo, y lo que es peor, disparando porque los efectos de las heridas no son inmediatos».

«SI ME OCURRE A MÍ NO LO CUENTO» BALAS CONTADAS.
Los agentes municipales usan proyectiles de 9 milímetros. Los agentes de Policía Local tiene la munición tasada: cien proyectiles al año y no pueden tener fusil. En cambio, se da la paradoja de que los cazadores utilizan cargas más potentes y pueden comprar entre mil y cinco mil balas al año según el tipo de arma. La Policía Local tiene vedado el uso de armas largas. Usan revólveres de seis cartuchos “o pistolas semiautomáticas” y las balas son siempre de 9 milímetros. En el mercado negro, los infractores adquieren todo lo que desean y lo manipulan para causar más daño. Se enfrentan a bandas con kalashnikovs y fusiles de asalto.

Pruebas reales. Las prácticas se realizan en una gelatina especial con una resistencia y densidad similar a la del cuerpo humano.

Los delincuentes siempre van por delante de la Policía. Ésta, cada vez más, se enfrenta a miembros de peligrosas bandas organizadas que usan Kalashnikov, fusiles de asalto y revólveres. Es un combate desigual en el que se sienten limitados. De ahí, la necesidad de utilizar armas largas, de la formación y la unificación de criterios, indicó Juan Santadreu, responsable del departamento de Armas de Tiro en Llucmaior. Una opinión que es compartida por sus compañeros.

«Viví una situación límite. Fue en 2007 y de no tener los conocimientos adecuados no habría salido vivo de ella. Así lo explica un agente municipal gaditano. Fue arrastrado por un individuo al que trató de identificar por circular a velocidad excesiva. Éste huyó dejando la puerta abierta y arrastrando al policía 50 metros marcha atrás; por suerte pudo aferrarse a duras penas a la ventanilla para no acabar en los bajos del vehículo. En su camino, impactó con diez coches aparcados. Sufrió unas lesiones gravísimas. Al final, su pericia hizo que pudiera sacar su arma reglamentaria y disparar al conductor, quien se dio a la fuga. Era un delincuente con múltiples antecedentes y con una orden de busca y captura internacional. «Menos mal que te ha ocurrido a tí, yo no lo habría contado», le dijo un compañero. ¿El motivo? Haber sabido usar su arma con cabeza. El tribunal médico dictó su incapacidad permanente parcial. El año pasado él, todo un experto en tiro defensivo, fue uno de los alumnos del primer curso de instrucción de la Academia regional de Policía Local. «Es muy bueno, emplea técnicas sencillas, nada complejas para salir airoso lo antes posible de cualquier enfrentamiento o situación de peligro teniendo en cuenta los cambios fisiológicos que el organismo experimenta en una situación de estrés».■

12 comentarios:

  1. Como siempre compañero excepcional. Te "conozco" desde hace 1 año aprox. y desde entonces lo único que he hecho es aprovecharme de tus conocimientos que me han sido muy valiosos. Tengo el título de monitor desde noviembre pasado por la ESPA, no diré que soy monitor puesto que creo que para eso debo adquirir todavía demasiados conceptos y experiencia. La verdad que el curso de la CAM es algo que me interesa bastante, y pediría si es posible que me dieras algo más de información como futuras convocatorias y punto de información. Agradeciendo por anticipado, un abrazo y nos vemos en la calle

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo. Te gradezco los comentarios, pero para poder orientarte, en lo que me pides, debo saber quien eres. Sería importante que me contactaras por email.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La munición policial adecuada seguramente asustara al político de turno por que en el momento que le digas que hace un boquete en vez de un agujerito se acojona le importa tres pitos cualquier fundamento técnico que le diga, que se evitan los rebotes y la sobre penetración. Qué decir de lo que dirían nuestros tribunales. A ver si nos enteramos criterio número uno y único a la hora de adquirir munición “cuanto cuesta”. Lo de arma larga en las policías locales es algo que nunca entendí el por qué no los dejaban tenerlas, pero siento desanimarte como les van a dar armas largas si a las fuerzas del estado se las han limitado al máximo teniéndolas solo determinadas unidades. Ahora mismo en algún lugar de España hay una dotación de GC que están solos para seis o siete pueblos con el coche de apoyo a más de cuarenta kilómetros y les han quitado el chopo. Esta muy bien lo de preparar buenos instructores, pero si luego los encorsetan con programas oficiales de tiro alejados de la realidad o incluso ni siquiera existen estos programas sirve para poco. En fin que país. Un saludo. José Moreno.

    ResponderEliminar
  4. Hola Moreno, muchas gracias por tu acertado comentario. Ya me tienes acostumbrado a ello.

    ResponderEliminar
  5. No es cierto. El Cetme C y la Z se pueden seguir llevando de servicio, ya que aunque ya no son de dotación individual, en todos los Puestos hay ambos tipos de armas largas otra cuestión es que no se salgan con ellas de patrulla por comodidad, vagancia, a ver si nos las quitan del vehículo, etc,etc.-

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu aporte Munifex. De todos modos debo decir que algunos compis "rurales", según ellos mismos me cuentan, ha pedido sacar las armas largas del Puesto para los controles, y se les ha prohibido.

    ResponderEliminar
  7. Pero es que no hay que pedir. Se toman del armero y ya está, nosotros para controles las llevamos siempre y de patrulla por lo que anteriormente expuse.-

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¿¿¿Punta hueca, estás loco???!!! Eso está prohibido, y lo que es peor…¡¡¡MATA MÁS!!! (Afirmación basada, como no, en el amplio conocimiento a través de sus años de servicio y la asistencia a múltiples cursillos de armamento y balística)
    ¡¡¡¿¿¿Una práctica cada mes, y con 30/40 cartuchos por práctica???!!! Ni que estuviéramos en el Salvaje Oeste. (Creo que más bien lo dicen no por pensar eso, si no porque los hay tan vagos, que por no hacer, no quieren ni hacer las prácticas)
    ¡¡¡¿¿¿Fundas antihurto, pa´ que, y cuanto vale eso???!!! Con los pellejos de piel del año de la tos sobra, que llevo 30 años de servicio y nunca he tenido que sacar la pistola. (Esto, junto con la frase que le acompaña ¡¡¡Aquí no pasa nunca na´!!! es la que hace que alguno esté en la profesión, porque como en la viña del señor, tiene que haber de todo, por desgracia para el resto)
    ¡¡¡¿¿¿Y te has gastado 80 euros en una funda???!!! Tú estás loco, yo no pongo un duro si no me la dan de dotación. (Sí, como no, y después de que tengas la mala suerte de verte envuelto en un tiroteo y no puedas ni sacar el arma, explícaselo a la Jefatura desde el mas allá)
    ¡¡¡¿¿¿Pistolas sin palanca de seguro...Y CON BALA EN LA RECÁMARA???!!! Allá vas tú Lucky Look, menudo pistolero estás hecho, pues no has visto tú películas ni na´. (De nuevo habla “la voz de la experiencia”, pues en la galería sin prisa ninguna, sin tener a un tío delante apuntándote puedes quitar el seguro, comprobar que lo has quitado, y desviar la vista a la pistola para volver a comprobar por tercera vez que no lo tienes puesto, montar el arma y apuntar tranquilamente. Como no, puede afirmar eso, o bien lo dice a sabiendas de que al llevar una mala funda, seguro que se la van a quitar algún día o se le va a caer, y como el que se la robe o la coja, no va a saber usarla, va a estar a salvo)

    ¿Os suenan, verdad? Pues desgraciadamente es lo que tenemos que aguantar mi compañero y yo a la hora de dar la formación al resto de compañeros, afortunadamente no todos, pero como las meigas: Haberlos, hailos.

    Estoy en total acuerdo con el primer anónimo en cuanto a decir que “somos Instructores” nosotros lo somos por el IVASPE, cuando todavía nos queda mucho por aprender, además que el mal endémico de la TITULITIS, hace que uno no sea mejor Instructor por tener 6 títulos de Instructor, o peor si sólo se tiene 1 pero bien aprovechado, como parece el caso del Curso del que se habla en la entrada; y con lo dicho por José Moreno, en cuanto a la munición y la adquisición de armas largas por parte de las PPLL, sin hablar de fusiles, subfusiles o carabinas, pues la mayor “herramienta” de la que podrían dotarnos para, tan sólo igualarnos a la de muchos contrincantes, serían unas buenas escopetas, tanto por la múltiple adopción de proyectiles (multipropósito) como por poder disuasorio en controles y potencia de fuego en un enfrentamiento armado, pues la pobre energía cinética de los proyectiles no impactados o rebotados, haría que los daños colaterales fueran menores.

    Ernesto, te felicito por otro estupendo artículo que hace que la comunidad de Instructores “antisistema” vaya creciendo cada vez más ;) pues recibir formación de gente con las ideas tan claras en esta temática, es un privilegio y un honor que pocos pueden o saben apreciar hasta que punto.

    Un fuerte abrazo AMIGO.

    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  9. Josma, muchas gracias por tan amplio comentario.

    En ésta ocasión el artículo NO es mío, sino de una periodista profesional del diario ABC, ahí es nada. Yo solo escribo, en este caso, la presentación para el blog.

    De todos modos, en casi cualquier artículo mío (firmado por mí) se postula en la dirección que tú apuntas en tu comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me sorprende de forma muy desagradable tanto por esta periodista como por los cuerpos Policiales de toda España el desprecio que se hace hacia el tirador ISSF o de modalidades Olimpicas; me voy a permir explicarles algo: a la que ustedes son funcionarios que cobran por velar por los derechos de los Españoles nosotros somos deportistas o bien de elite o bien que quieren pasar el rato como el que juega a Futbol, pero el arma para ustedes es una mera herramienta de trabajo.
    Tambien me sorprende con las leyes que hay hoy en dia en España que hagan estos cursos si cualquier policia que actue de oficio con su arma esta bastante desprotegido, este curso por las fotos vistas se usa una Benelli cuando ustedes no la usan de dotación, una Colt M4 Carbine, y un subfusil MP7, ¿me pueden explicar cuantas veces van a usarlo en la calle?

    Creo que ustedes deberian preocuparse de utilizar bien su arma reglamentaria y dejar de tocar otros asuntos para los que no estan preparados y dejar EN PAZ a los tiradores deportivos que en una sola sesión de entrenamiento pegamos mas tiros que ustedes en todo un año, porque nuestras armas son nuestras, vuelben cada dia a casa, no hacen un servicio, no son herramientas, y tenemos las balas justas y necesarias para seguir medrando en lo que es un Deporte y una manera de vivir, no un oficio.

    ResponderEliminar
  11. Estimado lector anónimo.

    Le agradezco que haya usted leído este artículo, el cual no es de mi autoría. Lo que sí está ligado directamente a mi persona es la plataforma, el blog. Por ello mi agradecimiento.

    No sé qué es lo que ha leído en ese artículo que yo no firmo, que tanto le ofende. Le voy a ser sincero, lo leí hace meses y no recuerdo todos sus extremos. Y más sincero soy ahora, no lo he vuelto a leer para saber el motivo de su enfado. No tengo mucho tiempo en este momento.

    Sepa, si es que aún no se ha dado cuenta, que yo soy uno de esos policías que cree que el tiro deportivo, tanto si es de precisión como si es dinámico, no es la solución necesaria en los programas de formación de los profesionales armados. Así lo plasmo en mis artículos siempre que se tercia (todos ellos publicados en este y otros espacios cibernéticos y en publicaciones impresas).

    Yo sé qué es el tiro deportivo, aunque nunca fui competidor. Ahora tengo casi 42 años pero con 15 ya estaba federado en tiro. De verdad, sé lo que es. Por ello, ahora que soy policía e instructor de la materia, sé distinguir que lo que usted hace por afición o deporte –yo lo hice durante años-, nada tiene que ver con lo que yo tendré que hacer, llegado el caso. Si cree usted que ambos debemos y podemos actuar igual en nuestras especiales circunstancias, está muy equivocado amigo. Lo que usted hace –yo lo hice durante años- en la cacha de tiro NO tiene nada que ver con lo que yo pudiera querer y necesitar hacer en un callejón oscuro a las tres de la mañana, cuando le pida a una persona su DNI y ésta me responda con un mandoble de cuchillo o un disparo. Insisto, si cree que ambos debemos tener la misma formación…es que ignora totalmente una verdad que le pasa de lejos. De todos modos incluso usted, que no tiene placa y porra, podrá verse en una de esas, y difícilmente el entrenamiento de tiro de precisión le será útil en la mayoría de los casos.

    Al margen del tiro deportivo hasta el momento referido, existen otras modalidades más atractivas y dinámicas de cara al profesional armado, el IPSC o Tiro Dinámico. Pero aunque esa modalidad no sea la panacea policial, sí que es más cercana a nuestra realidad profesional. En cualquier caso, le doy la razón totalmente en algo: usted dispara más que la inmensa mayoría de policías del país. Una verdad como un templo. Pero le digo otra, muchos de los policías que entrenan conmigo solamente hacen al año un 10% de los disparos que usted, pero sin ser capaces de hacer dieces a 25 mts., saldrían, casi con total seguridad, más airosos que usted si son atacados a 5 metros de distancia sin previo aviso. Cada cosa requiere de un entrenamiento, una mentalización y una respuesta. Dicho lo anterior, prefiero que un policía haga disparos deportivos a 25 mts., antes de que no haga ningún entrenamiento. Aunque no se dé usted cuenta, ambos pensamos igual en un fondo muy profundo.

    No pretendo que me entienda, pues usted no tiene que pasar años trabajando con un arma y enfrentándose a las mayores miserias de la humanidad. Quiero que sepa que yo no trabajo con subfusiles, pero alguna vez he tenido que manejar alguno incautado en un descampado. Sepa que no trabajo con fusiles de la II Guerra Mundial, pero también he incautado alguno de ellos. Por eso, amén de porque muchos policías locales trabajan con armas como las que dice usted no entendemos, en ese cursos se enseñó a los instructores a conocer manejos básicos. Pero sepa algo más, muchos de esos instructores llevan décadas entrenando con esas y otras muchas armas, y también compitiendo civilmente con ellas.

    Por último, le invito a seguir leyendo en este espacio. Critique lo que quiera, yo siempre estaré dispuesto a defender mis postulados. Ah, y sepa que cuando me han demostrado que yo estaba equivocado, lo he admitido públicamente.

    Ernesto Pérez Vera (Administrador de este Blog)
    Policía e Instructor de Tiro

    ResponderEliminar