Entradas

Tiro reactivo defensivo: la naturaleza se impone

Imagen
Por Luis Romero (escrito en febrero de 2013)


Tiro reactivo defensivo. Parece un tecnicismo o un pequeño galimatías. En realidad, es la forma en que se producen el 80 por ciento de los enfrentamientos armados entre agentes del orden y delincuentes. Lo habitual es que el delincuente, el malo según la jerga al uso, sorprenda al agente con su intención de agredirle. Al menos, en la inmensa mayoría de los casos en que un agente es herido o muerto, el ataque ha sido inesperado.
Si esto es así, las prácticas y los adiestramientos que ofrecen las administraciones a sus agentes en el uso de las armas de fuego, no sirven. Eso al menos opinan quienes defienden esta otra manera de enfrentarse a la realidad cotidiana en las calles. No les adiestran en el uso reactivo defensivo de sus instrumentos de trabajo. En situaciones de alto riesgo y, desde luego, sorpresivas, el instinto es el que gana la batalla con mucho. La pregunta clave que se hacen es: ¿se puede adiestrar el instinto?
Los pocos instructo…

EL PODER DEL TÍTULO: ¡cuadro severo de ‘diplomitis’!

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera 

Es indiscutible que la formación y la instrucción profesional son importantes factores que hay que cultivar en todos los sectores labores. Que en determinados ámbitos profesionales,  como podrían ser el terreno de la salud y de los bomberos y policías (junto a estos últimos hay que situar a los militares y al personal armado del sector privado), hay que extremar el estudio y entrenamiento, es algo obvio: de una mala praxis en estos campos pueden derivarse daños, lesiones e incluso la pérdida de vidas, y hasta libertades. De esto se desprende, sin género de dudas, que acudir a los centros de formación en busca de más conocimiento es siempre positivo. Ahora bien, ¿es oro todo lo que reluce? Me explico, ¿sabe, hace y produce más el que acude a más cursos, jornadas, conferencias, seminarios, etcétera? Cada cual lo verá como quiera y le interese o incluso como su sentido común y los datos objetivos conocidos le dicten.

Como siempre, voy a opinar en virtud de lo que co…

¿EL ÚLTIMO MOHICANO DEL AÑO…?

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera

Resumen de una conversación mantenida hace unas horas, charla que no ha sido buscada por mí: “Ernesto, hace unas noches me encañonó un tío al que perseguía a pie. Lo hizo cuando ya estaba a puntito de engancharlo: se giró y me ‘apuntó’ con un revólver pequeño. Te lo digo porque sé que en breve alguien te lo va a contar. Pero quiero que sepas una cosa, Ernesto, no me asusté nada en absoluto: detuve la persecución y punto; eso fue todo. El arma la encontramos minutos después. Era real, del calibre .38 Especial y se encontraba cargada. Y oye, no disparé porque no quise, porque de haber querido hacerlo me lo hubiera cepillado sin pestañear y a la primera”.
He tratado de explicarle a mi interlocutor que miedo sí que habrá sentido, de ahí que detuviera la marcha al verse delante de una boca de fuego. No es psicología —que también—, es pura lógica. Otra cosa es que el miedo experimentado haya sido consciente o que quiera olvidarlo. Se cierre en banda y no quiera oír ni h…

COMO LA VIDA MISMA: PÓLVORA, PLOMO Y SANGRE

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera

Jorge, como siempre que entraba de servicio por la tarde, había almorzado muy temprano. Antes de las dos y media ya había recogido las llaves del coche-patrulla, el radiotransmisor y la carpeta en la que guardaba varios papeles con anotaciones de vehículos recientemente sustraídos; e igualmente las fotografías y filiaciones de tres individuos de la zona que se encontraban en requisitoria judicial, o sea, en busca y captura.

Ese día, tanto él como su compañera necesitaban un café bien cargado: la noche anterior también habían currado, pero en vez de acabar a las seis de la mañana, como les correspondía, habían finalizado el servicio varias horas más tarde. Es lo que ocurre cuando a última hora del turno se lleva a cabo una intervención con detenidos. Y es que pillaron a un menda dentro de una tienda de telefonía móvil. Como ya era habitual en la plantilla, otras unidades habían hecho oídos sordos a los requerimientos de la Sala de Transmisiones, porque nadie quería…

HABLANDO DE INSTRUIR: QUE LO HAGA QUIEN SEPA HACERLO

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera (publicado en 2016)

Lo he dicho mil veces, porque así lo pienso: poseer un diploma de algo no necesariamente te convierte en experto de nada. Eso sí, un título podría habilitarte para ejercer de algo. Y claro, mientras no se demuestre lo contrario, el titular de la titulación es especialista en la materia, sea de lo que sea el diploma. No obstante, creo que la mayoría de las veces sí es verdad que el cirujano de turno es experto en rajar el pellejo y en extirpar lo que toque extirpar, porque así lo dice el pergamino que cuelga de la pared, que para colmo, ahí es nada, lleva el nombre del jefe del Estado. Como, de igual forma, seguro que todos los que tenemos permiso de conducción somos serios, correctos y legales conductores; buenos conocedores y respetadores de todas las normas jurídicas relacionadas con la circulación y la seguridad vial. Oye, que el permiso de conducción lo expide el Ministerio del Interior.
Pero va a ser que no. No me trago eso de que todos lo…

“EN LA LÍNEA DE FUEGO” Y LA CESTA DE NAVIDAD

Por Ernesto Pérez Vera

Este correo electrónico recibido ayer, vale más que una cesta navideña o que un jamón. No obstante, amigos, acepto cestones, jamones y hasta quesones (tono irónico).
Correo que se cita:
Hola, Ernesto. Me llamo José David y soy policía local en la provincia de Murcia. Te envío una fotografía para que me pongas cara, ya que me la tomé contigo cuando el pasado mes de abril estuviste en Bétera, Valencia. 
Lo primero que quiero hacer es felicitarte por la publicación de En la línea de fuego. Has conseguido que se me pongan los pelos de punta con cada uno de los capítulos. Todos destacan con un rico y fluido vocabulario, haciéndolo ameno en su lectura, llegando a experimentar en muchas ocasiones la ‘visión túnel’. El capítulo 11, “Hemos visto demasiadas películas”, es uno de los que desde que empiezas a leerlo hasta que lo terminas, te hace perder la noción del tiempo; ese, entre otros. No hay capítulo que subestimar, ni uno mejor que otro. ¡Qué pasada! Una obra magnífica…

CUANDO TAMBIÉN PUEDEN MATARTE A MARTILLAZOS

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera

Somera descripción de esta fotografía tomada en 2006: cuando hacia ti camina un tío gritando que te va a matar con el martillo que lleva en la mano, mientras a la par retrocedes desenfundando tu pistola. Pero ojo, por muy rápido que camines hacia atrás, el que de frente va hacia a ti caminará más rápido que tú, pudiendo alcanzarte si no lo neutralizas de inmediato. Retroceder es un acto reflejo natural, no un síntoma de cobardía. Si no te ves atrapado por un shock traumático emocional paralizante que te impida moverte, retrocederás e incluso correrás. Como igualmente, tras todo lo anterior, un área concreta del cerebro podría recordarte que llevas un arma de fuego, que eres policía y puedes y debes utilizarla ¡ya!, antes de que un martillazo potencialmente letal impacte contra tu bóveda craneal.
Y a todo esto, aunque no lo creas, sufrirás miedo inconsciente. En un momento tan trascendental, que dura un tris, no experimentarás conscientemente la emoción del miedo. …