Entradas

Mostrando entradas de febrero 18, 2016

POLICÍA DESARMADO, DESARMA Y DETIENE

Imagen
Por, Ernesto Pérez Vera
Pertenece a una institución llamada Policía, apellidada Local. Pasó toda la mañana haciendo gestiones particulares en el banco, gestiones familiares en el centro de salud y gestiones frigoríficas en el supermercado (comprando). Toda la mañana con su pistola particular a cuestas, oculta bajo la trenca (qué frío). Doy fe: lo vi, le di un abrazo y, accidentalmente, palpé su Glock 26. Tras el almuerzo y la posterior siesta, porque él es de respetar las buenas costumbres, volvió a salir a la calle para realizar la última gestión del día, antes de que diera comienzo el partido de fútbol con el que tenía una ineludible cita frente al televisor: tocaba hacerse una fotografía para, a la mañana siguiente, renovar el Documento Nacional de Identidad.

Por despiste o porque está majareta, porque de hecho le llaman “El Loco”, decidió salir sin la pipa, aunque sí con la funda riñonera vacía pegada al pellejo. Total, cómo nunca pasa nada, ¿no? Pues toma lío gordo: visualmente det…

CONFESIONES: PLACAS CAÍDAS DEL CIELO

Imagen
De los autores de “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados”:
“No se puede hacer bien lo que no se sabe hacer, menos aún si previamente tampoco se ha meditado sobre el asunto en cuestión, como en este caso pudiera ser el estudio de la dinámica de los tiroteos. Tal perogrullada es indecentemente obviada por los envenenadores de la verdad, cual profesionales de la contaminación que son. Sobran sicarios armados con embustes eslabonados y en ristre”.
“Estos tóxicos seres humanos son como aquellos que desde el sofá de sus casas gritan e insultan a los futbolistas que fallan penaltis, aseverando que ellos, que lo más redondo que han visto es una caja de pescado, hubiesen metido el esférico entre los tres palos. Estos ‘sofalitas’ sin par son, normalmente, meros sostenedores de latas de cerveza y de pesadas bolsas de snacks, desde que empieza el partido hasta que finaliza. Pero aun así se irán a dormir, pringosos de sí mismos, convencidos de que ellos hubieran podido m…