Entradas

Mostrando entradas de marzo 28, 2014

Por mí y por todos mis compañeros del 22M

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera
Hay días y días. Muchas clases de días. Los que no se pueden olvidar son los principales, marcan. En nuestras vidas tenemos días que por la alegría que algo nos reporta nunca pueden ser olvidados. Los hay que, por el contrario, viven siempre en nuestro recuerdo con pena, tristeza o nostalgia. Y finalmente están los que marcan “un antes y un después” en nuestras existencias. Todos tenemos de las tres clases. Desde junio de 2005 mi alegría es diaria: nació mi hijo y son felices todos los segundos que Dios me permite permanecer junto a  él. La pena y el dolor llegaron después, en abril de 2009: mamá, sé que siempre estás conmigo. Pero “mi antes y mi después”, el día que me cambió la vida, se personó de sopetón en 2007. El destino trazó su plan bajo el sol de agosto. No me cabe duda: cuando desperté aquella mañana las cartas ya estaban encima de la mesa, aunque yo iniciara la partida definitiva a las cinco de la madrugada del día siguiente. El crupier de mi destino …