Entradas

Mostrando entradas de agosto 12, 2014

“TOC, TOC, TOC”: LA PUERTA EQUIVOCADA

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera
Cositas que pasan, que dirían unos cuantos amigos míos y mi querido hermano Víctor. Cuando uno está ante una situación desesperada, uno llama a todas las puertas que tiene a su alcance. Esta forma de actuar responde, seguramente, al comportamiento normal de todo ser humano mentalmente sano y puede que incluso al de alguno insano. Es muy posible que todos hayamos recurrido alguna vez a ello. Yo sí, desde luego. Pero claro, si uno pulsa muchos timbres puede que las puertas las terminen abriendo, a veces, personas poco adecuadas y nada colaboradoras. Es, sencillamente, una cuestión aritmética de probabilidades. Frente a la desesperación cruzamos los dedos para que nos reciba el vecino más simpático y eficaz, de cara a la resolución de nuestro agobiante problema.
Pero qué va, cuando nos estamos quemando no siempre nos atiende un vecino bombero, extintor en ristre y manguera al hombro. Es lo que le ha pasado a un señor, a un compañero policía, que ha llamado a mi puert…