Por mí y por todos mis compañeros del 22M

Por Ernesto Pérez Vera

Hay días y días. Muchas clases de días. Los que no se pueden olvidar son los principales, marcan. En nuestras vidas tenemos días que por la alegría que algo nos reporta nunca pueden ser olvidados. Los hay que, por el contrario, viven siempre en nuestro recuerdo con pena, tristeza o nostalgia. Y finalmente están los que marcan “un antes y un después” en nuestras existencias. Todos tenemos de las tres clases.
 
Desde junio de 2005 mi alegría es diaria: nació mi hijo y son felices todos los segundos que Dios me permite permanecer junto a  él. La pena y el dolor llegaron después, en abril de 2009: mamá, sé que siempre estás conmigo. Pero “mi antes y mi después”, el día que me cambió la vida, se personó de sopetón en 2007. El destino trazó su plan bajo el sol de agosto. No me cabe duda: cuando desperté aquella mañana las cartas ya estaban encima de la mesa, aunque yo iniciara la partida definitiva a las cinco de la madrugada del día siguiente. El crupier de mi destino me dio cartas para que matutinamente pudiera correr, actividad físico-deportiva que hasta esa mañana me acompañó, fielmente, desde la década de los años ochenta. Por la tarde, al ir ganando la partida, pude practicar natación, ejercicio en el que llevaba semanas haciendo mis pinitos. Y por la noche amé, justo antes de levantar las cartas en el paño de juego. Parecía una jugada perfecta. Hice todo lo que me gustaba y necesitaba y luego me fui a trabajar, mi otra adicción por aquel entonces.

Pero no, la cosa no había hecho más que empezar. La partida aún estaba en ciernes. La jugada final se iba a desarrollar en el casino de la calle, donde la gente como yo se juega de verdad su destino. La mano que me dio el repartidor estaba marcada. Me hicieron trampas. Aunque volví, no regresé con los míos durante muchos días. Eso sí, roto y atornillado. Recompuesto, pero muy tocado. Transcurrieron muchos meses hasta que volví a nadar y jamás he vuelto a correr. Amar…, bueno, lo que me dejan.

Pero nada ha sido igual que antes. Nada, en todo. Estas cosas, como la propia vida, nunca salen gratis. Hablo del compromiso desmedido por lo que se es y representa, policía en mi caso. Me refiero a la entrega en la defensa del bien común. Estamos hablando de la protección y garantía de los derechos y las libertades, de ir contra unos pocos para que muchos puedan vivir mejor y más seguros. Casi nunca nos quieren, pero siempre nos necesitan. Hoy nos insultan, nos escupen y nos tiran piedras, pero mañana, o incluso antes, esos mismos terminarán invocando el “¡socorro, policía, ayúdeme!”. Hay quien incluso desea nuestra eliminación vital olvidando que somos hijos, padres, maridos y hasta hermanos de alguien. En fin, que pertenezco a la profesión más sacrificada, bonita, pisoteada, criticada y malentendida del mundo. Soy, como ya dije, un servidor público. Que no me quieran ni me adoren me da igual, pero quiero que me sigan llamando cuando sea preciso que alguien lo dé todo. Les recuerdo que soy policía.


Hoy juego con cartas nuevas. Unas veces gano y casi siempre pierdo. Así es la vida. Pero lo bueno de todo esto es que estoy aquí abajo con los que quiero. También con ustedes, los que me leen, me oyen y me soportan. Gracias.

Comentarios

  1. Has conseguido llegarme al alma. Gracias por ser Policia. Te mando un abrazo lejano pero sientelo cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vifrisina. Ese abrazo es recíproco.

      Ernesto

      Eliminar
  2. A mí usted me parece una persona excelente.No puedo dejar de admirar su valentía ,en todos los sentidos.Ojalá pudiera decir lo mismo sobre esos compañeros del 22M a los que usted hace referencia.No siento respeto ni lástima por ellos.
    Lo siento.Cuídese.Le deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta empezar dando las gracias a quienes comentan artículos en mi blog, pero con usted me cuesta trabajo. Créame que lo siendo. Me tiene usted, según manifiesta, por una persona excelente, pero se equivoca. Usted, señor anónimo, no me conoce. No se conoce a nadie por lo que escribe, por más que haya publicado aquí 200 artículos. No me tenga respeto si no me conoce, por favor, porque se estaría equivocando. Yo soy como esos policías a los que no respeta y que ninguna lástima le producen. Por tanto, le ruego que a mí no me tenga estima alguna. No suelo hablar de política en este espacio, por ello le solicito, con el máximo respeto, que no responda a esta respuesta que tan amablemente le estoy dando. Sepa que, pese a todo, si en mi mano estuviera hacer algo para defender alguno de sus derechos constitucionales lo haría. He dado muestras registradas de ello con gente que me ha deseado la muerte y que, antes de salvarle el culo, me insultaban y tiraban piedras. También esos compañeros del 22M lo harían por usted, por más trabajo que pueda costarle creerlo.

      Un saludo y adiós.
      Ernesto.

      Eliminar
    2. Bueno Ernesto , creo que acabas de dar una lección de lo que es tener LEALTAD con mayúsculas a tus propios principios al responder a la persona que te ha tratado como "persona excelente,"como pocos lo hubiésemos hecho. Lo siento tampoco tengo el placer de conocerte personalmente,pero mi instinto me dice que eres una persona que como mínimo dice y actúa tal cual piensa. Soy Polica Local, me encanta mi profesión y por supuesto, todo mi respeto para aquel profesional que se mueva en todo tipo de emergencias, ya sean médicas,salvamento y por supuesto seguridad. NO CONOZCO A LOS COMPAÑEROS QUE ESTUVIERON ESE 22 EN ESOS LAMENTABLES SUCESOS, PERO QUIERO QUE SEPAN QUE NO ESTAN SOLOS, Y AHÍ VA TODO MI APOYO PARA LOS QUE TUVIERON QUE AGUANTAR LO INAGUANTABLE A RIESGO DE PERDER SU PROPIA VIDA DEMOSTRANDO MUCHO AUTOCONTROL Y PERDÓN POR LA EXPRESIÓN, " UNOS COJONES DE TITANIO. ESTE COMPAÑERO OS DESEA UNA PRONTA RECUPERACIÓN PARA LOS HERIDOS ¡ANIMO,COMPAÑEROS!
      Un Saludo Ernesto.

      Eliminar
    3. Hola, Ortiz. Gracias por tu comentario. Espero seguir viéndote por este sitio.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  3. Lo primero ser anonimo para mí es no ser, los hombres tenemos nombre. Por respeto al autor no le voy a contestar con las únicas palabras que para mi usted se merece, si le digo usted me merece el mismo respeto que los que agredieron ANONIMAMENTE a mís compañeros, pero no dude que cualquier policía se dejaría la vida por salvar la de un personaje como usted. Ernesto `gracias por el artículo y no digo más porque me esta hirviendo la sangre. Un saludo Jose Moreno Oficial del CNP y nada anonimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepe. Gracias por tu lectura, comentario y respeto. Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  4. GRACIAS, Enersto por estar alli del lado correcto
    Rob

    ResponderEliminar
  5. Eres un Crack, simplemente The best!!! es cierto que cuando se juega, no siempre se gana, pero tu ya naciste con el mejor premio que le puede tocar a un ser humano, ser BUENA PERSONA, para que mas...y tod@s los que te conocemos bien, lo sabemos, y solo por eso, aunque la vida nos ponga duras pruebas, al final de la partida tendrás tu mayor trofeo. Abrazos mil!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Sé quién eres, la bella Joly. Un beso, Rox. Te quiero.

      Ernesto

      Eliminar
  6. ¿Por qué, por qué?
    Ante los graves sucesos ocurridos el 22M en Madrid en los que un grupo de la UIP sufrió toda clase de agresiones, encontrándose en situación de total abandono cuando estaban próximos suficientes refuerzos como para haber minimizado los ataques y sus resultados (un gran número de miembros de la UIP así como de las unidades de intervención de la Policía Municipal resultaron heridos), surge la pregunta: ¿qué ha fallado? En estos momentos hay una investigación abierta que esperemos dé resultado y no se dilate en el tiempo a la espera de que pase el chaparrón. Todos hemos visto imágenes y no se explica cómo no hubo algún muerto. ¿Quién decidió no mandar refuerzos y por qué? ¿Qué puede justificar tal inacción?
    A día de hoy hay suficiente material audiovisual, gráfico y escrito como para saber algo. Es muy llamativa una grabación en la que se comunica la situación gravísima en la que se encuentran los compañeros y la orden de mando que ordena a todos los equipos de apoyo que permanezcan estáticas y pasivas. ¿Por qué, por qué?
    Estamos pagando la regañina de los ignorantes europeos por los sucesos de Ceuta. Se ha aceptado pagar con la sangre de los policías para que no nos riñan más. Personalmente no veo que las policías europeas sean más laxas cuando de reprimir se trata.
    De lo oído y leído parece ser que la delegada del Gobierno no ha limitado los medios ni ha dado órdenes relativas a cómo utilizarlos en la represión de los violentos. Ningún mando policial la ha contradicho, con lo cual habrá que aplicar aquello del que calla otorga. Queda entonces la duda de si han sido los jefes, “motu proprio”, los que han tomado las decisiones. Aquí es donde surge el problema: ¿qué debe de ser un mando? Debería de ser un líder preparado y sobre todo comprometido con sus hombres, que no con su cargo, porque si pierde un hombre éste es irreemplazable. Pero el cargo… ya pillara otro. Al paro no se va a ir.
    Pero si la decisión es política y no se ajusta al desempeño de la función que él y sus hombres tienen encomendadas y además los pone en peligro manifiesto, debería desobedecerla y defender a los suyos aunque le cueste el cargo. Insisto, al paro no lo van a mandar. Si el jefe no ha tenido presión política y manda y decide por agradar y aferrarse a su poltrona, poniendo en peligro a sus subordinados, la cosa tiene peor solución: habrá perdido la dignidad y el respeto de los suyos. Esto ya tiene mal arreglo y solamente puede llevar a episodios de desobediencia y malos entendidos en unidades que deben de funcionar como un engranaje. Esto supone el desastre. Un fiasco.
    Solo me queda agradecer a los compañeros el que hayan mantenido el honor de la profesión sin entrar en pánico, echándole tres pares de huevos cada uno. De verdad, gracias. Sobrino va por ti. Siento firmar con seudónimo, pero los del régimen seguramente tardarían menos que los de la comisión de investigación…
    ROCROI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica exposición, Rocroi.

      Siempre creí que cosas miserables como las que intuyes que pudieron ocurrir solo pasaban en los cuerpos locales, como el mío.

      Gracias por tu disertación.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  7. Enhorabuena y felicidades por el blog compañero, creo que alguna vez coincidimos en la Comisaría del CNP ya que estuve allí destinado allá por el 2010, ahora desempeño mi trabajo en UPR Sevilla. Gracias por el Blog un saludo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Seguro que nos veríamos. En 2010 pasaba a diario por H50 con detenciones. Contáctame en privado, a ver si sé quién eres. Mi dirección es: epr05@hotmail.es

      Gracias.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  8. en relación a lo que "anónimo " comentaba,mejor no contestar.
    A lo aquí dicho por el autor y demás amigos solo me queda incluir : Que aquel fatídico día, los políticos quería la sangre de un policía para demostrar a la CEE. que no somos violentos( NO LO SOMOS SEÑORES). y los supuestos manifestantes querían la sangre de un policía

    Tanto unos como los otros la consiguieron si, pero esa sangre ha conseguido también demostrar a la CEE, y a todo aquel que halla visto los vídeos o estuviera en directo allí, que los policías son humanos y sangran, pero también son de otra pasta y que UNOS POCOS SE ENFRENTARON A UNOS MUCHOS, y pese a quien le pese para mi Vencieron.
    demostraron que aun cuando están tratando de matarte y el bicho que esta frente a ti grita y arroja todo aquello que puede contra tu cuerpo, tu estas pendiente de tu compañero y amigo. y el lo sabe, sabe que lo cubres y que si cae tu iras a por el
    y así fue. UNO CAYO Y FUERON POR EL, hicieron lo que saben , convirtiéndose en aquello que solo esta reservado para unos pocos. SER LEYENDA VIVA.

    YAYO, un policía orgulloso de serlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yayo, gracias por el comentario. Me encanta los de "ser leyenda viva".

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS