TIRO EN SECO: ENTRENAMIENTO APTO PARA EL SALÓN DE CASA


Por, Ernesto Pérez Vera


Desde el punto de vista técnico-táctico y de la seguridad en el manejo de las armas cortas, resulta de primordial interés el entrenamiento del desenfunde y enfunde del arma, así como la manipulación durante el resto de posibles operaciones. La mejor forma de entrenar las maniobras referidas es en seco. Esta podría ser una definición de tiro en seco o entrenamiento en seco: Aquellas manipulaciones y/o maniobras de tiro que se realizan con un arma de fuego carente de munición, bien por la seguridad del entorno donde se lleva a cabo el ejercicio o bien por economizar cartuchos mientras se adquiere destreza, habilidad y confianza en el manipuleo de la herramienta.


Es recomendable que los policías entrenen en seco las operaciones de desenfunde, encare, resolución de interrupciones, recargas y devolución del arma a su funda. Durante los periodos de formación en las academias y escuelas de policías se debería aumentar el número de horas lectivas de instrucción en este tipo de ejercicios. La mayoría de los usuarios de armas defensivas (funcionarios con licencia de armas tipo A  y ciudadanos con la tipo B —hablamos de España—) solamente entrena en las galerías de tiro y casi siempre poco y con programas formativos escasamente cercanos al realismo de una confrontación real a vida o muerte. En opinión de este autor, antes de pasar a la cancha de tiro el usuario debe tener un amplio conocimiento de cómo funciona su arma y poseer una buena calidad en el manejo seguro de la misma. Esto aportará al tirador seguridad y confianza en sí mismo cuando esté ante una situación crítica con el arma en las manos. Por ello, estas prácticas también deberían llevarse a término por agentes veteranos y no solamente por alumnos en periodos académicos.



Es conveniente que esta clase de entrenamiento sea periódico, tanto a nivel oficial como dentro del ámbito privado del policía (horas de no servicio). Esto reportará muchísima soltura y eficacia en las manipulaciones del arma. Sumará seguridad. Ni que decir tiene que todo el manejo en seco que se realice debe efectuarse con la misma arma de trabajo o defensa. Hay que cumplir con aquella máxima de los centuriones de las legiones romanas: Entrena como trabajas y trabajarás como entrenas”. Todo lo anterior conducirá al tirador a crear hábitos, habilidades dactilares y memoria muscular. ¿Que qué es eso de la memoria muscular? Es la capacidad que tiene el cuerpo, con ayuda de la mente, para aprender movimientos. Es decir, el cerebro tiene la habilidad, junto con el sistema nervioso, de generar hábitos musculares que ayuden al cuerpo a no estar pensando, continuamente, cada movimiento que debe hacer. Todos tenemos memoria muscular y la usamos sin ser conscientes de ello.



La memoria muscular permitirá realizar todas las operaciones en seco con total seguridad, rapidez y eficacia, lo que, posteriormente, podría ser recordado bajo fuego real. No es nuevo, es aquello del ¡entrena, entrena y entrena! No hay que olvidar que cuando la psicofisiología tome el control nos reducirá, en situaciones reales de estrés, ciertas capacidades de coordinación mecánico-dactilares.


Para ejecutar este tipo de adiestramiento no se precisa de instalaciones profesionales concretas. Únicamente es necesario que el tirador se halle en un lugar en el que se encuentre solo o acompañado de personas que estén previamente advertidas de que el arma que se va a utilizar está vacía o es inerte. De todos modos, siempre es recomendable comunicar que se van a llevar a cabo ejercicios de tiro en seco. No obstante, tal como está la situación en nuestra sociedad con respecto a las armas y a la Policía, quizá la mejor forma de hacer estas maniobras sea en privado o en unión de otros compañeros íntimamente interesados en el tema. Otros policías tampoco comprenderán y secundarán este tipo de ejercicios: muy probablemente se burlen de quienes los llevan a efecto.


Cualquier estancia de la vivienda familiar puede ser un lugar acertado para efectuar la mayoría de ejercicios que un profesional de las armas necesita repetir miles de veces. Quizá el desenfunde y encare sean las principales acciones que deban ser ejercitadas, amén de la devolución del arma a su funda de modo táctico y seguro. La repetición de estos movimientos se podría hacer en cualquier espacio de la casa, incluso frente a un espejo. De este modo el tirador se podrá observar sin desviar la vista hacia el arma o la funda. No hay que olvidar que no es inteligente apartar la atención (la vista) de la zona de la que proviene la amenaza. En este caso el espejo ayuda a mecanizar mejor los movimientos (en situación real, apartar la atención de la zona de peligro sería fisiológicamente imposible: focalización de la amenaza).



Otro modo de llevar a cabo el adiestramiento repetitivo del desenfunde/encare/enfunde podría ser con armas dummy. Estas armas están construidas en color llamativo con el fin de que, incluso a cierta distancia, adviertan a cualquier observador de que el arma que se está manipulando es inerte. Están fabricadas, como norma general, con goma maciza carente de movimientos (una única pieza). Así pues, para la triple maniobra propuesta esta herramienta se presenta como una gran opción. También son ideales para practicar desarmes a supuestos agresores, pues gracias al material con el que están fabricadas no sufrirán daño alguno si durante las sesiones de entrenamiento cayeran al suelo. En cuanto a tamaños, resaltes y perfiles, estas piezas son totalmente fieles a las armas reales que clonan. Existe una enorme oferta de marcas y modelos tanto en armas largas como cortas, así como de cargadores, granadas, cuchillos o radiotransmisores. Estas útiles herramientas se diseñan imitando a la inmensa mayoría de armas modernas.



Otra maniobra de vital importancia que requiere de entrenamiento continuo y seguro es la introducción de un cartucho en la recámara frente a una amenaza (hablamos de pistola). Naturalmente, este ejercicio lo deben entrenar con más interés aquellos que trabajan en condición de arma no alimentada, o sea quienes portan la recámara vacía (condición tres y cuatro de portabilidad). Esta operación no solamente es importante para la seguridad de quien la tiene que efectuar ante una acción criminal. También puede resultar vital para aquellos que se encuentren en la escena donde se lleva a cabo la alimentación del arma.
De una rápida y correcta alimentación de la pistola puede depender el resultado final del enfrentamiento entre buenos y malos. Es una maniobra esencial. Para el entorno también es importante porque de operarse mal o de modo inseguro se podría derivar un accidente con disparos no deseados (descarga accidental o involuntaria). Llegado este caso, las consecuencias pueden ser muy graves para todo aquel que se encuentre físicamente próximo al lugar de la confrontación y a veces incluso aunque no se esté tan cerca.
  

A nadie se le escapa que tener que montar el arma durante una acción policial va unido, yo diría que en el 90% de los casos, a situaciones de mucho riesgo para el actuante. En cualquier caso, siempre se recurrirá a esta manipulación ante situaciones estresantes. De ello se desprende que el agente estará en una situación psíquica y física muy mermada, puede que incluso herido y con sus capacidades cognitivas deterioradas. Así pues, si cuando más peligro percibe el agente, si cuando más nervioso está y si cuando de una mala práctica se puede descolgar un accidente es, precisamente, cuando se debe hacer esta manipulación, ¿no será más aconsejable portar el arma siempre alimentada (en doble acción es lo ideal)? Aunque algunos no lo quieran ver, esta segunda opción evita accidentes. Extraer el arma de la funda con los mecanismos de disparo en simple acción es tan peligroso, o más, que montarla “a cara de perro” delante de la fuente de peligro y por ende de estrés.



Personalmente, abogo por el porte del arma en condición de uso seguro e inmediato. Eso sí, no sin antes instruir debidamente al usuario, no solamente técnicamente sino incluso mentalmente. Existen otros motivos para llevar el arma con la recámara alimentada, pero tales causas son puramente tácticas y deben verse en un artículo con otro título.


Para entrenar en seco la acción de presionar el disparador, o las maniobras de alimentar la recámara o incluso el vaciado de la misma, solventar interrupciones, municionar cargadores, realizar cambios de cargadores, etc., se deben emplear cartuchos aliviapercutores (inertes). Esta cartuchería no daña el sistema de disparo y percusión del arma. Los aliviapercutores suelen ser translúcidos de color llamativo y dejan ver, a través de su cuerpo, un muelle o resorte que está conectado con la base del culote. En ese culote, obviamente, es donde golpeará la aguja percutora del arma. Cualquiera que estuviera observando el ejercicio podría reconocer esta munición como inerte y no tendría que temer un accidente.


Entrenamiento con arma real y con cañón de plástico

Existe otra manera de realizar algunas de las manipulaciones de las que venimos hablando. Para ello podría usarse un cañón inerte en el arma original. Con este tubo de plástico confeccionado en color amarillo o naranja, ambos cromáticamente muy vivos, se podrían entrenar cambios de cargadores, montar y desmontar el arma y dirigirla hacia el blanco tras el desenfunde. Incluso se podría simular la alimentación como respuesta a un ataque (quienes no trabajen en condición de arma alimentada). Este cañón de plástico es muy fácilmente sustituible por el original. Desde fuera del escenario se identifica como un complemento inerte de adiestramiento, dado que el color del tubo es apreciable a través de la boca de fuego y de la ventana de expulsión.



Este método impide la introducción de un cartucho de fuego real en la recámara. Tampoco permite que un aliviapercutor pueda ser empleado en él. El cañón simulado está diseñado para evitar accidentes por descargas indeseadas. Directamente se puede decir que carece de recámara. Algunos fabricantes de armas, como Sig Sauer, incorporan un cañón de este tipo en el estuche de transporte de sus modelos más modernos. Por ejemplo, la pistola Sig-Pro 2022  se entrega de fábrica con un cañón de plástico de color naranja.
  

Tiro en seco sofisticado
Pero todavía existen otras formas de practicar en seco y además, en este caso, de un modo más realista aún. Con este sistema se podrá hacer todo el recorrido del disparador igual que cuando se efectúa el disparo real, y también se podrán hacer las manipulaciones de recarga, desenfunde, enfunde, encare, etcétera. Es un medio muy completo.



Estas modalidades conllevan un desembolso económico que no todos pueden permitirse, si acaso los profesionales de la instrucción y los centros de formación. Hablamos, por ejemplo, del empleo de armas inutilizadas expresamente para este fin concreto. La inutilización de un arma consiste en neutralizar sus mecanismos de disparo haciendo imposible que pueda producir un tiro, pero permitiendo el total movimiento de todas sus piezas. Esta inutilización debe estar visada por una Intervención de Armas de la Guardia Civil, cuerpo de seguridad que posee dicha competencia en virtud de una ley orgánica. Una vez certificada la inutilización, el arma podrá ser empleada para ejercitar con ella, en casa, todas las maniobras que se quieran hacer con un arma en condiciones de hacer fuego real. Naturalmente se inutilizará, o se adquirirá ya inutilizada, un arma de igual marca y modelo que la que se emplea para trabajar o para la defensa propia. Como ya se adelantó, la pega surge por el coste económico.


Marcas tan prestigiosas como la austriaca Glock o la germano-suiza Sig Sauer, fabrican modelos que no permiten el disparo pero sí la alimentación de su recámara con cartuchos inertes. Estas armas permiten cualquier maniobra posible y el desarme completo para su estudio. Así pues, la marca Glock presenta en su catálogo el modelo Glock 17R, que está construido con un armazón de llamativo color rojo. Gracias a su viva cromática, incluso a distancia se advierte la presencia de un arma no real sino de adiestramiento. Por su parte, Sig Sauer oferta actualmente dos modelos, el SP 2022 TRG y P226 TRG. Ambos, al igual que el producto austriaco, están fabricados en color rojo. Significar que estas armas inertes son más costosas que las inutilizadas que se propusieron anteriormente.


Con el uso de colimadores láser también se puede realizar un eficaz entrenamiento de tiro en seco. Este sistema es caro, aunque más asequible que las armas inutilizadas. Esta opción permite el uso del arma real. Con el láser se podrán realizar disparos simulados contra cualquier objetivo seleccionado para el ejercicio. Ante la activación del sistema de disparo y percusión sobre el cartucho inerte que debe alojarse en la recámara, se producirá una vibración que activará el dispositivo láser. Una vez que el láser recibe la señal que lo activa (vibración), emite y proyecta un punto rojo visible en aquel lugar sobre el que estuviera dirigida la boca de fuego. De este modo se puede intuir, con muchísima aproximación, cuál hubiera sido el punto de impacto en situación de fuego real.


Estos mecanismos existen en varios formatos, siendo los más comunes los del tipo cartucho: tienen la forma de un cartucho real y se alojan en la recámara. De otro tipo son aquellos que se introducen en el interior del cañón desde la boca de fuego, siendo su forma totalmente cilíndrica o tubular y de un grosor suficiente para que las paredes del cilindro y su base estén en contacto con el ánima. Esto permite la transferencia de la vibración del disparo sobre el cartucho inerte para que se active el láser.

PARTE DE ESTE ARTÍCULO HA SIDO PUBLICADO

EN ARMAS PERIÓDICO impreso EN JUNIO-JULIO/09

Comentarios

  1. Gran artículo Ernesto, sigue así y llegaras mas lejos aun, espero el siguiente aunque ya sabiendo que será excepcional como los demás, un saldo, Abel.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Abel. El siguiente artículo será de tu aprecio, versa sobre las ventajas del cartucho en recámara, en las pistolas de Doble Acción. Por desgracia, ya lo sabes, en España sigue siendo tema tabú por parte de organismos oficiales, los cuales, se dejan asesorar por quienes conocen el enfrentamiento armado "de salón" y no de pura calle.

    Espero que sigas visitando este blog.

    Un saludo, y nuevamente, GRACIAS.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  3. He llegado a tu blog desde armas.es y he devorado todos tus artículos sin excepción. Enhorabuena por la calidad y rigor técnico de los textos, y gracias también por "mojarte" dando tu opinión, basada en tu amplia experiencia profesional, en los puntos que consideras más importantes (que son vitales). Algunos artículos están claramente orientados a los CYFS pero se pueden extraer fácilmente importantes enseñanzas para las FAS -a las que pertenezco-, así que muchas gracias.

    No dudes que estaré esperando tus próximos artículos.

    Gracias de nuevo y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola José Manuel.

    Te doy las gracias por lo que expresas en tu comentario, y también, de antemano, por las futuras visitas que anuncias.

    Efectivamente, los textos van orientados a profesionales de las armas, pero no necesariamente a los integrantes de las FYCS, también, como ya tú apuntas, a los miembros de las Fuerzas Armadas. No hay que olvidar a otro sector profesional, el privado, en él, hay muchos Vigilantes de Seguridad que realizan servicios con armas, y otros tantos, nuevamente in crecento, Escoltas Privados, todos ellos, armados en horas de trabajo. A todos los referidos, van dirigidos los artículos.

    Existe otro segmento de población armada con armas cortas, minoritario sector, pero existente, y también, ellos podrán encontrar soluciones o respuestas a sus necesidades o inquietudes. Me refiero al ciudadano particular, que está legalmente habilitado para usar armas cortas de fuego amparadas en la codiciada licencia de defensa, la “B”

    En fin, José Manuel, me reitero en mis agradecimientos.

    Un saludo. Ernesto Pérez.

    ResponderEliminar
  5. Excelente articulo. Soy un devorador habitual de información de este tipo desde que formé parte de la comunidad de armas.es. Incluso estoy escribiendo un temario para impartir un curso de Instructor de tiro.Somos de los pocos afortunados que no nos escatiman MUNICION,pues tenemos dos prácticas de tiro anuales y 200 cartuchos por agente.Quisiera saber donde se realizarían las jornadas de entrenamiento y si yó en mi estado fisico podría realizarlas.Digo esto por que tengo la pierna izquierda,semirigida,secuela de un accidente de moto.

    Soy miembro del Equipo de Instructores de tiro de la Policia Local de Petrer (Alicante).

    ResponderEliminar
  6. Hola José Ramón, antes que nada, y como siempre hago, te agradezco la visita y la lectura de mis artículos.

    Yo, al igual que tú, soy agente de Policía en activo, y también poseo desde hace dos años –hace dos días se cumplieron- lesiones graves producidas en un enfrentamiento, tanto es así, que tengo concedida una Incapacidad Permanente en grado de Parcial, lo cual, por suerte para mi, me permite seguir en activo. Con ello, te vengo a decir, que para entrenar destrezas tanto de manejo del arma como de tiro reactivo, no es óbice tener limitados los movimientos de alguna extremidad, yo poseo limitación física y entreno.

    Mi email es: ervirojo_2@hotmail.com, contáctame por esa vía y seguimos el contacto por ahí, será más fluido. Te adelanto que en el mes de noviembre, Dios mediante, estaré en Córdoba para impartir unas jornadas de tiro defensivo, al menos, eso se me ha pedido desde una organización de esa ciudad.

    Un saludo compañero.

    Ernesto Veritas Vincit.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen articulo Ernesto, aqui te dejo una pequeña aportación sobre el uso de aliviapercutores:
    Antes de la existencia de sistemas láser, armas simuladas y dispositivos como cañones inertes, la forma más frecuente de entrenamiento en seco era el uso de aliviapercutores. Este elemento me parece de gran valor ya que permite entrenar una accion vital, y que de otro modo es caro y complicado: el control del gatillo. La forma en que presionamos el disparador es la clave de la precisión, y ya que el poder de parada depende del punto de impacto, es obligatorio aprender técnicas que nos permitan mejorar este aspecto.
    En concreto, el ejercicio consiste en adoptar la posición de tiro, apuntar al hipotético blanco, e ir apretando el gatillo de forma consciente y deliberada hasta el final de su recorrido, intentando empuñar el arma con la mayor firmeza. Al llegar al final del recorrido, mantendremos el disparador apretado un segundo y empezaremos a soltarlo lentamente hacia delante, hasta notar un "click", que marca el reseteo del disparador. En ese instante volveremos a apretarlo para realizar el siguiente disparo. Este ejercicio es la clave para evitar los gatillazos, y para lograr mayor precisión y control del arma en series rápidas. Recordad que un arma de calibres estandard NO TIENE POR QUÉ REELEVARSE si la empuñamos correctamente. El punto de mira debe estar "dead on target".
    Otro ejercicio a realizar en casa es la recarga, tanto táctica como de emergencia, usando aliviapercutores en el arma y en los cargadores de repuesto, lo que nos permitirá simular las distintas incidencias relacionadas (como fallos de alimentación).
    Esto respecto a las ventajas, que son evidentes a cualquier tirador, pero realmente mi comentario esta dirigido a los inconvenientes del tiro en seco:
    1-Comprueba siempre que el arma NO CONTIENE MUNICIÓN REAL. Saca todos los cartuchos y aléjalos del lugar de entrenamiento, incluso a otra habitación.
    2-No dispares a nada que a) no sea capaz de detener un proyectil y b) que sea de cierto valor (por ejemplo, y muy típico: el televisor).Por supuesto, nunca a otras personas, animales o por la ventana.
    3-Si vas a portar el arma justo al acabar el entrenamiento, evita la tentación de repetir el ejercicio: hay agentes que han disparado tras haber introducido el cargador con munición real, creyendo que el arma aún estaba descargada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Estimado amigo:

    Agradezco la aportación, tan extensa, que haces. No cabe duda de que conoces la materia, por ello, te insto a que crees tu propio espacio o blog.

    Todo que aportas en tu comentario es muy acertado. Yo mismo postulo en ese mismo sentido, si no en este artículo, sí en otros. Pese a que trato de no extenderme mucho en los artículos, no siempre lo consigo, por ello, a veces, vuelvo a “a tocar” ciertas materias en otros títulos, aunque sea de modo indirecto.

    Un saludo y, nuevamente, gracias.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  9. Lo has clavado Ernesto, pero aunque lo repitas un millón de veces gran parte caerá en saco roto.
    Otra cosa es que el policía no sea un gran tirador, pero al menos que sepa manejar su arma con seguridad para él y los que le rodean.
    aquaesextae dixit.

    ResponderEliminar
  10. Hola amigo, nuevamente, gracias por el comentario.

    Un saludo, centurión.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por las fotos que me enviastes y sobre todo por las practicas de tiro defensivo.
    Por cierto todavía no encontré la definición de valores y principios

    ResponderEliminar
  12. Gracias a tí, por lo menos he conseguido que leas algo en este blog.

    Miguelito, yo te quiero mucho (en el sentido asexual. En sentido fraternal)

    Ernesto

    ResponderEliminar
  13. jejejeje yo tambien cojones

    ResponderEliminar
  14. Hola
    Se que tiene mucho tiempo el articulo, pero hablais sobre los colimadores laser que se activan con la percusion, me podrias decir el modelo o la marca o donde localizarlos?

    Muchas Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo.

      Yo uso este: Laser Devices LaserBlaster-Z Red Pointer. Si lo metes en Google lo verás. En España lo vende TCA en Madrid. Te paso su teléfono: 913 81 06 00.

      Por cierto, es el que tiene mi HK en la última foto que ilustra este artículo.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
    2. He hablado con ellos pero la AEITP les han comprado todos y tardaran unas semanas en reponer.Que salio por unos 200 euros?merece la pena?
      Gracias por la dedicacion al blog y por opinar de estos dispositivos ya que los desconocia

      Eliminar
    3. Me costó 190 pavos hace ya años, creo que 5 años. Sí, merece la pena. Todos los que entrenan conmigo y tienen capacidad económica y mucho interés se lo compran. Unos lo hicieron a TCA yb otros en USA e incluso en Ebay. Hay más alternativas, otras marcas.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
    4. Voy a buscar por ebay a ver. Sabrias decirme alguna otra marca por que he sido incapaz a localizar algo parecido

      Eliminar
    5. Escríbeme a epr05@hotmail.es y hablamos por ahí. Esto es muy lento para mí, me refiero a escribirnos por el blog.

      Ernesto

      Eliminar
    6. ayer saque tiempo y ya te pude mandar un correo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA