Jean-Serge Nérin: El ANTES Y EL DESPUÉS DE LA BANDA MAFIOSA eta, NADA DEBERÍA VOLVER A SER COMO ANTES...

Por: Ernesto Pérez Vera


El brigada-jefe (cabo) de la Policía Nacional de francesa Jean-Serge Nérin ha sido asesinado por miembros de la banda mafiosa, de origen ESPAÑOL, ETA. Este agente de seguridad francés, de 52 años de edad, es la primera víctima mortal de ETA en el seno de las fuerzas galas. Espero que si aún quedaba algún galo con la idea de que los etarras integran un grupo de ideología separatista… cambié por fin de opinión.

Los hechos, como ya sabemos, ocurrieron cerca de París el día 17 de este mes (marzo de 2010) en la demarcación policial de Dammarie-les-Lys, a cuya comisaría pertenecía el brigada-jefe Nérin. No ha sido un asesinato premeditado, como suele pasar en España en la mayoría de ocasiones que actúan estos perros. Tampoco ha sido un enfrentamiento ocurrido en el curso de una operación de cooperación antiterrorista. Nada de eso. Ha sido mucho más simple. Fue, como pasa otras tantas veces, durante un servicio normal y corriente, como los que hacemos el noventa por ciento de los funcionarios policiales de los países civilizados. Fue tratando de detener a delincuentes comunes, o eso creía el finado y los demás funcionarios que le acompañaban.


El fallecido, junto a otros dos o tres compañeros, estaba patrullando una zona de polígonos industriales y centros comerciales. El servicio formaba parte de un refuerzo de seguridad, tras haberse perpetrado varios robos muy sonados y seguidos por la Prensa. El equipo policial detectó la sospechosa presencia de varios vehículos de alta gama que, entre árboles y en una zona rural apartada, repostaban combustible directamente desde petacas. Meses antes, en la misma demarcación, otro agente fue asesinado en el curso de unas detenciones de delincuentes comunes. La Policía, desde entonces y en esa área, estaba muy sensibilizada con las identificaciones y arrestos.

Nérin y los suyos trataban de identificar a los sospechosos —de hecho decidieron detenerlos— y tanto estos sujetos como otros que súbitamente se aproximaron en varios vehículos… abrieron fuego contra ellos. A resueltas de todo y tras sonar infinitos disparos, el brigada-jefe Nérin fue impactado en el torso por un proyectil salido, según parece, de un revólver del calibre .357 Magnum.

El proyectil alcanzó el cuerpo por una de sus axilas. Nérin portaba un chaleco de protección balística, pero no le sirvió de nada. Los chalecos protegen de proyectiles de diverso calibre y tipo —según el nivel de blindaje del modelo concreto—, pero siempre quedan expuestas zonas del cuerpo. Los disparos que alcanzan esas zonas lo hacen, en casi todos los casos,  de modo no deliberado por quien dispara sino que la mala suerte de uno (el que recibe) y la buena del otro (el tirador) propician que algún proyectil penetre la zona desprotegida. Un chaleco con nivel de protección IIIA, que es el más extensamente usado por los policías de todo el mundo, detiene sin problemas un proyectil de .357 Magnum. Naturalmente, siempre que la punta sea convencional: punta de plomo, blindado, semiblindado o punta hueca (no perforante).

El finado, muy probamente, se encontraba en una posición de tiro con los brazos extendidos hacia delante. Quizá lo impactaron mientras disparaba a sus atacantes. En tal posición de tiro, lógica por otra parte, por pura mala suerte muchos han sido alcanzados, sin que necesariamente se hubiera apuntado hacia ese pliegue corporal (la axila) por parte de los antagonistas.

En fin. Hasta la fecha, algunos sectores políticos, periodísticos y sociales de Francia han visto con cierto agrado y romanticismo que los miembros de ETA se refugiaran en aquel país. Muchos, como antes se dijo, los catalogan como integrantes de un grupo liberador e independentista que lucha contra el opresor fascista; como si el General Franco estuviera vivo todavía. Esta muerte, aunque no haya sido premeditada, va a cambiar las cosas. Las va a cambiar notablemente: la cooperación se va a aumentar hasta extremos antes deseados, pero nunca logrados.


El presidente de la República de Francia no es cualquiera y de hecho ya lo ha demostrado en la resolución del caso de los rehenes en el Índico. A la sazón, Nicolás Sarkozy fue el ministro del Interior que ordenó las cargas y represalias policiales en el París “ardiente” de hace unos años. Espero que ahora, desde lo más alto, dé las órdenes oportunas para que los que merezcan lo que merecen, lo reciban en su justa y divina medida.

Desde aquí mando mi sencillo y humilde pésame a la familia de Jean-Serge Nérin. Un homenaje a este veterano cabo de la Policía Nacional francesa. El pésame lo hago extensivo a toda la comunidad policial gala. Según han dicho de él varios jefes, era un ejemplo de virtudes profesionales, siendo la primera prueba de ello que, pese a su empleo y edad, estaba todavía en la calle en el turno noche dando el callo, como hacen los que tienen madera. Pero madera de la buena, de la mala hay demasiada, simple tiplay.

Comentarios

  1. No era gendarme, el Héroe es un Brigadier-Chef de la Police Nationale, por lo tanto es un policía nacional el cual es un Cuerpo civil y su equivalente es el de un subinspector del CNP. Los "periolistos" no saben nada de organizaciones policiales, es como sí, el caido fuese un Policía Local, en todos los medios dijeran que ha sido un guardia civil, en el extranjero es más "vendible" pero no tiene nada que ver el Cuerpo, ni la estructura, ni la mentalidad.
    S.T.T.L., al Policía Nacional caído.-

    ResponderEliminar
  2. Gracias Munifex.

    Efectivamente, como imaginas, los datos del agente asesinado los he obtenido de la prensa nacional española. Tan pronto pueda…modifico esos datos erróneos.

    Nuevamente, gracias.

    Ernesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA