¡Acaso se cree que va a salvar al mundo!


Por, Don Gonzalo.

Muchas veces oímos esta frase: “Este que se cree que va a salvar al mundo, ¿o qué?”. Cuando he oído decir eso casi siempre provenía de la boca de un policía. ¡Qué pena! Compañeros míos son los que, casi siempre, usan esas palabras. La manida frase se suele emplear con sorna y se dirige a personas que también son policías, gente que hace lo que debe, incluso cuando no les gusta hacerlo.


Lamentablemente no son muchos los que hacen, al cien por cien, aquello que deben hacer y que se espera de ellos. Los que si abundan, por desgracia, son aquellos que NO hacen lo que deben hacer, los que echan “balones fuera”. Esas mayorías tratan de esconder sus miserables vidas profesionales y sus carencias de interés y formación, tras insultos, descalificaciones y críticas contra aquellos que, casi siempre en menor número, realizan lo que el criticador elude hacer. Las causas por las que algunos polis se burlan de los que cumplen siempre con sus obligaciones, o de los que se acercan al “siempre”, son muchas. Creo, por propia experiencia, que la principal causa es el aburrimiento y agotamiento mental al que llegan los acosadores. Como decimos por aquí, “cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo”. Ese punto lo alcanzan los que consiguen una plaza de policía sin tener, desde el principio, vocación real y sincera de servir. “Pagas muertas”, le llaman en muchos sitios. Son los que entonan el “no hago náaa”, en cualquier circunstancia, horario o fecha.

Muchos son los que confunden la vocación policial de servir y proteger, y de perseguir el crimen ―delito en la amplia extensión de la expresión―, con el hecho de querer ser policías. Si la vocación es abundante y nace desde las entrañas, las frustraciones leves o los desencantos con los jefes y compañeros, no llevarían a la rápida desidia a tantos funcionarios. Supongo que esto ha sido siempre así, pero yo lo estoy viviendo hoy, en el siglo XXI. Es muy triste que en la época en la que más ventajas sociales y económicas se han alcanzado en todos los sectores laborales, incluyendo el policial, la mayoría de los agentes se quejen por puro vicio, muchas veces.


Mi experiencia lo acredita: los que más se quejan de determinadas cosas, son los que más tienen que callar en general, pero también deben de callar mucho respecto al particular del cual despotrican. Señores, muchos ya sois irrecuperables, sois desechos de tienta ―expresión taurina―, por ello nadie os exige nada.  Es perder el tiempo, todo el mundo lo sabe. También los jefes. Pero os pido por favor una cosa, no fastidiéis más a los que quieren hacer aquello que vosotros, con creces, demostráis que NO queréis o No sabéis hacer. Ahora te hablo a ti, piénsalo bien, ese compañero quiere seguir haciendo TU trabajo y el SUYO. Eso es algo que te viene bien, ¡gandul, flojo! Nadie te dirá eso de: “¡Mira!, igualito que tú”. De ti se sabe que no se obtendrá fruto alguno, así que venga, deja que sigan exprimiendo al otro, a él, y a mí, nos gusta esto. No nos importa que nos sigan ordeñando más aún. Creemos en lo que hacemos. Somos más felices que tú, aunque tú vivas más cómodamente que nosotros y a veces incluso ganes más dinero.

Por favor, compañero, expresión de la que tantos soléis abusar, déjanos seguir siendo felices cubriendo tus incapacidades y conociendo tus miserias, envidias, rencores, frustraciones y “huecos”.


¡Sin novedad en el servicio!

Comentarios

  1. Cada vez que expongo mi vida lo hago por ellos: por mis hijos, por mi mujer, por mis padres y por mis amigos; porque deseo acabar con lo feo de este mundo y crear asi un lugar digno en el que habitar en paz. Y esto lo hago extensible al resto de las gentes de nuestro pais y del resto del planeta. Este es mi leitmotiv, y al que no le guste es lo que hay.
    Un saludo a todos, compañeros

    ResponderEliminar
  2. Ante la muerte de un compañero, la periodista que escribia un artículo decía" Hay quien trabaja en la policía y quien es policia y el fallecido es uno de estos últimos". Don Gonzalo lo as clavado, de forma sutil pero clavado.Tantos años de broncas de cabreos de llegar casi a las manos con los meapilas que siempre estan diciendo que America ya fue descubierta, que la mejor intervención es la que no se hace, y que siempre en su malicia estan deseando que un día la fortuna te de la espalda para revolcarse en su mierda de gusto, los as resumido tú de forma sencilla y educada. Gracias.Tengo taitantos años o más siempre en primera linea dando el callo ( hay me quiero jubilar) y e visto que un porcentaje elevadisimo de los que han tenido problemas en las intervenciones corresponde a esos que las hacen de mala gana por que se la han topado, pobres no tienen costumbre.Nos sobran funcionarios y faltan policias. Me miran con mala cara cuando me cago en lo cagable y les digo que habia que renovar contrato cada seis meses, pero es que son muchos los que viven a costa de unos pocos.Como dice el compañero de arriba !Por Dios¡ aunque solo sea por nuestras familias para que habiten un mundo un poquito mejor. Que Dios nos de suerte a los que nos esforzamos por ser cada día un poquito mejores. Un saludo. Jose Moreno

    ResponderEliminar
  3. Hola José Moreno:

    Agradezco el comentario y se lo trasladaré a su autor, aunque creo lo conoces. Si me contactas en privado, para este tema, te diré quien lo ha escrito.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que expongo mi vida lo hago por ellos: por mis hijos, por mi mujer, por mis padres y por mis amigos; porque deseo acabar con lo feo de este mundo y crear así un lugar digno en el que habitar en paz.

    Estimado Mario. De tus palabras deduzco que eres uno de los que, como dice la periodista, de los segundos, de los que son Policías y no trabajas en la Policía. Pues bien, como me identifico totalmente con tus palabras, las cuales me han hecho añorar cualquier tiempo pasado, en los que un hombre vestido de uniforme, ya fuere Militar, de Guardia Civil o de Policía Local, significaba algo más de lo que hoy día parece significar.
    El respeto que yo profesaba por los "Guardias" de mi pueblo, ya lo quisiera yo para mi ahora, y sin embargo lo único que veo es descortesía, apatía, celos, envidia, etc.
    En cuanto a la entrada de Don Gonzalo, qué más se puede decir. Desgraciadamente es así, y en todos los gremios, sectores y oficios lo vamos a encontrar; pero cuando es un Policía, quien elude sus responsabilidades en un servicio, parece que lo notamos más, por esa "deformación" profesional que tenemos algunos, y que no podemos evitar extrapolar tanto en el servicio como en el descanso cuando vemos una injusticia.
    Por otro lado, cuando yo entré, tuve a mi lado grandes profesionales, grandes personas, grandes amigos, que he visto como con el paso de los años se han ido apagando cual tenue llama. Yo he aprendido mucho, muchísimo de ellos, y a los cuales estoy tremendamente agradecidos, pero he de romper una lanza en su favor, cuando por circunstancias de la vida, ya sean los políticos (entrometiéndose en un lugar que para nada les convenía hacerlo) o por los Mandos o Jefatura (no dejando que se realizaran del todo profesionalmente por ser sus actuaciones políticamente incorrectas) quienes hicieron de estos profesionales personas que cada día se hundieran más y más en la desidia, que vieran esta profesión como "Ocho horas y a casita" y no se involucraran en nuevos y codiciosos proyectos.
    Por ello no le hecho la culpa del todo a ellos solos, a aquellos que no dan el 100% pese a que yo lo intente todos los días, pero la experiencia me ha hecho ver que es muy difícil, pero no imposible, nadar contracorriente.
    Para todos aquellos Policías que "sienten los colores", mi más sincero agradecimiento y reconocimiento, por hacer que mi trabajo, pese a que a veces no sea reconocido, al menos sea digno y voluntarioso.
    Un abrazo a todos ellos.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que se vea la llama"

    ResponderEliminar
  5. Hola Josma, agradezco tu extenso y acertado comentario. Gracias de verdad.

    Otra cosa, y para evitar errores: soy Ernesto, Mario es otra persona, quizás el administrador del blog de Videos Policiales. Te digo esto porque me has llamado Mario al inicio de tu comentario, jajajajaj.

    Veritas Vincit

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. No hombre, no. Si te das cuenta, al principio he reproducido en negrita parte del comentario de Mario, y es a ese comentario y autor al que me refería.

    Saludos ¡¡¡ERNESTO!!! ;)

    ResponderEliminar
  9. No sé el motivo, pero aparecen varios comentarios, de Josma, borrados por mi, pero de verdad, no los he borrado deliveradamente. O cometí un fallo...o no llegaron bien al blog. Pido disculpas.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  10. Me han dicho que soy masoquista, que a mis veinti-casi-siete que llevo de servicio me podia haber echado un 'poco patra.' Y habeces pienso de lo bien que esta este y el otro que se la rascan, pero cuando llega el fin de mes y cobro mi humilde sueldo se una cosa, que hasta la ultima gorda esta sudada. Quizas por eso me las gasto con tanta alegria, mas de una vez compartiendo historias entre alguna que otra cerveza con otro u otros companeros que aprecian tal cosas, sea para llorar juntos por motive de alguna triste desgracia que hace falta arrancarse del alma, o reir como ninos de alguna u otra anecdota que nos sube la moral. Cuando entramos en esta familia policial, entregamos para siempre al projimo un poquito de nuestro ser, y que Dios nos lo reemplaze cuando nuestra mission su cumpla, un saludo a todos los que llevamos esto dentro del Corazon.

    Roger Morello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado PC Morello, un placer verte por este espacio. Gracias por tu comentario.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS