Malos tratos en el ámbito familiar y doméstico: ¿hacemos siempre todo lo que podemos y debemos… denunciamos de oficio?

Hoy recupero este documento escrito en mayo de este mismo año. Han pasado solo dos meses, pero, a día de hoy, la lista ha crecido a 49 homicidios “domésticos”. Y aún quedan 5 meses para cerrar el maldito rol.

No veas que marrón. Ayer, mientras veía un noticiero de TV, vi y oí la noticia de un nuevo asesinato “domestico a la española”. Lamentablemente, esa noticia no lo es tanto. Todos los días almorzamos con un nuevo caso de hombre que mata a su “esclava”. El tema me preocupa: soy policía y creo en lo que hago, por ello lo defiendo ¡Ay de aquel que no cree en lo que hace!


Algo más me preocupó el caso de ayer en Pruna (Sevilla). Como decía antes, que G.B.M. de 41 años cayera muerta a manos de F.M.P.R. de 35 años, su pareja sentimental, no es noticia por desgracia. G.B.M. es una más de la lista que se cerrará el día 31 de diciembre del 2010. Lo que me preocupa es si esto preocupa a muchos más. Sí, parece un juego de palabras. No lo es.


A la familia de G.B.M. le preocupa y entristece lo ocurrido, no cabe duda. Pero mis dudas y cuestiones nacen de lo que, con asombro, escuché en TV. La víctima, según su familia, se había personado hasta tres veces en el Puesto de la Guardia Civil del pueblo, pero no presentó nunca denuncia alguna. Los parientes de la interfecta sostienen que cuando G.B.M. se presentaba en las dependencias policiales, siempre decía tener miedo a denunciar, por ello, aún manifestándolo ante los funcionarios, no presentaba la denuncia por escrito ¿Le quitaban las ganas? ¿Es lícito tener miedo? Creo que sí, lo es.


Para reflexionar: ¿tienen obligación de presentar denuncia los ciudadanos aún cuando tenga miedo de hacerlo? ¿El maltrato doméstico y/o en el ámbito familiar es un delito público o privado? ¿Se pone en conocimiento de la autoridad judicial, por parte de la Policía, toda incidencia de esta índole? ¿Pueden o deben los agentes de la autoridad, sean del cuerpo que sean, dar conocimiento, de oficio, a su señoría de tales hechos públicos? Amigos, señores, un muerto tampoco denuncia, pero si el muerto lo es por acciones violentas, incluso imprudentes, se procede a detener a quien quitó la vida, ¿o no? Si no se puede, se intenta instruyendo diligencias, ¿verdad?


Demasiadas veces, demasiados ciudadanos son ignorados. También, demasiadas veces, demasiados policías son ignorados por los suyos cuando, de oficio, intentan dar cuenta a la autoridad judicial de hechos de la misma naturaleza que el que acabó con G.B.M. Si más gente quisiera lo que hace y no hiciera lo que quiere, otro gallo cantaría en muchos campos. Esto va por gentuza uniformada como la que merodea. Policías que influyen en el ánimo de la denunciante para que deje de serlo, para que no denuncie. También escupo el artículo a los repugnantes jefes de turno o servicio que, ante la llamada ciudadana de malos trataros, dicen que no es competencia de su cuerpo… y derivan a otro. En estos casos se pierde un tiempo precioso. ¡Qué asco de desganados e incompetentes mandos!


Descanse en Paz la víctima número 28 o 29. Da igual el número. Al rato de fallecer G.B.M. de 35 años en Pruna (Sevilla), en Salt (Gerona), se unió a ella F.B., de 47 años.

Don Gonzalo

Comentarios

  1. Hola a todos,entiendo el gran problema que tiene esta sociedad nuestra con el tema de la violencia de genero,lo que no comprendo es como un hombre que presume de serlo es capaz de ponerle ni tan siquiera un dedo encima a una mujer,hijo o hija,esas personas no son hombres son el eslabon perdido de la evolucion humana,nunca entendere la agresion como forma de comunicacion,como hacen estos seres,y aun comprendo menos por que no se permite actuar de oficio por los agentes de la autoridad(que para eso lo son)cuando tienen indicios o pruebas de haber cometido esa agresion,como con cualquier otro delito que se cometa delante de un agente de la autoridad,la violencia de genero es una lacra que debemos entre todos erradicar de esta nuestra sociedad.


    Esta es la humilde opinion de un futuro vigilante de seguridad.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Traiti.

    Nosotros, los POLICÍAS, estamos autorizados a iniciar atestados o diligencias de oficio, es más, tenemos obligación de hacerlo. Naturalmente, de oficio siempre, entre otros motivos, por delitos públicos y semipúblicos. En cualquier caso, siempre podemos hacer diligencias a prevención. Esa es la crítica del texto que has leído. Si podemos, ¿por qué no todos lo hacen? Te lo diré: la gente no sabe de casi nada. Muchos, sin darse cuenta, incurren en infracciones por omisión, y me refiero a Policías.

    Algunos nos hemos peleado, ¡sí, digo peleado! con compañeros instructores de diligencias. Muchos hemos tenido que llegar casi a los improperios para que se nos deje iniciar diligencias de oficio, tanto por estos, como por otros delitos. El motivo es variado: algunos policías no saben lo que deben y pueden hacer, otros lo saben, pero pasan de todo… ¡no sé que es más grave de las dos cosas!

    ResponderEliminar
  3. Hola Ernesto un saludo para ti y para todo el que siga este magnifico blog,Gracias por tu aclaracion,siento que como tu dices se tenga que llegar hasta los improperios con algun compañero o compañeros que te intentan poner trabas a la hora de realizar bien tu profesion,(no todos son policias,trabajan de policia),yo personalmente creo que es peor,saber cual es tu cometido y no hacerlo,que el que no lo hace por desconocimiento,el saber no ocupa lugar,(este es un dicho popular de castilla la mancha),un cordial saludo y hasta otra.

    ResponderEliminar
  4. Como ya dijo otro...: yo soy creyente de lo que hago. Y como decía Quico Ledgar: yo sigo.

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Ernesto, no es tan facil. Te lo dice uno que sacaba esposados a los maltratadores de su casa cuando no era moda y tenia que escuchar aquello "de que haces te vas ha meter en un lio". Estamos cansados de acudir a domicilios donde se masca la violencia, y no hay evidencia física de agresión pero sabemos, olemos que ha existido. Dos horas tratando de convencer a la mujer, explicandole que si la han pegado una vez la van a pegar más, viendo los ojos aterrorizados de los niños, y esa mujer que te dice que no va a denunciar que solo quiere darle un susto y que su marido es muy bueno pero de vez en cuando se calienta. Hay surge la pregunta ¿le detengo por lo que veo?, y luego me veo en el Juzgado con un detenido al que su mujer defiende a muerte y encima me rebate lo que yo digo haber visto.Cuantas veces te sales de un domicilio con la certeza de que aquel tio es un cabrón, pero que aquella mujer todavia no esta madura para hechar para adelante ¿ la va a dar tiempo a madurar? ¿ o sera otro número?. Somos policías y sabemos que aunque hubieramos detenido al bicho en contra del testimonio de la mujer no habriamos hecho nada el Juez se habría visto obligado a archivar la causa.Un saludo. Jose Moreno

    ResponderEliminar
  6. Lo primero: gracias por el comentario y la lectura de este blog.

    Como dices, no es fácil. Ante esos indicios y manifestaciones, yo también me he preguntado: ¿detengo…? Y la actuación ha sido una veces detener y otras solo instruir diligencias. Unas veces, con lo que ella me decía y lo que mis ojos veían…he detenido en ausencia de denuncia. En ocasiones, solo he dado cuenta al juez, ¡que ya es algo también!

    Mi articulo o reflexión iba por aquellos que no solo no se lo plantean –lo de detener o instruir- sino que acuden a las llamadas con el ánimo siempre de salir pronto del domicilio para volver a pasear o tomar otro café –a veces no solo café- También escribí esto por aquellos instructores que, en ausencia de denuncia, se cierran a tomar comparencia al agente patrullero, e incluso a detener de oficio.

    Te agradezco la atención que has prestado al texto.

    Ernesto Veritas Vincit

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA