La vida sigue igual: sin compromiso ni coherencia

Hoy, durante una sesión de entrenamiento en el campo de tiro, un compañero me ha hecho reflexionar con un comentario muy acertado y oportuno. Como todos saben, cuando se produce un accidente laboral, principalmente en el sector de la construcción, o de la industria, se abren investigaciones en varios campos. Los especialistas en riesgos laborales de la empresa, del ayuntamiento y del sindicato del accidentado, sacan punta a sus lápices y toman nota de todas las deficiencias que sean detectadas. La fiscalía también suele sumarse a ello. Se buscan culpables y se pretende un castigo.

Sin duda alguna, las empresas serán responsables, a veces, de que un trabajador pierda la vida, pero otras veces…el accidente pudo ser producido por la propia víctima, bien por imprudencia, bien por falta de formación. En cualquier caso, todos los actores de la investigación buscarán documentos, herramientas o señales de algún tipo en las que “rascar” un vestigio de imprudencia. También se examinarán todas las autorizaciones administrativas del mundo. Es lógico y plausible, sobre todo si en el siniestro se pierde una vida humana.

Pero ahora digo yo: Cuando a un Policía –agente de seguridad en general- es asesinado o herido durante el transcurso de una acción profesional, ¿se producen los mismos movimientos? ¿Se buscan culpables o responsables en la empresa –institución policial- aún cuando todo sea fruto de un accidente? Por ejemplo el caso de La Cañiza (Pontevedra). Allí, hace solo una semana, un Guardia Civil fue abatido por 5 disparos de arma corta; éste compañero recibió un disparo en la cabeza y 4 en la zona del tórax. Él, junto con otro agente, solo fue a comprobar, tras la comisión de la central receptora de alarmas, el motivo por el cual había saltado la alarma silenciosa de una entidad bancaria. El resultado ya lo conocemos: el compañero está con Dios y los malos en prisión.

Muchos más agentes caen todos los años, y en el mejor de los casos, resultan heridos. La mayoría no suele tener capacidad de reacción ante los acometimientos, ¿le preocupa esto a alguien? ¿Acaso no es un accidente laboral a los efectos que estamos tratando?

En el caso de La Cañiza no hay duda, el responsable directo y material de la muerte de Jorge Piñeiro es el hijo de puta mal nacido que le descerrajó los disparos. En este caso, y si se busca la culpa, está claro. Pero, -y eso es lo que yo me pregunto- ¿ese Guardia Civil llevaba acaso un chaleco antibalas…? ¿Está obligado el Cuerpo de la Guardia Civil –y los demás cuerpos españoles- a dotar a sus agentes de chalecos de protección balística? ¿Están los agentes obligados a usar el chaleco…? ¿Jorge Piñeiro estaba formado debidamente en el empleo del arma de fuego que portaba en su cintura, para poder reaccionar contra un ataque…? ¿Los ejercicios de tiro de las FYCS están en sintonía con las realidad que viven los agentes en la calle...alguien revisa esto…alguien se preocupa de que se cumplan los protocolos y ejercicios de tiro reglamentarios? Me parece que la respuesta a esas cuestiones es que NO. No creo que nadie se haya planteado decirle al Jefe que lo va a denunciar por no cumplirse el programa anual de tiro. Esto se sigue viendo como algo muy secundario, luego pasa lo que pasa. Otro día hablaremos de los accidentes…

Yo creo que los ejercicios de tiro policial están caducos en casi todas las instituciones policiales de nuestro país. Algunos ejercicios son solo entretenimientos, otros ni eso. En cualquier caso, en todas partes se pretende que se cumpla lo previsto: tira pronto y vete rápido. A eso se le llama cubrir expediente, un mero formulismo. Habría que revisar los programas de tiro y la mentalización táctica de los funcionarios. Igual que se monta un guirigay cuando un trabajador cae al vacío mientras está pintando un edificio, por ejemplo, los sindicatos policiales y organizaciones profesionales deberían solicitar, además de subidas de sueldo, mayor calidad real de formación. Estos organismos y asociaciones deberían fiscalizar una serie de actividades, como el cumplimiento de los ejercicios anuales de tiro, incluso deberían impulsar la mejora de los mismos. No estaría mal el establecimiento de normas internas que asegurasen, con el visto bueno y compromiso sindical, que los coches patrulla llevasen siempre chalecos de protección, por ejemplo.

Pero no, no pasará eso. Por el contrario, todo seguirá igual en todas partes. Algunos sindicalistas solicitarán chalecos, y unos los recibirán y otros no, pero desde luego no se implicará el sindicato en que se haga uso de ellos. Otros funcionarios pedirán medios y formación para, en caso de NO ser concedidos, argumentar su falta de rendimiento y compromiso; pero si les son otorgados…no los usarán y se sacarán de la manga otros argumentos para seguir igual: sin comprometerse.

Vivimos y trabajamos rodeados de incoherencia.

Coincide esta reflexión con los actos de despedida de los españoles asesinados –casi fusilados- en Afganistán. Aprovecho la ocasión para mandar mi más sentido pésame a la familia carnal, y también profesional, del Capitán José Mª Galera, del Alférez Abraham Leoncio y del traductor (civil) Ataollah Taefik Alili. Descansen en PAZ.

Por: Ernesto Pérez Vera

Comentarios

  1. Ernesto, no te molestes. A los sindicatos estas cosas no les interesan no dan poder. A los jefes no les calientes la cabeza que ya tienen bastante.. A la mayoría de los compañeros no les hables de esto porque no tiene botones, a ellos lo que les va son los móviles las play y demás. Les hablas de experiencias, de páginas en internet donde pueden encontrar temas profesionales y te dicen que muy bien que en ese momento están viendo que móvil se compran o que viaje van a hacer, que hay que ser rarito para preocuparse por el tiro y la manera de intervenir en diferentes situaciones. Si te diriges al Ministerio del Interior y le preguntas por los incidentes con heridos ocurridos en los últimos cinco años seguramente no sabrán darte la cifra, pero si te diriges a los sindicatos tampoco. Si llamas a un sindicato y le dices que en el vehículo no llevas chalecos ni arma larga te darán largas. Es penoso pero te enteras de intervenciones donde los compañeros salen trasquilados por la prensa, no porque en las reuniones nadie diga a ver a pasado esto y vamos a ver los posibles fallos. Muchas veces habiendo ocurrido una desgracia, bien un atentado bien otra intervención que ha salido mal como a sido lejos, la conversación se enfoca al Madrid o el Barcelona, que eso es lo que interesa.
    A modo de ejemplo: En mi plantilla los vehículos no llevaban chalecos, bien, dando por saco a diestro y siniestro me dicen que ya lo han solucionado, que estaban guardados, pero que ya los han distribuido ¡Que han puesto un chaleco por coche! con un par y quien de los dos de dotación no se lo pone, se echa a suertes o maricón el último.
    No mires la fecha de fabricación del chaleco porque entonces se te cae el alma al suelo.
    Han retirado hace tiempo la escopeta de los coches, les dices a los de radio patrullas que por qué no la piden y te miran como si fueras un raro piensan, para que queremos ese trasto. Y no es de extrañar si hasta la pistola les queda grande a la mayoría, no les hables de bala en recamara te ponen la excusa de que el tiro en doble acción se les da mal y mejor la montan, ¡coño practicar! Les cuentas intervenciones donde los compañeros no han tenido tiempo de montar el arma por haber sido alcanzados de entrada y creo que no se lo creen que eso solo pasa en las pelis de americanos. En una escala de valores para las administraciones ,el tiro y la formación en combate es lo último, primero esta que lleves los calcetines negros y demás chorradas, la estadística por Dios la estadística eso si es importante y luego que no haya problemas mejor no hagas la intervención que traer problemas, la célebre frase de la mejor intervención es la que no se hace, no dicen que el mejor sueldo es el que no se cobra, eso no lo dicen.
    Ernesto como te digo somos cuatro los que ponemos interés y eso al lado de una masa de borregos y acomodados no es nada.
    Continua....

    ResponderEliminar
  2. SIGUE:Mira la intervención de Coruña, para mí tiene su posible explicación en que a esa hora de la mañana piensas que la alarma la habrá saltado la señora de la limpieza. Coño, hay una obra habrán sido los albañiles con algún golpe, esto desde el punto de vista del que interviene, y cuando quieres ver la realidad esta te ha comido. Ahora, porque va una dotación sola, donde estaba la dotación de apoyo más próxima, porque se nos está olvidando que en un atraco es más peligroso el posible consorte que queda fuera justo enfrente y a nuestras espaldas y bien puede dar el agua o tirotearnos, que los que están dentro. Sabemos si los compañeros llevaban chalecos de dotación y si los llevaban porque no se los pusieron. (Lo de ponerse el chaleco tiene cierto tabú pareces menos hombre un acojonado en toda la extensión de la palabra puedes ver las risas a tú lado) Por que entran los dos en la obra. Porque no nos tomamos una pausa y observamos sin ser vistos, esa frase tan manida, antes de aproximarnos al banco. Porque no nos representamos mentalmente la intervención como complicada antes de entrar y si luego es fácil miel sobre hojuelas. Porque les han retirado a los guardias el cetme.
    En el año 84 me leí un libro creo que lo escribió un instructor del GS9 alemán donde hablaba de técnicas de tiro de combate, y al final hacia un resumen de intervenciones con disparos basadas en estudios de los americanos, no variaban casi nada con los que tú ponías en un trabajo no hace mucho. Quiere decir que información hay solo que no la buscan, están a otra cosa y no me refiero para nada a los compañeros de Coruña, que eso nos puede pasar a cualquiera.
    Desde el momento en que el Congreso aprueba una ley de Riesgos Laborales en la que se dice que de su aplicación quedan excluidas las FCS y el Ejército, apaga y vámonos. Un ayudante de un tío que monta pladur por ley tiene un EPI (equipo de protección individual), y nosotros nada. Eso si los sindicatos ya se han apresurado a montar Gabinetes de riesgos laborales, delegados de riesgos laborales, jornadas de riesgos laborales ect.., de que coños hablan.
    Lo tuyo hoy por hoy es predicar en el desierto pero con que solo le sirva a un compañero merece todos mis respetos y ánimos.perdona la extensión te lo pongo en dos partes por que en una no cabe .Un saludo Jose Moreno.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu aportación Moreno, tu extenso comentario es revelador de la realidad. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Coincido hasta en las comas con Moreno, solo discrepo en una cosa y pido a Ernesto que se siga molestando escribiendo todo lo que escribe en su blog, ya que un servidor no para de aprender. Una abrazo. Irlandés

    ResponderEliminar
  5. Hola Irlandés: gracias por tu comentario.

    Debes saber que no es molestia para mí el escribir de estos asuntos, y menos aún cuando gente como tú me dice que "aprende". Pero creo que algunos sí que se molestan con mis "letras", pues bien que tratan, en foros, de menospreciar mis palabras/letras y menoscabar mi imagen pública.

    Como decía Kiko Letgard: yo sigo...

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  6. Completamente de acuerdo con lo expuesto en tu entrada y con lo que los compis comentan.
    A veces yo me pregunto, seré el flipao del puesto por ponerme siempre el chaleco a la hora de parar vehículos? me lo pregunto porque con este gesto eres lo "anormal", lo típico de que eres un flipao por simplemente tomar medidas de autoprotección.
    Lo de cartucho en recámara ya ni mencionarlo. Cuando lo he llevado en una intervención nunca se lo he comentado al compañero, les das sensación de "inseguridad" si lo haces.
    En mi unidad tenemos chalecos, al menos para la patrulla que sale siempre, pero... cuántos compis los meten en el coche? y de los que lo hacen, cúantos se lo ponen? mejor no contestar... lo que más me duele es que esos compis llevan currando en esto cuatro días, al igual que yo, y ya están acaimanados.

    NO predicas en el desierto compañero, a algunos como a mi nos haces reflexionar y autoevaluar nuestro trabajo e intervenciones de forma crítica. Siempre se puede mejorar todo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu atención Alfonso. Leer lo que dices, me demuestra que merece la pena seguir con el blog.

    Buen servicio amigo.

    Veritas Vincit, Ernesto

    ResponderEliminar
  8. En mi Puesto al menos tres ya llevamos el chaleco (de adquisición propia) siempre encima. Hasta ahora sólo era yo, poco a poco los guardias ya ven normal que se vaya protegido, con el cartucho en la recámara, que se lleve una buena funda, unas buenas botas o unos buenos guantes, ahora la lucha es para que la gente se dedique a realizar cursos de tiro y que haya más por todas las provincias.-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA