El siguiente nivel, parte II (última)

Continuando con el trabajo realizado por Pedro Pablo Domínguez Prieto, y cuya primera parte se publicó el día 5 de marzo de este año, os participo la segunda y última parte del artículo: El siguiente nivel. Ernesto.

Por: Pedro P. Domínguez Prieto

En la primera parte de “El siguiente nivel”, os propuse analizar la teoría de la estrategia de John Boyd para desarrollar técnicas y tácticas de tiro que se apartasen de lo universalmente conocido y aceptado. Este importantísimo autor estaba convencido de que la cantidad y calidad de las acciones que realizamos en un enfrentamiento tienen un enorme efecto en las reacciones del enemigo. Si le son conocidas, simplemente responderá con la técnica que le hayan enseñado con ese fin. Si no las conoce, o van más allá de su capacidad de respuesta, es muy improbable que pueda sobrevivir. Para comprender las implicaciones y posibilidades de esta teoría, estamos analizando las fases del giro OODA, y proponiendo enfoques y acciones que nos den ventaja en cada fase, y en conjunto, a través de todo el proceso o “giro”. En este artículo estudiaremos las fases de Orientación, Decisión y Acción.

-Orientación: Esta fase, como ya comentó Ernesto, es aquella en la que nuestro cerebro hace “la foto”, la imagen mental de lo que sucede. Esto es, interpreta todos los estímulos sensoriales que ha recibido, en función del aprendizaje previo y de una serie de mecanismos psicológicos, fisiológicos, morales y culturales. En esta fase, el tirador obtendrá una conclusión lógica de lo que sucede a su alrededor, al compararlo con la información previa (aprendizaje y experiencia) de que disponga, no solo la relacionada con el tiro, sino en un sentido mucho más amplio. La fase de orientación se produce siempre, ya que neurológicamente, el cerebro no puede procesar la información a la vez que la capta, precisa detenerse un instante para organizar esos datos que recibe.

También necesita compararla con la información que ya posee, de forma que pueda identificar el suceso, clasificarlo, y producir una respuesta (la siguiente fase, o de “decisión”). Esto posee varias implicaciones referentes al tema que nos interesa (el tiro de combate). Desde el punto de vista del defensor (quien recibe los disparos, o quien conscientemente se ha colocado en esa posición –o actitud-), la orientación la entenderemos como “adaptación”. Si el entrenamiento de este sujeto es muy completo, identificará las tácticas y técnicas del adversario como “conocidas”, y pasará automáticamente a aplicar la técnica que conozca para anularla. Pero si no la conoce, ocurrirán dos cosas: o bien su cerebro negará lo que ocurre, o directamente admitirá que no posee capacidad para afrontar la situación.

Cuando nuestro cerebro es consciente de que no puede hacer frente a una amenaza (y recordemos que se trata de una amenaza muy seria –nos están atacando con armas de fuego-), el siguiente paso es el pánico. Esto ocurrirá en 3 fases:

Amenaza: Basada en las impresiones de peligro propio. Sabemos que podemos sufrir un daño grave.

● Falta de certeza: Impresiones o atmósfera generada por eventos ambiguos, erráticos, contradictorios, no familiares, caóticos, etc.

Falta de fé: Situación en la que perdemos los vínculos con organizaciones o creencias que pensábamos inalterables (mi entrenamiento no sirve, me han mentido, todo lo que he practicado no me sirve, no puedo confiar en mis compañeros).

Al hilo de este punto, viene a mi mente un ejemplo claro: en ocasiones he visto instructores de defensa personal “dejándose” vencer por personas débiles durante seminarios de defensa personal. Cuando esa persona (el alumno) intente aplicar esa técnica en la realidad y no “funcione”, muy probablemente sufra este proceso que estamos estudiando (consecuencia de un entrenamiento NO realista). Este proceso produce según Boyd miedo, ansiedad, alienación, y finalmente caos.

Mediante el uso de técnicas que desorienten y alteren sus imágenes mentales (acciones violentas, rápidas, dirigidas e innovadoras) y la impresión de qué ocurre realmente, afectaremos a su capacidad mental y física para enfrentarse a nuestra amenaza, sobrecargaremos su capacidad mental y física para adaptarse y sobrevivir, y finalmente colapsaremos su habilidad para seguir en la lucha. La orientación es la fase más importante de las 4, ya que modela la forma en que nos relacionamos con el ambiente, es decir, la forma en que observamos, decidimos y actuamos, en los aspectos moral, mental y físico. Desde la posición del atacante (nosotros), queda claro que debemos generar ambigüedad, aplicar el engaño, explotar una técnica superior y desplegar una violencia focalizada como la base para crear y explotar oportunidades. Para ser capaces de hacer esto, la clave es el ENTRENAMIENTO.

Cuanto más completo y realista sea, mayor será nuestra capacidad de orientación (o adaptación). Cuánto más rica sea nuestra técnica, mayor será el efecto en el malo. La llamada Ley de Hick establece que pasar de una opción a dos aumenta el tiempo de respuesta del receptor un 58%. Básicamente, una acción decidida, rápida, violenta y técnica llevará al adversario más allá de su capacidad moral, mental y física, impidiéndole no solo tomar la iniciativa, sino incluso adaptarse o sobrevivir. La iniciativa y adaptabilidad fruto de nuestro entrenamiento nos permitirá orientar correctamente y pasar a la siguiente fase.

-Decisión: Boyd da muy poca importancia a la fase de decisión, al menos en sus presentaciones le dedica muy poco tiempo. En esencia, si hemos atravesado correctamente la fase de orientación, se tratará de elegir entre las diferentes opciones que hayamos identificado en nuestra memoria (siempre y cuando, claro está, hayamos interpretado correctamente los estímulos observados). Si uno de los tiradores es incapaz de entender qué sucede en su entorno, bien por desconocerlo, por ser erróneo (un engaño), o por producirse tantos estímulos que no tiene capacidad de asimilarlos (sobrecarga), en teoría no será capaz de decidir.

Lo más probable es que, como vimos con anterioridad, entre en la fase de desorientación-alienación-pánico y caos, y únicamente le reste esperar a que le alcancen nuestros disparos. Todos hemos presenciado este tipo de escenas en el cine (y algunos en la realidad): el tirador que pierde la iniciativa al no sentirse (o verse a sí mismo) como “preparado” para enfrentarse a lo que se le viene encima, se abandona al pánico, y como apuntaría el Dr. Cannon, huiría o se bloquearía. La decisión en el tirador entrenado será instintiva, y en el tirador concienciado, voluntaria. Pero para ello este debe poseer la información (formación) y experiencia (formación o experiencia real en la calle), de modo que su cerebro sepa “qué” debe hacer, que esta acción es la correcta, y que es “eficaz” para adaptarse y sobrevivir (los términos favoritos de Boyd). Lógicamente, en un enfrentamiento letal, la decisión será LUCHAR.

Como comenté en las primeras líneas, algunos sistemas de entrenamiento (MARINES, Israelíes) se orientan a desarrollar la agresividad / iniciativa del alumno. Incluso algunos causan daño intencionado a este. Se entiende que la agresividad / ira es el único sentimiento que es capaz de sobreponerse al miedo, por tanto el tirador DEBE entrenar ejercicios en los que, no solo practique la puntería o el manejo del arma, sino la decisión de luchar hasta el final. Estos ejercicios se basan en dos fases: una primera de lucha física, que se desarrollaría en el gimnasio, y en el que el alumno debería practicar contra sus compañeros. No es necesario que sea una pelea de full contact, pero dentro de las posibilidades del aspirante, ser lo más realista posible. Medios como el Redman, o cuchillos eléctricos son cada vez más usados.



La segunda fase sería la de tiro, incluyendo variables como el uso de blancos que se asemejen lo más posible a figuras humanas (maniquíes, dianas con forma humana, rostro –muy importante-, que simulen estar armados, reactivos, etc), y el uso de sistemas que permitan feedback: idealmente simunitions. Si podemos, además de disparar a los blancos, los golpearemos, cortaremos con la navaja, etc. etc. a la vez que gritamos, insultamos, engañamos, exactamente igual a como lo haríamos en realidad. Algunos instructores incluso emplean sangre artificial para dar mayor realismo.




-Acción: Y llegamos a la acción, posiblemente la fase que el lector estaba esperando. Hasta ahora nos hemos centrado en acciones que, de una forma u otra, nos colocaban en la mejor posición posible para defendernos (o atacar), pero no habíamos afectado físicamente al blanco. Hemos teorizado acerca de actos o situaciones en las que el adversario “sufre” efectos negativos, pero…¿realmente “cómo” lo hago?. Un tiroteo es un evento caótico por definición, no puedo hacer un plan rígido para adaptarme a él. Lo que sí puedo hacer es idear técnicas y tácticas de carácter general, que luego pueda adaptar a los casos particulares. Eso es para Boyd la “Acción”, última fase del giro OODA: probar en la práctica una hipótesis que resuelva el problema identificado en la fase de Orientación. A continuación expongo diversas “acciones” que pienso se podrían catalogar de innovadoras, dentro de la filosofía de Boyd, y que podrían causar los efectos de desorientación, sobrecarga, caos y destrucción descritos en sus exposiciones.

Podríamos comenzar por afectar el componente moral del enemigo: Un compañero del GOE me dijo una vez que “lo importante no es ser bueno, sino parecerlo”. Los mongoles de Gengis Khan no siempre fueron superiores militarmente a sus enemigos, pero a través de la propaganda, combinada con una apariencia de ferocidad, anticipaban una percepción de superioridad incluso antes de empezar la batalla. Un tirador puede ofrecer tanto la apariencia “táctica” que cree en el otro una imagen de superioridad (en su fase de orientación), como una discreta que le inocule una falsa inferioridad. Algunos delincuentes han llegado a rendirse sin pegar un tiro al saber que iba a intervenir el GEO o la UEI, aún sin conocer el nivel real de técnica del agente (que puede ser un novato inexperto). Es un ejemplo de cómo afectaríamos la confianza, la moral del otro tirador.

● Ventaja táctica: El tirador Boydiano nunca reducirá su nivel de alerta, colocándose siempre en una posición de ventaja. Una de las “reglas del tiroteo” –the rules of gunfighting, las cuales son fácilmente localizables en internet,- nos dice: “Se educado, se amable, pero ten siempre un plan para matar a toda persona que conozcas”. Esto resulta exagerado, pero refleja la filosofía de no descuidar jamás nuestra situación respecto a todo aquel que pueda pretender causarnos un daño.

● Movimiento: El movimiento es una de las 4 cosas que vamos a hacer en un tiroteo (las otras 3 son disparar, recargar y comunicarnos), y es una de las escasas innovaciones que hemos observado en los cursos durante los últimos 10 años. Poco a poco vamos pasando de líneas de tiro estáticas, con tiradores que también disparan a blancos inmóviles, a ejercicios en los que el alumno se desplaza en diversas direcciones. Y no me refiero al IPSC, que efectivamente lleva ya unos cuantos años entre nosotros, sino a enseñar un tipo de movimiento enfocado a salirnos de la línea de tiro del malo, a buscar cubierta o abrigo, y a separarnos lo más rápidamente posible de los blancos que nos disparan, o incluso a escapar. El movimiento tiene una función esencial dentro de la filosofía de Boyd: evita el eje central de avance del enemigo (recordemos los conceptos de guerra de desgaste y guerra de maniobra), y obliga al otro a replantearse su estrategia. Normalmente los grandes ejércitos fracasan ante las guerrillas al no poder adaptar su eje de avance y sus líneas logísticas a las maniobras de unidades más móviles y rápidas, que no dependen de esquemas rígidos de funcionamiento, mando y control.

El tirador “Boydiano”, jamás reaccionará desde una posición estática, sino que su primera acción será moverse. Una vez se haya apartado de la línea de ataque de su adversario, desenfundará y pasará a aplicar el resto de su plan. El movimiento no solo se refiere a la “velocidad”, sino a la habilidad para “maniobrar”, esto es, cambiar rápidamente las líneas de avance o fuerza. Por ejemplo, los stacks, o grupos de tiradores avanzando en línea (típicos de los equipos SWAT), suelen tener muy buena potencia de fuego y protección, pero muy poca capacidad de maniobra, de variar sus líneas de ataque con facilidad. Otra enseñanza de Boyd que podemos aplicar, es evitar las líneas de mayor resistencia, o mejor dicho, buscar las de menor resistencia. Si atacamos dentro de las líneas de tiro de los enemigos, aquellas donde su potencia de fuego es mayor, estaremos actuando según los principios de la guerra de desgaste: causaremos daño a cambio de sufrirlos nosotros también. Siempre hay que atacar por laterales, retaguardia, desde posiciones más altas, etc. donde maximicemos el daño causado, y nosotros seamos menos vulnerables.

Tiro a larga distancia: Durante años, los tiradores han entrenado para disparar a distancias intencionadamente cortas. El fundamento de esto puede ser doble: la fe en ciertas estadísticas que nos decían que la mayoría de tiroteos ocurrían a menos de 5 metros, y la falta de confianza en la capacidad de las armas (o en nuestra propia capacidad de usarlas). Cuando los contratistas occidentales empezaron a trabajar en Irak hace 7 años, se encontraron disparando a blancos a más de 100 metros.

Lógicamente, un arma corta no es lo más adecuado para defendernos en una situación similar, pero algunos instructores como Ayoob han demostrado que con el calibre adecuado (.45 ACP +P, .357 Magnum), y técnicas específicas (básicamente la más estable posible, cuerpo a tierra, con apoyo), es posible ser eficaces a distancias de 75-100 metros contra un blanco de tamaño humano. Ejemplos de situaciones en las que podemos vernos obligados a disparar a grandes distancias (a partir de 50 metros) son: calles principales/ avenidas (tras un atraco a un banco, por ejemplo), controles de carretera, ámbito rural (SEPRONA), actos públicos en lugares abiertos (se ha dado algún caso de tiroteo en un cementerio), zonas desérticas (tiroteo de agentes del CNI en Irak)…hay muchas más opciones que los 0-5 metros de las estadísticas (centradas en identificaciones que “salen mal” y entradas dinámicas en las que el malo aparece a la vuelta de la esquina)
http://www.youtube.com/watch?v=GmMEg4y54Dk

Trabajo en equipo: Se sabe desde hace muchísimo tiempo, e incluso algunos agentes de la Ley lo han sufrido en sus carnes, que las tácticas en equipo aumentan espectacularmente la eficacia en combate. Todos hemos practicado en el servicio militar el avance o retirada en binomios, cubriendo a nuestro compañero mientras saltaba, o mientras recargaba su arma.

Lo interesante es que aún no se ha decidido nadie a incluir en los cursos de tiro este concepto, no ya en cursos dirigidos a SWATs, sino a patrulleros ordinarios, que de hecho siempre trabajan en “equipo” (la típica pareja de la Guardia Civil). En realidad, dos agentes que se coordinaran y comunicaran con eficacia, podrían hacer frente a un grupo muy superior de delincuentes combinando el movimiento y el fuego para alterar las líneas de ataque/ defensa del enemigo, poniéndolos a la defensiva y degradando su iniciativa como hemos comentado en los puntos anteriores. Algunos ejemplos serían:

-Apoyo: Mi compañero me cubre mientras avanzo, disparo, soluciono interrupciones, recargo o me retiro. Es fundamental contar con un sistema válido de comunicaciones. Este puede basarse en señales orales o manuales. http://www.youtube.com/watch?v=segtXBwglj4&feature=related

-Ataque por sorpresa: Desde un ángulo o dirección inesperada.

-Fijar y rodear: Si somos atacados desde una única línea de ataque, el tirador A devolvería el fuego, y su compañero de desplazaría por uno de los flancos del enemigo, con el objetivo de atacarle desde ese flanco o incluso desde la espalda, exactamente igual que se ha maniobrado en Caballería desde tiempo inmemorial.

-Retirada coordinada: Al igual que el trabajo en equipo ofrece buenas posibilidades mientras que avanzamos, si nos vemos obligados a huir, el hacerlo en escalón evitará que simplemente acabemos con la espalda como un colador. Una opción es la llamada emboscada progresiva, en la que dividimos el equipo en 2, adelantándose el primer elemento hasta un lugar donde esperará al enemigo. El segundo elemento se dirige a esa zona, donde naturalmente se adentrarán los perseguidores, cayendo en la emboscada. El requisito fundamental de trabajar en equipo es la práctica. Sin ella, no podremos lograr la coordinación necesaria. Cuanto mayor sea, más rápidas serán nuestras acciones (físicas, mentales y morales, nuestro giro OODA).

En el siguiente link, se muestras métodos de comunicación verbal que nos serían útiles en este caso: http://www.airsoftgent.be/dbase/hands.htm Por supuesto, ser 2 implica mayores capacidades de observación y orientación.

Violencia de acción: Ya señalé en el apartado correspondiente, que la agresividad es generalmente aceptada como el único sentimiento capaz de sobreponerse al pánico. Una actitud de este tipo no solo evitará que nos bloqueemos, sino que tendrá un gran efecto en el componente moral del enemigo. Los guerreros orientales gritan al atacar, los Maoríes tratan de tener un aspecto temible a los ojos de sus adversarios pintándose y sacando la lengua…del mismo modo, gritar, insultar, maldecir, combinados con la decisión explícita de atacar (o siendo políticamente correctos, de “defendernos”) hasta las últimas consecuencias, tendrá el mismo efecto: reducir la confianza en sí mismos de los “malos”. Nuestro “Maestro”, en su obra “A discourse on winning and loosing”, establece que “Uno debería inhibir la capacidad de los adversarios para adaptarse al entorno. El objetivo es degradar el sistema del enemigo, hasta una situación en la que una mezcla de confusión y desorden le obliguen a reducir su actividad, ante una situación que parece incierta, ambigua o caótica”.

Engaño: Cualquiera de las acciones de engaño que vimos en el apartado orientación, seguirán el principio de Boyd de “emplear fuerzas, formas, movimientos, lugares, momentos y formaciones que el otro no espera”.

-Conclusiones: Espero que el lector haya sentido la misma sensación de “revelación”, que yo experimenté al descubrir los escritos del Coronel John Boyd. También que saque sus propias conclusiones e ideas, y que desarrolle desde su punto de vista los conceptos que hemos expuesto, ya que este es el verdadero valor de su legado. La innovación, ese concepto tan de moda actualmente, ha llegado al mundo del tiro.



Comentarios

  1. Enhorabuena, dos buenos artículos, de los cuales se pueden extraer buenas conclusiones...

    Al final este cita va tener algo de cierto! AMAT VICTORIA CURAM. (Que difícil les resulta a algunos ver la realidad)

    Ernesto un fuerte abrazo..
    Paco.- SMV.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Francisco. Ah, y muy buena cita.

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de artículos, los dos. Madre mía, si pudiéramos entrenar como muy bien comenta el autor en su redacción, otro gallo cantaría, por supuesto.
    Maniquís con forma humana, como no. Llevamos más de dos años peleando con nuestra Jefatura y el Ayto. para invertir en torsos de PVC blando, caros del copón, pero reutilizables muchísimas veces, pues no se trata de ver los 10, si no más bien ponerle una camiseta, y al ser tridimensionales, podríamos ver cuales son las trayectorias, por dónde habría pasado la bala, y ver si se hubiera neutralizado la amenaza, o simplemente, después de vaciarle el cargador encima, todavía podría estar disparándonos.
    Igualmente, las tácticas que describe a la hora de un entrenamiento, dista mucho de lo que se hace hoy día. Líneas de 3 ó 4 Agentes, uno al lado del otro, disparan, comprueban armas y nos vamos hasta dentro de un año :(
    Nosotros, con riesgo de ser criticados como “Robocops” vamos implementando el movimiento en nuestros ejercicios, siluetas móviles, pese a que son de papel, tiro tras parapetos y cambio de cargadores siempre, y si se puede, que no siempre se puede por la indisposición de la gente, claro está, tiro por binomios simultáneamente “OJO” que esto lo hacemos como hacen el amor los puercoespines…¡¡¡Con mucho cuidado!!! ;)
    En fin, que todos deberíamos tomar muy buena nota de los posts del amigo Pedro Pablo.
    Mil gracias.

    --
    “Ante ferit quam flamma micet”
    “Hiere antes de que prenda la llama”

    ResponderEliminar
  4. SALUDOS ERNESTO Y UNA VEZ MAS DARTE LAS GRACIAS POR ESTOS CONOCIMIENTOS,LOS CUALES ESTOY SEGURO SALVARIAN LA VIDA A MAS DE UNO,COMO A MI, PERO LAMENTABLEMENTE LA FALTA DE INTERES Y LA POCA SERIEDAD EN LA INSTRUCCION Y ENTRENAMIENTO HACEN DE NUESTRA POLICIA PRESA FACIL DE LOS DELINCUENTES,EL DIA DE AYER FALLECIERON DOS POLICIAS A MANOS DE DELINCUENTES, LOS CUALES LOS INTERCEPTARON EN UN AUTO, BAJARON Y LOS MATARON PARA LLEVARSE EL BOTIN QUE CUSTODIABAN. PERO OTRA HABRIA SIDO LA HISTORIA, SI HUBIERAN LEIDO ESTE ARTICULO, QUE DOLOR PARA SU FAMILIA Y OJALA PUEDAN ENCONTRAR CONSUELO. A MANERA DE REFLEXION,ESTOY CONVENCIDO UNA VEZ MAS QUE EL ARMA FINAL ES EL CONOCIMIENTO. DIOS TE BENDIGA

    ResponderEliminar
  5. Hola amigo: gracias por tu comentario. Lamento mucho ese episodio que me cuentas. ¿De qué país se trata?

    ResponderEliminar
  6. Si no me equivoco, creo que nuestro amigo se refiere a la siguiente noticia: http://ojo.pe/ojo/nota.php?txtSecci_id=25&txtNota_id=603085
    ...y el suceso tuvo lugar en Perú, y corríjanme si me equivoco.
    Fuere este el suceso o no, valgan mis condolencias para los familiares y para los compañeros de los POLICÍAS asesinados, pues aunque nos separe un gran charco, y puesto que vestimos igual, sentimos igual, y defendemos los mismos valores, un Policía ASESINADO en acto de servicio, es un COMPAÑERO CAÍDO.
    R.I.P. :(
    Por cierto Anónimo, pese a la mucha o poca experiencia que tuvieran los compañeros asesinados, una intervención de ese tipo deja muy poco margen para el OODA, por lo que pueden ser abatidos tanto los menos entrenados, como los más avezados y entrenados, por lo que la predisposición ante un servicio de escolta a una persona con dinero para ingresar, a de ser de "Rojo" y nunca "Blanco" ni siquiera "Amarillo".
    Un abrazo desde España.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  7. EFECTIVAMENTE ES ASI MI AMIGO JOSMA,UN GUSTO SALUDARTE, PERO CREO QUE CON LOS CONOCIMIENTOS NECESARIOS SE TENDRIA MAS PROBABILIDADES DE SOBREVIVIR,LAMENTABLEMENTE LA ADMINISTRACION Y EL POCO INTERES DE CAPACITAR A NUESTRA POLICIA HACE QUE CONSTANTEMENTE TENGAMOS ESTE TIPO DE NOTICIAS, YA QUISIERAMOS MUCHOS TENER EN NUESTRO MEDIO A MAESTROS COMO ERNESTO O AL MISMO JAVIER PECCI. SIN EMBARGO ANALIZANDO LA MODALIDAD DE ESTE COBARDE ATAQUE,PIENSO QUE ESTANDO EN EL NIVEL MAXIMO DE ALERTA (CODIGO DE COOPER) Y LLEVANDO MI ARMA EN CONDICION DOS, ANTE LA INTERCEPTACION POR DELANTE DE UN AUTO DONDE BAJAN CUATRO TIPOS CON ARMAS, POR LO MENOS ME HUBIERA LLEVADO A ALGUNO DE ELLOS, CON ESTO NO PRETENDO PECAR DE SOBERBIO PERO CREO QUE LA SORPRESA DE LOS DELINCUENTES LA HUBIERA CONTRARRESTADO CON LA VENTAJA TACTICA.
    SALUDOS DESDE PERU AMIGOS DE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente amigo, es precisamente lo que pretendía que entendieras con mi último párrafo anterior, que todos podríamos haber sido KIA, lo único que hubiera cambiado es la balanza de la contienda.
    Yo también soy miembro de la AEITP, y he recibido clases de Pecci (me falta bajar a ver a Ernesto) y de otros gandes Instructores, y uno de los que he aprendido mucho y al cual estoy eternamente agradecido, me dejo sorprendido cuando nos hizo disparar desde dentro de los coches ¿Cómo? Sí, así es, es un Instructor que como el resto de nosotros, lucha contra el sistema establecido y enseña lo que se debe saber: Abatir la amenaza y volver sanos y salvos a casa.
    Después de aquello he vuelto a disparar a través del parabrisas muchas veces (en las prácticas) y por suerte no he tenido que hacerlo en un enfrentamiento real, pero como dices, en el desgraciado caso de tus compañeros, al haberlo entrenado, yo también pecare de soberbio, pero creo que algún que otro taponazo se hubieran llevado, y el disparar a través del cristal es algo que no se esperarían, y quizás, sólo quizás, hubiera hecho desistir a esos "malpa".
    Te recomiendo dos cosas:
    1.- Que te des de alta en una cuenta de gmail(para escribir con tu propio nombre y conocerte) pues tus comentarios creo que nos pueden importar a muchos.
    2.- Y que escribas en minúsculas, las mayúsculas las solemos utilizar para demostrar enfado o recalcar algo.
    Un saludo.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  9. Saludos mi estimado Josma, me complace saber que tengas noticias del Perú, conocemos a travez de este pagina a la AEITP y nos da gusto que hayan profesionales como ustedes dispuestos a enseñar lo que funciona en la realidad, eso lo aprendi del maestro Ernesto y gracias a su blog aprendi a olfatear a los malos y como reaccionar ante el peligro, eso sucedio un 1 de Mayo a las 02:00 am, cuando al ingresar a una calle acompañando a mi protegido divise dos vehiculos blancos en posicion escalonada con varios tipos abajo, baje la velocidad como para que se confiaran porque me era extraño en ese lugar y a esa hora. Repentinamente pise el acelerador a fondo del BMW Compressor,sin embargo uno de los autos empezo a seguirnos, pero estoy seguro que al verse descubiertos desistieron de su accionar. Al otro dia me entere por los periodicos que habian asesinado un empresario para robarle su vehiculo, pero grande fue mi sorpresa al escuchar la declaracion de los testigos quienes manifestaron que vieron dos autos blancos huir rapidamente de la zona, estoy casi seguro que fueron los mismos "miserables" que nos siguieron, aun tengo el recorte periodistico de la fecha. Pero gracias a los conocimientos aprendidos pude advertir y evadir el peligro.
    Saludos amigo Josma y para mi maestro Ernesto, al cual tambien le estoy eternamente agradecido, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  10. Buenos días (aquí) felices madrugadas (allá) Dante. Conozco de usted por lo publicado por Ernesto en el blog (fotos y comentarios) y me alegra conocer a gente como usted, con las mismas inquietudes y expectativas de mejorar en nuestro trabajo.
    En cuanto al incidente que comenta, creo que tuvo que ser algo parecido a lo que se ve en este vídeo Asesinato en tentativa, y éste incluso lo tuvo un poco más difícil, pero como muy bien dice, la anticipación y preparación fue clave para escapar de una más que probable muerte en semejante emboscada.
    Un saludo.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  11. dante_apolos@hotmail.com5 de junio de 2011, 4:15

    Saludos amigo Josma,muy interesante y didactico el video,imagenes asi nos enseñan que al estado de alerta permanente y al espacio que se debe dejar con el vehiculo que le antecede esta la actitud, salir de la zona de muerte incluso asi se tenga que llevar por delante los otros vehiculos,los cuales se pueden reparar, pero, la vida no hay seguro que lo pueda devolver, esa es la mision de un Escolta salvar la vida de su protegido.
    Gracias a todos ustedes por todo lo que publican, estoy seguro que son de mucha ayuda para todo profesional de seguridad.
    Saludos desde Lima -Peru.

    ResponderEliminar
  12. Hola Ernesto :
    Siempre aprendiendo de los acertados artículos que publicas, el otro día me conto mi compañero que leyó un articulo sobre disparos a traves de lunas y le gusto mucho, son ejercicios que en alguna oportunidad se pueden emplear, ojalá y podamos realizar por acá algun entrenamiento así.
    Un abrazo Ernesto.

    ResponderEliminar
  13. Hola amigo Flores: gracias por el comentario

    Ernesto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS