PESADILLAS DURANTE EL SERVICIO: ¡¿pero con qué gente estoy jugando este partido?!

Por: un sufridor

La misma historia se repite y repite más que el pepino. ¡Cuándo cambiará la cosa! Todos los días lucho contra lo mismo: policías que no hacen lo que deben hacer. Parece que no se den cuenta o es que quizá pasen de todo, pero no hacen lo que deben hacer, sobre todo cuando de perseguir delitos se trata. Esta desidia es, en realidad, otra modalidad delictiva.

Se ha puesto de moda decir que no hay que acudir a las llamadas de auxilio por malos tratos en el ámbito familiar. Así de claro lo dicen: “La violencia de género no es competencia nuestra, que vayan los del Estado”.  Esto es lo que oigo, día sí y día también, a través de los equipos personales de radiotransmisión. Lo dicen y se quedan tan panchos. Pero lo peor no es que lo digan, sino que lo hacen: ¡no acuden a tales requerimientos! Tal vez tampoco sea esto lo peor, porque existen otras muchas manifiestas dejaciones de funciones y obligaciones. Algunos de los que así se expresan son jefes que no solo se niegan a acudir a estas comisiones de la Sala Operativa de Servicio, sino que también ordenan, incluso con vehemencia, que ningún patrullero atienda este tipo de socorro. Instan a la Sala a que traslade el comunicado a algún otro cuerpo de la demarcación. ¡Balones fuera!, como dicen en mi futbolero pueblo.

Aún no ha pasado nada grave, que se sepa públicamente, pero pasará. La última batalla librada en este campo de estiércol no fue por un requerimiento ciudadano por malos tratos en el entorno doméstico, sino que la boca de un impreparado con ansias de poder, cuyo aliento es infecto, dijo lo siguiente ante una petición de auxilio por una agresión en la vía pública: “Ahí no vamos nosotros, ‘cero-cero’. Devuelva la llamada a ese ciudadano al que le están pegando y dígale que telefonee al Cuerpo Nacional de Policía. Al fin y al cabo si vamos nosotros terminaremos compareciendo ante ellos, por tanto, que vayan ellos directamente y así ya no tendremos que ir a contarles lo ocurrido”. Sí señor, ¡con dos huevos y además duros!, que dirían los Hermanos Marx.
 
Los esputadores de palabras vacías e ínfulas desgobernadas siempre están con lo mismo, con la misma mierda. Tienen suerte, mucha suerte. Todavía nadie les ha grabado una conversación radiofónica. Estos sujetos deberían verse imputados algún día. ¡Ocurrirá! Por ahora nadie ha fallecido y tampoco se han sufrido lesiones graves, que se sepa públicamente, por tan manifiesta y delictiva desidia. Pero seguro que pasará.

Tan triste, vergonzoso y apestoso como lo anterior es el hecho de que algunos de los que así exteriorizan lo que son y saben, aspiran a ser algo más que jefecillos —ya lo son—. Pretenden alcanzar el generalato del Cuerpo. ¡Dios proteja a los subordinados y a la ciudadanía! En una plantilla decente un troll jamás coronaría la cúspide jerárquica. Pero esto, aquí, es pedir demasiado.

Uno de estos metastasiados decía hace poco tiempo, con una Cruzcampo en una mano y con el walky talky en la otra: “Yo no trabajo para estos del PP, y no pienso moverme para nada de nada. Paso de todo. No son los míos. Cuando los míos ganen las elecciones tampoco trabajaré. Siendo de ellos, no tendré nada que demostrarles y además sacaré lo mío de una vez por todas”. Cómo decía Julio Iglesias en aquella rancia canción, la vida sigue igual. Se trata, como siempre, de no hacer nada durante el máximo tiempo posible. La ley que rige la vida de muchos de los que me rodean.


Este individuo y sus acólitos, porque los tiene a mansalva, se permiten fastidiar y criticar, entre eructos y cubitos de hielo para los leñazos, a los que nunca se inmiscuyen en sus sucios juegos político-sindicales. Aquellos a los que los troles y sus seguidores zancadillean son, precisamente, quienes mantienen a cierta altura el mástil de la bandera de la seriedad. Por ello, y porque el ser humano es así de libre y malicioso cuando de envidias e instintos primarios se trata, en mi plantilla jamás se curará comprometidamente: tenemos metástasis hasta en el pomo de la puerta.

Comentarios

  1. Una gran verdad!!!Que desgraciadamente se da en todos los cuerpos, cierto es, que sin generalizar, lo de las corporaciones locales a veces se pasa...,No se como los "compañeros" no se dan cuenta de que se deben al ciudadano(su padre, madre, amigos vecinos, hijos...).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar Carlos: ese mismo ejemplo uso a veces...¡podría ser tu padre o tu madre...!, pero a esos zánganos les da lo mismo.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  3. Por suerte los compañeros de la Policía Local del pueblo donde estoy destinado siempre acuden a esas llamadas. Está claro que las diligencias y posteriores actuaciones les vamos a hacer nosotros (Guardia Civil) pero que menos que estar presente para apoyar, ocho ojos ven más que cuatro. Es que con esa postura de no apoyar a otros compañeros es de ida y vuelta, mañana los compañeros de la PPLL necesitarán ayuda y los de otros cuerpos se harán "los orejas".

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario Munifex.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  5. Si el problema es comparecer ante otro cuerpo, puede ser debido a varios motivos:
    -Ante el funcionario que se comparece es un gilipollas.
    -El que comparece es gilipollas-
    -Los dos son gilipollas.

    ResponderEliminar
  6. Un poco de todo eso tenemos, y seguro que yo mismo he estado algún un día más gilipollas de lo normal.

    Gracias por tu comentario amigo anónimo.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos los seguidores de este blog,Yo personalmente tengo una teoria,dicen por hay que la HUMANIDAD esta evolucionando,yo creo que es todo lo contrario la HUMANIDAD ESTA DEVOLUCIONANDO,es decir vamos hacia atrás,¿como alguien puede desestimar una llamada de auxilio por malos tratos?,que sera lo siguiente,no acudimos a una llamada de atraco por que me estoy tomando el cafe,ó si algun delincuente la emprende a navajazos con un dependiente de cualquier comercio,que acudan los de la benemerita que pá eso cobran más,imaginense señores que acuden a una cafeteria cualquiera y piden un cafe y el camarero les contesta,pues yo no se lo pongo por que estoy ocupado leyendo el periodico,que se lo ponga la de la limpieza,ó a un cirujano en quirofano en una operacion a vida o muerte,pues yo no empiezo a abrir al paciente por que es la hora de tomar cafe,SEÑORES SEAMOS SERIOS CADA PROFESION TIENE SUS OBLIGACIONES,ASI COMO SUS DERECHOS,PERO LO PRIMERO VA LIGADO A LO SEGUNDO,ADEMAS DE ESTA ACTITUD ES ILEGAL Y ESTA PENALIZADA COMO DELITO SEÑORES,DENEGACION DE AUXILIO,EN FIN QUE SE PUEDE ESPERAR DE QUIEN ES POLICIA VACACIONAL EN VEZ DE SERLO POR VOCACION(Parodiando a mi amigo Ernesto).

    Un Saludo y Buen Servicio.

    TRAITI.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu participación Traiti.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  9. Antes de nada, permitidme un atrevimiento: ¡¡¡JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA!!! Lo siento, pero no he podido reprimirme al leer el título de la entrada y la foto del “paio” haciendo el payaso, y es que no hace ni 24 horas que lo he estado comentando con un compañero, lo mismo, lo mismo.

    Pero ha medida que he ido leyendo la entrada, ya me ha entrado la mala leche al pensar en los que, no sólo no acuden a esas llamadas de auxilio, si no también en los que acuden… POR EL CAMINO MAS LARGO, como si les entrara una vena de taxista reprimido y tramposo, que busca las callejuelas más recónditas y con más tráfico para llegar lo más tarde posible, aunque una patrulla (ya sea de la PL, del CNP o de la GC) ya esté en el lugar o muy cerca de él.

    Es más amigos, yo no diferenciaría entre un aviso de malos tratos de una llamada por tener el vado ocupado, porque un vecino le ha dado por poner el subwoofer a toda pastilla a las 02:00, porque a una mujer le ha dado mala espina ese vendedor “puerta a puerta” o que la Maruja de turno ha visto algo sospechoso en el interior de un vehículo aparcado y piense que lo están robando; con la salvedad claro está, de la gravedad del asunto de los malos tratos frente al resto, pero me quiero referir a que si el tiempo de respuesta en cualquiera de las más de 572 tareas que realiza la PL dentro de las actuaciones en el binomio Policía Local - Ciudadano, identificadas por Manuel Martín Fernández, en su Cuaderno de Trabajo (Ernesto me vas a permitir que ponga el enlace al mismo, pues creo que le “viene al pelo" a la entrada) será un punto negativo en contra del Cuerpo, y no de “ese” Policía que ha decidido salirse por la tangente en esa llamada.

    Por otro lado, están los compañeros que se pasan de trabajadores. Sí, sí, no se si en vuestras plantillas habrá algún “bicho” de estos, pero conozco algunas en que la fauna ibérica es, cuando menos, digna de estudio por el National Geografic. Me estoy refiriendo a los “Partistas o Diligencistias”, aquellos que con tal de pasar un tiempo en la Central y no en la calle, dónde deberían estar, son capaces de redactar un parte de servicio por haber visto una cagada de perro sobre la acera y no haber visto al “animal” causante de semejante barbarie (por animal me refiero al de dos patas, que el de cuatro no tiene culpa de nada) adjuntando una muestra de la defecación para su análisis; o pueden dejar en ridículo al cuerpo entero ante otro, por instruir diligencias por el “robobo” de una pelota de playa, identificando a 17 personas entre partes implicadas, testigos y extranjeros que sólo tomaban el sol tranquilamente.

    En fin, que Traiti tiene todo la razón, pero toda, pues no sólo vemos esa “devolución” a nivel profesional, pues sólo tenemos que observar un poco a la sociedad que nos rodea, y más en la población joven, para darse cuenta de que carecen de educación, de moralidad y de ética para con el resto de la sociedad, llevando a niveles superlativos la desidia por los males o daños o puedan causar a terceros.

    Todavía nos queda un buen rato para jubilarnos, así que a sacar fuerzas de flaqueza, a hacer de tripas corazón…¡¡¡Y AL TORO!!!
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  10. Josma, me alegra que te guste la foto, jajajaj. El texto no es mío, pero la foto sí la puse a mi antojo. El autor de lo leído, cómo artículo protesta, es un amigo y compañero.

    Yo también conozco casos de gente que escribe mucho sobre nada: muchos partes sobre temas intrascendentes. Esos son, normalmente, gente que detiene poco o nada, y que incauta poca droga o ninguna. Son, por lo general —al menos en mi entorno—, gente que lo más policial que hace es poner 4 denuncias cómodas de estacionamiento al día, a veces a la semana… Pero están también los que ni eso…

    Otros, y creo que ahí me debo incluir, perseguimos todo lo que vemos, pero principalmente los “sangrante”: delitos de todo tipo, de los cuales se tengan conocimiento, e infracciones administrativas en general, pero con más énfasis en unas que en otras: admito que no dejo pasar una de drogas y armas. Eso sí, personalmente miro con lupa —la mía— el tema de armas. No le quito y denuncio a todo el mundo el los mismos objetos. Siemrpe digo esto: “Si te pillo a las 8 de la mañana saliendo de la ciudad con una navaja en el bolsillo, y vas al trabajo con la comida en una mochila, no te quitaré la navaja. Cómo mucho te pediré que la deposites junto a la comida…Pero si vuelvo a ver al mismo sujeto, con la misma navaja en el bolsillo y fumando drogas o en zona de venta de las mismas…NO TE LA PERDONO: 1/92, 23ª…”

    Nunca llueve a gusto de nadie: yo veo mal unas cosas y otros ven mal las mías. También a quienes pillamos drogas, borrachos al volante y otras cosas, nos critican en la empresa. ¡Qué se le va hacer…!

    Me gusta eso que dices Josma, lo de que la Sociedad está muy mal. Está claro que por ello en las FYCS cada vez vemos a más gentuza. Si en la calle hay cada vez más jóvenes desvergonzados, que los hay, y las FYCS se nutren —cómo todas las profesiones— de la sociedad…la posibilidad de que gentuza se cuele en la policía aumenta: cuestión de probabilidades.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  11. Una buena critica Ernesto. Desgraciadamente ocurre en algunos sitios, no en todos, por suerte la mayor parte de los policias, guardias civiles, etc.. cumple con su deber.

    Pero como en la sociedad o cualquier otro trabajo, siempre hay el que rinde lo que debe y otros que rinden lo justo.
    Pasa en albañileria, en fontaneria, magisterio, etc..La diferencia es si ellos meten la pata se van a la calle, pero nosotros metemos la pata Y VAMOS A LA CARCEL. Desde luego alguno se lo merece.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el comentario Aparicio.

    Efectivamente, si alguno de nosotros no hace lo que debe puede acabar en prisión o fuera del Cuerpo...pero otros pueden acabar en campo santo...

    Ernesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA