¡COSAS QUE PASAN! ¿ESTÁS PREPARADO?

Por, Ernesto Pérez Vera
  
Stephanie Bellis Warner, agente femenina del Departamento de Policía de Brentwood, Tennessee, (Estados Unidos), es un ejemplo de muchas cosas. El 6 mayo de 2002 se enfrentó a un atracador que estaba armado con un fusil de asalto. La funcionaria resultó herida en un brazo, pero consiguió alcanzar con un disparo a su particular homicida.

Al filo de la una de la tarde, de aquel primaveral día, Warner recibió por la emisora de su coche patrulla un aviso de atraco al Banco de América. Estaba cerca del lugar y rápidamente activó el sistema acústico y luminoso de su vehículo: “A medida que me iba a cercando al banco iba notando que el corazón me latía cada vez con más fuerza. Estaba segura de que llagaría con el tiempo justo de poder atrapar al ladrón in fraganti, reconoció la agente durante una entrevista concedida posteriormente a diversos medios de comunicación.

No se equivocó: llegó antes que ningún otro compañero suyo. Pero cuando estaba accediendo a un cruce muy próximo al lugar del robo recibió una ráfaga de disparos en la ventanilla delantera derecha, la del acompañante. Por suerte, patrullaba en solitario. Stephanie supo que tenía que abandonar el automóvil, y lo hizo. Tal y como admitiría más tarde, no recuerda haber abierto la puerta del coche, ni haberse desabrochado el cinturón de seguridad, pero evidentemente lo hizo.  


Al descender del patrullero desenfundó su pistola Glock 22, del calibre .40 S&W, pero perdió el equilibrio y resbaló. Cayó al suelo. Se incorporó de inmediato y vio que de uno de sus brazos goteaba sangre. Ya no volvió a mirarse más la herida durante un buen rato. No podía, su atención estaba totalmente centrada en otra cosa: en un varón enloquecido que se encontraba justo detrás del coche policial. El hombre disparaba hacia ella con un fusil de asalto AR-15, del calibre 5,56x45 mm Otan. La situación era dramática. Entre Warner y su atacante solamente distaban los metros que tenía de longitud el propio vehículo. Muy poca distancia. Se tirotearon mutuamente durante unos segundos, siendo indudablemente más contundente cada serie de disparos del delincuente. Pese a todo, la funcionaria consiguió herir a su antagonista en una pierna.

Amigos lectores, más difícil todavía: Stephanie agotó la munición de su cargador en mitad del tiroteo. Gracias al entrenamiento recibido, consiguió introducir un cargador nuevo en el arma y pudo continuar defendiéndose. Según contó en su momento, quedando además filmado por el sistema de grabación de su coche, no dejó de moverse ni un solo instante. Se movía mientras localizaba al atracador, a la par que disparaba y, también, mientras recargaba la pistola. Para colmo, no dejó de enfocar la zona de riesgo. Solamente durante una fracción de segundo desvió la vista de su contrincante y fue para introducir el cargador de repuesto en su arma, algo a lo que incluso una persona adiestrada tuvo que recurrir ante la brutal desconcentración emocional que la situación regalaba.

La mujer recuerda que sus piernas se movían más rápido que nunca. Sentía que se movían más que su propio corazón y eso que éste seguía aumentando su frecuencia cardiaca. Le vino bien que la fisiología funcionara tal y como se espera de ella: le permitió estar alerta. Las cosas se complicaron aún más: mientras los disparos iban y venían, no solamente ella se desplazaba, también lo hacía su coche. Se produjo algo rocambolesco. Al descender de él con tanta prisa, el automóvil quedó en marcha y en movimiento, lento, pero en movimiento. Circulaba desgobernado en la dirección que ocupaba la joven policía. Por ello no solamente se desplazaba lateralmente, para ponérselo difícil al tipejo del fusil, sino que también tenía que correr de espaldas sin dejar de mirar hacia el riesgo que ante sí tenía.

Esta chica reconoce que mientras todo esto estaba ocurriendo no vio como otros compañeros acudían a la escena. No podía. Había perdido capacidad cognitiva y su habilidad motora compleja, la que permite realizar varias tareas a la vez, estaba muy deteriorada por el estrés de supervivencia que su mente estaba experimentando. Por suerte, cuando aquellos refuerzos aparecieron, el atracador centró su atención sobre ellos. Esto permitió a la mujer policía refugiarse detrás de una furgoneta que casualmente se encontraba en un cruce semafórico cercano.

Uno de los policías que llegó en la remesa de apoyo, el sargento Walsh, recibió un impacto en una pierna, quedándole un muslo destrozado. De película: el sargento estaba sentado en su asiento, desangrándose, y el atracador se acercaba a él nuevamente. Por suerte para todos, en especial para Walsh, varios agentes más aparecieron justo cuando se veía que el herido iba a ser ejecutado en el interior de su propio coche. Cuatro policías, entre ellos un teniente y otro sargento, abrieron fuego continúo contra el atracador. Stephanie Warner recuerda que la camisa de color blanco que vestía el criminal empezó a teñirse de color rojo. Murió allí mismo.

El sargento herido rápidamente fue trasladado al hospital, y sobrevivió. Poco después de la primera evacuación sanitaria se produjo la segunda, la de Warner. El sargento permaneció mucho tiempo de baja laboral sin poder incorporarse a su vida normal. Ella se sintió muy mal consigo misma cuando abandonó el centro hospitalario, dejando allí a su compañero: él le había salvado la vida. Walsh había detenido su coche en medio del fuego cruzado, entre el tirador activo y su compañera. Eso es lo que se llama echar un capote y dos cojones. El fuego que él recibió iba claramente dirigido a ella.

En una de las entrevistas concedidas por Stephanie, dijo: “Nunca es excesiva la formación que un agente de policía tiene que recibir. Yo misma era, hasta aquel día, de las que se quejaba cada vez que recibía la orden de acudir a la cancha de entrenamiento. Hoy creo que la capacitación es lo que únicamente puede salvarnos la vida. Si no hubiera entrenado la resolución de interrupciones (encasquillamientos) y las recargas de emergencia, hoy no estaría viva”.

Esto se llama lección aprendida. Stephanie admite que ahora siempre juega al rol. Cuando está en cualquier situación, esté o no de servicio, se plantea que haría en ese instante si se produjera una emergencia. Así siempre tiene una posible respuesta predispuesta, valga la redundancia, ante el estímulo que pueda surgir. Su mente está tan preparada como su propia técnica: mentalidad de supervivencia, mentalidad táctica. Esto ya lo hacemos muchos, pero aquí nos llaman locos, flipados y friquis.
 
Stephanie Bellis Warner no siempre trabajó para la Policía de Brentwood. Antes estuvo dos años en el Departamento del Sheriff del Condado de Rutherford, también en el Estado de Tennessee. En aquel cuerpo se convirtió en la primera mujer que superó el curso de capacitación SWAT (Unidad de Asalto). En el departamento de Brentwood no solo fue patrullera urbana, también ejerció como negociadora de secuestros y como agente CSI (Investigación en la Escena del Crimen, o Policía Científica).

Tras el tiroteo, tanto ella como el sargento Walsh recibieron numerosos reconocimientos profesionales, destacando la máxima condecoración que se concede en Estados Unidos: el Corazón Púrpura. El presidente George Bush impuso tal distinción. A ambos heridos, así como los demás intervinientes en la resolución del suceso, le concedieron otro premio en Washington, otorgado esta vez por la Asociación Nacional de Organizaciones Policiales. Después de todo lo acaecido, la vida siguió y Stephanie se casó con su novio, un sargento de policía de una ciudad cercana a Brentwood. Hoy tienen dos hijos y manifiestan públicamente que son felices. Otra vez como en las películas de los domingos por la tarde.
 
Conclusión
Hay que entrenar, entrenar y entrenar. Les insto a que acudan a todos los entrenamientos a los que sean convocados, y que lo hagan con interés. Si los ejercicios de reciclaje que nos brinda nuestra organización no son serios y, por el contrario, son a todas luces insulsos e incompletos (la mayoría se encuentra en esos parámetros), recabemos a los sindicatos y a nuestros jefes una formación que no hurte la verdad. Exijamos una instrucción seria, completa, de calidad y real. Clamemos compromiso del bueno, no del barato que se lleva el viento, cual palabra vacía y estéril.

Apunte personal
Aunque muchas veces no queramos verlo, o creerlo, en España se producen muchos enfrentamientos policiales con armas. Por suerte son menos que en Estados Unidos. Muchas veces no se llega al intercambio de disparos porque la parte de los buenos, la nuestra, cae pronto, o simplemente deja que todo acabe y fluya sin tener que intervenir: “tira por ahí, que llegar el primero es de panoli (quien lo niegue, se define). Otro apunte. Demasiados instructores embusteros e ignorantes sostienen que ante un arma larga es mejor no luchar y ponerse a rezar. ¡Pues no, yo lo niego y me resisto a llevar y traer esta asquerosa mentira! Siempre hay que procurar lo imposible. Si se intenta y se está mínimamente preparado, la suerte seguro que se alía un segundo con nosotros. Podemos vencer, solo hay que creer en ello y estar mentalizado, o sea haberlo pensado y meditado antes. No necesariamente se trata del arco y de la fecha, el indio es quien realmente tiene peso y valor en este asunto.

Comentarios

  1. Compañero Ernesto, pones a nuestro alcance en esta ocasion, un nuevo relato que nos ilustra sobre como el entrenamiento puede "SALVARNOS LA VIDA".

    Casos como el de Marcus Young o el de Jeniffer Fulford que tambien has reflejado en tu blog, tienen todos un denominador comun, BAJO PRESION ACTUARAS TAL Y COMO ESTES ACOSTUMBRADO A HACERLO, es decir haras lo mismo que has entrenado, (si por el contrario no has entrenado nada, los problemas se agravaran).

    Lo decia no se quien: "Lo que el conocimiento no solucione, la ignorancia no lo va a arreglar".
    Si no hemos entrenado, cuando nos toque vivir una situacion critica tenemos muchos puntos para que nuestro cerebro se bloquee y no acertemos a realizar una defensa coherente ( o un ataque si fuera necesario) y entonces pasamos a depender en un tanto por cierto muy elevado del factor SUERTE, lo cual es como echar a la loteria, puede que nos toque , puede que no.

    Lo dices tu y lo dice el "Maestro Cecilio Andrade" entrena como trabajas y trabaja como entrenas, no hay mas, esta "casi" todo inventado.

    Carlos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario y por poner mi nombre junto al de Cecilio.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  3. Hola amigos,en mi humilde opinion esta agente de policia salvo su vida en este incidente por varios motivos,en primer lugar en EE.UU,esta mas arraigada entre la poblacion la utilizacion y tenencia de armas,incluso a edades muy tempranas es comun regalar armas de fuego como por ejemplo un rifle del 22 y otras similares,segundo,si ya a edades tempranas los mismos padres enseñan a sus hijos a utilizar armas ya nos llevan un par de pasos por delante,(aqui es este nuestro pais las armas son yuyu,a la vez de ilegales),tercero,en EE.UU los distintos cuerpos de policia se toman mas enserio los entrenamientos,tambien hay que reconocer que los programas de entrenamiento no son como los de aqui,PAM,PAM,PAM,Y PÁ CASA,que esto ya esta hecho,creo que hay que entrenar las peores de las situaciones para despues a la hora de la verdad saber como reaccionar correctamente.

    Un Saludo y Buen Servicio.

    TRAITI.

    ResponderEliminar
  4. Buenas.

    Estupendo relato Ernesto, y no menos relevante, la cita de los enfrentamientos aquí, en España.

    Igualmente acertado, el comentario del compañero TRAITI, aquí, las armas es vudu, el entrenamiento, inexistente, y los planes de capacitación y formación, útiles sólo para aficionados que les guste el olor a pólvora y el estampido del disparo, no para profesionales armados, que tienen la misión de proteger a la sociedad en la que trabajan.

    Enhorabuena por el artículo.

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS por el comentario Mc.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Traiti por el comentario.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  7. Arturo M.R., "Nube Negra"12 de septiembre de 2011, 17:24

    Lo primero que quiero destacar de este relato es la ilusión por su trabajo que se desprende de los comentarios de la agente Warner, sobre todo porque no es algo común en todos los trabajos. Luego tenemos en cuenta que acudía a una llamada ella sola, algo que a lo mejor hubiera acobardado a alguno de sus compañeros o de nosotros mismos.

    Lo siguiente es llamar la atención sobre el video. Aparentemente realiza unos movimientos no muy ortodoxos, no emplea unas posiciones de tiro como las que nos han enseñado, aparenta estar nerviosa, etc. Pero tengamos en cuenta que está corriendo de espaldas empujada por un coche, con una persona disparándole desde el otro extremo del vehículo, en una situación tensa en la que muchos se quedarían agazapados detrás del mismo. Sin embargo ella es capaz de recargar su arma y continuar los disparos.
    Por qué destaco esta situación, pues porque considero y estoy convencido de que si no ha recibido un mínimo adiestramiento no sería capaz de actuar así, con independencia de su motivación personal.

    En momentos de tensión el cuerpo reacciona enviando esa adrenalina que nos hace ser el más rápido, el más fuerte. En esos momentos es cuando haces sin pensar las cosas que has aprendido y practicado hasta la saciedad.
    Mis conclusiones son sencillas:

    - El adiestramiento nunca es suficiente: interrupciones, cambios de cargador, tiro a varios blancos, disparos en movimiento, desde parapetos, “urban prone”,….. Sudar, en definitiva, adiestrándonos, que es diferente de ir a echar unos tiros.

    - Cualquier situación es susceptible de dar la vuelta: pedir una identificación, ir a ayudar a una persona en el suelo, silenciar un botellón en la calle, entrar en tu portal, sacar dinero en el cajero. Estar alertas.

    Vigilad y cuidaros donde os halléis. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario "Nube Negra"

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  9. Estupendo relato y maravillosa documentacion Ernesto.
    Saludos de Mario: VIDEOS DE INTERES POLICIAL.

    ResponderEliminar
  10. Hola a tod@s. Después de visionar el vídeo más de 5 veces, porque merece la pena verlo más de una y más de dos veces para darse cuenta de cada uno de los detalles, todavía no se me ha cerrado la boca y me duelen los ojos de no parpadear. Muchos jóvenes dicen que de mayores quieren ser como Ronaldo, Iniesta, "la" Belén Esteban o Lady Gaga y ser famosos; pues bien, yo de más mayor, ya que mayor soy ya, quiero ser como esta mujer y sus compañeros.

    Un Policía no puede tener otro sueño o anhelo que el de tener un enfrentamiento armado y salir airoso tras neutralizar la amenaza, y máxime hacerlo como lo hace esta señora ¡¡¡DE LIBRO, SEÑORES, OLE Y OLE!!! Ojala que si el día de mañana tuviéramos alguna actuación parecida, como lo demuestran los enfrentamientos "Made in Spain" que relaciona Ernesto y muchos otros que han habido, lo resolviéramos con la misma destreza que ella. Estas imágenes, y muchos otros enfrentamientos armados reales, deberían formar parte de las videotecas de todas las Academias Policiales, y dejarse de enseñar de una p... vez la "Californiana", la "Weaver" y los disparos apuntados a 25 metros.

    P: Pero tío... ¿Dos cargadores de repuesto? ¿Pero es que vas a acabar con los talibanes tú sólo?

    R: Procura que el día que te pase algo así, el otro sea muy malo disparando, y tú tengas la suerte de la fea, que la guapa la desea.

    Amigos, desde luego que en España no existe, ni por asomo, los planes de entrenamiento que puedan tener los cuerpos de seguridad norteamericanos, pero como ella misma reconoce, no iba a los mismos, por lo que digo que si no me dan lo que, a mi juicio podría ser un entrenamiento adecuado, me lo buscaré por mi parte y me formaré "fuera" de mi lugar de trabajo, pues el quejarse de no tener, no nos eximirá de pensar "a posteriori" que si hubiera ido... di hubiera hecho... si... si...

    No hacen falta una galería de tiro, no hace falta federarse, no hace falta gastar cantidades ingentes de munición, sólo hace falta ilusión, determinación y coraje, y como no, mucha imaginación y quemar unas cuantas neuronas en pensar ejercicios "quasi" reales, dos pistolitas de airsoft y un descampado, que lo que empieza por un juego y se vaya evolucionando hasta que disparemos con munición real, acabará convirtiéndose en el mejor seguro de vida que uno podría suscribir.

    Sin otro particular que deseando a l@s que trabajamos hoy, que volvamos sanos y salvos a casa para darles un beso de buenas noches a nuestr@s hij@as y cónyuges, os deseo un feliz día.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  11. Magnífica exposición JOSMA. Gracias por regalarla aquí.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  12. Vaya par de ovarios que tiene la tia.El material policial a evolucionado buscando la ergonomía y practicidad, pues bien lo unico que sigue impertubable es la funda de cargador, ese trozo de cuero con cierre que se coloca formando 90º con el cinturon. Que tal si se pudiese llevar con una inclinación de 45º hacia adelante. En otro orden de cosas que recuerdos me trae la foto de tú padre vestido de marrón.Un saludo. Jose Moreno.

    ResponderEliminar
  13. Hola Moreno, gracias por el comentario.

    Mi padre está recibiendo una condecoración en esa foto. La imagen es de 1982, y el acto que desembocó en el premio se produjo el verano anterior. Mi padre salvó a dos personas, madre e hiija, de ser "tragadas" por el mar de levante de La Línea. La familia de los "salvados", en gratitud, puso los hechos en conocimiento de los jefes de mi padre, mediante la Cruz Roja de su ciudad de residencia (eran turistas alicantinos), y así le dieron la Medalla de Plata de la Asociación Española de Naufragos y Salvamento.

    Un abrazo.
    Ernesto

    ResponderEliminar
  14. Justito. 1982, es que es la viva imagen de los veteranos cuando me incorpore nuevo a Barcelona

    ResponderEliminar
  15. Entró en el cuerpo en 1969, el 1º de abril. En la foto ya tenía varios trienios. Se ha jubilado hace menos de un mes, el 17 de agosto: cumplió 65 tacos.

    Ernesto Pérez, HIJO. Hijo segundo, porque hay un Ernesto Pérez, Hijo 3º, el mío (6 años)

    ResponderEliminar
  16. Me encantan los relatos sobre accionesen el que intervienen los comapañeros, son una base para aprender lo importante que es formarse y llevar buen equipo, aunque en esta España en el 90% de las organizaciones policiales equivalga a dinero, dinero que es escaso o en otros más dramáticos (La Línea de la Concepción) llevan cuatro meses sin cobrar. No es normal que el funcionario tenga que abonar más de 300 euros si quiere recibir una formación en tiro que su "empresa" no da, no es normal el gastarse otro tanto en un chaleco antibalas, no es normal el gastarse 60 euros en una funda antihurto (leer la noticia del tiroteo en Madrid con hurto del arma a una compañera del CNP), no es normal.................¿Cuando cambiará este panorama?.-

    ResponderEliminar
  17. Munifex: gracias por tu comentario.

    El triste episodio de hoy en Madrid...da para hablar mucho.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  18. Otro magnífico artículo de Ernesto que para mí es una gran fuente de información y de motivación.

    Fui uno de los de paisano en el enlace del primer enfrentamiento en España (en Majadahonda) y recuerdo haber dicho después a ciertos compañeros ¿Así que aquí nunca pasa nada eh?

    Un saludo y a seguir así. Sacros.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias SACROS.

    Ernesto PV

    ResponderEliminar
  20. Compañero Ernesto, solo un aclaracion a proposito de los comentarios que hacen los compañeros sobre la actuacion de la policia americana.
    Conozco a un compañero (Policia Local), que ha realizado un curso de formacion en EEUU, pagado por su ayuntamiento ( si, increible pero cierto).
    Pues bien este compañero nos desmitifico bastante la imagen que de la policia americana tenemos por estos lares.
    Nos comentaba que no estamos tan lejos unos de otros, alli, como en casi todos lados la formacion de calidad te la pagas "TU",de hecho existe un grandisimo negocio con las academias de formacion policial y militar y ya se sabe "el que algo quiere, algo le cuesta".
    En España nos creemos que alli todos son equipos "SWAT" y que su entrenamiento esta a años luz del nuestro y la realidad es que en EEUU creo recordar que hay sobre unos 5000 departamentos de policia y solamente hay unos cuantos departamentos ( generalmente los mas grandes y con mas recursos economicos) los que si forman a sus agentes de una manera seria y eficaz, luego estan la inmensa mayoria que "bueno" les dan formacion, pero de aquella manera.
    Tambien nos comentaba este compañero que le sorprendio mucho la gran cantidad de policias fuera de forma , por no decir directamente "gordos" que pudo observar y que este aspecto no parecia importarles mucho, ya que lo que parecia primar era el aspecto, es decir cuanto mas grandes y gordos mejor, pues parece que asi intimidan mas.

    Por otra parte y comentando lo que dice el compañero Trati, decirle que en EEUU aunque en efecto, la cultura de las armas viene de largo no es muy diferente de la que pòdamos tener por aqui, me explico, aqui en España, quien no ha tenido de niño una carabina de balines y si su padre es cazador quien no lo ha acompañado en esas jornadas y ha disparado con la escopeta de cartuchos y ha aprendido a respetar las "ARMAS" y ha conocerlas para manejarlas con seguridad.
    Pues bien eso es poco mas o menos y salvando las distancias lo que pasa en EEUU, alli no todo el mundo es un fanatico de las armas ( que los habra, no digo que no) pero no son la mayoria ni mucho menos, (en España tampoco somos todos toreros, ni bailaores de flamenco aunque esa sea la imagen que tienen de nosotros en otros paises), la mayor parte de la gente son personas responsables que tienen la posibilidad de tener armas por que sus leyes se lo permiten y eligen esa opcion (cosa que veo muy respetable).

    CARLOS.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Estimado Carlos: gracias por tu comentario.

    Yo también he estado en USA, y he hablado con unos cuantos police de allí. Tienes razón en muchas cosas de las que expresas en tu comentario, yo mismo lo he comprobado in situ y también así lo he manifestado en mis artículos.

    Lo de que los hay gordos es cierto, muy gordos diría yo. Pero también los hay en forma, y muy en forma. Creo que en eso estamos iguales, sólo que allí todo es a lo grande: el gordo es muy gordo, el fuerte muy fuerte y puedes creerme, el pequeño es muy pequeño. Tengo fotos con un oficial del Departamento de Policía de Wilson, NC, y es casi un enano. En España no podría ser policía.

    Sobre la formación general en tiro allí, tienes razón: todos no son SWAT, como algunos creen. Por cierto, no todos las unidades SWAT allí son como las de Los Ángeles. Sé que algunas son verdaderas unidades pachangueras si las comparas con otras, pero ahí están: yo no la tengo en mi cuerpo. Sigo. De verdad, hasta donde yo conozco mi entorno (la policía española en general) y lo que puede aprender y ver en USA, allí hay más nivel general. Partiendo de que allí no son todos campeones de tiro, como aquí no todos somos toreros o flamencos, sí creo que ellos tienen otra mentalidad y formación. Con solamente tener una mentalidad más progresista en estas lides, ya nos ganan la carrera, y esa mentalidad la tienen.

    Lo del nivel formativo, también lo creo: el nuestro es tan bajo que sin duda el suyo, sin ser el de todos los cuerpos un nivel formativo de máximo orden, nos gana. Seguro que el cuerpo menos formado en tiro, allí, hace más de 100 disparos por agente y año. Apuesto algo. Eso en España es un sueño. Yo mismo, en mi plantilla, no he disparado JAMÁS, repito, JAMÁS (casi mejor. Tampoco me dejan ser el instructor, pero otro cobra por hacer de ello o por parecerlo…) Conozco otras plantillas de PL en España que carecen de cualquier programa formativo. Y en los cuerpos del Estado, a nivel de patrulleros normales, igual: NO SE CUMPLEN LOS PROGRAMAS EN CASI NINGUNA PLANTILLA. Podría contar casos sangrantes y vergonzosos, y ya no en mi plantilla.

    El ejemplo que empleas de los cazadores españoles no lo veo tan parejo al tema de las armas en la cultura y sociedad yanqui. Pero si podríamos decir que quien no lleva una navaja en España en el bolsillo alguna vez, más aún en otros tiempos. Y hablo de la navaja como herramienta de personas decentes. Mi abuelo, aún siendo policía, nunca portó un arma de fuego fuera del servicio, pero siempre llevaba una o dos navajas consigo. También las portaba en el uniforme. Yo me recuerdo con navaja multiusos encima desde niño.

    Gracias por tu comentario.
    Ernesto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS