VOLVERÁ A PASAR…

A colación de los sucesos vividos por varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en Madrid el día 14 de los corrientes (septiembre de 2011), mi amigo Pepe Moreno, funcionario en activo del referido cuerpo, ha redactado estas palabras que hoy participio a todos los lectores del blog. Sobre el mismo suceso ya publiqué yo, en la fecha del caso, un artículo de opinión al respecto.

Moreno suele estar cargado de razones justificadas y razonadas, cuando se pronuncia sobre actuaciones corporativas o de la propia Administración. Me gusta lo que ahora dice… y aquí os lo dejo.

Ernesto Pérez Vera.


VOLVERÁ A PASAR...
Por: Pepe Moreno
Ley Orgánica 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de SEGURIDAD.

Art. 5,2

a. En el ejercicio de sus funciones deberán actuar con la decisión necesaria, sin demora cuando de ello dependa evitar un daño grave, inmediato e irreparable; rigiéndose al hacerlo por los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los medios a su alcance.


Solamente deberán utilizar las armas en las situaciones en que exista un riesgo racionalmente grave para su vida, su integridad física o las de terceras personas, o en aquellas circunstancias que puedan suponer un grave riesgo para la seguridad ciudadana, y de conformidad con los principios a que se refiere el apartado anterior.


La jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la legítima defensa (entre otras: Sentencias de la Sala 2ª, las de 11 de marzo de 2005 núm. 322/2005, 21 de julio de 2006 núm. 823/2006, 16 de octubre de 2006 núm. 1025/2006, y de 20 de noviembre de 2006 número 1131/2006), establece los siguientes razonamientos para la aplicación del artículo 20,4º del Código Penal. Requisitos:


i. La existencia de una agresión ilegítima, actual o inminente y previa a la acción defensiva.

- La necesidad racional del medio empleado para impedir o repeler la agresión (necesidad de defensa y necesidad del medio empleado)


- Falta de provocación suficiente por parte del propio defensor.

ii. Por agresión debe entenderse, toda creación de un riesgo inminente para bienes jurídicos legítimamente defendibles. Puede ser un acto físico o de fuerza, o acometimiento material ofensivo, pero también puede ser cuando el defensor percibe una actitud de inminente ataque (actitudes amenazadoras). La agresión no se identifica siempre con un acto físico, sino que también puede provenir del peligro, riesgo o amenaza, a condición de que todo ello sea inminente.


iii. La necesidad racional del medio empleado abarca dos aspectos: de un lado la necesidad de defensa, de otro la necesidad del medio empleado, pero no como un juicio de proporcionalidad objetiva entre el medio utilizado en la agresión y el empleado por el defensor, sino atendiendo a todas las circunstancias concurrentes, tanto en relación a la agresión como a la situación del que defiende y a la forma en que lo hace, todo ello bajo la perspectiva de lo que en el caso podría considerarse una reacción eficaz.


iv. Aspectos subjetivos, como la perturbación del ánimo del defensor, o cuestiones relacionadas con la exigibilidad de otra conducta distinta, no dejan de tener su relevancia en el ámbito de una causa de justificación como la legítima defensa, naturaleza que no pierde, pues en definitiva se trata de una reacción necesaria contra una conducta ilícita.

v. El medio empleado también está relacionado con datos objetivos del agresor, como puede ser la mayor envergadura física del autor de la agresión ilícita.


vi. El juicio de proporcionalidad debe efectuarse en las concretas circunstancias de tiempo, lugar y urgencia; debe ser racional y razonable, no matemático, teniendo en cuenta tanto el aspecto objetivo —semejanza de armas e instrumentos— y el subjetivo —situación concreta de los contendientes—.


vii. También hay que tener en cuenta la posibilidad de un salto cualitativo e inesperado en la agresión. El tribunal debe examinar con detalle las circunstancias del caso, pues es posible que la riña se iniciara precisamente por una agresión ilegítima, o que en un momento determinado de su desarrollo el empleo de medios agresivos desproporcionados, valorables como un inesperado salto cualitativo puedan dar lugar a otras consideraciones sobre el particular.

Artículo 142 del Código Penal

1. El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años.


2. Cuando el homicidio imprudente sea cometido utilizando un vehículo a motor, un ciclomotor o un arma de fuego, se impondrá asimismo, y respectivamente, la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores o la privación del derecho a la tenencia y porte de armas, de uno a seis años.


3. Cuando el homicidio fuere cometido por imprudencia profesional se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de tres a seis años.


Apunte: volverá a ocurrir lo de siempre, porque la legislación, como se ve, es abierta, ambigua e interpretable, y el castigo es bestial si te cae una inhabilitación especial, porque de facto te expulsa del Cuerpo.


Qué nos quieren decir con la célebre proporcionalidad, la cual está mal interpretada por muchos jueces y no por pocos policías, y sobre todo mal entendida por todos los jefazos policiales que no quieren líos. Estos son los que siempre dicen, ¡qué coño ha hecho ese loco! Eso sí, lo dicen sentados en sus despachos, donde desde hace tiempo inmemorial descansa en un cajón la pistola.


¿Proporcionalidad? Por armas blancas muere la mayoría de las personas que encuentran la muerte de forma violenta en España, con lo cual queda demostrado que son un medio eficaz para producir la muerte.


La congruencia y la proporcionalidad, así como la racionalidad que tanto se proclama, son cojonudas viendo las teleseries, pero como poca gente se molesta en saber qué cambios físicos y psíquicos experimenta una persona agredida… siguen sin enterarse. Sentados en un sillón, en el mejor de los casos muchos años después de producirse el suceso, jueces, fiscales y jefes se dedican a desgranar una actuación policial. No olvidemos que la primera reacción, la inmediata a producirse los hechos, suele ser ir a degüello con el policía cuando de armas blancas hablamos.


Da la sensación de que quien decide tiene los conocimientos sobre armas de fuego que las películas proporcionan, donde vemos que un revólver dispara, sin recargar, cien veces y todas ellas mortales de necesidad.


Unamos a lo anterior lo que radiomacuto nos cuenta cada día en nuestros puestos de trabajo, donde gente sin ganas ni conocimientos se dedica a adoctrinar a la “parroquia” con aquello de: “la mejor intervención es la que no se hace… Las armas las carga el diablo (sobre todo si el diablo es gilipollas)... Para lo que me pagan, con vestirme tengo bastante... La pistola ni tocarla, hace años que no la saco de la funda...”.


Sigamos uniendo cosas. Los entrenamientos a los que somos sometidos no son realistas, sino que son inverosímiles. Así se hacen los entrenamientos: “cuidado con la pistola, tomate tu tiempo… ¡Qué pasa has venido a quemar munición o a hacer lo que te diga! Venga os voy a dar diez segundos para que desenfundéis con la funda desabrochada y la mano puesta en la empuñadura… Tenéis que realizar dos disparos y los quiero agrupados”. ¡Para llorar y salir corriendo!


Dejo para el final lo relativo a medios materiales: no hay fundas antihurto, no hay chalecos antibala y no hay munición adecuada para usar en espacios urbanos. Ni hablar de nuevas tendencias como los Taser: “somos muy humanos, y eso lo han inventado los americanos, que están locos”.


Veamos el factor humano, en la institución. Compuesto en su grueso por gente que solo buscaba un sitio en la vida, donde le paguen un sueldo. No se dan cuenta que aquí se trata con lo peor, y cuando tratas con lo peor hay que ir a mil por mil… o te comen. No hay que ir pensando, ¡qué coñazo, a ver que quiere este! o a ver si acabo pronto, que tengo cosas que hacer... Voy a hacer unas actas y me justifico, y cuanto antes las haga más tiempo tendré para perrear.


Lo anterior no quiere decir que al policía meticuloso y entregado no le pasen cosas, pero seguramente le pasen más al que hace las cosas a efectos de inventario o estadístico. Porque señores, al malo el uniforme no le intimida, al revés… le pone.


Ernesto, por eso seguirán pasando estas cosas. Estoy seguro que la gran lección que habrán aprendido muchos policías, tras los sucesos de Madrid, es que es mejor no llevar cartucho en recamara, y así si te quitan la pistola no te disparan y por supuesto que para qué coño vas a identificar a nadie motu proprio, ¡mira en los líos que te puedes meter! Un saludo compañero, yo por lo menos no voy a cambiar. Hechos como estos solo me sirven para demostrarme que estoy en lo correcto, en la seriedad, preparación y coraje.■

Comentarios

  1. Con tu permiso Ernesto, "ole tus cojones" J. Moreno, me parece que has reflejado la realidad de lo que pasa en nuestro colectivo poniendo los puntos sobre las ies, es decir, como dice un amigo mio "verdad verdadera".
    Tambien lo has reflejado tu Ernesto mas de una vez, nada cambia, por mas que de cuando en cuando nos den un susto, pronto se olvida y volvemos a la rutina, lo cual en la mayoria de los casos consiste en seguir haciendo las cosas mal.
    La mentalidad del "aqui nunca pasa nada" o la que es aun peor " la de criticar al compañero que se preocupa por su trabajo (pero que se habra creido este, que va a salvar el mundo) sigue imperando en muchisimas plantillas de nuestro pais.
    A que os suena la musica.
    Seguimos metidos en un bucle que no nos deja avanzar, la mentalidad de nuestros jefes ( a ver si estos inutiles no me dan problemas, ya se sabe, a los inutiles no nos pagan por pensar).
    La mentalidad de nuestros politicos, esa es otra, donde domina hasta lo absurdo lo "politicamente correcto" ( que me dice honrado y probo ciudadano que el guardia le ha dicho ¿que?, no se preocupe ahora mismo le abrimos un expediente y ya vera como le quitamos las ganas de hacer de policia , pero quien se habra creido que es ese muchacho.
    Y por ultimo y no menos importante la actitud de nuestro sistema judicial, uno ya lleva unos cuantos años en el oficio y asistido a algunos juicios y la cara de "gilipollas" que se te queda cuando oyes algunas veces al fiscal, que se supone que esta de tu parte, es de antologia, me imagino que a todos os habra pasado en mas de una ocasion.
    Todos estos "pequeños" detalles van haciendo que en las plantillas policiales el raro sea el que trabaja (ya se sabe el que va mas veces a la fuente , es el que mas posibilidades tiene de que se le rompa el cantaro) y el "normal" sea el que no quiera lios, ni se busque problemas, olvidando que en esta profesion, en muchos casos los problemas vienen solos , no hace falta que tu los busques y que si no estas preparado es posible que el primer problema gordo que te encuentres sea tambien el ultimo.
    Pero bueno eso ya es otra historia.
    Carlos
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. cARLOS, gracias por tan amplio comentario.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  3. Ahora unos nos solidarizamos con los compañeros agredidos del C.N.P. y tratamos de aprender de lo sucedido. Y tristemente, los "vacacionales" utilizarán los hechos, como un argumento mas, para seguir sin hacer nada.

    ResponderEliminar
  4. Buen apunte, amigo anónimo. Gracias.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo, que me gustaría haber escrito a mí. Coincidimos casi totalmente con todos los argumentos expuestos.

    Solo un apuntito, pero es de otro orden, y perdonad mi atrevimiento el autor del texto y el dueño del blog:

    No es lo mismo "A ver" que "haber". El primero se usa cuando vas "a mirar (si pasa algo)" y el segundo es el verbo auxiliar por excelencia (con el que se forman los tiempos compuestos).

    Por eso la frase "¡que coñazo, haber que quiere ese! o “haber si acabo pronto que tengo cosas que hacer…" debería ser "¡qué coñazo, a ver qué quiere ese! o “a ver si acabo pronto que tengo cosas que hacer…"

    Un saludo y enhorabuena una vez más.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario Águila.

    No creo que al autor le moleste la corrección, pero a mí me duele no haberla detectado: yo leí el texto antes de colgarlo... ¡Es culpa mía!

    Gracias.
    Ernesto.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos,estupendo artículo Sr.Moreno y del blog no digamos ná por que es evidente,no conozco de primera mano los programas de entrenamiento de los distintos Cuerpos Policiales,pero como sean como los del ejército en mi etapa militar(VAMOS APAÑADOS),allí solo se quemaba pólvora y rapidito que tenemos otras cosas que hacer,el adiestramiento en el cuerpo a cuerpo,de risa oiga,dos ratitos y pá la compañía,las tácticas de guerrillas,tírate por ahí y sin replicar,eso si me comí todos los charcos que se formaban en los alrededores de la base cuando había tormentas,nuestro Capitán no podía resistir ver un charco sin que pasara toda la Unidad Operativa rectando por los mismos,el servicio militar lo hice en el C.I.R nº9 San Clemente de Sasebas(GERONA).La pista Americana todavía no se para que puñetas sirve y no creo que sirva para nada tal como nos la hacían pasar,resumiendo que el entrenamiento que recibí fue opsoleto,arcaico y caduco,lo mires por donde lo mires.

    Un Saludo y Buen Servicio.

    TRAITI.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario Traiti.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  9. Aguila Kent. Gracias por la corrección. Para eso estamos donde no llegue uno, llega el compañero. Un saludo. Jose Moreno.

    ResponderEliminar
  10. Buenísima reflexión Moreno, y creo que el título no sólo es acertado, si no que ni el mismo Nostradamus lo podría haber vaticinado mejor.

    Volverá a pasar, en tanto en cuanto sigamos estando regidos por señores vestidos "de marca", que se han criado en entornos "bien", han ido a colegios/institutos/universidades de pago toda su vida, y como en el Caribe, no han salido de la "Urba" y mucho menos, se han cruzado con la "chusma callejera" y no han querido ver, después de sacarse la carrera y acceder a la Magistratura, quienes son los buenos y quienes los malos, que existen tres Poderes en nuestro país, 3 Poderes, 3, como se pondría en un cartel taurino, y no uno, como quieren los políticos que así sea y que el resto de España esté supeditado a sus designios por gracia popular, en uno u otro momento, inmiscuyéndose en labores que desconocen hasta el infinito...¡¡¡y mas allá!!!

    Son capaces de elaborar leyes que no sólo, reducirán la pena a quienes delinquen, si no que podrían llegar, incluso a eximirles de toda responsabilidad y darle la vuelta a la tortilla, para que a los miembros de las FF.CC.SS. nos caiga "la del pulpo". Elaboran planes competenciales en materias de cooperación policial, sin importarles un pito las recomendaciones/aportaciones de aquellos que llevan 20/30 años de servicio, pues el hijo de mi amigo, que acaba de ascender a Inspector recién salido de la Academia, quiere hacerse una foto y la quiere para seguir trepando a costa de "caiga quien caiga". Van a ver si son capaces de reducir los gastos en Seguridad, Educación y Sanidad, y así poder crear una nueva "raza hispánica" de sinvergüenzas sin miedo a las consecuencias de sus actos delictivos, aumentar la generación "ni ni" no sea cosa que les llenen las cabezas con tonterías de igualdad y derechos, y los que están enfermos que se mueran, que esos no van ni a votar y encima nos cuestan un huevo, y parte del pastel.

    Siento tener que hablar de política en un blog de tiro y en el que hay compañeros de varios cuerpos, y es que siempre, o casi siempre, intento ceñirme al principio de imparcialidad política, pero es que es siempre es el mismo perro, pero con diferente collar, y ya estoy "harto" de que siempre paguemos el pato los de siempre, y a mi modo de ver, el único problema que tiene España, y algunos otros países, es la clase política, caradura, sinvergüenza, desconsiderada, manipuladora y despilfarradora que tenemos.

    Así que extrapolando todo de nuevo a la maravillosa entrada de José Moreno, mientas nos metan por los ojos y nos graven a fuego en el cuerpo que: “Ojito con lo que haces que te sodomizo en un “pis pas” y como menor mal te pongo de patitas en la calle” pagando las consecuencias de una actuación bien hecha, defendiendo nuestra vida o la de terceras personas con nuestro sudor, sangre y lágrimas, conformándonos cual borregos con lo que tenemos hasta ahora… ¡¡¡SEGUIRÁ PASANDO!!!

    --
    "Ante ferit quam flamma micet"
    "Hiere antes de que prenda la llama"

    ResponderEliminar
  11. Gracias por plasmar tu amplio comentario Josma.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  12. bueno bueno bueno. muy bueno y perdonar por repetirme pero no hay otra forma de decirlo.
    Moreno por tus palabras, entiendo que tienes experiencia dentro de esta vida nuestra y que seguro que has pegado mas tiros de los que algunos de los que te leemos daremos en dos o tres vidas.no quiero con esto hacerte la pelota o algo por el estilo solo queria expresar lo que saco de tus palabras las cuales pueden ser mas altas pero claras. no.
    en este pais nuestro al cual todos servimos las leyes que estan abiertas a la interpretacion de un seño/ar, nos quedan vendidos en cualquier momento. y el tema del arma y los disparos ni te cuento prefieren que nos disparen a nosotros que un agente de la ley dispare a un delincuente. y todo esto un por modico precio.

    ResponderEliminar
  13. Estimado anónimo: gracias por tu comentario a Moreno.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  14. Curso de Supervivencia Policial

    Qué razón tiene este compañero, esto ocurrió en el 2011, han pasado ya cinco años y lees el articulo y relata punto por punto lo que sigue ocurriendo en la comunidad policial, jefes y compañeros escondidos en los despachos y agujeros que viven en otra urbe, otros compañero que están en la calle porque tienen que estar en algún lado, rajando continuamente, quejándose, huyendo de la formación policial, criticando a los compañeros que les gusta su trabajo, que se preocupan por la formación, que discuten con los jefazos por las pésimas condiciones de trabajo, material envejecido y defectuoso, sin chalecos de protección balísticas, vehículos con miles de kilómetros, es vergonzoso y lo peor, es que seguirá así por mucho tiempo.
    Cuando se darán cuenta la cúpula de mando del problema que tiene la policía, claro que el sistema de evaluación y ascenso que hay está viciado, si cuando honrado asciende al empleo inmediato superior y son los propios mandos los que le obligan a distanciarse del resto, le obligan a mandar, a no tomar responsabilidades, delegar todo en los de abajo, y estar pendientes de los zapatos limpios, la barba, la gorra puesta y los identificados que llevas, al final, el compañero que ascendió sino quiere verse en un expediente disciplinario pues actuara así con sus antiguos compañeros.
    Y la posible poca esperanza, de que gente joven ascienda y llegue a altas esferas con nuevas ideas, nuevos conceptos, otra visión de la realidad, quedará mermada por el paso del tiempo y convertida en una verdad distorsionada de la cruda realidad.


    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  15. "CURSO DE SUPERVIVENCIA POLICIAL"

    Una verdad como un piano, en nuestra querida Nación la leyes están para la interpretación de gente que esta sentada en su despacho y que no se enfrenta a la realidad, y que encima intentan buscar el mínimo agujero para echar por tierra la buena actuación del policía.
    Hoy en dia no dejan pasar las ideas nuevas, la sabia nueva; porque para que se puedan hacer esas ideas hay que sobrepasar muchos niveles y escalones, y muchos no quieren ni molestarse, aunque ese sea su trabajo. Esto debería cambiar y poder meter sabia nueva, procedimientos nuevos, nuevos sistemas de evaluación y entrenamiento, ya que la vida evoluciona y cambia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. “Del Curso de Supervivencia Policial”

    Como bien ha apuntado el compañero Diego: “volverá a pasar y ha pasado”, y tristemente seguirá pasando…Tiempo hace desde las acertadas palabras del compañero J. Moreno, y tenemos que seguir comprobando como a día de hoy sigue siendo “el pan de cada día” observar la falta de escrúpulos que tienen una gran parte de la cúpula policial y política (en todas las administraciones) a la hora de velar por la seguridad jurídica y física del actuante. Aunque si bien, motivado por desgraciados incidentes que ha costado la sangre de algunos compañeros, el tema de la autoprotección ligeramente ha cambiado desde el 2011 (insisto, ligeramente, y aun muy distante de lo necesario que deberían ser todos los policías con chaleco), lo que no cambia, como digo, es la dejadez absoluta de algo tan fundamental como es el tema de la formación. Si ha sido triste como, en general, las administraciones han dejado al libre albedrio de cada funcionario la formación en materia de algo tan delicado como ha sido la fuerte modificación del Código Penal y Ley de Seguridad Ciudadana habida recientemente, mucho, pero que mucho más, lo ha sido y lo seguirá siendo que lo hagan con algo, no fundamental, sino vital, como lo es la formación en tiro e intervención policial. Si a esto le sumas los “coleccionistas de diplomas”, o los oportunistas que han visto como a un grupo importante de todo el colectivo policial que, obviamente, en esto del tiro residen en la más absoluta cueva de la ignorancia, se les puede convencer fácilmente que sus palabras llevan la misma sabiduría y están basadas en la misma experiencia que las que pueda decir Travis Haley –por decir uno-, pues acaba y vámonos… Comprobar recientemente como en una clase de tiro, tras exigir a un policía en la línea de tiro que resuelva la interrupción del arma que ha tenido y que no levante la mano como ha hecho (únicamente que activó en su H&K la aleta del seguro al empuñar el arma, muy habitual), y que te diga que: “no, es que a nosotros nos prohíben manipular el arma si deja de disparar, y no nos podemos mover del sitio”, pues creo que es el claro ejemplo de que: “VOLVERÁ A PASAR”.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Buen comentario. Gracias, Pillado.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  18. Hola compañeros ya he mencionado un tipo de filosofía personal "cumpliré con mi deber sin esperar el juicio de los hombres " y dicho esto como puede un señor tras las mesas de un despacho regirse por leyes de las cuales no tiene ni la más profunda idea de cuáles son las dificultades de un profesional en un territorio hostil o de una situación de peligro en una selva de sementó .
    Cuando van a ser objetivos con respecto a dichas LEYES , ROES y cada uno de sus artículos,Lo que está claro es ; Nuestras fuerzas de seguridad estan sujetos a dichas leyes y digo gracias , por qué el continuo entrenamiento de estos profesionales son lo que pueden contener una situación de peligro y salvar vidas e incluso la propia estas leyes en ocasiones sirven para someter a estos a un miedo continuo , por ejemplo ; Será correcto lo que he echo ? , si lo hago que me pasara ? Y lo más importante para los que dependen de ellos( familia ) si muero por no seguír mi instinto de supervivencia que será de ellos ? .... solo hay incógnitas sin ya decir las carencias de material y equipos .
    Por eso la equidad en el uso de la fuerza !!! es algo subjetivo cuando te la juegas día a día solo tienes que ser tu . No quiero comparar la actuación de otros países en este tipo de experiencias , pero creo que si se deja que esto vaya a más se saldrá de las manos y será prácticamente en vano su trabajo
    Un saludo .

    ResponderEliminar
  19. "Del curso de supervivencia policial"

    Articulo que sigue en pleno vigor. Por mucho que nos duela, esto no cambiará proximamente.
    Me reconozco hace unos años en ese tipo de compañeros que describe Pepe Moreno. Antes yo también creía que saber montar y desmontar la pistola, y meter en el blanco los disparos, ya era estar preparado para lo que viniese,que todo lo demás era para unidades especiales. Olvidé pronto el comentario que ya en la academia me hizo un compañero de la UEI: "corréis mucho más peligro vosotros en la calle que nosotros". Tardé un par de años más en saber que no sabía. Qué grande es descubrir todo lo que desconoces, y que triste a la vez, descubrir al mismo tiempo que te tu empresa te está timando. Timando en equipamiento, en formación, etc. No sé cómo no va la cosa peor, después de episodios vividos. Así normal que nadie quiera trabajar en la calle y buscar un agujero cuanto antes, eso es más fácil y seguro que formarse y equiparse adecuadamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu amigo de la UEI no te engañó. Gracias por el comentario.

      Ernesto.

      Eliminar
  20. "DEL CURSO DE SUPERVIVENVIA POLICIAL"

    Leyes antiguas, material antiguo, mandos con mentalidad antigua, e instrucción aún mas desfasada si cabe, esa es la triste realidad que se vive diariamente. Aquí el que algo quiere, algo le cuesta, y aunque sea material para ejercer tu trabajo de forma mas segura, o un curso para mejorar tu formación y con ello ser mas eficiente en las labores que desempeñas,ya puedes ir preparando TU dinero, que de otro modo esas cosas "innovadoras" no llegarán. Lo mas curioso es que cuando te gastas ese dinero en mejorar, aún hay gente inconsciente de su propia ignorancia que te llamará el friki del tiro o de las pistolitas. A ver si entramos por fin en el siglo que vivimos y adaptamos las cosas a la actualidad, desde leyes a la instrucción pasando por la escala de "mandos de despacho".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Del curso de supervivencia policial

    Considero que con una buena formación tanto en materia legislativa, como de defensa personal y tiro, la cual no es fácil no es barata y no la proporciona la administración, podremos ir al trabajo con la cabeza bien alta, sin vergüenza, sin miedo y rebatiendo todos los tópicos del individuo que trabaja junto a nosotros y que no siempre se puede decir de el, que es un compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado, Martínez.

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  22. "del curso de supervivencia policial"
    Excelente artículo, me quedo con esta parte "veamos el factor humano en la institución..." más claro agua.Ni más ni menos, mayor problema que tener una administración que hace lo justo, para cumplir y no tener problemas, a la hora de dotarnos de material y formación, es encontrarse con una manada de vagos que solo quieren y querían a la hora de opositar, un puesto fijo y sueldo fijo.Tan tontos y cortos los pobres, que no se han dado cuenta, ni siquiera ahora que ya andan molestando y estorbando con el uniforme, que oposiciones las hay de más cosas y con vocación 0.El que diga que ser policía no requiere vocación, MIENTE, para este trabajo o vales o no.Para poner sellos y hacer fotocopias en cualquier OAC, sirve cualquier bulto gris.Y si, volverá a pasar, y aunque pasen muchas cosas, estos zánganos no cambiarán, seguirán sin darse cuenta que les va la vida en su desidia.Y lo peor, seguirán poniendo en peligro la vida de los policías de verdad.Una lacra difícil de solucionar a mi parecer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu seguimiento, Beltrán.

      Saludos.

      Ernesto.

      Eliminar
  23. Daniel Martin (Curso de Supervivencia Policial): Indudablemente tus palabras no están exentas de razón, es la realidad que desgraciadamente viven nuestros compañeros que patean las calles con lo "mejorcito de cada casa", esperemos que algún día cambien los que tienen la potestad de evaluar y juzgar las actuaciones y tengan más empatía por quienes salvaguardan nuestra sociedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Sun Tzu “del curso de supervivencia policial”:

    En este artículo de “Pepe Moreno”, observamos como harto de las situaciones dramáticas en la que los policías se juegan la vida y después son criticados simplemente por querer sobrevivir, expone la legislación vigente y ambigua sobre el uso de las armas de fuego ante situaciones de vida o muerte por parte de los agentes de policía en España. En las que en situaciones de estrés extremo, tienen que tomar una decisión en base a una legislación complicada que hasta los propios jueves interpretan de forma distinta con tiempo, en su despacho y sin la presión de que en 2 segundos más de tiempo, su vida haya sido cosa del pasado.

    Después analiza las frases de los “caimanes malos” que copan muchas empresas, esos que son desertores del arado, de la pesca o del turismo, según de la geografía de donde provengan. En las que promueven la actitud que desde las altas esferas policiales les gustaría, “no hacer nada”, “0 problemas”, “no pares gente”, “estadística 0”, y si se me permite mi opinión personal, una frase la cual por desgracia escucho mucho últimamente, “aquí nunca pasa nada” y “esto es un sitio tranquilo, llevas muchas cosas en el cinturón” y la que más me gusta de compañeros poco concienciados “yo si fuera a una unidad operativa me pillaría un chaleco particular” o “cuando vuelva a las patrullas me pillaría un chaleco”, es decir, que los delincuentes solo les gusta atentar contra la vida de compañeros de unidades operativas...interesante razonamiento.

    También comenta la problemática de los “entrenamientos” de lo agentes de policía en las galerías de tiro, en el caso de policías que tengan “ejercicios de tiro” programados, en las cuales no se espera que los agente sepan desenvolverse con profesionalidad y seguridad con sus armas de fuego, es decir, lo que piensa cualquier ciudadano que observa un arma de fuego en el cinturón/chaleco/pernera de un policía. Son ejercicios poco menos que si los pudieran quitar los quitarían y donde se busca cumplir una estadística de tantos disparos por agente al año, da igual si aprende o no, lo importante es cubrirse las espaldas diciendo que hay programas de tiro y que los policías disparan. Por desgracia ya no se si estoy hablando del artículo de “Pepe Moreno” o de mi día a día.

    Si se me permite la comparación con el análisis de un exagente de la CIA llamado Robert Baer, en sus libros “Mi vida en la Compañía”, y “Soldado de la CIA”, la CIA en las años 90 aproximadamente quiso ser tan políticamente correcta y sus jefes no querían tener ningún “problema” en sus trayectorias políticas (siendo funcionarios), que dejaron de espiar y de tener agente desplegados sobre el terreno y la captación de fuentes en cúpulas extrajeras. Era una organismos parásito que solo consumía recursos y no producía el trabajo que correspondencia, buena inteligencia. La cual era usada por los políticos para conseguir “chismes” de sus adversarios y así desprestigiarlos. Creo que no hace falta decir textualmente que es lo que sucede con las FFCCSS en España, añadiendo también el apartado de chismes, pero por desgracia, también el no trabajo al servicio del ciudadano y el orden público.

    Me gustaría terminar con la filosofía de muchas personas en las distintas corporaciones policiales de España,

    “Muchas papeletas “sin novedad”, muchas nominas cobraras”

    Flipa

    ResponderEliminar
  25. D.Garcia "curso supervivencia policial"

    Como comentais, desgraciadamente esto no tiene pinta de cambiar, ni por parte de los mandos ni por parte de muchos que no acaban de ser conscientes, de que esas situaciones rutinarias del dia a dia con el que parece un ciudadano normal, son las que pueden complicarse en decimas de segundo y poner en riesgo su vida o la de su compañero, esperemos que dentro de unos años leamos estos articulos con asombro que como funcionaba todo y como era la mentalidad antiguamente, pero desgraciadamente me temo que pasara bastante tiempo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. MANUEL "curso superior policia"24 de abril de 2016, 20:16

    Buenas estoy de acuerdo con todas la opiniones que dais y con la problemática que conlleva, es muy difícil aplicar lo que marca la ley en los caso en los que uno se enfrenta en la calla, porque la verdad es que no todo es blanco o negro. Analizar una situación de riesgo en un estado de estrés y ceñirse totalmente a lo que la ley marca sin un ápice de duda es complicado, porque hay flecos que la ley no recoge.
    Espero que con el tiempo esta situación cambie 180 grados.

    ResponderEliminar
  27. Tomas Lujan Vilches (curso supervivencia policial)

    Buen artículo, y una lástima que cosas como estas aun pases en este país, pero hay que afrontarlo la ley no nos ampara, es antigua, obsoleta y echa por persona que no entienden del tema. Y hasta que llegue el día que alguien les haga ver como son las cosas realmente, que cuando el cuerpo entra en modo “estrés” no es como en el campo de tiro apuntando a una silueta estática y con todo el tiempo del mundo, el sujeto se mueve, actúa “mejor o peor” sin olvidar compañeros que solo les importa que llegue el día 28, que bueno no digo que hagan mal su trabajo pero la mayoría deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
  28. José Alejo Chenoll Molina (sts)5 de junio de 2016, 16:07

    Buenos días, a medida que leo tus artículos me voy dando cuenta de que este tipo de situaciones son mas frecuentes de lo que yo pensaba.
    Lo que leo va en todo muy en la línea de artículos anteriores; falta de medios no letales, profesionales de la seguridad como cabeza de turco, victimización del verdadero delincuente por parte de la justicia, los compañeros del "cazo" y los que justifican el sueldo, el "mobbing" laboral hacia los que trabajan por vocación..ect
    Todo esto acompañado de la idea de que las fuerzas de seguridad son una fuerza opresora para el pueblo, por gran parte de la población, crean el caldo de cultivo perfecto en el que el profesional es criminalizado.
    Es curioso que el análisis de una situación concreta junto a la interpretación de la leyes, un juzgado tarde semanas, incluso meses en realizarla, pero un policía tenga que realizarla por exigencia vital ante un ataque en cuestión de segundos...
    Un Saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS