In memoriam: Rodrigo, Javier y José Antonio

José María de Vicente Toribio, amigo y prologuista de mi libro, nos regala hoy su último poema, “Tres faros de resplandor”.


Toribio, inspector-jefe del Cuerpo Nacional de Policía destinado en el Centro de Formación de Ávila, es un consumado poeta y narrador. Esta última composición está destinada a reconocer, literariamente, el valor de los que ya son conocidos como “los héroes de La Coruña”.

Rodrigo, Javier y José Antonio merecen el máximo reconocimiento de la sociedad, y el más profundo respeto de la comunidad policial.

TRES FAROS DE RESPLANDOR

(A Rodrigo, Javier y José Antonio, in memoriam.)

Jurasteis por la entrega ser custodios
de aquellos que a nosotros se confían.
Dignos y leales os lanzasteis
buscando con afán salvar su vida.

Despreciando la vuestra la entregasteis
más allá del deber y del servicio
sintiendo que la mar os empujaba,
de los héroes, al épico destino.

No hay balada que pueda elevar ya vuestra altura
ni más gloria podrá vuestra memoria
alcanzar en el alma de los vivos.

Ennoblece vuestra hazaña a nuestra Placa
que mil pechos aguerridos la mantienen,
y hoy contienen quebrantados
un sollozo de dolor.

Desde el cielo de los héroes alcanzado,
al que vuestra entrega os elevó,
os pedimos del ejemplo vuestra ayuda,
luchando en nuestra entrega con pasión.

Nuevos luceros azules, tres faros de resplandor,
que a todos marcan camino buscando un mundo mejor.

Comentarios

  1. Ahora que lo más común es escuchar frases como: Que le den, no pienso hacer nada, a mí me engañan en el sueldo pero no en el trabajo, me voy a dar debajaciones unos días, solo con ponerme el uniforme me gano el sueldo, los que curran son unos pringaos ect…
    Aparecen los compañeros y para su desgracia nos devuelven a la épica, al honor, al deber más allá de lo exigido. Es cierto que quizás sea mejor decir por aquí paso un cobarde que decir aquí quedo un valiente, pero vosotros COMPAÑEROS nos habéis dado una lección de hombría. Quedáis en mí corazón para siempre. Honor eterno para vosotros. A muchos muertos solo les recuerdan los suyos vosotros seréis recordados por todo el que tenga corazón. Que Dios os tenga a su lado. Ernesto habrás sentido un escalofrió especial a veces sale bien a veces mal. Un saludo. Jose Moreno.

    ResponderEliminar
  2. Hola Moreno.

    Efectivamente, ¡cómo lo sabes! Cuando oí la noticia en la radio se me rizó el vello y no pude evitar las lágrimas, cosa que me volvió a ocurrir al ver la noticia en TV. Para colmo, el subinspector Aradas, aquel que me dedicó las palabras por el rescate, me mandó un SMS al móvil en el que decía algo que me llegó más profundamente: “En días tan tristes como el de hoy, acciones como la que llevaste a cabo recobran más valor aún. Tú saliste y los sacaste, pero nadie quiso reconocerlo como merecías…”

    Un abrazo Moreno, gracias por acordarte de aquello…
    Ernesto.

    ResponderEliminar
  3. No es fácil escribir comentarios en entradas como esta, pero por el mero hecho de que no caiga en el olvido, o al menos que si cae no sea por nuestra parte, la acción de nuestros compañeros, hermanos.

    Desconozco la actuación que tuviste en su día, pero por el contenido del SMS del Subinspector, me lo imagino, y creedme, que aunque no tenga abuela, yo hice algo parecido a la loable y valerosa acción de los compañeros y la de Ernesto. No la voy a contar, pues lo importante aquí es alabar a los amigos “caídos en acto de servicio”, pero al igual que a Ernesto, yo también salí por mi propio pie del agua, casi desfallecido, y como estoy vivo, no merezco reconocimiento alguno, sólo la mera palmadita en la espalda.

    Lamentable es que hayan muerto tres personas, tres profesionales, tres grandes hombres, de los que lo son no por vestir el uniforme, sino porque lo eran de corazón. Ahora ya no valen los: “Yo no lo hubiera hecho, yo hubiera cogido un ..., yo ..., yo ...” pues los que hemos vivido esa misma situación traumática, al echar la vista atrás, nos arrodillamos y damos gracias por estar vivos, damos gracias por haber sido capaces de hacer cosas que, ni nosotros mismos, hubiéramos pensado que nunca haríamos o hubiésemos podido hacer.

    "La verdadera medida de nuestra valía, se compone de todos los beneficios que los demás han obtenido de nuestro éxito"

    "Requiescat in Pace”

    ResponderEliminar
  4. Hola Josma.

    En un email te daré link a la info de aquello que comentó el subinspector Aradas. Yo no sabía que habías estado en algo similar.

    Como bien dices, “los de La Coruña” son ahora, lamentablemente, los protagonistas, pero deja que te diga que muchos me han confesado que jamás se hubieran metido en el agua ni el día que yo lo hice ni nunca… Esa sinceridad tiene su precio también.

    Un abrazo.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  5. Que alguien me corrija. Hasta donde me llega la memoria exceptuando terrorismo o accidentes de tráfico.¿Puede ser la intervención en que más policías han muerto de una tacada?, da igual el Cuerpo.Un saludo. Jose Moreno.

    ResponderEliminar
  6. Posiblemente estés en lo cierto Moreno.
    Ernesto.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos,con el permiso de Ernesto me gustaría mandar desde aquí mis más sinceras condolencias a los familiares de estos HERÓICOS Y VALEROSOS COMPAÑEROS,policías sin duda alguna VOCACIONALES Y COMPROMETIDOS HASTA EL ÚLTIMO ALIENTO DE SUS VIDAS con la profesión que mejor sabían desempeñar,VELAR POR LA SEGURIDAD DE TODOS NOSOTROS.

    Hoy el mundo es menos seguro por la pérdida de estos tres HÉROES.

    Un Saludo y Buen Servicio,y cuídense ahí fuera.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por comentar Traiti.

    Un abrazo.
    Ernesto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TOMÁS Feb 14, 201215 de febrero de 2012, 8:21

      Yo voy a ser un poco crítico y duro, estoy harto de que se reconozcan los méritos cuando fallecen los héroes, soy agente de policía, con mucho orgullo, da igual el cuerpo, pues considero que en esta profesión (aunque algunos les pese), todos somos COMPAÑEROS, si sale mal la actuación y fallece el COMPAÑERO,medalla a título postumo,, pero si sale bien y se sale con vida de una actuación heroica, te dan una palmadita en la espalda, (a veces ni eso), y te dicen como a mí, que forma parte de tu deber como policía. A ver si los mandos, los políticos y las autoridades competentes, toman nota de estas y otras muchas actuaciones que pasan desapercibidas para la sociedad, porque no salen en la prensa, no se reconocen, simplemente porque forman parte de TU DEBER, y se acuerdan de nosotros para algo más que para bajarnos los sueldos y exigirnos mas allá de nuestra profesionalidad. Gloria a los heros caídos, Gloria a los héroes vivos que siguen trabajando día a día por esta sociedad muchas vaces tan injusta con sus ANGELES CUSTODIOS. Ernesto, un saludo de un amigo, tú como muchos que siguen trabajando y puedes contarlo también eres otro héroe, un abrazo de tu amigo Tomás de Leganés.

      Eliminar
  9. Hola Tomás, me alegra verte escribir por estos “lares”.

    Tienes mucha razón cuando dices que los premios llegan siempre atemporalmente.

    Te agradezco las palabras finales que me dedicas en tu comentario.

    Ernesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA