Arma larga para los patrulleros: la otra polémica sempiterna

Por, Ernesto Pérez Vera


Cada día son más las incidencias policiales armadas y violentas que se producen en nuestro país. Noticias referidas a enajenados armados con armas de fuego, atracos a entidades bancarias, joyerías u otros establecimientos están siempre presentes en los tabloides españoles. Antes las noticias referidas a atracos con armas solían llegar desde las grandes e importantes ciudades del país. Del mismo modo, los trastornados violentos y armados solían aparecer atrincherados, más frecuentemente, en poblaciones menores y en zonas rurales. Pero estos estereotipos o patrones delincuenciales están cambiando. Tal vez ya lo hayan hecho. Ahora lo mismo nos matan a un compañero en un robo perpetrado en un área rural, que un loco con una escopeta, rifle o arma corta se pone a disparar a la gente en el centro de una gran urbe.


A nadie le pasa desapercibida esta realidad y por ello los policías suelen buscar, cada vez con mayor asiduidad, formación extra en todos los órdenes. En especial se recaba instrucción complementaria en el área del tiro y armamento. El mercado está plagado de instructores y centros de formación que ofertan cursos, jornadas o seminarios relacionados con este campo profesional. Sin que todo lo que reluce sea oro, raramente la formación privada será de peor calidad que la escasa instrucción recibida desde las administraciones que dirigen a los policías. Por ello, hasta los más mediocres formadores privados darán un plus de instrucción a sus alumnos. Por lo menos pegarán tiros, algo que en algunos cuerpos ni siquiera se hace. No obstante, la calidad formativa siempre ha de ser buscada, porque existir existe. Está ahí fuera, solo hay que saber a qué puerta llamar.


En estos cursos de tiro para profesionales de la seguridad lo mismo se ofertan jornadas de arma corta como de arma larga, siendo las primeras las que más cúmulo de asistentes e interés aglutinan y despiertan. Es lógico: el arma corta es la que siempre se porta durante el servicio, siendo la otra un complemento extra de seguridad que algunos agentes poseen en no todos los cuerpos. Eso sí, no siempre se tiene la oportunidad de llevarla durante el servicio, pues será en determinados casos cuando se permita la utilización del arma larga. No creo que en España existan muchos cuerpos o unidades que dejen al antojo de los funcionarios portar un arma larga en su coche patrulla.

No nos equivoquemos en una cosa, que la jefatura de un cuerpo únicamente permita el porte del arma larga en determinadas circunstancias, no implica que solamente en esos casos se hará necesario su empleo. Al revés. La mayoría de las veces que un arma larga se antoja necesaria durante la ejecución de un servicio, será esa vez que no ha sido adjudicada al agente o a la dotación del vehículo policial. Cuando lleguen los refuerzos con las armas de apoyo será tarde casi siempre.


Los cuerpos policiales del Estado, Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y Guardia Civil (GC), tienen en sus armeros ingentes cantidades de armas largas de todo tipo: fusiles de asalto, subfusiles, PDW (Personal Defense Weapon), escopetas, rifles de francotirador y hasta ametralladoras. Del mismo modo ocurre con algunas fuerzas dependientes de las comunidades autónomas (quizá estos no posean ametralladoras). Pero en el campo de los cuerpos subordinados a las corporaciones locales, las fuerzas de Policía Local (PL), la cosa cambia. Algunos, muy pocos, sí poseen armas largas de dotación para sus agentes y otros muchos, la inmensa mayoría, ni las tienen, ni las quieren, ni se plantean la necesidad de su adquisición.


Pero la gente debe saber algo, que un cuerpo posea una variada cantidad de armas largas, no implica que sus funcionarios puedan portarlas a su antojo durante el servicio (ya se dijo antes). Este armamento será empleado, casi siempre, para acudir a determinados servicios de emergencia como atracos o personas violentas atrincheradas. Donde sí puede apreciarse el uso de estas armas es, con más o menos asiduidad, vistosidad e incluso ostentación, en los check point o controles de carreteras al tráfico rodado, en los Dispositivo Estático de Control (DEC). Hablamos de unidades convencionales patrulleras, no de equipos especiales, tácticos o de intervención, los cuales normalmente sí llevan armas largas en sus vehículos de trabajo.

Uno de los casos más sonados de los últimos tiempos en los que funcionarios de policía precisaron de un extra de potencia de fuego y no lo tuvieron, fue el atraco perpetrado en Alicante el 1 de octubre de 2011. En aquel caso, agentes del CNP se enfrentaron a tiros con tres atracadores que portaban dos escopetas y un fusil de asalto Kalashnikov. Aunque el CNP posee armas largas, estas no son portadas normalmente en todos los coches patrulla, por lo que aquella tarde los agentes solo pudieron repeler el fuego con sus pistolas semiautomáticas de 9 mm Parabellum. Se da la circunstancia de que en esa plantilla era habitual llevar una escopeta dentro del coche, pero rocambolescas paradojas de la vida lo impidieron ese día.

Ver artículo relacionado con aquel suceso alicantino:

Como norma general, quienes sí tienen acceso más o menos restringido a estas armas suelen no acordarse de ellas e incluso las repudian. Por contra, quienes no las poseen en el seno de sus organizaciones policiales, las desean y casi las codician. En cualquier caso, tanto los unos como los otros las necesitan, aunque muchos de ellos no lo sepan. Otros tantos sí se han percatado de la necesidad de trabajar con estas armas, pues, como antes se refirió, cada día nos despertamos con más sucesos que aconsejan ir mejor entrenado, protegido y dotado armamentísticamente. Como ya apuntaba al principio, esta necesidad no ha escapado a quienes se dedican a la instrucción profesional. Por ello, cada vez existe mayor demanda de adiestramiento en tiro y manejo de armas largas.

De entre todas las clases o tipos de armas largas antedichas, la escopeta es la que más versatilidad ofrece al policía convencional moderno y urbano. Este tipo de arma se encuentra en diversos formatos (tamaño, peso y capacidad de carga) en los arsenales de los cuerpos estatales, autonómicos y en algunos locales. La escopeta ha encontrado hueco incluso en el ámbito militar. Es conocido el hecho de que fue empleada por tropas norteamericanas para la limpieza de trincheras durante la I Guerra Mundial. Hoy sigue estando vigente en Afganistán. Para un profesional de la seguridad, las principales ventajas que ofrecen estas armas son su potencia de fuego a distancias cortas y la gran variedad de munición que pueden alimentar, amén del bajo coste de la propia cartuchería (facilita la adquisición para el entrenamiento). Para según qué misión u objetivo se tome la escopeta, podrían emplearse cartuchos de perdigón, posta, bala, lacrimógenos, etc. Como contraventaja: la recarga es lenta en casi todos los modelos al uso y su capacidad de depósito casi siempre es escueta.


Las armas largas del segmento carabina (tiro semiautomático, tiro a tiro) cada vez son mejor vistas por los policías, mientras que aquellas que disparan en fuego automático (ráfaga) cada día son menos usadas en este ámbito (fusiles de asalto y subfusiles). Los fusiles de asalto deben descartase para casi cualquier misión policial urbana. La excesiva potencia de su munición provoca sobrepenetraciones en los objetos alcanzados (riesgo de daños colaterales, algo que un policía jamás debe permitirse). Los subfusiles convencionales emplean munición de pistola, con lo cual su potencia suele ser escasa e idéntica, casi siempre, a la del arma corta portada al cinto. De todos modos, hay que destacar que casi cualquier fusil de asalto tiene un “hermano pequeño” al que se le denomina subfusil. Pero estamos ante las mismas circunstancias negativas que con el fusil de asalto: excesiva energía del cartucho. Muchas carabinas están recamaradas para potentes calibres de arma corta e incluso para cartuchos de arma larga. La principal ventaja de este tipo de armas es que suelen emplear cargadores de alta capacidad. Algunos modelos permiten el empleo de los cargadores de las propias pistolas fijadas en la cintura: pura logística.


Un concepto más actual de arma tiene cabida en la función policial, el Personal Defense Weapon (PDW). Una de las mayores ventajas de este segmento, híbrido entre la pistola ametralladora y el subfusil (en realidad se buscaba tener un arma intermedia entre el fusil de asalto y el subfusil), es su tamaño; el cual es tan escueto que puede ser fácil y cómodamente transportado en la parte delantera de los coches patrulla, cuando no incluso en bolsos de mano o fundas sobaqueras. Su utilización alcanza con cierto éxito el ámbito militar. Las dotaciones humanas de vehículos acorazados y helicópteros tienen con estas armas un buen respaldo, así como los servidores de armas colectivas de apoyo. Los PDW también ofrecen la ventaja de poder hacer fuego semiautomático o automático, según sea la necesidad del usuario. Pero como antes fue referido, el uso policial de la ráfaga está desaconsejado, máxime en ambientes urbanos.


La capacidad de carga de los PDW suele ser alta o muy alta y también las prestaciones de algunos de los cartuchos empleados. A día de hoy, el más famoso arma de este tipo emplea un calibre muy especial que, a su vez, monta proyectiles con dotes “sobrenaturales”. Es capaz de atravesar chalecos balísticos, pero no personas desprovistas de tal blindaje. No provocar sobrepenetraciones en cuerpos humanos es siempre una gran ventaja policial.

En el segmento de las carabinas podemos encontrar una gran cantidad de marcas, modelos y calibres. En mi opinión no es aconsejable usar estas armas en el mismo calibre que las pistolas de dotación (repito lo mismo en unos párrafos anteriores): si nuestra arma corta es de escueta potencia para los fines concebidos, ¿por qué vamos emplear la misma munición en un arma más grande? Eso sí, mejor que nada será un arma larga del mismo calibre que nuestra pistola. Pero puestos a elegir e invertir, adquiérase algo que dispare munición con más energía de impacto.

Otra idea, ya secundada por algunos cuerpos locales, es la de emplear artilugios de rápido montaje en nuestras pistolas para convertirlas en tácticas y más efectivas en determinadas circunstancias. Me refiero a portar en el coche patrulla culatines, u otros aparatos, que montados en la pistola consigan de esta un fuego rápido y estable, durante la ejecución de disparos a distancias mayores a las habituales. Esto no aporta más potencia de fuego al arma corta, pero sí más precisión y estabilidad mientras se hace fuego sostenido.

Supuestos
Un caso de enajenado, quizá no tan enajenado pero sí atrincherado, se produjo el 17 de diciembre de 2011 en San Sebastián. Un ertzaina (policía del cuerpo autónomo vasco) resultó gravemente herido en una pierna por el disparo de un sujeto que, desde su propia casa, estaba disparando y amenazando a sus vecinos. La herida afectó a importantes vasos sanguíneos de una extremidad inferior y el policía estuvo a punto de morir.

Ver noticia:


Como en cualquier otro tipo de situación hostil, el criminal no avisa de que va a disparar. Pero ante determinadas circunstancias o llamadas ciudadanas, se puede intuir o prever. Ergo, siempre es necesario portar, a mano, un arma de mayor potencia y alcance que las armas cortas que todos llevamos pendida de la cintura. El incremento de la criminalidad, así como el aumento de sucesos como los antes referidos e ilustrados con enlaces, aconseja que los policías españoles porten en sus coches patrulla un arma potente de apoyo inmediato.  

Dicho todo lo anterior, me sale la vena de instructor crítico: si la formación es deficiente en cuanto al manejo y el uso del arma corta, porque lo es, y esta es la principal, ¡cómo no será la instrucción con las armas largas! Aunque yo apoye la adquisición de armas largas por parte de los cuerpos locales y la adecuada formación en el resto de fuerzas que ya cuentan con ellas, siempre diré que antes de hacer dictados y redacciones tenemos que saber hacer bien los copiados. ¿Cómo vamos a exigir que nos doten de armas largas, si no sabemos usar bien las armas cortas? Además de formación y compromiso, falta coherencia y sentido común. ¡Y que se salve el que pueda!

Comentarios

  1. Pues si Ernesto, a diario se presentan situaciones en las que una pieza de equpo de la que se carece (sea la que sea) hubiera supuesto una gran diferencia en el resultado final. Parafraseándote, si que hay una discusión "sempiterna": la falta de potencia de fuego en las intervenciones. TODO el mundo se queja en uno u otro momento del poder de parada del arma que le han dado para trabajar. Todas las intervenciones fallidas las criticamos desde el punto de vista del "y si hubiera usado un .45? y si hubiese usado una punta hueca, o una de la marca tal o pascual? habria caido el caco antes, evitando daños a terceros -el policía apuñalado, golpeado, etc-?" .
    Ayer mismo un agente llamaba en un foro "frikada" a que los escoltas de Obama lleven pistolas Desert Eagle del .50 AE como arma de apoyo frente a terroristas suicidas, seguramente ese mismo agente será de los que, el día que tengan que usar su arma, dirán que el 9mm Para es una "mierda" y que tuvo que vaciar el cargador para tumbar al caco. En España siguen siendo reglamentarios calibres, como el .38 spl, que tienen una fama HORRENDA de fallos en la parada ( a no ser que seas Jim Cirillo y le des al malo en la cabeza), y ni aún así.
    Me ha gustado mucho el artículo, incluso creo que podría servir de base para un estudio más profundo sobre el tema...
    Un saludo, Perico

    ResponderEliminar
  2. Creo que la clave del artículo está en los párrafos finales: la mayoría de la gente NO sabe usar con eficacia y garantía, mucho menos con seguridad —los muchos accidentes ocultos a la opinión pública lo atestigua—, las armas de “diario” y que lleva pegada al costado. Me refiero al arma corta, pero sin embargo quieren que se invierta en armas largas.

    Si con el arma corta de uso diario y continuo no se entrena a la “peña”…mucho menos se hará con la larga. Preferiría que el coste de las armas largas, en determinados cuerpos o unidades, se invirtiera en mayor entrenamiento con el arma corta. Al decir mayor no digo sólo ir más días al año a tirar, sino tirar más cartuchos y de un modo más aproximado a la realidad de la calle (no precisamente tiro exclusivo de divertidos recorridos).

    Mira lo que me pasó hace unas semanas, y ya se me ha dado el caso varias veces (lo comenté una vez en un artículo), vino a entrenar conmigo un policía que no sabía que su pistola era del 9 mm Luger y decía con total rotundidad que su arma carecía de todo tipo de seguros. Pero sin embargo había hecho un entrenamiento de recorrido antiterrorista tras bajar de un helicóptero. Pues mira, su pistola era de 9 Parabellum según él, o sea 9mm Luger (es lo mismo que lo mismo es) y se trataba de una Glock (seguros automáticos). Siendo un agente de tráfico urbano (motorista), “jugó” a ser del GEO con un arma larga que jamás su unidad y cuerpo tendrá…

    Ya me he enrollado.

    Gracias por comentar Perico.

    ResponderEliminar
  3. Arma larga. Si, sin ninguna duda. La única duda está en los políticos y tampoco vamos a engañarnos en un número significativo de policías (pero a estos ya les da miedo la pipa).
    Viví la retirada de subfusil en el CNP y para ello alegaron que era un arma de guerra, pero no lo quitaron de la puerta del Congreso ni del servicio de seguridad del Mº del Interior. Pusieron la escopeta porque era un arma policial y también ha desaparecido con lo que queda claro que el argumento que dieron para retirar el Z 70 era un cuento y que lo principal era desarmar a los policías. El hecho de quitar la escopeta ha tenido que ver con algunos accidentes producidos por el mal endémico de no entrenar a la gente en el uso del arma. Por eso el planteamiento es arma larga sin entrenamiento no, con entrenamiento si. Para mí el arma policial es la escopeta, pero como no se va a aprovechar su versatilidad en el uso de diferentes municiones te van a dar un cartucho estándar y allá te apañes, por ejemplo en el CNP cartucho de doce postas el cual comparado con el de nueve postas es un petardo. Si te diesen postas y balas ¿quedaría a criterio de agente el uso de una u otra?, seguramente tendrías que pedir permiso para meter una bala. Así que para evitar problemas un rifle semiautomático con miras abiertas, buena precisión a cien metros con esas miras y calibre tumbón,35 Whelen, 44 magnun o 357 magnun. Es cierto que ciertas unidades tienen armas de asalto pero el que está en la calle es el patrullero y no puede esperar que venga el Séptimo de caballería Un saludo. José Moreno.

    ResponderEliminar
  4. Yo apoyo firmemente la vuelta del .357 Mágnum como calibre policial, ¿qué opinais?. En los años 50-70 dió resultados excelentes en norteamérica, prácticamente un 100% de parada.
    Perico.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario Moreno, está en la línea del artículo.

    Perico, sin duda el .357 Mg. es un gran calibre de defensa, pero el problema es –y de sobra lo sabes- que las armas que lo disparan, exceptuando pistolas de enorme peso y tamaño, son revólveres.

    La escueta capacidad de cartuchos de los revólveres, incluso aquellos que llevan 8, es una gran desventaja en el trabajo policial diario. Aunque se considerara que 8 cartuchos son bastantes, cosa que no es cierta, el revólver que carga 8 cartuchos alcanza un peso muy superior al de la pistola media. Además del tamaño.

    Sé que podrías decir: “pues que se jodan los polis…y carguen más peso…” Pero no…no es la solución. Para eso usaría yo pistolas de igual peso y tamaño –pocos gramos de diferencia- en .40 SW, .45 ACP o .357 Sig. Eso sí, se perderían algunos cartuchos en el cargador, pero no muchos.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, no hombre, no pretendo "putear" a nadie. Además, hay revólveres de titanio, escandio, incluso polímero que pesan igual que las semiautos más comunes.
    Mi impresión es simplemente que la polémica revólver/ pistola se puede argumentar desde otros puntos de vista, y yo desde luego, no me sentiria en desventaja con un revólver del .357. Recuerda que "only hits count" jejeje
    Perico

    ResponderEliminar
  7. Por suerte trabajo en un cuerpo de policía (autonómico) donde al patrullero nos dejan elegir si llevar o no arma larga en el patrulla, y no solo eso si no que además podemos elegir entre postas ("00") o bala, aunque cada vez nos dan más balas y menos postas.

    Pero como bien habeis escrito, y viendo lo visto, pese a poder considerarnos unos "privilegiados", nunca llueve a gusto de todos, y la mayoría de coches patrulla no llevan arma larga porque: "como nunca pasa nada", "lo que no resuelvas con los dos primeros disparos...", "¿Donde vas? ¿a la guerra?", "mira ese flipado donde irá con la "escoba" esa?" "ya nos podían dar un subfusil, un fusil de asalto, una carabina... pero ¡una escopeta!, ¡con lo que pesa!, quita, quita (y la misma frase si nos diesen un subfusil o carabina, solo cambiar el orden de estas armas dentro de la misma)"... Vamos, que al final sacamos la escopeta cuatro y en las intervenciones practicamente ninguno por las miradas de los compañeros, las cuales te señalan como a un bicho raro, un rambo, un provocador. Y es que quizás en formación en tiro los policías españoles no seremos de los mejores pero en señalar con el dedo no existe sniper más preciso en el mundo.

    E insisto, me considero un privilegiado con suerte, ¡pero que difícil es serlo en este bendito país!.

    ResponderEliminar
  8. Amigo anónimo, tú bien lo dices: eres un privilegiado. Puedes llevar arma larga cuando quieras y puedes elegir la munición a portar. Enhorabuena. Lo triste es lo otro, "eres un friki" para muchos, para demasiados... Gracias por el comentario.

    Perico, efectivamente hay revólveres más ligeros. Hace unos días estuve "jugando" con un Taurus de titanio en 2". Una joyita... Pero estoy por llevar algo más de muni... jajajjaaj.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  9. como dice Ernesto yo optaría por un 357 sig, la glock 32 es un arma fiable y a la vez que se puede portar sin mucho aumento de peso, pero claro es una inversión para estas cabezas pensantes, que tenemos la mayoría como "jefes". Y en relación a lo que decía Moreno, si la Z-70 desapareció por problemas, y la escopeta tabien no??? cuando nos quitan el 9mmm al ritmo que vamos cualquier día, pues llegue a oír en alguna ocasión a gente de los que toman decisiones que es que la escopeta Intimidaba a la Ciudadanía, Pero vamos a ver:
    ""EL CIUDADANO QUE NO TIENE NADA QUE TEMER, CUANDO VE A LA POLICÍA ACTUADO, NO TEME, PERO EL CHORO DE TURNO O LOS CHOROS DE TURNO CUANDO LA POLICÍA ACTÚA Y SI SACA LA PAJILLERA SE LO PIENSA, PERO CLARO, ELLOS NO HA ESTADO EN VALLECAS, USERA O EN BARCELONA,O SITIOS SIMILARES DONDE UN CLA CLA SERVIA PARA HACER QUE AQUELLO SE PARA VERDAD"???? un saludo FLIPEJEJEJ

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu comentario, estimado "Flipejejej".

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre, más razón que un Santo. Muchos que yo me sé deberían leer éste blog, quizás lo hagan, pero les da igual...
    En mi época de patrullero, siempre llevaba mi Mossberg(particular) en el maletero. Siempre prevenido, nunca atemorizado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu comentario Irlandés.

    Un saludo.
    Ernesto.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con Irlandés, y de hecho opino que este blog es la plataforma ideal para crear un grupo de opinión que, de alguna forma, siente doctrina. Ya se hace en otros países con otros temas, incluso se llegan a enviar informes a los entes gubernamentales con recomendaciones al respecto.
    Quizás a los "grandes" sea dificil acceder, pero ya sabemos que algunas policías locales eligen el equipo preguntándole al "cuñado" o mirando a ver qué sale si pongo "pistola policial" en google. Lo importante es moverse.
    Perico.

    ResponderEliminar
  14. Hola a todos,como bien dice el amigo Perico,los mandos prefieren antes cagarla ellos solitos,que dejarse asesorar por personal cualificado en estos temas.

    Es sabido por todos que un mando superior jamas admitiria que un subordinado es más inteligente o esta más capacitado que ellos para acertar en estas y otras materias.

    Un Saludo y Buen Servicio.

    TRAITI.

    ResponderEliminar
  15. Un buen artículo que nos lleva a la reflexion. Desde luego una Desert Eagle .50 es una "frikada" de primera categoría, ya que poquísimos agente saben utilizar tal artefacto o siquira doblar el disparo (ni siquiera todos los del SS estadounidense), lo suyo es portar un arma larga. En mi Cuerpo (Guardia Civil) y en mi unidad podemos prtar el arma larga que queramos ( o la "Zeta" o el Cetme)cuando salimos de patrulla pero la realidad es que el 90% de las veces no se lleva, ¿razones? comodidad o el típico ¿y si se pierde? y eso que está especificado que en cualquier ISV de más de dos componentes se debería llevar arma larga.-

    ResponderEliminar
  16. Todo es cuestión de puntos de vista. Durante muchos años, el revólver del .357 mágnum fué reglamentario en las policías USA, era tan normal como hoy en dia lo es un 9mm. Sin embargo, si hoy en día le sugieres a alguien que te vas a comprar un .357, te responderá que estás "loco" y que dónde vás con semejante cañón.
    Ahora mismo en USA hay policías LOCALES que llevan la MP-7, imagino que alguna utilidad le darán.
    Yo conocí escoltas en el norte que tampoco llevaban la pistola "por si se perdía". De hecho alguno la perdió.
    Perico.

    ResponderEliminar
  17. El .357 no fue muy difundido en la miriada de agencias policiales estadounidenses, de hecho en tiempos pretéritos la agencia más grande que lo utilizó fue la US Border Patrol. El calibre más popular fueron el .38, el .45 e incluso en muchas agencias el pequeño .32.
    El .357 magnum nos es un calibre exagerado y es bastante controlable.-

    ResponderEliminar
  18. Ufff, bueno, llego un poco tarde, pero como siempre, llego.

    Ernesto, has tocado un tema no sólo de polémica sempiterna, amén de ser de los más peliagudos, controvertidos y a la sazón, impertérrito, por mucho que nos empeñemos las PP.LL. y por poco interés del I.C.A.E. que parece que le vayamos a robar a la mujer, o algo peor.

    Hace poco leí una noticia, triple homicidio por disparos de escopeta, otra más, y seguro que no la última. Este "perturbado" tenía la escopeta en el coche, acababa de pasar la renovación de su licencia (supongo), seguro que no era la única que tenía, y encima con numerosos antecedentes por violencia. Digo todo esto ya que no se a dicho lo contrario por ningún medio ¿A nadie le sorprende?

    Ese día ocurrió allí, otro día pasará allá, y otro, desgraciadamente, tendremos que lamentar la muerte de algún compañero, pertenezca al cuerpo que pertenezca, que escopetas de caza guiadas en España hay... por lo menos... si hay 1.000.000 de cazadores... entre armas largas rayadas y escopetas... ¡¡¡MÁS DE UN MILLÓN!!! ¿Dónde estaría la tan necesaria, requerida y obligada proporcionalidad en los medios empleados que se nos pide?

    En ocasiones se trata de la "Ley del Embudo", es decir, lo estrecho para mi y lo ancho para los demás, y restringir por restringir, la posibilidad de guiar armas largas de ánima lisa a las PP.LL. creo que no sólo es un retroceso en la evolución antropológica del ser humano, si no que es dejar a la buena de Dios a los Agentes de estos cuerpos, de abandonarlos a su suerte en un tiroteo con una clara merma de posibilidades de sobrevivir al intentar repeler una agresión ilegítima con un arma larga, teniendo la posibilidad, no sólo de combatir con las mismas armas, si no de poder actuar en "múltiples propósitos" con la versatilidad de una escopeta y de los tipos de munición de la que se dispone.

    En fin, que el hombre decide y Dios dispone, así que esta Semana Santa, le pediré para que algunos abran los ojos y nos vean como lo que somos, amigos y compañeros, y no enemigos o extraños.

    Un saludo a tod@s.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
  19. Interesante argumento el que utilizas JOSMA.
    Efectivamente en España hay miles largas guiadas legalmente. Sin embargo a muchos cuerpos de PL se les niega la posibilidad de adquirirlas, y en el mejor de los casos a esos cuerpos se les ponen mil trabas en las Intervenciones de Armas.
    No obstante, hay que decir que no todos los poseedores de armas largas para el tiro deportivo de precisión/actividad cinegética serán personas de las que desconfiar. Seguro estoy que el 99,99% son personas ética y legalmente dignas…

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  20. Buenas.

    Estupendo artículo Ernesto. De lo mejor que te he leido.

    A partir de ahí, permitidme una puntualización:
    Según el anuario estadístico del Ministerio del Interior de 2010, en España hay las siguientes cifras de guias de pertenencia a nombre de particulares:
    Pistolas/revólveres 184.315
    Rifles 292.519
    Carabinas 192.009
    Escopetas 2.802.929
    Otras 41.258
    Total 3.513.030

    También, creo imprescindible comentar (en primera persona, por que lo he visto, y conozco gente...) que los reconocimientos médicos para expedición o renovación de licencias de armas de estos tipos, son, cuando menos, irrisorios por no decir, delictivos por parte de los facultativos que lo firman, por que no se molestan en hacer el más sencillo cuestionario de personalidad del solicitante del certificado médico que mencionamos.

    No se actualizan las informaciones por parte de las intervenciones de armas correspondientes en los casos de solicitud de renovación, y dudo mucho, que con los tiempos que corren, y los exiguos recursos de las mismas, se haga como debería con las nuevas expediciones, como tampoco se inspecciona la tenencia del preceptivo armero, que de por si, sólo es obligado para las armas rayadas... ¿que pasa? ¿"matan" menos las escopetas que los rifles"? En lo que al robo de estas armas obviamente, el dueño, tiene el acceso que quiere cuando quiere, bien para ir al campo de tiro o al coto con los amigos, o bien, para ir a "visitar" al director de su banco o a la pareja de agentes de la Guardia Civil que le acaban de multar por una infracción del Reglamento de Seguridad Vial.

    Con esta exposición preliminar, llegar a coincidir con que ciertamente, el empleo de armas largas en los servicios policiales, como arma colectiva en los vehículos, lo veo como imprescindible.
    Ahora bien, también habéis hecho mención a la piedra angular de la deficiencia en formación en el uso y manejo bajo circunstancias reales del armamento de dotación, como la falta de la capacitación legal sobre la conveniencia y proporcionalidad del uso de tales armas.
    Los calibres y tipos de munición... yo, el principal problema que le veo a la escopeta de corredera, es que requiere en primer lugar, corpulencia en el usuario, y en segundo práctica, tanto por el cartucho y el consecuente retroceso que tiene el calibre doce, como por la manipulación para recarga; algo facilmente solucionable con cualquier escopeta semiautomática de las destinadas al empleo policial.
    Creo que lo más adecuado, es el subfusil, en calibre de pistola, en un tipo de calibre y munición contundente y efectivo, con puntas no encamisadas, en .40SW, .10Auto , o .45ACP podría ser sobradamente suficiente. No olvidemos que un cartucho de pistola, disparado en subfusil o carabina, tiene un incremento de velocidad en boca y "estacazo" en destino, bastante más potente que disparado en un arma corta de cañón de tres o de cuatro pulgadas.
    Y si ya vamos a esos chismes que fabrica HK o FN en calibres especiales.... ya sería de cine.

    Extrapolando esto, lo mismo ocurre en los servicios de seguridad privada, que deberían, a mi entender, pasar por una reestructuración cuyo orden podría ser: aptitudes psicológicas adecuadas, capacitación técnico profesional conveniente y que los servicios con cierta peligrosidad, sean armados, no a criterio del cliente siguiendo un guión diseñado para reducir las armas legales en la calle (como si con ello, ocurriese lo mismo con las ilegales... ), en los que estos servicios peligrosos y conflictivos, la presencia de personal deje de ser "unipersonal" por costes económicos, y si se precisa armamento, que se asigne y autorice.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por aportar datos "empíricos" Mc. Sólo me he quedado corto en 2.000.000 de armas largas ¡¡¡SÓLO!!!

      Tienes más razón que un Santo. No digo que todos los cazadores estén más "pallá que pacá", Dios me libre, pero que el porcentaje, vistos los números de licencias, tiende a englobar una cierta cantidad de gente que la escopeta la quiere para muchas menos para ir a cazar :(

      ¡¡¡Cuídense si ven asomar por el perfil de la puerta una "ojos negros"!!!

      --
      "Ante ferit quam flamma micet"

      Eliminar
  21. Estimado amigo Mc.

    Agradezco mucho tus palabras y comentarios, pero tus palabras son, “per se”, casi un artículo también. Valoro mucho esas cifras que compartes con nosotros sobre armas en España.

    Un abrazo.

    Ernesto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA