TÉCNICAS DE TIRO CON BAJA O NULA LUMINOSIDAD


Hoy regresa a este espacio mi amigo y compañero Juan Antonio Carreras Espallardo, policía, criminólogo y periodista. Carreras, Carris para los más cercanos, ya ha aparecido por estas páginas en alguna ocasión y siempre aportando sabiduría y experiencia policial.  Pero ahora reaparece junto a otro compañero de la Policía, con Rafael Tomás García, entusiasta y avezado instructor de tiro policial. Ambos nos presentan un fabuloso trabajo que versa sobre el uso del arma de fuego en condiciones de baja luminosidad.

Disfrutemos del artículo.




TÉCNICAS DE TIRO CON BAJA O NULA LUMINOSIDAD

Autor e Instructor: Rafael Tomás García.
Coautor: Juan Antonio Carreras Espallardo,

Los Cuerpos Policiales han de realizar con frecuencia ejercicios de tiro en sus diversas modalidades. Es evidente que a mayor formación van a estar mejor preparados ante una situación real. En Molina de Segura, bajo las indicaciones del Instructor Rafael Tomás García, los agentes locales han aprendido en su último entrenamiento la modalidad de tiro con baja luminosidad con muy buenos resultados. Este trabajo, realizado por Rafael Tomás y con la coautoría de Juan Antonio Carreras, ofrece información sobre estas situaciones, cada vez más cotidianas en nuestra realidad social policial. Esperamos sus comentarios.

REALIDAD

Las linternas se infrautilizan y se dan por consa­bidas en el campo del orden público. Independientemente de donde trabaje, la aplicación de la ley es una operación que se desarrolla durante las 24 horas del día. En la mayoría de los lugares, la actividad delic­tiva aumenta al anochecer por la sencilla razón de que a los delincuentes les gusta actuar bajo el manto de la oscuridad. Incluso durante el día, los interiores de los edi­ficios ofrecen ambientes poco iluminados que pueden evitar que un agente vea con claridad.

La mayoría de los tiroteos en los que participan policías ocurren durante los 2 primeros minutos tras la llegada del agente a la escena, por lo que no llegan a adaptarse a la oscuridad en ese breve periodo de tiempo. En las situaciones en las que existe una ilumi­nación reducida, la vista debe realizar un enor­me esfuerzo, reduciéndose así la capacidad de evaluar pistas visuales con rapidez. Debido a esta realidad fisiológica, necesitaremos buenas tácticas y las herramientas necesarias que nos ayuden a localizar e identificar amenazas potenciales para nuestra propia seguridad. Puede ser una cuestión de vida o muerte.

Contar con una buena herramienta de ilumi­nación y ser más eficientes en condiciones de poca iluminación ventajas como el aumento significativo de la seguridad, tanto del público como del agente y una disminución significativa de las cuestiones relativas a la responsabilidad institucional.

¿Cuál es el equipo disponible para prestar ayuda en condiciones de poca iluminación?

Se han desarrollado varios dispositivos que prestan ayuda en entornos de escasa ilumi­nación, pero la mayoría de ellos son de poca utilidad en el área del orden público. El equipo actual de alta calidad para visión nocturna puede tener costes elevadísimos y limita la percep­ción a profundidad, así como la visión periférica.


LA MIRAS DEL ARMA

Hay en el mercado varios tipos de miras para el arma, como son las de fibra óptica, las foto luminiscentes, y las que tienen luz propia, como las de Tritio, que son las más indicadas para el uso policial aunque sus miras no ofrecen medios de identificación de amenazas.

Los apuntadores láser pueden ser buenas he­rramientas para usos especiales (por ejemplo, al emplear gafas para visión nocturna o al disparar tras un escudo antibalas), pero suelen ser más lentos que las miras convencionales y no ofrecen identificación de amenazas o iluminación complementaria. Las linternas de buena calidad son herramientas versátiles de gran utilidad en operaciones ruti­narias y de alto riesgo en la aplicación de la ley.

Empleo inadecuado de las herramientas de iluminación:

A) Revelar la ubicación. El primer problema obvio al emplear iluminación es que se revela la ubicación. Es esencialmente algo que se vuelve un blanco. No es necesario ser un físico nuclear para saber que hay un ser humano asociado a dicha luz. Y aún así, es necesa­rio encenderla para observar y orientarse. (Identificar) Está en un dilema.

Para minimizar los efectos de revelar su ubicación, puede hacer lo siguiente:

1- En primer lugar: cambie constantemente la ubicación de su luz, tanto vertical como horizontalmente.

2- En segundo lugar: cambie constante­mente el ángulo de su luz.

3- En tercer lugar: cambie constantemente el pulso de duración de su luz; evite que sea muy prolongada al buscar amenazas des­conocidas. Evite usar patrones rítmicos.

B) Autoceguera. La autoceguera se produce al enfocar mal su luz sobre paredes de color claro u ob­jetos brillantes a corta distancia. También puede cegar a sus compañeros, destru­yendo su visión nocturna.

C) No reconocer la luz posterior.


TÉCNICAS CON LINTERNA

La realidad dicta la necesidad de ser competente en el uso de las linternas. En un gran porcentaje, la mayoría de los tiroteos en los que participan agentes de policía ocurren durante las horas del atardecer al amanecer, cuando la luz del entorno se ha redu­cido en gran medida en relación a los niveles habituales del día (aun cuando haya luz artificial disponible), o bien cuando es virtualmente inexistente. Sin duda, tales tiroteos ocurridos en entornos de escasa clari­dad comprenden la mayoría de los tiroteos ocurridos al margen de la actividad de aplicación de la ley (por “ciudadanos”). La ra­zón obvia de ello es que los autores de la delincuencia callejera actúan en mayor medida después de la puesta del sol. Puesto que la mayoría de los tiroteos sucede en condiciones de luz baja, no solo es deseable que todos los agentes sean capa­ces de disparar con la ayuda de linternas, sino que tal aspecto constituye un factor decisivo en el conjunto de habilidades y no debe relegarse a un enfoque de formación único de llenar casillas.

Tener destreza y sentirse cómodo al manejar simultáneamente un arma de fuego y una linterna permite:

1- Concentrarse en desempeñar el trabajo con seguridad, evitando distraerse a causa de problemas en el equipo y/o errores de táctica peligrosos.

2- Mantener la cabeza en su sitio: seguridad para controlar y dominar cualquier amenaza real o posible.


TERMINOLOGÍA EMPLEADA EN ESTA SECCIÓN

Las condiciones de luz baja pueden comprender la iluminación interior disminuida (como en un edificio o túnel oscurecido) o cualquier ubicación exterior con bastante sombra (como en un callejón estrecho o debajo de un muelle) o la completa falta de luz solar directa después del atardecer. La técnica con linterna/arma incluye todas las técnicas para emplear simultáneamente una herramienta de iluminación (de mano o incorporada a un arma) y un arma de fuego (revólver o pistola, incluso armas largas). Entre las linternas figura cualquier dispositivo de iluminación de mano que funcione con baterías.

AGARRE DE ESPADA se refiere a sostener la linterna de la misma manera en  que se sostendría el mango de una espada, con el extremo de la lente de la linterna en el lado del pulgar de la mano, como si el rayo de la linterna fuera la hoja de la espada.

AGARRE DE PICAHIELO o invertido, se refiere a sostener la linterna de la misma manera en  que se sostendría un picahielo, con el extremo de la lente de la linterna en el lado de la mano frente al pulgar, como si el rayo de la linterna fuere el asta puntiaguda del picahielo.

TÉCNICA DE LAS MANOS JUNTAS se refiere a cualquier técnica con linterna/arma en que la mano o muñeca que sostiene la linterna toca la mano o muñeca que sostiene el revólver y se hace un intento por mantenerlos juntos mediante presión o entrelazando los puños o dedos. Esta técnica contrasta con las técni­cas de las manos apartadas.

CONTRACCIÓN RECEPTIVA o SIMPÁTICA es el término que emplearemos para describir dos fenómenos fisiológicos relacionados que a menudo ocurren bajo condiciones de tensión o sobresalto. En primer lugar, sucede la contracción de todos los dedos de una mano aunque la intención haya sido contraer solamente algunos y en segundo lu­gar se encuentra la tendencia que tienen las dos manos (y/o sus dedos) de realizar accio­nes similares incluso cuando la intención era realizar la acción con una mano (o los dedos de una mano). Este segundo fenómeno, conocido técnicamente como interacción entre miembros, es más propenso a ocurrir bajo condiciones de tensión o sobresalto, y cuando las manos se encuentran próximas la una de la otra.

CONFUSIÓN DE MANOS se refiere al fenómeno fisiológico en el que se activa la mano equivocada en situaciones en que a cada mano se le asigna una tarea sepa­rada (como cuando la mano izquierda se encarga del interruptor de la linterna y la mano derecha del gatillo de la pistola). Este fenómeno también es más propenso a ocurrir bajo condiciones de tensión o sobresalto, y cuando las manos se encuentran próximas una de la otra.

DESPLAZAMIENTO DEL RAYO/AGARRE se refiere a dos situaciones que pueden ocurrir cuando un agente que emplea una técni­ca de manos juntas con linterna/revólver dispara su arma y luego esta retrocede. En primer lugar, el retroceso de la pistola, puede empujar el objetivo del rayo de la linterna e incluso ser desviado significativamente de su objetivo y en segundo lugar, la posición de las manos de la pistola y la linterna pueden verse alterados por el retroceso, lo que exigirá volver a aplicar la técnica con linterna/ pistola. El grado de desplazamiento variará de acuerdo al tamaño y fuerza de las manos del usuario, el tamaño de la linterna, el calibre del arma, la destreza en la aplicación de la técnica y la técnica particular con linterna/pistola, empleada.


TÉCNICAS BÁSICAS CON LINTERNA/PISTOLA

Están fuera del ámbito de esta sección las téc­nicas adecuadas para desplazarse entre espa­cios, despejar espacios, emplear protecciones, confundir, inhabilitar y dominar a adversarios con linternas, evitar la auto iluminación, etc. Di­chas técnicas se comprenden y asimilan mejor mediante la instrucción directa y en vivo.

No obstante, los métodos básicos para sostener el arma y la linterna y emplearlos de manera coordinada pueden comprenderse fácilmente mediante las siguientes descripciones. Hemos incluido la mayoría de las técnicas más conocidas. Sus puntos fuer­tes y débiles se ponen de relieve en la practica realizada.

Algunas técnicas se desarrollaron o introduje­ron inicialmente para emplearse con linternas grandes y se desarrollaron otros métodos pensados para linternas pequeñas. El tirador que esté bien entrenado debe estar, por lo menos, familiarizado con todas estas técnicas. Dependiendo de las circunstancias, cada una de ellas puede tener su lugar. La mejor manera de comprender los atributos positivos y negativos de cada técnica es practicarla en condiciones de oscuridad o por la noche tanto con linternas grandes como pequeñas, mientras se dispara munición activa.

Tenga presente que mientras que una “prue­ba estática” de la técnica (véase más arriba) es indudablemente útil, el verdadero valor y aplicación de cada técnica no podrá compren­derse y evaluarse completamente en tanto no se emplee bajo condiciones muy similares a las de una búsqueda real, un desalojo de una casa, uso de armas y tácticas especiales o condicio­nes de combate. En tales condiciones, los efectos de la tensión, fatiga, esquinas, obstáculos y las características de la linterna ejercerán un impacto significativo en lo que usted realmente seleccione y emplee.

Una advertencia sobre las técnicas de manos juntas con linterna/pistola:

Al activar una linterna en una situación de luz baja existe un impulso casi irresistible, que se intensifica bajo condiciones de tensión, de moverse hacia la parte más brillante del rayo de modo que este brilla sobre el punto percibido de peligro o hacia el rostro de un posible agresor. Pero en todas las técnicas de manos juntas, debido a que las manos del usuario están entrelazadas o presionadas una sobre la otra, al desviar el rayo también se desvía el cañón del revólver.

A pocos metros de distancia incluso un mode­rado ajuste del rayo de la linterna puede hacer que un objetivo perfecto se convierta en un fallo rotundo. Es peligroso apartar los ojos del atacante para volver a alinear la pistola, pues ello podría desviar nuevamente del objetivo el punto brillante central de la linterna, iniciando otra vez el proceso. Por este motivo, es indispensable ser consciente de este fenómeno y entrenarse en consecuencia.

Existen dos maneras para simplificar este entrenamiento:

1- Al dirigir las manos aseguradas de la linterna y del arma hacia un objetivo potencial o al extenderlas durante una inspección, recuer­de que la mano que tiene el arma es la mano maestra. Es la guía y la mano de la linterna “la sigue”, por decirlo así.

2- Piense en la idea según la cual lo que se ve es lo que hay. Es decir, esté preparado para disparar hacia cualquier parte del rayo que esté en el objetivo. No se acostumbre a tratar de lograr una vista destacada del ob­jetivo cada vez que encienda la linterna; en lugar de ello, ponga atención hacia dónde apunta la pistola. En situaciones en las que un instante podría significar la diferencia entre la vida y la muerte, la alineación de la pistola es lo más importante.


TÉCNICAS QUE HEMOS APLICADO

Técnica FBI (Clasica y modificada)

Descripción: La linterna se sostiene como si se empuñara una espada o un picahielo en la modificada, con el brazo exten­dido bastante alejado del cuerpo (y extendido hacia arriba si se desea), con la lente de la linterna sostenida ligeramente frente al cuerpo para evitar iluminar al usuario. El arma se sostiene en cualquier posición que se desee, sin que entre en contacto con la mano de la linterna o el brazo.

Historia de la técnica: Esta es probablemente la técnica con linterna/pistola, más antigua que se enseña formalmente. En un principio se hizo hincapié en esta técnica como un medio de evitar que la linterna del usuario “marcara” su posición exacta al activarse. Al alejar la luz del cuerpo del usuario, es muy probable que el agresor que simplemente dispare a la fuente de luz no logre impactar automáticamente al usuario. Determinadas personas menosprecian esta téc­nica tachándola de anticuada. Los partida­rios de técnicas específicas de manos juntas generalmente sostienen esta opinión. Todas las técnicas enumeradas en este programa tienen atributos positivos, así como deficiencias obvias.
El hecho es que si una versión de técnica FBI no estructurada, orientada por movimientos y relajada se emplea con la adecuada protección es extremadamente útil en tácticas para despe­jar lugares y en situaciones de tiroteo dinámico.

Atributos positivos:

-Funciona con linternas grandes o pequeñas.
-No hay desplazamiento del rayo/agarre tras efectuar el disparo con el arma.
-La separación de las manos reduce la posibilidad de que ocurra una contracción receptiva y confusión de manos.
-Permite inspeccionar con la linterna indepen­dientemente del arma que apunta.
-La luz periférica puede iluminar las vistas frontales y laterales del arma si se desea.
-Permite una exposición mínima del cuerpo del usuario al despejar lugares o al disparar en torno a obstáculos.
-El propósito original de ocultar el lugar preci­so del tirador aún es válido, aunque limitado por las condiciones del ambiente, tales como paredes reflectantes.
-Se puede hacer una buena transmisión a la técnica Nex-Index.
Si se emplea una linterna más pequeña, esta técnica puede usarse con armas ligeras de disparo desde el hombro y hace una buena transición hacia la técnica con armas de disparo desde el hombro.
Apoya el principio de “iluminar y desplazarse”  y puede ser extremadamente engañosa si se emplea adecuadamente.

Atributos negativos:

-Solo es válida si el agresor está frente al rayo de luz, si está en el lateral, nos verá perfectamente.
-Se necesita mucho espacio para moverse.
-Puede ser difícil mantener la alineación.
-Causa fatiga si se realiza constantemente por más de unos momentos, especialmente si se emplean linternas grandes.
-Es difícil emplear la técnica si se tiene una mano o un brazo lesionado.
-La alineación precisa e instantánea del rayo de la linterna con el objetivo exige práctica.

Técnica Harries

Descripción: La linterna se sostiene como si se empuñara un picahielo, (agarre invertido). El pulgar o cualquier dedo activa el inte­rruptor de encendido/apagado. Las muñecas se juntan y las partes traseras de las manos se presionan juntas firmemente para crear una tensión isométrica estabilizadora. En el caso de las linternas grandes, el armazón de la linterna puede descansar sobre el antebrazo de la mano que dispara.

Historia: Esta técnica recibe su nombre de Michael Harries, un pionero del disparo de combate práctico moderno. Desarrollada a inicios de la década de 1970 para emplearse con linternas grandes, esta técnica se usa extensamente y es bastante adecuada para linternas grandes y pequeñas.

Atributos positivos:

-Funciona con linternas grandes o pequeñas.
-Permite un apoyo más firme del arma, con las dos manos, antes de disparar.
-El armazón de la linterna (linternas más grandes) a veces puede descansar sobre el antebrazo de la mano que dispara, permi­tiendo un uso extendido.

Atributos negativos:

-Es difícil de maniobrar para quienes tengan manos pequeñas o si se utiliza una linterna pesada.
-El usuario puede experimentar un des­plazamiento del rayo/agarre durante el disparo del arma.
-Causa fatiga si se practica constantemen­te por breves momentos, especialmente si se trata de linternas grandes.
-La proximidad de las manos aumenta la posibilidad de una contracción receptiva y de una confusión de manos.
-El arma puede golpear la linterna al manio­brar apresuradamente.
-Es difícil de emplear si se tiene una mano o brazo lesionados.
-Si se intenta alinear el rayo de la linterna con el objetivo se podría alterar la alinea­ción del arma con el objetivo y viceversa.
-La luz se ubica en el centro de atracción, si hay amenazas ocultas que la afectan, su cuerpo se encontrará directamente en la línea de fuego.


Técnica de Chapman / Rogers.

Descripción: La linterna se sostiene como si se empuñara una espada, empleando el dedo pulgar extendido al frente para su activación. Ambas manos se unen juntando los pulgares, creando una tensión isométrica.

Atributos positivos:

-Es muy sencilla de aprender y fácil de aplicar.
-Es valida para todo tipo de linternas.
-Es apta para la técnica de tiro, pues permite iluminar el punto de mira.

Atributos negativos:

-Es difícil de mantener la posición al encadenar disparos.
-El arma puede golpear en la linterna durante la ejecución.
-La alineación de la linterna con el blanco, se puede alterar.
-La proximidad de las manos aumenta el riesgo de contracción receptiva o simpática y confusión de mano.


Técnica “NECK-INDEX” o Ajuste al cuello.

Descripción: La linterna se sostiene como si se empuñara un picahielo, (Agarre invertido). El pulgar u otro dedo se coloca sobre el interruptor de apagado/encendido. En el caso de las linternas grandes, el armazón de la linterna descansa en el hombro, ajustado contra la base del cuello. En el caso de las linternas pequeñas, el arma­zón de la linterna (o el puño que la sostiene) se mantiene ajustado contra la unión mandíbula/ cuello exactamente debajo de la oreja, de modo que se mueva conjuntamente con la cabeza del usuario con bloqueo mínimo de la visión periférica. El arma se sostiene en cualquier posición que se desee, sin contacto con la mano o brazo de la linterna.

Historia. La primera descripción publicada de esta técni­ca apareció en un artículo de Brian Puckett en la edición de junio de 1994 de la revista Handguns, y fue llamada “However Technique”, si bien su creador, Ken Good la denomina “Neck-Index”.

Si bien era común que los agentes de policía sostuvieran las linternas grandes de manera similar durante el empleo casual o durante búsquedas extensas, esta técnica:

1) utilizó las ventajas ergonómicas, tácticas e incluso psicológicas que proporcionaba esta forma común y confortable de asir.

2) rompió con la larga tendencia de las técnicas de las manos juntas con linterna/pistola. El propósito de las técnicas de las manos juntas es estabilizar la mano que dispara y/o mantener el rayo de la linterna constantemente alineado con el cañón de la pistola. Las técnicas de combate dinámico de Good no exigían esto, y Puckett puso en duda su conveniencia. Citamos lo que este último dijo en el artículo original: “Ninguna técnica estándar con pistola/ linterna proporciona un agarre firme con las dos manos sobre el arma. En lugar de tratar de eludir este hecho mediante aproximaciones complejas, poco naturales o inadecuadas al agarre con las dos manos, haciendo el remedio peor que la enfermedad, lo mejor es aceptar asir el arma con una sola mano. No hay que verlo como un inconveniente, sino que hay que sacar el mejor partido de ello”.

Atributos positivos:

-Iluminación clara de vistas y objetivo de manera simultánea.
-Transición natural de la técnica FBI. 
-Funciona con linternas grandes o pequeñas.
-En el caso las linternas grandes, el peso lo lle­va casi en su totalidad el cuerpo del usuario, permitiendo   un uso extendido.
-No hay desplazamiento del rayo/agarre tras los disparos.
-La separación de manos reduce la posibilidad de que ocurra una contracción receptiva y confusión de manos.
-Permite inspeccionar con la linterna indepen­dientemente del arma que apunta.
-La linterna se sostiene en posición ladeada para efectos de defensa, de ser necesario.
-Se puede emplear con la mano o el brazo lesionado y prácticamente duplica la posición natural de “aleta” del miembro lastimado.
-Permite una posición alineada del cuerpo para moverse en cualquier dirección.
-Para agentes ambidiestros – excelente para el movimiento lateral.
-Puede hacerse fácilmente la transición al empleo de la luz hacia delante y el arma hacia atrás, para lograr la retención del arma en lugares próximos.

Atributos negativos

-Puede crear un exceso de “salpicadura” de luz en la parte posterior del arma si el usuario no está familiarizado con la técnica.
-La luz está ubicada cerca de la cabeza, to­das las amenazas deben justificarse.
-El uso de esta técnica con linternas más grandes puede fácilmente provocar una amenaza para la cabeza/el rostro en situaciones de menor riesgo mortal. La linterna está naturalmente lista para impactar.


Técnicas de manos empuñando arma-linterna

Ninguna técnica de tiro a dos manos, empuñando a la vez arma y linterna es fácil de lograr. Intentar complicarse en manipulaciones complejas, que luego no se realizarán en situación de estrés, ya que dichas manipulaciones resultan antinaturales, hace que sea peor el remedio que la enfermedad. Lo ideal sería usar el arma en una mano y la linterna en la otra.

Por lo cual, solo las hemos nombrado pero no practicado, ya que no son efectivas ni se van a realizar, y estas técnicas son las denominadas Técnica Ayoob y la técnica Rogers-Surefire.









Comentarios

  1. Hola, muy interesante el artículo. Se puede hablar mucho más, pero poco a poco que si no se hace pesado.
    Existe un documento de surefire si no recuerdo mal con las diferentes técnicas de iluminación con sus pros y sus contras. Está en mi blog en arma corta, dale un ojo si quieres.

    Me ha gustado principalmente dos partes, puede que por que coincida con lo que dices o porque en su día lo discutí en otro blog conocido. El punto de deslumbrarse, es importante una linterna potente, pero llega un punto en el que tanta potencia te deslumbra o te hace perder esa visión nocturna, visión que no todos tienen igual aun comiendo mucha zanahoria. El otro punto que creo que he entendido bien, dime si me equivoco, es que no hay que moverse con la linterna encendida constantemente, la linterna se debe usa para ver un objetivo y cada vez que la encendamos en una posición, hay que cambiarse. Tener una linterna constantemente encendida, por mucho que la muevas de arriba a abajo o a los lados, a menos que le des con el foco de luz en los ojos al de enfrente, el vera donde estas, y cuanto más potencia más vera al que porta la linterna... la luz también se refleja en las paredes.

    Muy interesante el articulo y muchos puntos interesantes. Y como dije una vez... por que si la mayoría de tiroteos es por la noche y con una mano, se nos enseña a disparar por el día y con dos.

    También es verdad que la posibilidad de entrar en un tiroteo es tan poca que consuelo de muchos consuelo de tontos.
    Fantástica aportación!
    www.kilermt.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado KilerMT, gracias por pasarte por este espacio a leer y comentar.

      No me corresponde a mí responder a tus preguntas y comentarios, dado que el texto lo firman dos compañeros. Yo soy, en este caso, un mero comunicador mediante el blog. Eso sí, como bien apuntas, la aportación de Tomás y Carris es muy buena.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  2. como siempre Ernesto, acercando con tus artículos problemas y realidades a los que nos debemos enfrentar en algún momento de nuestra vida profesional.
    he de comentar que aunque en el vídeo parece fácil el realizar un ejercicio de tiro en condiciones de baja luminosidad, por circunstancias que no viene a cuento tuve que realizar un ejercicio así en una ocasión( para mi tranquilidad y la de mi compañero diré que no fue del todo mal) pero debo de hacer hincapié en que me quede paralizado durante un momento cuando la luz bajo de intensidad y los blanco se giraron, a todo ello incluyendo también en el ejercicio un grado de dificultad añadida ya que estaba realizándolo con los guantes anti-corte puestos.
    esto fue debido a un comentario que un día le hice a mi compi, de oye nos ponemos lo guantes a veces antes de llegar a las intervenciones el dia que tengamos que desenfundar.......
    esta conversacion se la translade al instructor de tiro, el cual me dijo tenia pensado hacer una cosilla pero vamos hacer dos...
    y así fue el ejercicio" TIRADA BAJA LUMINOSIDAD,( no usando linterna, sino luz artificial pero muy baja) Y GUANTES PUESTOS" resultado positivo, pero se puede mejorar.

    animo a que lo hagas si tenéis oportunidad, es complicado pero para no sangrar en la calle debemos de sangrar en la arena que diría un buen amigo mio.

    perdona por mi chapa

    --yayo--.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yayo.

      Gracias por seguir mi blog y por los comentarios que viertes en este artículo. Pero en esta ocasión debemos este magnífico texto a otros dos compañeros, ambos policías, pero uno instructor y el otro periodísta y criminólogo. Son Juan Antonio Carreras y Rafael Tomás.

      Un abrazo.
      Ernesto Pérez Vera

      Eliminar
  3. Para mi siempre ha sido uno de los "handicaps", junto a lo que dice yayo de los guantes.

    En los ejercicios de baja/nula luminosidad, sólo añadiría que falta lo que tantas veces se ha dicho por infinidad de Instructores: "El movimiento es vida", por lo que pese a contar con una fuente de luz, los pulsos cortos y desde diferentes posiciones (si se puede) debe ser una máxima a la hora de trabajar. Quedarse estático como "Mss. Lyberty" con la linterna apuntando al frente en cualquiera de las variantes dadas por el autor (al que debo felicitar por el artículo) no hará más que ofrecer un blanco fácil para el agresor, y pensar que la variante del FBI va ha hacer que disparen a la luz es un craso error desde mi punto de vista, por lo que iluminaré desde un parapeto (de contar con él) haré fuego sobre el agresor o la zona en la que esté atrincherado, y me moveré a otro punto de inmediato, al igual que con luz natural o artificial.

    Muy buena exposición y aclaración de conceptos. Felicidades.

    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josma, gracias por tu comentario. Feliz Navidad.

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  4. Leo, releo y hablando de oscuridad y situaciones que se dan en ella, no veo nombrado para nada el ojo nocturno, el oído. Si entendemos por oscuridad la ausencia total de luz que no un lugar malamente iluminado. Adonde desplazarte cuando dejes de iluminar con la linterna, como desplazarte deprisa o despacio, vas a poder evitar meter ruido, por ejemplo creo que alguna vez hemos inspeccionado un taller de ferralla lleno de hierros por el suelo, bancos de trabajo ect.., bien apago la linterna y me desplazo ¿ a dónde?, que no implique un ruido o algo peor una lesión, otro ejemplo descampado con desniveles en el suelo, incluso un domicilio que desconocemos y que puede ser la casa del agresor que está acostumbrado a levantarse a mear a oscuras y así hasta el infinito, no nos movemos en una mesa de billar lisa y diáfana. La situación es peliaguda y bien esta entrenar pero cuando te encuentres en la oscuridad seguramente no vas a apagar la linterna y si la apagas no te vas a desplazar más de medio metro y lo que vas a hacer es escuchar.Estamos hablando de buscar elementos armados no autores de robo con fuerza o similar. Mi enhorabuena y gratitud a los compañeros autores del artículo que ponen interés y conocimientos en beneficio de otros. Solución, elementos de visión nocturna de dotación, perdón me está dando la risa si ni siquiera tenemos linternas decentes.Felices Fiestas a todos. Un saludo. Jose Moreno

    ResponderEliminar
  5. Perdona Ernesto se me ha olvidado. Situación nocturna, tensión oscuridad te encuentras agazapado oculto y de pronto tu mierda de telefono emite luces y ruido para avisarte que alguien por el wassap te dice jajajeje, reitero el saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS