MARCHANDO UN TYPICAL SPANISH

Por, Ernesto Pérez Vera


No me extraña, pero me estriñe. Esto es España y aquello también. Me refiero a San Sebastián, a Donostia. Nos quejamos continuamente de que nadie dimite aunque le encuentren el colchón relleno de billetes de 500 euros. Rajamos del nepotismo descarado y casi amparado. Nos rasgamos las vestiduras porque muchas veces las medallas no las reciben los que están donde se ganan sino los que están donde se dan. Decimos que esto parece el mundo al revés. ¡Y lo es! Este es el mundo del despropósito y de la poca vergüenza.  Al hilo de esto último, y antes de entrar a matar y en materia, hace unos días le escribí esto por WhatsApp a un compañero: “Acabo de ver, ahora mismo, a la infamia conduciendo un coche de policía. La señora mentira tiene nombre, apellidos y luce nuevos galones en los hombros, lugar al que jamás echó trabajo”. Una vez más, la vida misma.

Ahora sí. Ahora entro a saco igual que el protagonista de esta inspiración entró en una sucursal bancaria donostiarra el 9 de julio de 2012, durante la perpetración de un atraco a mano armada. Estos párrafos son de indignación, maldición y frustración. Se vuelve a cumplir lo que muchos ya sabemos, la vida misma que dije antes: se niega el mérito a quien lo tiene. Se oculta la verdad. Se hurta el reconocimiento. Se distrae el honor. Se entierra el sacrificio. Se riega la mentira. Se premia la deshora. Se endulza el paladar al asno. Se castiga la entrega. Se quema el compromiso. Se potencia el vagabundeo. Se pisan los sueños. Se defeca en el valor. Se humilla la honradez. Se vapulea la dignidad. Se atenta contra el sentido común. Se destruye el orgullo.

Señoras y señores, esto es España para lo bueno y para lo malo. Este es el país de los complejos. La tierra del eterno temor al qué dirán. Pero eso sí, para comer jamoncito, pescaito frito, tomar buenos chatos y pillar puentes y fiestas locales, somos los mejores y estamos a la cabeza mundial. En esto somos una potencia. Esta es la patria del buenismo que ensalza a quien, con violencia, viola un supermercado para llevarse un carro repleto de mercancía bajo el paraguas de unas siglas sindicales o políticas, si es que caso no son la misma porquería.

¡Tolerancia! Palabra omnipresente en los labios de quien pretende salir en la foto, de puntillas a ser posible. Más que una verdad manifiesta, es una moda. Pero somos también, seguramente por todo lo anterior, el país que le niega a un policía una medalla por sobrevivir a 2 tiros. Y es que no se puede aspirar a más donde rigen y reinan el colegueo y el pasteleo. Porque sepan una cosa, lectores míos, no todo el mundo está dispuesto a practicar relaciones sexuales bucoanales con desconocidos. Para eso hay que valer mucho.

Por suerte para la familia de este agente de la autoridad, una bala impactó en su chaleco antibalas y la otra en un componente metálico del cinturón de servicio. Él, por su parte, tuvo la nefasta fortuna de sobrevivir (ironía) para ver como por matar a uno de sus antagonistas, y detener al otro, le iban a dar una mierda de reconocimiento. Perdonen la soez expresión, pero ahora no me sale otra cosa: ya no estoy estreñido como cuando inicié el artículo. Ahora resulta que en España, por atender una llamada de atraco y defenderse de los atracadores, se castiga el buen hacer y el no recular. Parece que ya no vale aquello de acreditar el valor, la destreza y poner los huevos encima de la mesa (sin haberlo preparado, me ha salido un  pareado).

El argumento esgrimido hoy para no conceder la condecoración o felicitación pública al policía protagonista de estos 2 tiros, que además tuvo la pericia de colocar 3 disparos en el torso de su particular homicida, sin herir a las personas que impedidas de libertad se encontraban dentro del banco, es: que estaba de servicio. Este es el resumen de varios folios de respuesta remitidos al sindicato solicitante de un reconocimiento público por tan eficaz y valerosa intervención. Dado que estaba de servicio, hizo lo que debía y punto, sostienen sucintamente los instructores del expediente iniciado al efecto. En virtud de tan sencilla regla de tres, uno podría llegar a pensar que quienes han resuelto y zanjado administrativamente el asunto creen que el agente se merecía los 2 tiros. Lo más lamentable es que a otros policías de la misma fuerza se les ha tratado de igual modo, aun cuando heroicamente culminaron servicios de la misma importancia y naturaleza, encontrándose francos de servicio. Esto siempre supone un hándicap que, para algunos, no merece loas.


¿Que a qué cuerpo pertenece el funcionario? Eso no importa ahora, estas cosas pasan en todas las familias. Harina de otro costal es que trasciendan y reciban pábulo. Aquí, en definitiva, estamos hablando de dos atracos: el cometido por los pistoleros de ferro en mano y el ejecutado por un jefe de policía que con la tinta de su estilográfica reniega de lo que es y representa y manda al patíbulo a uno de los suyos. Hace poco más de un año aplaudíamos fervientemente en el cine “Acto de Valor” (made in USA), ¿para cuándo “Acto de Justicia” (made in Spain)?

Comentarios

  1. Como muy bien has sentenciado "... las medallas no las reciben los que están donde se ganan, sino los que están donde se dan" Por eso vemos a muchos que tienen la prerrogativa de premiar, rodeados de una corte de aduladores, que de tanto vender su falsedad profesional, acaban por creerse su propia impostura y considerarse merecedores de medallas propias y ajenas.
    Comparto tu indignación por la injusticia con este compañero. Pero ten seguro que son policías como él, los que hacen noble nuestra profesión y me inspira tanto respeto como desprecio despiertan los que lucen quincalla (que no medallas) en su pecho.
    Un saludo Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Izquierdo.

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  2. Estupendo Texto.
    Ánimo al compañero del atraco y ánimo a los otros protagonistas de tal infamia. A algunos no nos pilla de sorpresa el comportamiento del departamento en este caso, hemos sufrido idénticas consecuencias por exponer nuestra integridad "más allá del deber". Lo que no quita para que nos siga escociendo cada vez que se repite.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, me doy cuenta de que conoces bien el paño.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
  3. Si no estuviéramos a pie de calle los que no recibimos las medallas...
    ¿Qué sería la Policía...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo. En muchos sitios esto se mantiene de pie porque queda gente con dignidad y orgullo. Pero en otros es una bola que circula por inercia, a poco que incluso los que hace poco o nada suplen levemente.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  4. Como no quiere mencionar el cuerpo no sere yo quien lo haga, pero si que quiero añadir que la influencia política en el mismo es infinitamente superior a la de otros, por desgracia, y lp se por experiencia. Se han dado casos de compañeros que por pertenecer a cierto partido politico han tenido medalla por actuaciones casi cómicas y de esa manera con los 5 puntos "el partido" les regalaba plazas golosas en los despliegues. Este compañero del atraco obviamente no es de esa rama y por lo tanto el trato es notoriamente distinto. Asi son las cosas
    Enhorabuena por el articulo. Mas claro el agua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y aporte, Summit.

      Un saludo.
      EPV

      Eliminar
  5. Ademas de gran profesional, es un gran tipo. Se lo merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kapy. Gracias por tu comentario, veo, intuyo, que conoces al prota. Un gran tipo, sin duda alguna.

      Ernesto

      Eliminar
  6. Bueno Ernesto como tu no nombras el Cuerpo, yo si voy a nombrar el mio CNP, varios tipos de medalla y una en especial que se concede a quien hay tenido el infortunio de poner en grave riesgo su vida o integridad en una intervención, esta medalla tiene la particularidad de estar pensionada una pastita de por vida. Si tienes la oportunidad de acceder al listado por categorias de a quien se le concede, llegaras a la conclusión de que las Escalas dedicadas a labores de mando y planificación presentan un elevadisimo riesgo para la vida de sus integrantes ya que casí copan la concesión de dichas medallas. A lo que hay que añadir que las labores "mas placenteras y comodas" deben de ser aquellas desarrolladas por lo que conocemos como policías de calle ya que estos casí no las ven. Y es que no sabemos los que no lo hemos visto lo peligrosa que puede llegar a ser una grapadora en rafaga o lo cortante que es un folio. Mejor no cabrearse dejarlos estar yo personalmente se lo que es que me cambien el color de una medalla y me lo dejen en medallita y a quien estaba durmiendo en su casa se la pongan en el pecho casí con remaches para que no la pierda y además del color subvencionado. Aún así siguo pensando "que se jodan" si a ellos les sirve a mi no me serviria que me la regalasen ,solamente por ser coherente con mis valores.Un saludo Jose Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pepe. ¡Me encanta leer tus comentarios y reflexiones! De hecho un comentario tuyo respecto a esto mismo me inspiró hace unos años para escribir un monográfico sobre las condecoraciones. Es más, te nombro en el cuerpo del artículo y te copio unas citas.

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  7. EEprimer lugar hace tiempo que sigo este blog y sólo cabe felicitarle por el aporte en cuanto a conocimiento en esta profesión que muchos "amamos". En referencia al artículo que expone,sólo puedo sentir malestar y decepcion como la mayoría de profesionales. Desgraciadamente no me sorprende en absoluto y por ende esto es lo preocupante... Saludos y felicidades por la labor que realiza Señor Ernesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ortiz. Gracias por tu comentario. Sin duda este compañero merece ser tratado con justicia. Tiene el respeto de todos los policías que lo son, digo que lo son no los que lo parecen. Pero si bien eso está bien, lo que le niegan también suma... y mucho.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  8. Estimado Ernesto, te digo lo que me dicen a mi algunos compañeros cuando me indigno con segun que cosas, " coño pareces nuevo" y mira que me jode cuando me lo dicen, pero es verdad , algunos no terminamos de aprender nunca.

    Que a estas alturas del cuento te sorprendan segun que cosas te define ( no se si para bien o para mal), aunque en realidad yo si lo se.

    Jamas de los jamases y ya llevo unos cuantos años en el negocio he visto que se reconozcan sus meritos a aquellos que trabajan o se implican en el trabajo y si por el contrario he visto como han ido "progresando adecuadamente" aquellos que sin haber hecho absolutamente nada salvo arrimarse a las altas esferas o pertenecer a tal o cual sindicato han ido consiguiendo sus objetivos.

    Y lo triste de esto es que si poco trabajaban cuando estaban abajo , estando arriba es que trabajan aun menos ( como dicen algunos compañeros, los pobres no pueden salir a la calle a trabajar por que es que "se los comen los papeles" y tienen que estar de noche y de dia metidos en los despachos haciendo cosas que el resto de los mortales desconocemos.

    Pero bueno, no hay mas ,esto ha sido siempre asi y si no preguntales a los mas antiguos de tu plantilla que ellos te lo podran corroborar.

    Un saludo.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. No me pilla nada de nuevo. Sé lo que hay, pero es que hay cosas tan descaradas que sí que me cuesta trabajo creer.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
  9. Para alegría de todos los que seguimos este blog y amamos esta profesión, es bastante probable (solo falta la firma de la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco) que se haga justicia con el compañero del que escribe Ernesto en este artículo. La Consejería de Seguridad del Gobierno Vasco parece ser que va a rectificar su decisión y SI le va a conceder una condecoración por "acto de servicio". A falta solo de que la Consejera ratifique la decisión del Consejo de la Ertzaintza, el acto de entrega de esta distinción se llevaría a cabo en la Academia de Arkaute el primer domingo de junio del presente año.

    Vaya por delante mí felicitación una vez más al compañero y a todos los que han hecho posible esta rectificación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por aportar el dato. Esta noche iba a meter una nota ampliatoria, pero ya, con tu comentario, no es preciso. El propio interesado me ha llamado hoy para "darme novedades" (en realidad por "wasar"). Maravillosa noticia.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
  10. Ni 20.000 palabras más. Yo, como soy uno de los afectados por el ERE de las medallas, me he retrotraído a ese momento y me han dado unas ganas de... pero lo mio no fue la ínfima parte de lo del compañero, pero como él, estaba de servicio e hice lo que el ordenamiento jurídico me obliga, a velar por la vida de una suicida que se había lanzado al mar con la clara intención de "dejarse llevar" y entrar cual David Hasselhoff (lo he tenido que buscar) no sin antes dejarle el uniforme y el cinto completo al compañero, y lucir mi esbelta y fornida figura ante una multitud que nada hizo por "echarme un cable", y por supuesto, de medalla nada :( pero, siempre hay un pero, sí fue merecedora de medalla la creación de la Unidad Escolar en mi plantilla, manda huevos, por lo que estoy al 2763% de acuerdo con lo relatado por José Moreno.

    En fin, historietas mil, y todas con igual fín ;)
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
  11. Josma, interesante acuñamiento "ERE de las medallas". No sabía que habías realizado un salvamento acuático. Yo también. A mí me dieron lo mismo que a ti, solo que lo mío estuvo decorado con sorna y desprecio máximo. El golfo del concejal de Seguridad Ciudadana dijo que para Ernesto ni agua. Dio orden al jefe de servicio, uno no menos golfo que el anterior (pareja de juerga...), que si la Prensa llamaba a pedir confirmación y datos que lo negara todo. Cuando una periodista dijo que sabía que el agente "tal" había hecho "tal cosa" el subinspector fiestero lo negó con tal rotundidad y vehemencia que la periodista me llamó y me dijo: "Corre el bulo de que has salvado a dos personas. Seguramente estarás hasta de vacaciones... ¡Hay que ver lo que inventa la peña!".

    Si en vez de café con leche, bebida más tóxica que yo tomo, me administrara otras cosas, hubiera obtenido mucho, dijo en alguna ocasión aquel político. "A Ernesto le falta capacidad para hacer amigos en las alturas, de lo contrario obtendría de todo...", dijo muchas veces el pervertido a otros para que me lo trasladaran.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  12. Yo también he recibido más criticas que felicitaciones por hacer mí trabajo. He aguantado chascarrillos y "bromas" de todo tipo de vagos e impresentables que temían que con solo hacer mí trabajo, sin mayor esfuerzo que el intentarlo hacerlo bien, se notase su desidia e incapacidad. Me han puesto y ponen en el "punto de mira" de sus comentarios "jocosos" e intentan que todos mis fallos (muchos, es lo que tiene "hacer" y no pasar de todo) se resalten lo máximo posible, que sean de "conocimiento general y máxima difusión". Pero no me importa, cada vez que un ciudadano me da las gracias por una intervención que considera bien hecha, me olvido de todos los cuchillos clavados en mí espalda, y en cuanto tengo oportunidad, y en lugar de hablar de mí a mis espaldas, algún "compañero" intenta reírse a mí cara para regocijo del resto de "ladrones de sueldo" de mí plantilla, siempre le respondo lo mismo: "No vais a conseguir que deje de hacer mí trabajo", y sé que les duele, y se que temen el día que alguien les compare con lo que de ellos se espera, y con cada intervención bien hecha, más cerca está ese día.

    Animo, no os rindáis, son pocos y además MUY COBARDES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo: ¿hablas de ti o de mí? Has clavado mi experiencia en un párrafo, tan clavado como los cuchillos de los que hablas y por los que he sangrado muchas veces.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA