¡Acaso se cree que va a salvar el mundo!

Por, Ernesto Pérez Vera

Muchas veces oímos eso de, ¡este qué se cree que va a salvar al mundo, ¿o qué?!. Cuando lo  he oído decir casi siempre provenía de la boca de un policía. ¡Qué pena! Compañeros míos son los que, casi siempre, usan esas palabras. La manida frase se suele emplear con sorna en forma de vómito dirigido a otros policías. A gente que hace lo que debe hacer incluso cuando no les gusta hacerlo. Vamos, que se esputa contra el que cumple con su obligación.

Lamentablemente no son muchos los que hacen, al cien por cien, aquello que deben hacer y que se espera de ellos. Los que si abundan son, por desgracia, aquellos que NO hacen lo que tienen que hacer. Los que echan balones fuera. Los que se esconden. Los que nunca dan la cara. Los que no se bajan del coche patrulla. Los que toman 10 tazas de café en vez de buscar a 10 malos. Estos, que son demasiados, más de los que la sociedad puede permitirse, tratan de esconder sus miserables vidas profesionales y sus carencias de interés y formación, tras insultos, descalificaciones y críticas contra aquellos que, casi siempre en menor número, realizan lo que el criticador elude. Las causas por las que algunos funcionarios se burlan de los que cumplen siempre con sus obligaciones son muchas. Creo, por propia experiencia, que el principal motivo es el aburrimiento y agotamiento mental al que llegan los acosadores. Como decimos por aquí, cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo. Ese punto de vagabundez psíquica lo alcanzan los que consiguen una plaza de policía sin tener, desde el principio, vocación real y sincera de servir. Pagas muertas, le llaman en muchos sitios. Son los que entonan el “¡no hago náaa!”, en cualquier circunstancia, horario o fecha del calendario.

Muchos son los que confunden la vocación policial de servir y proteger y de perseguir el crimen ―delito en la amplia extensión de la expresión―, con el hecho de querer ser policías. Si la vocación es abundante y nace desde las entrañas, las frustraciones leves o los desencantos con los jefes y compañeros no llevarían a la rápida desidia a tantos funcionarios. Supongo que esto ha sido siempre así, pero yo lo estoy viviendo hoy, en el siglo XXI. Es muy triste que en la época en la que más ventajas sociales y económicas se han alcanzado en todos los sectores laborales, incluyendo el policial, la mayoría de los agentes se quejen por puro vicio, muchas veces.

Mi experiencia personal es sangrantemente acreditadora de lo anterior. Los que más rajan de determinadas cosas son, precisamente, los que más tienen que callar en general, aunque también respecto al particular del que despotrican. ¡Señores!, muchos ya sois irrecuperables, sois desechos de tienta, por ello nadie os exige nada. Vividores acreditados y autorizados. Es perder el tiempo, todo el mundo lo sabe. También los jefes, aunque muchos de ellos lideran vuestros equipos. Pero os pido por favor una cosa, no fastidiéis más a los que quieren hacer aquello que vosotros, con creces, demostráis que NO queréis o NO sabéis hacer. Ahora te hablo a ti, ¡sí, a ti! Piénsalo bien, ese compañero quiere seguir haciendo TU trabajo y el SUYO. Esto es algo que a ti te viene bien. ¡Gandul, flojo! Nadie te dirá eso de: mira, igualito que tú. De ti se sabe que no se obtendrá fruto alguno, así que venga, deja que sigan exprimiendo al otro. ¡No jodas más con la pelota, niño! A él, y a mí, nos gusta esto. No nos importa que nos sigan ordeñando más aún. Creemos en lo que hacemos y representamos. Somos más felices que tú, aunque tú vivas más cómodamente que nosotros y a veces incluso ganes más dinero. Lo sé, lo sé, te cuesta trabajo creerlo porque tú no crees ni en el palo al agua. Infeliz.


Por favor, compañeros, expresión de la que tanto soléis abusar vosotros, dejadnos seguir siendo dichosos cubriendo vuestras incapacidades. Ya conocemos vuestras miserias, envidias, rencores, frustraciones y huecos, pero no tenemos ganas de seguir oliéndoos. Estamos cansados y solamente queremos trabajar. ¡Sin novedad en el servicio!

Comentarios

  1. Jose M. Izquierdo5 de marzo de 2014, 17:16

    Compañero, suelo ser mas correcto al escribir; pero en este caso, me ha gustado tanto tu ultima publicación que me sale del alma decir ¡¡OLE TUS COJONES!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé los tuyos, jajajaja. ¡Gracias, Izquierdo!

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  2. Como siempre dando en el clavo.
    Un abrazo
    Esteban "Kairyû"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban. Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  3. Breve, claro y directo. Ole.

    ResponderEliminar
  4. Tu te miras y te ves normal, te hueles y no huele mal, piensas en si eres educado ves que más o menos como todo el mundo, sigues buscando el porque te miran mal tus presuntos compañeros y no le encuentras explicación. Pero coño eres tonto, no te das cuenta que estas cometiendo la mayor infracción conocida, ¡ estas trabajando ! imperdonable, por que no te adaptas y descubres lo calentito que se esta en el lado obscuro. Es penoso es el día a día, no le des más vueltas y que se jodan con sus amargores y su mala baba, que se guarden sus saludos, es más gracias por ignorarme, que se miren a un espejo y se pregunten por que llevan esa cara de amargados, si tan poco les gusta esto por que no le echan cojones y se buscan otro curro . Lastima que el rendimiento no se mida por lo que haces y como lo haces sino por lo pelotas que eres, los pocos problemas que das a tus mandos, ese y no otro es el problema, los mandos que consienten y protegen a semejantes VAGOS ( se hacen las cosas tanto por comisión como por omisión) Un saludo. Jose Moreno

    ResponderEliminar
  5. Solo te puedo decir una cosa: ERES ADMIRABLE Y DIGNO DE TUS PALABRAS COMO DE TU PROFESION
    Otra vez GRACIAS por estar ahi
    Rob

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rob.

      Gracias por tus palabras, pero son exageradas. Soy uno más de los que nada en la piscina de tiburones que es, muchas veces, la plantilla de uno, del otro, del de la moto y aquella de la esquina.

      Un abrazo.
      EPV

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Me siento completamente identificado al leer tus líneas con la actual situación por la que está pasando mi unidad. Somos pocos los que hacemos el trabajo de muchos que precisamente como bien dices, cobran y "viven" más cómodamente que nosotros... si a vegetar de ese modo un policía le puede llamar vivir. A tus magníficas líneas quisiera añadir que nuestro esfuerzo diario jamás tiene reconocimiento pero si reprimendas por doquier, por contra del poco y escaso pero bien vendido trabajo de esos ofidios, el cual por mínimo que sea, siempre es vanagloriado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José.

      Este artículo, como todos los que firmo, nace de las entrañas de mi experiencia. De lo pisoteado de mis cientos de detenciones. De las, seguramente, mil o más de mil actas de drogas. De la peste inmunda que desprenden los que mueven los hilos. Por decir que me da asco ver a tíos borrachos durante el servicio se me ha tachado de mal compañero y han pedido, para celebrar que yo me iba, más hielo y con Coca-Cola lo que sea. Por decirle a un tío que era un cerdo delincuente, oficial en ese momento, por romper denuncias de tráfico interpuestas a gente de su entorno o actas de tenencia de droga (no sé qué pasaría con la droga que acompañaba a las actas), se me tildó de mala persona y peor policía. Por documentar esto en un informe interno elevado al jefe se me llamó traidor. Y por hacer todo eso se ascendió al “destroyer” de actas a inspector y jefe del Cuerpo.

      Sin saber quién eres ni dónde estás, sé por lo que pasas. Ahora que no estoy en activo, por haber sido jubilado (pérdida de capacidades físicas), me atacan de otro modo.

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  8. Faustino Mínguez fdr8 de marzo de 2014, 19:40

    El artículo es acertado con matices. Es criticable la postura profesional de esos trabajadores si: disponen de un excelente sueldo, si están dotados con buenos medios, si reciben una adecuada y moderna formación. pueden conciliar vida profesional y familiar, pero ¿en España? ..............son escasísimos Cuerpos (estatales ninguno y municipales muy pocos) los que cumplen tales premisas.
    Si se quiere unas FS profesionales y eficientes las Administraciones deben procurar que sean unos trabajadores de la seguridad pública magníficamente motivados, preparados, equipados y considerados.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Faustino. Gracias por su comentario, de verdad que se lo agradezco, pero debo decirle que no estoy de acuerdo con usted. A ver si le he entendido bien, ¿piensa usted que si mis compañeros se creen mal pagados o mal formados por la Administración SÍ tienen derecho a fastidiar a los que queremos trabajar en las mismas condiciones? ¿Entiendo que justifica usted que algunos policías quieran boicotear a los demás? Sepa que el artículo que he escrito nace desde mi experiencia. Yo soy víctima de agentes y mandos que no hacen nada nunca. Jamás. Al decir hacer me refiero a producir. Estar, están, pero no deteniendo a los malos. Tampoco buscando infractores administrativos. Suelen estar en la base escondidos, en sus casas o en bares amigos viendo fútbol, porno o jugando a vídeo juegos. Lo sé, no se lo puede creer, yo quisiera no creerlo, pero es tan cierto como que usted está recibiendo esta respuesta en este momento. Esos mismos son los que ponen zancadillas a quienes SÍ salen a buscar traficantes, ladrones, borrachos al volante, etc. Pero al final vienen los sindicatos, que son los que mueven los hilos, y hacen todo lo posible porque aquellos que no han ido nunca a un juicio por drogas, robo o incluso por malos tratos, sean ascendidos. Jefes que en la vida usaron los grilletes. Gente que nunca reguló el tráfico. Gente que usa por transmisiones vocablos que aprende viendo las películas de los domingos en Antena 3: “¡detenedlo por desacato a la autoridad si no os hace caso”! Este, con esas cosas, es el jefe. Este siendo el jefe de un cuerpo no sabe que ese tipo penal que invoca continuamente NO existe hoy en España (hace décadas). Este mismo, que zarandea a los que salen a por todas, cree que los jefes de policía son autoridad y no agentes de ella en el ejercicio de sus funciones. Este mismo dice que estamos de servicio las 24 horas. Esto suena a despecho, lo sé. Tal vez lo sea, pero una cosa segura sí es: verdad.

      Yo creo que cuando entramos aquí sabemos qué es lo que vamos a hacer, qué nos van a exigir y cuánto nos van a pagar. Al año de entrar he podido ver como muchos ya eran pagas muertas, algunos hasta liberados sindicalmente con tres años en el Cuerpo. Estos alegan mil cosas ahora que hay crisis y no nos pagan horas extras, pero cuando las cobraban sin bajarse del coche o escondidos en el porche de casa con el walky encima de la mesa tampoco producían.

      Sobre la motivación, uf, qué le digo. Si muchos que entran motivados siendo honestos y legales ciudadanos vienen a menos con los años y producen menos, cosa que es normal, ¿qué le podemos pedir a quienes en la academia ya te dicen que quieren jurar para tocarse las bolas y que no se te ocurra meterlo en marrones de detener e identificar gente?

      Faustino, no se lo tome a mal, pero creo que usted no es policía y no conoce la realidad. O en el mejor de los casos es usted un afortunado compañero que trabaja en la plantilla de mis sueños: donde al menos un 40% se entregue un 50% al trabajo.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
    2. Faustino Mínguez fdr9 de marzo de 2014, 15:21

      Buenas tardes, es que mi respuesta no era sobre todo el artículo. No hay comportamiento más deleznable que el de hacer la vida imposible a un compañero, a medrar gracias al sudor de los demás y que encima esos trepadores no sean profesionales.
      No, me refería a las ganas de trabajar, una plantilla mal pagada, mal formada y mal equipada jamás podrá "producir" (el hacerlo sería una mentalidad de "Tío Tom", me pegan, me matan de hambre pero voy a recoger más algodón que nadie), sólo nos tenemos que fijar en la empresas punteras y más productivas que son las que tratan bien al trabajador (por puro interés económico, les trato bien, me producen más).
      Si, soy profesional de la seguridad pública y estoy rodeado de una plantilla cumplidora y trabajadora según lo que recibimos osea vamos a los avisos, resolvemos, si vemos algo "in situ" actuamos, prevenimos la delincuencia, pero.........¿investigar? 0, sanciones administrativas de tráfico 0 (en una mañana calculamos lo que no recaudamos a la Administración y fueron unos 600 euros). si estuviesemos con mejores medios, mejores sueldos, mejor instruidos, mejor pagados y con mejores turno, ¿no ganaríamos más todos?.-

      Eliminar
    3. Hola, Faustino. Gracias por responderme.

      Me alegra que seas de dentro, así es más fácil entendernos. No obstante, aunque tienes razón en que todos debemos estar bien pagados (yo sí me he considerado siempre bien pagado), el hecho de no estarlo (supongo que comparando con cuerpos del entorno más cercano) no debería dirimir entre sí denuncio a un infractor o no lo hago. Nunca he aprobado eso, Faustino. Pero claro, tú pensarás que es normal en mí porque me considero bien remunerado (te tuteo). Pues no, no es por eso. No es porque crea que mis euros de fin de mes me empujan a ir a por todo lo veo y está a mi alcance. Es porque soy un chalado que disfruta identificando infractores para buscar reclamados, retirar navajas, drogas, etc.

      Verás, pese a reconocer que siempre he dado mi sueldo por bueno, o muy bueno a veces (plus de unidad especial), también es cierto que en ocasiones me he sentido engañado y pisoteado. Fíjate en lo que te voy a contar. Durante años trabajé en un turno de 5 servicios y 2 días libres. Todos los servicios de tarde-noche o noche completa. Jornadas de, como poco, 9 horas (frecuentemente 10, a veces más). Librar siempre libraba el domingo (saliente siempre de noche) y el lunes, lo que en realidad no era un 5/2, sino casi más bien un 6/1. Pues yo cobraba por todo eso 600 euros brutos más que el resto de mis iguales del Cuerpo. A esto se le sumaban 100 euros brutos por ser jefe de unidad. Son 700 pavos, brutos. Pues al tiempo descubrí que dos tíos que solamente trabajaban 8 horas diarias de lunes a viernes, siempre en turnos diurnos, percibían otros 600 pavos (como los de la unidad especial) por ir los viernes y sábados a los pub, durante 2 horas, a hacer controles de sonometría. Iban, a demás, de paisano. Con razón siempre los veíamos de copas en todos los pub (entre sonometría y sonocon whisky lo que sea, gratis), mientras el resto estábamos vestidos de romanos a gomazos con la gentuza y recibiendo botellazos. Pues dicho esto, tengo que admitir que me sentí muy engañado y dolido. Yo nunca pedí más, pero visto esto entendí que yo era un gilipollas muy grande. Pero nada de esto hizo que yo, que seguí siendo un majarón (hoy también), dejase de ir tras todo lo que podía en vía administrativa o judicial.

      Dicho esto, no voy a negarte que si bien siempre le metí mano a todo, supe priorizar e irme a por los pargos que cuarto kilo para arriba sin consumir tiempo en morrallita (símiles pesqueros).

      No te conozco y seguro que tú eres un gran policía, pero me han dicho tantas veces eso mismo de no estar bien pagados, cobrando 2.000 euros sin dar palo al agua, para justificar que nunca ven infracciones, que me cuesta trabajo entender las cosas. Hablo de pagas muertas, de gente que en años y años no han visto jamás nada que deba ser denunciado. Sujetos que no llevan bolígrafo, papel para anotar, boletín de denuncias, ganas y a veces ni transmisor. Pistola sí, eso siempre aunque no sepan ni sacarla de la funda. Creo que para muchos es un símbolo de hombría, como el tamaño del falo, que a todos nos gustaría tenerlo muy grande pero sobre todo que nos los reconocieran y recordaran. Estos parece que piensan que con la pistola, como con los galones, son más polis, más fuertes o más respetados.

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  9. 100% de acuerdo con el artículo y con el comentario de José Moreno. Aquí en Policía Municipal de Valladolid pasa lo mismo con el añadido que los mandos te hunden y reprenden delante de esos VAGOS que se autodenominan "compañeros". Te atacan en todos y cada uno de tus actos que se salen de la "vagueza tradicional", exigen que no te metas en líos (cualquier cosa que no sea regular tráfico, poner denuncias y hacer de colega de los comerciantes del Barrio) y si tienes iniciativa propia te la intentan eliminar a base de menosprecios y reprimendas.
    Aquí en Valladolid impera la ley del caciquismo, de los mandos y "compañeros de rango" que utilizan los briefings para criticar a los que no están presentes, de la mafia en que se ha convertido la "policía de proximidad" y de un largo etcétera que no consigue ni conseguirá jamás quitarnos nuestra vocación ni nuestras ganas de trabajar por y para el ciudadano.
    Un saludo y gracias por el post porque me ha ayudado a volver a venirme arriba, que no crean estos vagos que van a poder doblegarnos para que hagamos lo mismo que ellos y no les dejemos en evidencia por su falta de conocimientos, de profesionalidad y de alma de servidor público.

    Roberto Álvarez, Valladolid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roberto.

      Gracias por tu comentario. Me alegra que el artículo te haya dado oxígeno nuevo. No estás solo, somos muchos los que nos vemos o nos hemos visto como tú. Pero debes saber que no es cosa de la PL, como quizá podamos pensar a veces, esto pasa en todo el mapa policial, sin distinción cromática.

      Un abrazo y mucho ánimo.

      Ernesto

      Eliminar
  10. Es una realidad pero(aunque suene candido) no hay que dejarse vencenr por quienes acuden sistematicamente a las "gafas de palo". Me ha parecido brillante eso de que hay quien confunde la vocacion de servicio con el querer ser policia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste realidad, pero no por ello debemos ocultarla. Ya hacemos demasiado con soportarla. A más ocultación o negación, más victorias para ellos.

      Gracias por el comentario.

      Ernesto.

      Eliminar
  11. Esto, como el "Todo por la pasta" pasa en todas las Administraciones y Estamentos, pero a diferencia de como apunta Faustino, creo que incluso en plantillas con buenos sueldos, bien dotados (de medios técnicos) y con formación sin parangón, seguiría ocurriendo, y es que como dice Ernesto, ver las desigualdades que hay entre compañeros/secciones y que cobren lo mismo o más que tú, que se inflen la barriga a costa de horas extras (sin hacerlas de forma efectiva, me refiero) que se pierdan durante horas a lo largo del servicio y aparecen "pa fichá namá"... por eso, por eso es por lo que nunca estaremos al 100% en sintonía en las plantillas, por los lamec... de turno y por los becarios a oficiales apoltronados.

    Una lástima y una realidad muy, muy difícil de cambiar.

    Un saludo.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Josma. Un abrazo. Nos veremos pronto.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA