¿Por qué nos pisamos las porras...?

Por, Ernesto Pérez Vera


Muchos compañeros me preguntan la razón de por qué a los policías locales se nos tiene, en según qué ámbitos y también según qué perfiles humanos y profesionales, como policías de segunda división. Quien así nos vea acredita ser un cretino mayúsculo. Los polis de segunda no se miden por el tamaño de sus porras. Tampoco por color del uniforme. Mucho menos por el grosor de sus nóminas. Los funcionarios de policía se autodegradan a segunda división en virtud de cómo se sientan dentro del uniforme y, principalmente, por cómo actúan cuando se hayan investidos del carácter de agentes de la autoridad. Algunos, misteriosamente, sufren sarpullidos por las mañanas cuando se despiertan y recuerdan que en papeles son agentes de policía. El antídoto se llama nómina. Estos, por ejemplo, son de tercera división regional. Y esto no es cosa de escalas. Que muchos desechos de tienta se ocultan tras la placa es más que sabido, pero que otros lo hacen bajo las hombreras de mando es un hecho que no debemos ocultar. El mundo está al revés y los primeros llegan, a veces muy pronto, a engrosar las filas de los segundos.


Somos malos con nosotros mismos. Hablo de los polis con los polis. Aquí sí vale aquello de “perro come perro”. Pero además, y centrándome en mi colectivo particular, el de los agentes locales, somos autodevastadores. Siempre lo he dicho, las malas relaciones, celos, impotencias y prepotencias de unos cuerpos contra otros nacen de miles de complejos. Los tenemos unos y los tienen los otros. Todos. Es algo incontestable, por más que se camufle con palabras vacías sacadas de normas jurídicas. Si fuésemos bomberos nos pisaríamos las mangueras los unos a los otros. Pero ojo, esto más que ser un tema institucionalizado es un asunto personalizado. Recelos, codicias, envidias y destripamientos cavernarios. Es algo inherente al propio ser humano. Primates contra primates, y no tanto administraciones enfrentadas.


Dije que la cosa va de complejos… y lo sostengo. Estamos hablando del complejo de inferioridad de muchos, sean mandos o no, frente al complejo de superioridad que otros tantos exudan. Estos últimos, por puro funcionamiento animal, se crecen ante la visión del acomplejamiento del otro. Es la vida misma y no tiene vuelta de hoja.

Pero retorno a lo mío, a la Policía Local. Por cierto, ya no estoy en activo, esto es algo que nunca oculto. Lo recalco aquí y ahora por si alguien cree que aún voy de policía. Ahora voy, si es que voy de algo, de expolicía. De poli jubilado o retirado, como más guste al que me oiga o lea. Pues sí,  en esto sí: “perro come perro”. Y nada, que “el perro del hortelano ni come ni deja comer”. ¡Qué rico y socorrido es el refranero español! Resulta que un jefe de Policía Local al que conozco ha decidido con buen criterio, como muchos más en el último lustro, adquirir cartuchos de punta hueca o similar para dotar a los funcionarios a su mando. Una medida legal muy lógica, dado que los proyectiles convencionales (los de plomo, semiblindados y blindados) atraviesan con excesiva facilidad los cuerpos alcanzados. Esto, como se ha demostrado más veces de las deseadas, genera riesgos a terceros que los funcionarios deberíamos minimizar al máximo. Pues resulta que algunos de los subordinados de ese amigo (el jefe) han puesto el grito en el Cielo. Critican la medida. Consideran, sin considerar lo que deben considerar (carecen de conocimientos y no tienen interés en tener conocimientos), que tales cartuchos son ilegales y peligrosos. Este perfil homínido, tóxico sin duda, me recuerda al de varios sujetos con los que trabajé tiempo atrás. Personajes que reclamaban coches más operativos para el servicio policial, pero que en realidad los querían emplear, como así hacían, para dormir mejor en su interior. O aquel que exigía poder disponer de chalecos de protección balística en los coches patrulla, pero que cuando fueron asignados jamás puso su mirada en ellos. O el que partía las linternas de dotación para sacar una nota de prensa a los pocos días reclamando más medios para los turnos de noche. ¡Basura!



Vuelvo a la idea que ha dado vida a estos párrafos. La puntas huecas, pese a lo que los ignorantes iletrados digan, atenúan en cierta medida aquellos riesgos. A veces en mayor medida (no siempre). Por mencionar un caso cercano en el tiempo a la vez que luctuoso, tres proyectiles semiblindados disparados por dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía el 21 de mayo de 2014, en Málaga, atravesaron el cuerpo de su receptor (un extranjero que acababa de apuñalar mortalmente a otro funcionario). Dos de estas tres puntas impactaron, cien metros más allá, en los cuerpos de dos ciudadanos que nada tenían que ver con el incidente. Ambos resultaron gravemente heridos, uno en un hombro y otro en el cuello. ¿Por qué somos malos para nosotros mismos… por qué?

Comentarios

  1. Hola Ernesto,
    Por desgracia se de lo que hablas, lo he vivido y lo sigo viviendo, gente tóxica, tan tóxica que contamina a más gente de la que se puede imaginar... A la que por desgracia, utilizan para alimentarse como sanguijuelas hasta dejarla sin sangre para posteriormente arrojarla al vacío. Ya te comenté algo de esto en tu presentación de vuestro libro en Valencia, precisamente con el caso que desarrollas en este artículo.

    Un saludo compañero
    Andrés Amores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Andrés. Gracias por comentar también por escrito, al margen de aquel día en Valencia.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  2. Efectivamente, hay gente de este tipo que intoxican todo sin conocimiento, lo ultimo que he sufrido es que me tachan de mal instructor por trabajar en las practicas y cursos con bala en la recamara y con técnicas de tiro modernas, y parece que todo aquello que no está encuadrado en los años 80 es peligroso, pobres ingnorantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lugoso. Los que te tachan de mal instructor por instruir más y mejor se definen ellos solitos. Diles que me escriban, yo sabré qué decirles. Puede que un día uno de esos se acuerde en una habitación de hospital de que tú hablabas de cosas que ahora él conoce incluso mejor que tú. Esos son, seguramente, los que luego balbucean con una cerveza en la mano: "pues yo le meto un tiro en la rodilla y lo paro seguro... y si sigue caminando le meto tres en la frentes". Charlatanes. Toreros de salón. Cobardes.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  3. IGNACIO VALLE DURÁN25 de junio de 2014, 13:21

    Un artículo muy intenso, con las verdades que nadie quiere contar en público. Menos mal que después de torear con tanta gente tóxica siempre queda esa llamada anónima, cuando ya no estás de servicio, del compañero que te ha escuchado y no quiere hacerte esas preguntas que le rondan por la cabeza delante de los demás, cuando ve como el dinamismo de la calle va más rápido que la adquisición de conocimientos que tuvo en esa Academia de formación inicial en la que estuvo; creo que es la única llamada que nos empuja a seguir leyendo artículos de esta calidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario sobre esta viviente realidad, Ignacio.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  4. A propósito de lo que comenta el autor del artículo y siempre en clave metafórica, el hombre desde sus ancestros siempre ha practicado el canibalismo, antropofagia en nuestro caso, unas veces por necesidad imperativa de subsistencia y otras por meras creencias o rituales "culturales", siendo la segunda causa la más apropiada para este artículo.
    Nace el rumor, que en muchas ocasiones no son más que mentiras repletas de ignorancia con afirmaciones no contrastadas, que una vez convertidas en leyendas urbanas por la masa, se convertiran en verdades absolutas, sobre todo para quien de manera cómoda y utilizando la "sin hueso"no se molestará lo más minimo en averiguar la verdad, quedandose con la expectacularidad y sensacionalismo de lo falso.
    En el caso de las "maléficas" puntas especiales o comunmente llamadas de punta hueca, todo el que se precie como profesional del sector ya sea directa o indirectamente, debería como minimo y en terminos generales cotejar las verdades y mentiras que envuelben el campo de la balística. El profundizar más o menos en sus diferentes ramas irá a gusto del consumidor...
    A grandes rasgos y muy básicamente, información que paso a desglosar gracias en parte a conocimientos adquiridos en muchos artículos de este magnífico blog con pruebas empíricas que el propio Ernesto ha realizado para ratificarse en la teoría descrita por él mismo y que al igual que convence a muchos compañeros, también lo ha hecho con un servidor. Las puntas especiales, no son la "panacea" pero si poseen muchas caracteristicas que las hacen las más apropiadas para la función policial.No matan más, "NO PARTEN A NADIE POR LA MITAD", pero si es posible que con menos impactos contra un agresor,este deponga antes su hostilidad, puesto que se produce un efecto psicológico al percibir mucho más los impactos de estos proyectiles especiales al transferir mucha más energia sobre el blanco. Por desgracia todas las municiones, en este caso de armas de puño, tienen capacidad letal, dependerá mucho de la colocación de los impactos, siendo esta la premisa del factor de parada, ya sea inmediata o no. Y Como Ernesto dice, evitaran en gran medida la sobrepenetración con efectos colaterales fatales.
    Yo mismo me considero un entusiasta del tema del amplio campo de la balística y puedo decir que cada vez "solo se que no se nada", pero me encanta conocer, estudiar, curiosear y aprender cuanto más mejor, lo digo porque hay que estar abierto y discernir de manera subjetiva lo que nos parece cierto y lo que no, luego el tiempo dará la razón a quien la tenga... Tener claro que nadie tiene la verdad absoluta sobre nada. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, solo puedo decir una cosa: ¡bravo!

      Un abrazo.
      Ernesto

      Eliminar
  5. No me imagino a dos “aficionados” a la caza discutiendo en los términos que expones, lo más que ocurriría seria que se interesaran por alguna munición nueva que pare más.
    Así que resulta inexplicable que entre “profesionales” se ponga en cuestión el acierto de elegir una munición que te garantice poder de parada y una sobrepenetración aceptable, con lo cual deberá entenderse que se hace por joder o por ignorancia lamentables las dos cosas.
    Habría que preguntarle al que cuestiona el uso de municiones expansivas el porqué de su desprecio a las victimas ajenas, ciudadanos inocentes que se encuentran en el lugar equivocado, es por ese miedo que atenaza en todo lo relativo al uso del arma, cree que va a tener más problemas ante un juez y por eso el canguis, si así fuese solo puede dar pena él que no se da cuenta de que con el uso de munición equivocada y toda la que sobrepenetra lo es, pone en peligro su vida y la de como ya he dicho transeúntes, pero además no se da cuenta de que quizás con la munición adecuada con uno o dos impactos en partes no vitales tumba al malo sin tener que acribillarle con otra munición para conseguir el mismo efecto.
    Solución para tu amigo llamar uno por uno a los integrantes de su Unidad y darles a elegir entre munición convencional o expansiva, haciéndoles firmar un documento en el que se expongan las características de cada una y las posibles consecuencias de su uso. Ya en broma puede proponer dotar al que lo pida por escrito de una pistola de aire comprimido del 4´5.
    Con relación a lo de Málaga citas Málaga como podrías citar cualquier sitio, crees que el Juez llamara a los responsables de Interior que han elegido la munición para pedirles explicaciones o al contrario volverán locos a los compañeros, ese y no otro es el motivo de que se hagan muchas cosas por parte de los Jefes (No me refiero a jefes policiales) que a ellos no les piden explicaciones.
    Nunca se deja de ser lo que uno ama, así que ex -policía a efectos de nómina pero no de sentimientos
    Un saludo. José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepe. Gracias por tu bien argumentado comentario.

      Estas cosas pasan por más cosas que por la supina ignorancia que sobrevuela por las unidades y despachos. En los casos de cuerpos locales, seguramente también en otros pase, ocurre que se odia al jefe y jefes intermedios más que en otras organizaciones. Son organizaciones pequeñas, muchas... pero pequeñas, y esto hace que se conozca mucho y odie más al que está arriba, sea bueno o malo en lo suyo. Muchos intereses sembrados que hacen que se desprestigie gratuitamente al otro, más aún si cuenta el apoyo de siglas políticas y/o sindicales.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo con el articulo y me siento identificado con Lugoso, si bien no soy instructor de tiro, practico IPSC y me gasto una pasta en entrenar y lo único que oigo es que soy un frikie.
    En cuanto al articulo yo estoy seguro que todos aquellos que se creen superiores por el color o escudo de su uniforme, o son tontos o no han trabajado mucho en la calle con sus propios compañeros, creo que bastantes inútiles conozco en mi empresa para hablar de otras empresas que ni conozco. Saludos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Tenemos muchos tantos que se creen más y muchos que se creen menos.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
  7. De todas formas no podemos generalizar en todas partes hay buena y mala gente, una de las cosas que a mí más me molesta es que te gastas tu dinero en entrenar y comprar material que nuestros cuerpos no nos facilitan y algunos de tus propios compañeros se ríen de ti y te tratan como tonto por gastar el dinero en eso, ya no quiero ni contar si le quieres explicar lo que es un 40 o una bala de punta hueca y cambiar los entrenamientos de tiro eso ya es un imposible. Mis mejores amigos son de todos los cuerpos y nos echamos unas buenas risas de algunos superiores como los del artículo. Animo y gracias por esta página.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y disculpa la tardaba en responder, pero estoy absorbido por una mudanza.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  8. ..., lo mejor de todo esto es que durante todo el año se esta licitando una cantidad de material para uso policial que dotaría adecuadamente a todos los efectivos policiales de este país. Se compra munición (que no se usa), se compran chalecos (que se guardan), se compran cámaras térmicas portátiles, visores nocturnos, etc., para uso policial (lo militar va por otro lado) y no termina llegando a quien debe...,vaya panda!!!

    CAP-13

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu acertado comentario, Cap-13. Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
  9. Hablando de licitaciones, habéis visto la ultima de la Guardia Civil, El Corte Ingles haciendo botas de moto para los Seprona, de todos son conocidas la famosas botas de moto todo terreno hechas por el Corte Ingles. Venga ya, no habrá fabricas especializadas y con reputación de botas de motos. Es que somos españoles no hay otra definición.
    Lote 2: Botas de motorista T/T Seprona.
    a) Fecha de adjudicación: 14 de abril de 2014.
    b) Fecha de formalización: 2 de junio de 2014.
    c) Contratista: El Corte Inglés, S.A.
    d) Importe o canon de adjudicación: Importe neto: 70.125,00 euros. Importe
    total: 84.851,25 euros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. solo por aportar un dato sin ánimo de desacreditar o dinamitar un comentario, pero en este país nos guste o no hay una cosa que se llama ley de contratos con la administración que habla de términos como la libre concurrencia y de contratos abiertos por encima de los 60.000,euros.... A lo que me refiero, no conozco el caso, pero la crítica estaría acreditada si se basara en unos requisitos en el PPT desacertados para el uso que se le va a dar a la bota. Es decir, la administración no puede comprar a quien quiera... Salvo que seas del ayuntamiento de marbella o el Sr matas.....

      Eliminar
    2. Ya sé que este comentario es muy viejo, pero al hilo del comentario anterior, he de decir que está muy bien la subasta pública de los contratos, pero en este caso las botas que les entregaron a ciertas unidades, las suelas desaparecían a las pocas semanas. La calidad se ve que no importa y que nunca hayas fabricado esa prenda por la que licitas tampoco. Como dice el refranero español "zapatero a tus zapatos!

      Eliminar
  10. Gracias por el comentario informativo.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  11. La Guardia Civil destina casi un millón de euros a la compra de uniformidad


    02/07/2014
    Cinco empresas se han adjudicado siete contratos para suministrar prendas y artículos reglamentarios de uniformidad por un monto de 999.913 euros.
    Las empresas que han ganado las licitaciones son Iturri, El Corte Inglés, Sagres, Calzados Fuensalida, Casco Antiguo Comercial, según recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE).


    Iturri se ha adjudicado dos concursos: uno de 67.155 euros que corresponde al suministro de prendas técnicas de montaña y otro de 67.770, relacionado con uniformes técnicos de trabajo de dos piezas.
    Sagres también ha obtenido dos contratos: uno de ellos asciende a 406.560 euros, y le compromete a la empresa a proporcionar lotes de uniformes de intervención de color negro a la Guardia Civil; el otro contrato es de 124.932, que corresponde al suministro de trajes de verano para motorista.
    El Corte Inglés, por su parte, se ha adjudicado la licitación para el suministro de botas de motorista, contrato que asciende a 84.851 euros.
    Calzados Fuensalida ganó el contrato de 166.980 euros para proveer botas polivalentes de campaña.
    Casco Antiguo Comercial proporcionará a la Guardia Civil trajes térmicos de flotabilidad a cambio de 81.765 euros.

    Si quiere más información sobre las adjudicaciones, puede entrar en este enlace.


    http://www.noticierotextil.net/noticia.asp?idnoticia=151285

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA