Carta de un 'polisaurio'

Por, José Moreno (funcionario del Cuerpo Nacional de Policía)

¿Qué es y de qué va el libro de Ernesto? Esto ya me lo han preguntado varias veces, quienes saben que lo he leído al detalle. Por supuesto, siempre he respondido, pero hoy te lo cuento a ti. Para empezar, es una bocanada de aire fresco para muchos que estando en tu línea, no tenemos el arte, la capacidad y los conocimientos precisos para poder exponer ante el gran público. Segundo, y tal vez lo que más me gusta, es una bofetada de realidad para la sociedad en general, aquella que siempre juzga al policía como si de un actor de cine se tratara. Pero no, no somos así: somos padres e hijos, gente normal con un trabajo nada corriente. Tercero: tu obra es un baño de conocimiento para las cúpulas policiales que no se enteran, o no se quieren dar por enterados, de la falta de formación existente y del escaso y a veces deficitario material con el que nos dotan. Otra vez las esquirlas de un proyectil blindado han herido a varios ciudadanos inocentes. ¡Sí, una vez más! ¿Hasta cuándo vamos a estar así?

Te confieso que el lanzamiento de En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados fue una enorme alegría para mí. Pero con el paso del tiempo se ha convertido en una gran decepción, por la actitud de la gente de mi plantilla. Tranquilo, me explico. No lo sé a ciencia cierta, Ernesto, pero calculo que de los aproximadamente ciento cincuenta que somos, solamente dos hemos adquirido el libro. Otros, sobre cuatro o así, de pasada han comentado cosas sobre él, pero se han quedado en un quiero y no puedo. Y el resto, nada de nada: no saben, no contestan y tampoco les interesa. No te llames a engaño, por favor, no todos son unos pasotas. Muchos de ellos son arrojados y comprometidos con nuestra profesión,  buenos compañeros, pero ven la pistola como una fuente de problemas y la tratan con recelo. Algunos ni la tratan. Pero no es de extrañar, cuando los esfuerzos en los diferentes cuerpos van encaminados a asustarnos. Luego, llegado el momento de usarla (quiera Dios que nunca), empezarán los problemas y aflorarán los llantos por la falta de instrucción. Y como bien acreditado queda en tu libro, hasta los que están bien entrenados las pasan putas ante los malos que disparan de verdad.

Puede que todo esto suceda porque vivimos y trabajamos en una época floja de delincuencia, aunque a veces parezca otra cosa. Quitando casos muy puntuales, la intensidad de la violencia ha descendido. Abundan las denuncias por el gran descubrimiento del hurto: rinde más que un robo con fuerza en la lechería del barrio o que la sirla a la viejecita de turno…, y filiamos y a otra cosa mariposa. Esto fomenta chorizos educados y policías confiados. Soy de la opinión de que somos lo que nuestro rival sea: en tiempos duros, de choros duros, policías duros. Quien crea que esto no es así, que haga un estudio en Madrid, por ejemplo. Verá diferencias policiales y delincuenciales, en cuanto a perfil y nivel, según los distritos de la ciudad. El espectacular capítulo de tu libro en el que unos compañeros fueron recibidos con ráfagas de fusil de asalto, no debe despistarnos. Es un caso aislado, aunque siempre posible, que en realidad no puede compararse con las oleadas de atracos, de todo tipo, que algunos tuvimos que soportar en las dos últimas décadas del siglo anterior. 



Intentar una conversación en grupo sobre esto es imposible, no interesa a nadie y enseguida salta un bobo ignorante que se carga la tertulia. Te costaría menos trabajo y esfuerzo organizar una carrera ciclista con pago de inscripción, que una jornada sobre tiro policial con la misma cuota de inscripción o incluso sin coste. Es espectacularmente bochornoso. ¡Ah!, y no es por dinero, que algunos montan bicicletas de montaña de tres mil euros o consumen teléfonos móviles de quinientos.

Ernesto, como tú sabes, solicité una publicación de tiro y armamento para que la gente de mi unidad la tuviese a mano y ver, así, si los compañeros se interesaban por los artículos destinados a policías. Pues nada, lo siento, no pude competir con los catálogos de telefonía. Incluso el pasquín publicitario de una pizzería tiene más lectores entre los nuestros. Muchos se confunden, creen que esas cosas son para “rambitos”, pero sin embargo son cositas que les pueden alegrar la vida el día de mañana a ellos y a sus familias. A ver cuándo se van a enterar que los interesados en estos temas no vamos por la vida pegando tiros. Espero que esto cambie con el esfuerzo de gente como tú y otros compañeros comprometidos, pero por ahora aún sois una isla.

ENCOMIABLE TRABAJO RECOPILATORIO DE NOTICIAS REFERIDAS A SUCESOS DE ARMAS EN 1983. Todos los datos los ha obtenido el autor de la carta-artículo de la hemeroteca de "El País". ¡Gracias, Pepe!



Estos dos como ejemplo de tiroteo tipo Alicante Kalasnikov:

Comentarios

  1. Compañero Jose Moreno , como me dicen a mi algunas veces, "pareces nuevo" ( se que no es el caso, porque por las cosas que cuentas y por como hablas del "negocio" seguro que llevas muchos lustros pateandote la calle , eso se nota ).
    Pero te digo lo anterior por que pensar que esto va a cambiar es ser demasiado optimista y la realidad desgraciadamente se empeña en demostrarnos lo contrario.
    Un saludo
    Carlos.

    ResponderEliminar
  2. A mi me decían que América estaba descubierta coño siguen apareciendo tribus desconocidas, a los efectos el libro es una de esas tribus. Carlos es verdad tiene que ser un defecto de serie me quedan dos meses y me preocupa esto. Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, compañero. Veras, en una ocasión leí que a Teresa de Calcuta, cuando a la guerra de Vietnam algunos pacifistas le comentaron que sería bueno que apareciese en alguna de las manifestaciones en contra de la guerra. Ella se limito a contestar: Cuando vea Una gran manifestación donde la consigna sea únicamente " EN FAVOR DE LA PAZ", allí estare yo. No me mal interpreteis, estoy totalmente deacuerdo con el artículo de José Moreno incluso estoy seguro de que los sentimientos son muy parecidos, pero me he dado cuenta de que no hay que perder la esperanza y que promulgando, promulgando, de una isla surgirá finalmente un continente. Saludos.

      Eliminar
    2. Manolo, ¡poetaaa! jajajaja. Me gusta tu final, ese de la evolución a continente desde isla. ¡Poeta!

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  3. Me habían llamado muchas cosas... vosotros los compis ya me entendeis...Pero Poeta??. Bueno porque eres tú... jjjjj Cheeee!!! una orchata pa Ernesto vaaaa. Un abrazo.PD: Gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. Voy a estrenarme en este blog. Aunque lo sigo con mucho entusiasmo todavía no me había dado por decir nada. Y no lo había hecho por que siempre estoy de acuerdo con todo lo que explica el “Gurú” Ernesto… y por supuesto con la mayoría de opiniones y repuestas que suscita con sus textos y artículos, por obvio, “de cajón” y de sentido común...

    “Los instructores de tiro estamos solos”, es una frase que repito muy a menudo, luego sigo diciendo: ante los jefes, los compañeros, nuestra corporación, etc… Sobre todo me gusta decirlo a otros instructores, del mío o de otros cuerpos policiales, y continúo, “tenemos una misión importantísima que realizar, intentar preparar a nuestros compañeros por si tienen la mala suerte de encontrarse en la peor intervención de su vida…”

    José, no te conozco, pero tu y yo, y otros instructores vamos por el mismo camino y pensamos igual. Tu tienes a 150, yo tengo unos cuantos más y no te pienses que mi “porcentaje” es mucho mayor que el tuyo. Piensa que si tus consejos y explicaciones le sirven, aunque sea solamente a uno de tus compañeros a salir de la mejor manera posible de “la peor intervención de su vida” ya has triunfado macho. Mientras tanto creo que si sigues haciendo las cosas tal como las haces el “porcentaje” irá subiendo.

    Un abrazo Jose.

    Y del libro, no digo nada que voy a decir… solo que voy a tener el placer de conocer a Ernesto el próximo día 23 de octubre.


    Estoy viendo que los instructores cada vez estamos menos solos…

    Un abrazo a todos.

    Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paco. Gracias por tus palabras. No olvides identificarte conmigo en Calafell.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  5. Con tu permiso Moreno, haré una reflexión sobre tu escrito.
    Como bien comenta Carlos, con todos los años que tu llevas en la brecha (Eso se nota por tus contestaciones a los artículos de Ernesto y el cómo haces reflexiones que a más de uno ni si quiera se le pasa por la cabeza)
    De verdad pensabas que un libro (DIOS UNA COSA CON HOJAS Y LETRAS, DE MAS DE DOS PAGINAS, Y QUE ADEMAS HABLA SOBRE TIROS...)""por mi bueno que sea"" podría competir con los IPHONES. Y las PSP.
    Creo que esto de los que hablamos es GENERACIONAL. (Y perdón si alguno entra en el bote y no le pertenece), por lo que puedo inferir de ti, por tus comentarios y demás, eres de los que la movida de los 80, YA LES PILLO adultos. De los que hicieron la mili 18 meses. Y de los que estudiaron EGB.
    Yo siendo algo más joven que tú, me pillo el final de los 80, también hice la mili (menos meses) y del mismo modo estudie EGB.
    No sé qué sucede con los de los años 90 y pico o 00, y que estudiaron LOSE. ESO. O.... como quieran llamarlo.
    Que el más parecido a un libro que vieron como lectura obligada era alguno de un autor desconocido (Y BECADO CON AYUDAS DEL MINISTERIO DE….).
    Que lo de ver un libro ni en las estanterías (no quiero ofender a nadie) y mucho menos leer. (Aunque sea en ebook( que es electrónico como la PSP)).

    Lo que quiero decir con todo lo anterior, que me enrollo, es que los que pasasteis la época complicada , los años duros. Los de plomo( como bien llamáis aquella época) tenéis un concepto distinto al de los policías de ahora.
    Entonces el ir patrullando con dos armas( reglamentaria a la cintura y al tobillo la personal) era normal. Ahora el 90% de los que salen no recuerdan ni como portan la reglamentaria,( diles que lleven una al tobillo)
    Si que los choros eran más chungos, y que el delito( atraco, sirla, y mojadas) estaban a la orden del día. Tenéis razón.
    Pero por todo eso. Es por lo que se os debería escuchar cuando habláis. Ya que lo hacéis con conocimiento de causa.
    Yo como tu hablando con algún compañero sobre el libro de Ernesto me han dicho pero joder es que eso a mi….. O aquello otro de si me pasa yo no lo doy opción.
    Pero hay que estar ahí,
    Hay que encontrarse en el momento y en el lugar para decidir en decimas que hacer y qué no hacer.
    Así que NO TE QUEMES, SIGUE PREDICANDO QUE ALGUIEN TE ESCUCHARA Y CUANDO LO RECUERDE DIRA, AQUELLO DE “” alguien sabio me dijo una vez…..””


    sobre la recopilación de noticias. todo un trabajo de ratón de biblioteca, tendré unas horas entretenidas leyendo noticias.

    YAYO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yayo, muchas gracias por tu interesante reflexión.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  6. Me ha encantado, he visto reflejado bastante personal de mi plantilla, es mas importante el cartel de pizza y móviles, la pistola es un problema, he tenido que decirle a alguno, saca tu arma joder!!, sabiendo que vas a un enfrentamiento y que hay arma de fuego...
    Luego nos llaman locos, rambos... Pero tabaco cuando fume al talego, para que ver mis hijos y mujer!!
    Gracias por el artículo, te lo has currado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jesús. Gracias por tu comentario.

      Un saludo.


      Ernesto

      Eliminar
  7. Compañeros, debo de estar en horas bajas por que sigo sin verlo, me direis que ya se ven los brotes verdes ( que bonita frase) y que cada vez mas compañeros se interesan por el tema pero pienso que la realidad se emperra en mostrarnos otra cosa.

    A la inmensa mayoria de mi plantilla y a algunas otras que conozco se la reflanflinfa este tema, (evidentemente si un dia tienen la mala fortuna de verse inmersos en un enfrentamiento armado se acordaran de Santa Barbara pero de momento a vivir que son dos dias).
    El personal como muy bien ha reflejado el compañero YAYO esta a otras cosas.

    Ya comente en otra entrada que se ve que estamos degenerando porque aunque seamos muy listos para algunas cosas para otras creo que somos cada vez mas tontos.

    Antes el personal y si no que lo diga JOSE MORENO aguantaba carros y carretas y aunque "no lo fuera" la gente lo veia casi normal.
    Ahora en cambio el personal esta preocupado por cuando va a salir el nuevo telefono movil y no se preocupa mucho de si sabe lo que lleva entre manos cuando recoge su arma para iniciar el servicio.

    A lo mejor estoy equivocado ( es mas que posible ) pero es lo que veo.
    Un saludo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos:

      Gracias por comentar. Creo que todos tenemos razón, la gente que debería mostrar más interés por estas cosas no lo hace, pero sin embargo creo que quienes sí buscan instrucción, formación e información lo hacen más exigentemente. Hoy veo a más gente con interés por estas cosillas que por ejemplo en 2000 cuando me dieron a mí mi pistola y me pusieron a funcionar. Pese a esa apreciación mía, sigue siendo un escaso porcentaje el que muestra interés.

      Voy a repetir algo que digo por activa y por pasiva: jamás he creído que un gran policía es aquel que sabe de tiro, armas y cartuchos. Un buen policía es el que se entrega con compromiso a luchar contra los malos, lo que significa ayudar a los más jodiendo a los menos (todavía creo que hay más buenos que malos). Si quien se entrega de verdad sabe de tiro y armas, bien, mejor para él y tal vez para los demás, pero no es de lo que más debe saber.

      Saludos.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA