El pan nuestro de cada día (si eres de los que trabajas y no de los que va al trabajo)

Por, Ernesto Pérez Vera


No es momento de criticar a los policías que protagonizan este vídeo (enlazado al final del artículo). No seré yo quien lo haga después de haberme visto así unas tres mil veces, incluso cuando en ocasiones extremé al máximo las medidas de seguridad y autoprotección. Si el toro embiste a muy corta distancia, el torero termina corneando. Pero comprendo que muchos no sepan de qué coño estoy hablando, aunque presuman de la placa llena de pelusas que llevan en la cartera.

Es momento de que esto,  aunque ocurrido en  el Reino Unido, sea visto y analizado por esa caterva de jefes que muchas veces nos cuelan con calzador en algunos cuerpos policiales españoles, sin que nunca hayan visto estas situaciones más que en YouTube. O si no por quienes todavía son peores, aquellos que ascienden desde abajo únicamente por el cómodo número de años que llevan chupando y lamiendo lápices, cuando no, también, liberados bajo el manto protector del sindicato de turno.

Es hora de que quienes  hacen juicios de valor desde la mullida poltrona que las hombreras les regalan, vean qué pasa cuando una persona no se deja detener. Sí, hablo de los que mirando para abajo teorizan sobre asuntos que les son totalmente desconocidos, por más diplomas que utilicen para cubrir las paredes e impresionar a los impresionables. Y aquí no vale invocar aquello de “a enemigo que huye, puente de plata”, como me dijo uno que recientemente se ha jubilado como comisario honorario. Y no vale por dos cosas, la primera porque yo soy policía (no sé él, pese a su empleo) y la segunda porque podría ser delito dejar ir a quien pretende huir de la Policía, lo que me llevaría a esgrimir nuevamente mi primera respuesta: yo soy policía, y además de los de verdad.



No hay diferencia operativa o táctica alguna entre lo sucedido en esta calle británica y lo que pasa a diario, infinidad de veces, en las vías públicas ibéricas con agentes autóctonos de todos los cuerpos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA