Vivencias bajo el fuego “made in Spain”

Por, Ernesto Pérez Vera

Los chicos de Itepol, policías valencianos de todos los cuerpos, siguen acreditando su compromiso para con la dura y desconocida realidad que supone la confrontación armada policial. En aras de aprender de sucesos reales ocurridos en España, Itepol ha organizado una serie de eventos presenciales en los que mensualmente los protagonistas de conocidos casos de sangre, acero, plomo y pólvora expondrán sus experiencias al público asistente. Como suelo decir, “hay que beber agua fresca: lecciones aprendidas en el asfalto”.

Sí, es como en “En la línea de fuego” de la editorial Tecnos, el libro escrito por Fernando Pérez y un servidor, solo que aquí hay saliva y no tinta. Se pondrá voz al desconcierto, sabor al sufrimiento y olor a la incomprensión de los iguales. Poner blanco sobre negro es el objetivo de esta serie de jornadas. Por todo ello no puedo más que apoyar esta iniciativa. Itepol, al igual que yo, trata de separar la paja del trigo en un mundillo en el que más de uno es capaz de impartir, por 10 euros, un curso de catequesis para la Primera Comunión sin haber visto antes, jamás, una iglesia. Seguro que buscan el símil y me entienden.
 
                                                                                                                                   Contraportada de "EN LA LÍNEA DE FUEGO"
Como estos compañeros reseñan en su página web: “Somos buscadores de la verdad en un mundo lleno de engaños por desconocimiento, o peor aún: por ganar dinero, donde las mentiras pueden costar vidas”.

El 10 de diciembre, en Manises (Valencia), tendrá lugar el primer encuentro. En esta ocasión se analizará, por parte de dos policías locales que allí estuvieron, el atraco  bancario perpetrado el 10 de mayo de 2000 en Vall d’ Uixó (Castellón) en el que falleció un agente municipal. Más datos en el cartel adjunto.




Comentarios

  1. Ahí estaré si Dios quiere, seguro que quiere. Felicitar a los compis de Itepol por anticipado por el evento programado y por la labor divulgativa que vienen realizando. Un abrazo Ernesto.

    ResponderEliminar
  2. Yo, sintiéndolo mucho, no voy a poder asistir :( pero la verdad es que la iniciativa, sin duda alguna, vale la pena.
    Después de haber leído el libro "En la línea de fuego", y como dice Ernesto, si bien lees las vivencias de un tercero, oírlo de viva voz debe ser, si cabe, todavía más emocionante.
    Enhorabuena a los compañeros de ITEPOL, pues yo he estado con ellos en dos ensayos con chalecos y he de decir que no faltan a su lema... ¡Si no funciona, no se casan con nadie! :)
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena que no puedas asistir a la primera jornada, a ver si para las siguientes sí puedes.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. A buenas horas mangas verdes, ahora está muy bien apuntarse a caballo ganador, después que otros se han cortado con el abrelatas, abriendo un envase que a mucha gente de este país les da pánico abrir. Estos señores de la ITEPOL valenciana, ignoraron la situación de desamparo y abandono que estaba sufriendo un policía de Sevilla que se puso en contacto con ellos, para que le ayudaran y le asesoraran, esta fue su contestación en un correo electrónico fechado el 29-07-2013 después de un primer contacto meses antes en la web de dicha asociación policial: “buenas tardes, podría contar su caso de forma breve, ya que creemos que su situación no es un tema donde le podamos ayudar. Ya que creemos que es un caso personal. Cuéntelo por esta vía, así estaremos todos seguros de lo que hablamos y buscar la mejor solución. Atentamente ITEPOL:”
    Así no se trata a un policía que se ha enfrentado con la muerte EN una actuación sorpresiva, no comisionada (fuera de horario de servicio), unipersonal, sin contar con todos los medios propios en ese momento de su Cuerpo Policial, en inferioridad numérica (4 atacantes contra uno); en un contexto hostil y peligroso, con la defensa de domicilio y terceras personas. Se ve que estos señores no se saben el art. 5.4 de la LOFCS 2/1986: Dedicación profesional. Deberá llevar a cabo sus funciones con total dedicación, debiendo intervenir siempre, en cualquier tiempo y lugar, se hallaren o no de servicio, en defensa de la Ley y de la Seguridad ciudadana. y art. 5.5 Secreto profesional. Deberán guardar riguroso secreto respecto a todas...
    Dicen, un caso personal, QUE GÜASA: el asalto a un domicilio por un grupo organizado criminal; con un plan preconcebido; y extrema violencia en las cosas, animales y personas. O desconocen la realidad criminal que está atravesando nuestro país con el delito autónomo de asalto a vivienda inexistente en el CP, que le está arruinado las vidas o inclusive costando la vida a muchísimas personas.
    Será que en la Comunidad Valenciana no tienen experiencia en este tipo criminal, que se ejecuta con un modus operandi cuasi paramilitar. En el Colegio de Abogados de Lucena tienen a su disposición un trabajo científico-jurídico que trata de forma expresa y plena los grupos de población de riesgo expuestos a sufrir un asalto en su vivienda. Los policías estamos en ese grupo de riesgo, en los últimos 5 años se han detenido a siete bandas organizadas que perpetraban sus delitos con uniformidades, armas, placas y carné policiales sustraídas de domicilios de policías. HAY QUE ESTAR MÁS EN EL MUNDO, y si no, que se lo pregunten a D. Francisco Ramírez Luna, Canals-Valencia (caso Ferri) lo que sufrió en su domicilio o a los familiares de matrimonio asesinado en Novelda-Alicante en 12-abril-2010 que ahora se está enjuiciando, como muchísimos más casos que podría citar.
    Bueno, nunca es tarde si la dicha es buena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu amplio comentario y opinión, Casimiro.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  4. Estimado Casimiro, comunicarte en nombre de I.T.E.POL. nuestra más sincera y acongojada disculpa pública aprovechando este gran foro de divulgación. Sobre el caso, y como dice la segunda contestación que te enviamos, siendo ésta la que has publicado, necesitábamos en aquel momento más detalles sobre el mismo, siendo imposible de forma expresa según nos comunicaste en su momento, ya que el asunto estaba judicializado. Si bien sabes, en nuestra primera contestación, te ofrecimos todo el apoyo y ayuda que desde I.T.E.POL. te pudiésemos dar. Cierto es, que te ofreciste a entrevistarte con nosotros de forma personal para compartir tan dura experiencia, pero en ningún momento nos negamos. Lo único que pretendimos en esta segunda contestación, era saber tu verdadera petición, para poder articular todas las posibilidades en nuestra mano para ayudarte. Nos sorprendió tu respuesta, pero desde luego comprensible y razonable por tu vivencia. Incluso el comentario hacia nosotros en este foro, lo entendemos. Y nada nos da más rabia, que saber que quizás no supimos entendernos en aquellos días.
    Por acierto, y gracias a policías como tú, tras numerosos correos recibidos para colaborar en la Estadística de Policías Víctimas de Incidentes Violentos (E.P.V.I.V), que desarrollamos desde hace dos años por policías que han sufrido agresiones, unido a su vez a la publicación de libros sobre el tema como “En la línea de fuego: La realidad de los enfrentamientos armados” cuyos autores son Ernesto Pérez Vera y Fernando Pérez Pacho, ideamos realizar esta serie de “Vivencias”.De este modo, reconocer a los protagonistas sus historias, y concienciar a los policías y a la sociedad en general, de tan dura labor.
    Como humanos cometemos errores, y no dejaremos de cometerlos. Lo sabio, es aprender de ellos, y por ello, nuevamente nuestra más sincera disculpa por no haber sabido entendernos. De ello, invitarte aprovechando el foro de “Vivencias” y ofrecerte la posibilidad de que participes en una de ellas, contando al resto tu caso y tu experiencia, para aprender e intentar entender tan duro suceso sufrido por ti. Y como bien dices, nunca es tarde si la dicha es buena. Gracias Casimiro y recibe un saludo de todos los que formamos este sentimiento.
    I.T.E.POL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica respuestas. Os felicito. Seguro que el señor Villegas sabe estar a la altura.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Muy bien, acepto las disculpas y también vuestra invitación, durante estos ya más de tres años que me enfrenté con la muerte mi propia casa, es como para no volverme loco por el trato vejatorio y humillante que he recibido de los que se suponía que me tenían que amparar y proteger, como comprenderéis uno se va curtiendo en los sin sabores, agravios y menoscabos a tu persona y tu profesión.

      Efectivamente, hace año y medio mi caso estaba judicializado y aún sigue estándolo, todo tiene un proceso, desde que se produce el enfrentamiento armado hasta que te vas recuperando de las lesiones físicas (politraumatismos, mordedura humana, orinar sangre), tu mente se va centrando y sobre todo en cómo encarar las lesiones psíquicas, que son las más difíciles de tratar y curar.

      La secuelas son horribles, los vómitos, la tensión muscular, las contracturas, el insomnio, las pesadillas recurrentes, el terror nocturno, el olor de la pólvora, el sudor frío por la espalda, la fobia a la etnia de los asaltantes, los cambios de humor, la incomprensión de los compañeros y los jefes y un largo etc. que voy obviar.

      Para evitar mi propia autodestrucción, me he refugiado en la investigación, el conocimiento teórico con la conjugación y confrontación del conocimiento empírico. Aquella madrugada experimenté en mi mismo, lo narrado en el informe de 1/11 de la ASOPOL. El espeluznante ESTRÉS CARNIVORO DE SUPERVIVENCIA, donde la capacidad volitiva y cognitiva son anuladas por completo, todo se resume al binomio acción/reacción, no hay tiempo para pensar en tácticas profesionales, te tienen acorralado dentro de tu casa y de ahí no puedes huir, pues terceras personas “tu mujer” dependen de ti, si tu caes ella también.

      El domicilio se ha convertido en una ratonera, es una trampa mortal, cuando un grupo organizado de individuos con un plan preconcebido irrumpen por la fuerza de madrugada con extrema violencia. Entras en un estado psicofísico fuera de ti, de toda conducta racional humana lógica, es una lucha a vida o muerte, te conviertes en segundos en otro ser.

      Dicen los expertos, que ante situaciones tan extremas, el ser humano puede reaccionar de tres formas principalmente: Entrar en pánico y huir, entrar en estado shock paralizante por el terror o ese propio terror llevarte a luchar desesperadamente por tu vida de una forma feroz inconsciente y descontrolada. Dios mío, ahora comprendo perfectamente a Lluis Corominas en el Caso Tous, sobre el efecto túnel o a Francisco Ramírez Luna en el caso Ferris que aún estando acuchillado en el abdomen tuvo las fuerza para llegar a su arma para defenderse a sí mismo y a su mujer que estaba siendo torturada en la planta de abajo.

      Bueno, compañeros de la ITEPOL esto es lo que os puedo adelantar en el blog de Ernesto, una cosa es la teoría y otra cosa es la experiencia, y en nuestro trabajo 2 + 2 raramente son 4 cuando se trabaja en materia de Seguridad Ciudadana.

      Contad conmigo para ilustrar a los compañeros, si voy, agarraros que vienen curvas, escucharéis una auténtica historia de terror, desamparo y encanallamiento.

      Recibid un cordial saludo,

      Eliminar
    3. ¡Otro oléee! Al final el blog se convertirá en lugar de reencuentros íntimos internos y yo en cura mediador.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  5. Joder Casimiro!!!, espeluznante, vaya movida.., desgraciadamente has tenido que sufrir una experiencia que ninguno de nosotros quiere y es que lo que pase por estar asociado a nuestro oficio sea con nuestra familia cerca.
    Llevas mucha razón en lo que cuentas y el camino que has elegido es el adecuado, el estudio fisiológico de las reacciones te ayudarán a superarte y fortalecerte.
    Yo siempre digo que sí me pasa a mi podría aguantarlo, pero si pasa con mi familia, mis hijos, mi mujer.., ufff, no quiero imaginarlo, lo que sí se es que lucharía a sangre y fuego y no me detendría hasta pararlos
    Ánimo y mucha fuerza,
    CAP-13

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Casimiro fue espeluznate, pero lo tuyo no se queda atrás, pisha. Tu fuiste alcanzado por el plomo, ¡y de qué manera!

      Un abrazo, 13.

      Ernesto

      Eliminar
  6. Pero no es lo mismo.., a mi me pilla trabajando y sólo en la calle, no defendiendo mi casa con mis hijos y mi mujer, te juro que se me ponen los pelos de punta, es una situación que desde siempre he pensado en ella y la veo complicada de resolver
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, no es lo mismo. Son situaciones bien diferentes.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS