JUSTICIA MEDIÁTICA

Por, Ernesto Pérez Vera

Los agoreros y conspiranoicos decían que el cantante Farruquito no ingresaría en prisión por ser famoso, pero de los tres años de privación de libertad a los que fue condenado por los delitos de homicidio por imprudencia en concurso con un delito contra la seguridad del tráfico (hoy contra la seguridad vial) y omisión del deber de socorro… se comió dos tirando de bandeja. Hablando en lenguaje de la calle, le metieron un poco más de lo que suelen meterle a quienes no son mediáticos y comenten los mismos delitos. Fue recibido en el Hotel La Reja en enero de 2007.

Las mismas personas dijeron, esgrimiendo las mismas razones, que el torero Ortega Cano no pasaría por el talego cuando provocó una muerte en el curso de un accidente de tráfico. Pero nuevamente erraron en el vaticinio: entró en prisión en abril de este año (2014) para cumplir una condena de dos años y seis meses. Homicidio por imprudencia grave y delito contra la seguridad vial (modalidad de conducción temeraria) son los tipos penales en los que encajó su ilícita conducta. ¡A las mazmorras del Estado!

De la cantante Isabel Pantoja, mucho más mediática que los anteriormente referidos, se ha dicho lo mismo… y mucho más. Pero ahí está guardada y tirando también de bandeja. Decían que esta sí se escaparía de verse tras los barrotes, que en España no hay justicia. Pero en noviembre de este mismo año ha empezado a cumplir la condenada de dos años de prisión impuesta por la comisión de un delito de blanqueo de capitales. No solo está a la sombra sino que su caso es de los poquitos que conducen a la cárcel por una pena no superior a veinticuatro meses. He visto a muchos condenados por tráfico de drogas, lesiones, violencia de género, etc. no ingresar en prisión tras ser condenados a los mismos dos añitos. Por lo que el caso de la Pantoja no sé hasta qué punto es justamente ejemplarizante. Lo que está claro, para la tranquilidad de todos, es que los envenenadores de tubos catódicos, hondas hertzianas y mentes legas y negativas no dan pie con bolo: hoy nos hemos levantado con la imputación formal de la hermana del Rey Felipe VI, la cual se verá en su momento sentada en el banquillo de los acusados.

Que salga condenada o no es otra cosa, pero ya no vale decir que si resulta absuelta es porque hay tongo. Las reglas del juego son las que son y a las pruebas hay que remitirse. Si a mi abuela no la pueden condenar por algo, porque hacerlo sería ilegal por romper las reglas del juego, ¿por qué a la infanta Elena sí tendrían que condenarla ante las mismas evidencias y jugando con el mismo manual de instrucciones? No podemos imponer aquello del ‘o aceptamos pulpo como animal de compañía o me levanto y me voy’. Si un juez de instrucción no puede investigarte a ti fuera de los cauces marcados por el ordenamiento jurídico, por qué algunos sí aprueban que las malas prácticas sean empleadas por otros jueces (famosos) para investigar a quienes les caen mal. Como decían en La Vaquilla (Luis García Berlanga, 1985), o ‘follamos todos o tiramos la puta al río’.

Comentarios

  1. A eso se le llama dar de comer a la plebe. Los que estamos cansados de tratar con chorizos con 40, 50 ,90 antecedentes nos quedamos un poco flipaos viendo según que cosas. Cuando ves que a un tío que cae con 200 kilos de coca le meten la "friolera" de siete años. Cuando ves los famosos acuerdos donde un choro con todas las pruebas en contra por arte de birlibirloque le condenan a un tercio de lo que le corresponde. Cuando un homicidio alevoso que no culposo se zanja con siete u ocho años de talego. Te quedas con cara de gilipollas cuando al mas mediático de los imputados actuales le piden 19 años de truyo. Coño como dice la CE igualdad para todos ante la justicia y ojo que yo me decanto por el máximo del máximo. Un saludo. José Moreno. Feliz Navidad para todos

    ResponderEliminar
  2. Pues como cuando mi amigo, Bernat o Pablo suele decir... "Sintonizado traspondedor y radio VOR, TENEMOS RUMBO Y RUTA". No puedo estar más" alineado" con D. José Moreno. Lástima que para que la justicia a veces pese lo que debe de pesar, tenga que ser empujada por el muchas veces lamentable espectáculo del poder mediático. Excelente artículo como siempre,amigo Ernesto, me ha encantado. Feliz Navidad a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades, Ortiz and Family. Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA