LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS

Por, Ernesto Pérez Vera

Parece ser que Islandia es el país más seguro del mundo. ¡Olé por ellos, qué envidia! Johann Karl Torisson, un jefe de la Policía de Reikiavik, la capital, ha manifestado a la revista ‘Esquire' que en sus 21 años de servicio solamente ha utilizado el aerosol de pimienta en 3 ocasiones y la defensa (porra) no más de 5 veces.

Yo me pregunto, ¿he sido durante 14 años policía donde lo he sido o estoy desorientado y saqué mi plaza en Islandia? Aunque no todas las privaciones de libertad que realizan los agentes de la autoridad llevan implícito el uso de la legítima acción coercitiva, los datos que nos brinda Karl Torisson nos llevan a pensar que como poco ha podido materializar 8 detenciones o arrestos a lo largo de su carrera profesional. Estas cifras, nimias, ridículas y casi de broma para muchos de nosotros, son sin embargo inalcanzables por algunos de los que hoy mandan en el que fue mi cuerpo de policía. Muchos de los que allí lucen galones, calientan sillones y comen gambas gratis no han sacado la porra a pasear jamás porque no tienen porra, porque no han salido nunca a la calle y porque cuando se han visto en la obligación de hacer algo más que tomar café con churros escondidos debajo de la gorra… han tirado por otra calle.

Así que mire usted, Torisson, aquella ciudad mía es todo lo contrario a la suya en cuanto a orden público, pero sepa que es usted un campeón. Muchos de estos aprovechados, aparentados y estratagémicos navegantes no han puesto en su vida una simple denuncia por consumo de hachís. Algo harto complicado por estas latitudes. A ver si lo entiende, Karl, es como si usted me dice que patrullando nunca ha visto a los niños haciendo muñecos de nieve o jugando con los trineos. Es imposible, ¿verdad? Pues ese es el símil. Efectivamente, amigo al norte, estos son unos piltrafillas. Sí, así es, los que tengo en mente no saben qué es ir a un juicio por robo, tráfico de drogas ni pollas en vinagre. Bueno, alguno de ellos sí sabe de esto último, tanto de vino agriado como de lo otro…, ya me entiende.

Bueno, Johann Karl Torisson, reciba un caluroso abrazo desde el sur del sur.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS