Papel mojado: mentiras institucionalizadas

Por, Ernesto Pérez Vera

Aunque su nombre siempre me recuerda a las magdalenas que comía de niño, este Ortiz consume algo más que repostería. Con sumo gusto invierte su tiempo libre en verificar extremos que lee en artículos o libros, amén de los que oye en conversaciones con otros aficionados, pocas veces compañeros de profesión. Manolo, que fue legionario y que hoy es policía y músico, es también un avezado experimentador de cosas relacionadas con el tiro encaminado a salir lo más airosamente posible de un encuentro armado. No es manco, tiene una pistola Sig Sauer P-228 (9 mm Parabellum), un revólver Smith and Wesson 586 de cuatro pulgadas (.357 Magnum) y el arma que posteriormente será mencionada.

Mirando de reojo hacia aquellos artículos escritos por mí, llamados Test balístico casero (parte I) y Balística casera (parte II), este compañero, pero sin embargo amigo, ha realizado un test tan rustico o más que los que yo llevé a cabo: ha disparado sobre periódicos mojados, que estuvieron empaquetados y sumergidos en agua durante cuarentaiocho horas. Hablamos de un objetivo que presenta un fondo de ochenta centímetros de profundidad, compuesto por papel con un gramaje medio de cincuentaidós gramos por metro cuadro.
Desde una distancia de cinco metros del blanco y usando una pistola Smith and Wesson 910, Ortiz fue realizando diversos disparos con cartuchos de 9 mm Parabellum montados con varios tipos de proyectiles. A saber: Remington Golden Saber 147gr, Remington Golden Saber 124gr, Geco blindada/FMJ 124gr, Fiocchi plomo grafiteado 124gr, Santa Bárbara blindada/FMJ 115gr y Fiocchi Black Mamba 100gr, Fiocchi EMB 92gr. Como ven, mucho de lo que nos podemos encontrar en la cintura de casi todos los agentes de seguridad públicos y privados de este país.

Antes de conocer el resultado de este ‘estudio’, seguro que muchos harán sus cábalas recordando las lecciones erróneamente aprendidas cuando eran  policías alumnos. Lo de mal aprendido no lo dirijo contra quienes ocuparon tal rol sino que va por los redactares de aquellos infames y nefastos temarios, atentatorios contra la realidad balística terminal.

Empezaremos por los cartuchos más extensamente empleados en nuestro país, los blindados y de plomo (en este caso no se probó ningún semiblindado). Nada nuevo arroja esta prueba sobre lo dicho ya mil veces en este mismo espacio por un servidor: lo atraviesan todo. Sí, el parabalas de papel prensado y mojado, de casi un metro de fondo, fue cruzado de lado a lado por las puntas blindadas y la de plomo bañado con ese derivado del carbón llamado grafito, que le da a la bala tan llamativo color negro (el grafito es un lubricante que reduce el emplome del ánima del arma). Insisto, ambos tipos de proyectiles abandonaron el cuerpo celuloso y prosiguieron su vuelo con capacidad lesiva. El Mamba, igual, más de lo mismo: se comporta como un blindado convencional.

Las puntas expansivas referidas en el párrafo de presentación se comportaron como se esperaba de ellas: quedaron alojadas dentro del objetivo. En este caso no se hubieran producido riesgos a terceros, de haberse tratado de una situación real producida en la plaza del pueblo o en el aparcamiento de un centro comercial. Pero si esto es importante, que lo es, para este autor también tiene valor conocer en qué momento se detuvieron las trayectorias (cavidades permanentes). Pues bien, de este elenco la bala que más penetró fue, como era de esperar, la más pesada: la Golden Saber de 147gr. Física pura. Le siguió su hermana de 124gr, la cual se detuvo catorce centímetros por detrás (a cuarentaitrés [43]). De Golden Saber nada más que fue probado un cartucho de cada peso, pero de EMB (92gr) se tiraron tres.

Vamos a entrar en más detalles. Detrás del bloque de periódicos fue situada una garrafa de plástico que contenía veinticinco litros de agua. Hasta el recipiente llegaron todos aquellos proyectiles que atravesaron el mamotreto, perforándolo únicamente la punta Santa Bárbara que a punto estuvo de atravesarlo. El resto tan solo abolló la pared plástica del contenedor.

Pero la sustancia está en aquí: una de las puntas EMB expandió completamente, creando una cavidad permanente de  treintaiséis (36) centímetros. Las otras dos del mismo modelo no se desplegaron lo bastante y alcanzaron tres centímetros más de profundidad (33). Como quedó expuesto en el párrafo anterior, la Golden Saber de 147gr se detuvo a los cincuentaisiete (57) centímetros de recorrido. Ni que decir tiene que una vez recuperados todos los proyectiles, el de plomo, los blindados y el Black Mamba no revelaron deformación alguna. Estaban intactos, lo que les permitió ser más perforantes y minimizar la transferencia de energía.

¿Científicamente qué prueba todo esto? Nada, no prueba nada. Esto no ha sido más que una prueba realizada con muy buenas intenciones, pero sin aparataje de laboratorio. Ahora bien, ¿acaso las conclusiones finales no coinciden con las obtenidas mediante el empleo de medios técnicos de precisión? Sí, coinciden.

Una vez más se demuestra, en el patio trasero de casa, que las puntas convencionales consumidas por la Policía penetran en exceso, generando riesgos para las personas ajenas a las intervenciones policiales. Por otra parte, aquellos proyectiles diseñados para deformarse al impactar en cuerpos blandos penetran mucho menos. Tanto es así que incluso la Cruz Roja Internacional los aconseja para uso policial urbano, en armas cortas. Pero aquí no, aquí, palurdos y acomplejados, le ponemos la zancadilla a quien postula estos principios y usos.

Comentarios

  1. Hace 8 meses redacte un informe explicando los mismos conceptos para que AUGC lo presentara en la DGGC, centrandome en la necesidad real de cambiar las puntas blindadas de 115 grn de la guardia civil por otras más adecuadas (mas pesadas y de punta hueca)....a dia de hoy ni han respirado, creo que no han muerto suficientes compañeros, ya sabeis, cuando muera un guardia apuñalado por un tarado despues de dispararle 1 balazo que lo atraviese limpiamente sin que el tio se inmute, se lo plantearan y al cuarto guardia muerto a lo mejor lo cambian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Accipeter. No se lo plantearán. Ya ha ocurrido y no ha pasado nada. ¿Recuerdas aquel dolorosísimo accidente acaecido en vuestra academia? Un oficial disparó dos veces por accidente en una clase de tiro y mató a un alumno por la sobrepenetración de un proyectil (blindado naturalmente) que antes ya había herido gravemente a otro profesor. Luego, además, lesionó a otra alumna. ¿Tomaron medidas? No. Pero ni la GC ni el CNP con la semiblindada, que a estos efectos y a los de rebote son la misma porquería que si fuesen blindadas. El plomo igual, más de lo mismo. Que no te cuenten historias, las semiblindadas que usan algunas unidades de la GC son la misma cosa que las otras, insisto en que no te creas otra cosa se lo oigas a quien se lo oigas. Esto es extrapolable a los cuerpos locales y autonómicos e incluso al personal privado de seguridad.

      Cuando yo era escolta privado mi empresa me dio munición de plomo para la preciada Sig 228 de dotación. Me dijeron que la GC exigía el uso de esa munición porque era menos peligrosa que las semiblindadas y blindadas, en caso de que atravesaran el cuerpo del objetivo. Alegaban que incluso rebotaban menos. Yo sabía que no, pero me preguntaba por qué no se aplicarían ellos el cuento. Seguramente porque sabían que todo era un cuento chino, aunque a veces pensé que la propia empresa entregaba dicha munición porque era ella quien temía a todo lo anterior… o porque tal vez la compraba más barata.

      Por cierto, yo prefiero puntas ligeras antes que pesadas. Por pura física penetran menos y le tengo pavor a la idea de lesionar a un inocente por exceso de penetración de mis proyectiles.

      Un saludo y gracias por el comentario.

      Ernesto

      Eliminar
  2. Recalcar lo de la sobrepenetracion de los proyectiles blindados y de plomo. Incluso alcanzando zonas incapacitantes que como Ernesto ha dicho en alguna ocasión es la premisa del disparo certero, nos queda ese remanente alto de energía de consecuencias impredecibles. Y por favor recordemos que las puntas especiales para la función policial, son expansivas y no "explosivas", estamos hablando de munición para armas cortas con velocidades relativamente medias, nada que ver con la hipersonicas velocidades de las municiones para las armas largas, no se trata de matar, no es el fin en sí mismo, se trata de parar. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo, públicamente te doy las gracias por haber efectuado estas pruebas y haberme regalado los datos para elaborar este artículo.

      Un abrazo,

      Ernesto.

      Eliminar
  3. Para mí es un honor y un placer, compañero.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sería interesante ver los pliegos de condiciones por los que se adquieren los cartuchos, y a partir de hay ver donde queda la opinión de los compañeros que en los diferentes Cuerpos asesoren al de la pasta, seguro que quedan las últimas.
    En la presentación de tu libro en Ávila alguien del público pregunto a uno de los ponentes el porque de la no asignación de cartuchos tipo Actión , la respuesta fue clara "pregúntele al ministro" o sea queda claro los profesionales si saben que se debería dar, luego entran condicionantes, y me inclino a que son principalmente económicos.
    Porque pasa esto, seguramente por que ningún Juez a declarado nunca como Responsable Civil subsidiario a los responsables de haber dotado al agente con una munición a todas luces inadecuada para su uso en espacios urbanos, seguramente la responsabilidad se ha quedado siempre en el que efectuó el disparo y todos tan contentos. Un saludo. José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Pepe, ¡qué buena memoria tienes!

      El señor que preguntó en Ávila sobre este tema conocía la respuesta, solo quería que alguien lo dijera claro porque él, que estaba en su casa, no podía hacerlo. Digo que conocía la respuesta porque él precisamente pasó años usando puntas expansivas/huecas en el GEO. Sabía lo que pregunta y conocía la respuesta, el chaval únicamente buscaba un altavoz, jajajaja.

      Recordarás que primero respondí yo sobre las virtudes de unas puntas y las desventajas de las otras (las que usamos). Pero cuando buscó sangre con la segunda duda, la de porqué el CNP no entregaba punta hueca a sus patrulleros, yo me mordí la lengua para que no me boicotearan más. Fue cuando el presentador del evento, buen conocedor de lo que acontece y dueño de parte del alma de aquella escuela, dijo sin pudor las verdades del barquero que tú tan bien recuerdas.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  5. No he querido nombrar a preguntador y preguntado, ya que lo haces tu, yo di por entendido que la pregunta tenia mala leche, no era inocente, aun así me encanto oír la respuesta por quien la dijo y donde lo hizo. Un saludo. Jose Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí había varios del GEO o exgeos, no es fácil saber ponerle nombre ahora al interpelador, jajaja.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  6. Muy buenos días; mis conocimientos en este mundo son escasos, aunque como dice "Stallone" en la película (JOHN RAMBO), he pegado algunos tiros.
    Y más cuando leo todas las experiencias habidas y por haber del Sr. Ortiz.
    Este hombre es una máquina, un apasionado de las armas, municiones, balísticas etc..
    Enhorabuena, estaré atento por lo que puedas poner por estos terrenos.

    Un abrazo
    Mollá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mollá. Gracias por tu comentario. Intuyo que conoces a Ortiz.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  7. Correcto, se nota eh!! Somos amigos hace muchos años, gracias a él tengo hoy varias licencias de armas.
    Pero lo más importante, es que tengo un "AMIGO" y como he dicho en el escrito anterior; (Hemos pegado algunos tiros juntos).
    Sr. Ernesto un placer y un honor saludarle.
    Un abrazo
    Mollá!!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno. No se nota mucho que hay amigos que te aprecian en exceso.jjjjjjj. Gracias Moya, yo también te quiero, lo tuyo en el tiro es innato. Pero al Cesar lo que es del Cesar el artículo vertido es de Ernesto, yo sólo aporte algunos datos ehice cómo bien dijo Ernesto un test más rústico que otra cosa, porlotanto que quede claro. UN ABRAZO A AMBOS. PD.Mola, me gustaría que te enganchases a este blog, no tiene desperdicio y lo mejor se comparte para aprender...

    ResponderEliminar
  9. Interesante conversación la que he mantenido hace un momento con un joven científico de 9 años. Vive conmigo en casa, pero habita en todos mis pensamientos. Aunque no le gusta nada de nada lo que huela a pólvora o peligro, su ingenio no se detiene nunca y me acaba de llevar hasta YouTube para que le razone ciertas cosas a través de vídeos. Me ha dicho que sabe que las puntas huecas se abren en el cuerpo alcanzado y que ello puede provocar lesiones mayores (puede), pero quería saber por qué siempre digo que tras alcanzar un blanco suelen no ir mucho más allá. Así es como he encontrado este vídeo que tanto le ha gustado, en el que dos puntas huecas de 9 mm Parabellum disparadas dentro de una piscina no pasaron de 125 cm de distancia desde la boca de fuego, mientras que una blindada/FMJ se detuvo a 200 cm. No es más que otra forma de comprender ciertos riesgos potenciales en medios urbanos poblados: https://www.youtube.com/watch?v=j9pPVwdMFg0

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS