Vigo: 28N

Por Ernesto Pérez Vera

Aunque colaborador de la Quirós y de esta casa soy, policía me siento… pero expolicía es lo que realmente soy. Lo aclaro para que nadie especule con la razón que me lleva a balconear con artículos que, en ocasiones, tratan asuntos referidos a temas delincuenciales. No es que forzosamente tenga que ser así, pero convendrán conmigo en que es natural que la cabra tire al monte. Hoy también.

Que levante la mano quien no haya oído alguna vez comentarios injuriosos contra la Policía, por ejemplo cuando los agentes nos dan el alto en un control o cuando somos denunciados, multados si lo prefieren, por la comisión de alguna infracción administrativa de tráfico y circulación. Muy pocos admiten que estaban mal estacionados o conduciendo teléfono en mano en el momento de la intervención policial. En estos casos, de diario para quienes llevan placa y porra, la culpa siempre es del policía chulo y niñato. Si a nuestros hijos les incautan un porro diremos, y que se salve el que pueda, que el funcionario es un reaccionario represor de libertades o lo que es peor, que el guardia se lo ha metido en el bolsillo. Momento idílico para que afloren con ligereza los improperios y las mentiras. Lo he visto mil de veces.

La semana pasada participé en una conversación en la que una desconocida estaba diciendo que un policía la había denunciado por estacionar su coche en un lugar prohibido y que encima le había retirado el vehículo con la grúa. Dijo algo así como que el tío, refiriéndose al agente, era un chulito muy vacilón que iba de guapito musculado. Al parecer, ella llegó justo cuando la grúa abandonaba el lugar con su preciado utilitario, por lo que pudo hablar con el funcionario. Este le expuso el procedimiento para poder recuperar el coche, así como el importe de la denuncia. Pero la chica se puso a llorar. En ese momento, siempre bajo la versión de la infractora, aquel malvado, sanguinario, chulo y prepotente policía, se despojó de su casco de motorista y trató de consolarla. Le dijo, según ella misma verbalizó, que por favor no llorara, que la Policía no está para provocar situaciones tristes sino para ayudar. La muchacha, entre lágrimas, le juró al bobby que tenía una hija, que estaba desempleada y que no podría hacer frente a la multa. Le dio su palabra de que no supo interpretar aquella señal de tráfico con la leyenda en inglés. Entonces, el perverso agente le dio un abrazo y le entregó el coche sin cargo alguno. “Señora, yo no puedo ver llorar a una persona por estos motivos. Por favor, tenga usted cuidado la próxima vez”. Así terminó el mal trago y ella regresó a La Línea de la Concepción.

Sí, efectivamente, esto sucedió en el Peñón de Gibraltar, donde los policías son como los nuestros: seres humanos con sentimientos. Personas pocas veces comprendidas y casi siempre mal valoradas.


Sirvan estos párrafos de homenaje a Vanessa María, la agente del Cuerpo Nacional de Policía que el viernes pasado fue asesinada a tiros en Vigo. Aprovecho la ocasión para mandar mi apoyo y un fuerte abrazo a Vicente, compañero de la finada, quien en el mismo incidente recibiera cinco balazos. Muchos no nos quieren y nos desprecian hasta que nos necesitan. Pero nosotros seguiremos yendo siempre que nos llamen. Lo ven, la cabra tira al monte.

Comentarios

  1. Todo mi apoyo y animo para la familia y amigos de la compañera fallecida.
    Animo y fuerza para el compañero herido, deseando su pronta recuperación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Juan.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Creo, por el cariz de la pregunta, este señor orienta la pregunta a si se podría haber evitado la situación fatal de los Policias actuantes, por lo que Ernesto creo que tú puedes por cualificación y bagaje ,aunque no dispongas de todos los datos concurrentes como bien comentas al principio,si que, en líneas generales hay pautas genéricas que hacen que una intervención pueda tener una eficacia superior o al contrario, ,Tú sin querer creo que has orientado tu contestación a salvaguardar el arrojo de los Policias (que en ningún caso se ha cuestionado y todos les debemos respeto y orgullo profesional) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Gil.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. Sinceramente, creo que el problema es que te sobre expones al actuar porque tienes más miedo a los jueces y fiscales que a los asesinos. Lo que no puede ser es que cada vez que empuñar un arma tengas un pie en el cementerio y otro en la cárcel

    ResponderEliminar
  4. Accipiter, gracias por tu comentario.

    Te doy toda la razón. Fernando y yo ya lo decimos en "En la línea de fuego" y en las presentaciones y conferencias. También en artículos.

    Un saludo.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  5. Ahí le has dado Ernesto...no lo podías haber explicado mejor. Y lo que decía el señor, que no le cabía en la cabeza, que haya "policías o guardias" que pasen del trabajo...y que solo miren para su interés personal y luego encima se las den de "Patas Negras"...caca negra diría yo. Un abrazo fuerte Ernesto.
    Irlandés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irlandés. Me alegra verte de nuevo por aquí. ¡Un abrazo!

      Ernesto.

      Eliminar
  6. ernesto, de nuevo plasmas con palabras llenas de sentido los que los demas solo sabemos decir de aquella manera. Lo ocurrido a los compañeros de vigo Los sucedio por que era su dia. y se cruzaron con un hijo de puta. ahora habra debates, y muchos diran pues yo.. y si llego a ser yo... pero en realidad ningun YO estamos fuera del alcance de esos carturchos disparados a matar por alguien que quiere matar.
    No voy a entrar en el debate de los chalecos o de lo que se deberia o no haber hecho o si se hizo o no. ya que ni estuve alli y no soy nadie para juzgar. simplemente decir que...SON ESTOS POLICIAS LOS QUE NOS RECUERDAN LO QUE SOMOS, PERSONAS QUE SANGRAMOS, QUE TENEMOS FAMILIA, Y QUE PODEMOS MORIR, PERO AUN SIENDO ASI CUANDO, LA EMISORA COMUNICA QUE NECESITA UN INDICATIVO " siempre encuentra alguno dispuesto a dar todo, incluso la vida por cumpli con su deber por que SOMO POLICIAS. y ese veneno es el que tenemos por sangre." ALLA DONDE ESTES VELA POR TODOS NOSOTROS COMPAÑERA. y a ti COMPAÑERO SOLO DECIRTE " RESISTE AGUANTA, LUCHA, LUCHA Y SIGUE LUCHANDO. MUCHA SUERTE Y ADELANTE."



    Yayo

    ResponderEliminar
  7. Creo que es obvio que fue asesinada. Abrió fuego llevando a una rehen como escudo mientras le permitían la huida al objeto de salvaguardar la vida de esa empleada.
    Y el asesino, que ya iba herido de muerte por el cancer, tenía ganas de no irse solo.
    Las circunstancias tan especiales eran del todo desfavorables para los cuatro compañeros que esperaban su salida.
    Creo que cualquiera de nosotros hubiesemos corrido una suerte similar. I
    ntervención complicada de veras.
    El subinspector había estado en el GEO al parecer, unidad poco sospechosa de falta de preparación en armas de fuego e intervenciones policiales tacticas. En cuanto se abrieron las puertas del infierno el tipo murio abatido por este y al parecer también por los compañeros que estaban al otro lado de la calle.
    Imagino que uno de los treinta disparos que parece que se realizaron sera el que impacto en el brazo de la rehen.
    Menos mal que al final no hubo mas que una muerte injusta. La de nuestra compañera.
    Que Dios la tenga en su seno.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS