CUANDO LAS BARBAS DE TU VECINO VEAS CORTAR..., UN ARMA LARGA PONTE A BUSCAR

Por, Ernesto Pérez Vera


En abril de 2012, el periódico Armas.es publicó un artículo firmado por mí que trataba la sempiterna polémica del sí o no a que los agentes convencionales (patrulleros) portasen armas largas durante la prestación de sus servicios. El tema, aunque no lo aparente, tiene migas. Tanto dentro como fuera de la comunidad policial hay detractores de tal medida. Pero también existen personas, aunque en menor proporción, que consideran que sí, que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley siempre deberían llevar consigo armas largas de apoyo o por lo menos contar con esta posibilidad.


Aquel artículo exponía qué tipo de armas podrían ser más o menos conveniente ser llevadas en los porta maletas de los coches patrulla. Aunque a decir verdad, el maletero podría quedar demasiado a desmano ante según qué contingencias, por lo que contar con el armamento de apoyo en el habitáculo delantero de los vehículos se presenta como una gran ventaja. La tendencia nacional más extendida es, o al menos así ha sido durante las dos últimas décadas, que los cuerpos que cuentan con armas largas en sus plantillas y unidades convencionales hayan ido desterrando los fusiles de asalto y subfusiles en favor de las escopetas del calibre 12. Mientras estas son las que mayoritariamente salen a la calle para realizar registros judiciales o Dispositivos Estáticos de Control (DEC o controles de carretera), subfusiles y fusiles de asalto están quedando discriminados en sus armeros. Esto, en realidad, no es una cosa totalmente cierta pero sí generalizada en la mayoría de las fuerzas de seguridad. A esta propensión tal vez escape un poco la Guardia Civil (GC), cuerpo en el que no abundan tanto las armas largas de ánima lisa.


Aun sabiendo que algunos lectores no lo verán así (o no lo querrán decir en voz alta), me tiro a decir que pese a que los cuerpos estatales y autonómicos cuentan con amplios arsenales de armas largas, los agentes convencionales no siempre tienen la posibilidad de salir a patrullar con ellas. Sí lo hacen unidades concretas de apoyo y control de masas, las cuales suelen llevar en sus vehículos algunas escopetas, fusiles de asalto y/o subfusiles. Pero estos párrafos están paridos en clara alusión a los componentes de otras unidades, a los funcionarios que siendo convencionales como los anteriormente referidos no siempre pueden decidir por sí mismos si meter una escopeta o un subfusil en el coche. Sé que hay zonas, cuarteles, comisarías, etc., en las que según quién ejerza el mando sí se permite tirar de armas de apoyo para el patrullaje ‘rutinario’. Pero en otras no solamente está prohibido sino que se somete a mofa pública a los policías que reclaman dicho material.


Hace pocos días un compañero me confesaba que aunque sus jefes le permiten llevar consigo una escopeta del 12 durante el servicio, únicamente le dan acceso a cartuchos de proyección (salvas o fogueo), botes de humo y pelotas de goma, quedando guardada bajo llave la cartuchería de fuego real. Lo más lamentable de esta situación es que quien tiene en su poder la llave del cuarto en el que están depositados los cartuchos nunca está de servicio en la calle, sino que trabaja de ocho de la mañana a dos y media de la tarde. Esto me recuerda a los chistes del gran maestro Gila, donde los cañones no tenían agujeros y los enemigos pactaban las emboscadas. Este policía, que tiene el bigote renegrido del humo de las batallas libradas en los años ochenta en el Madrid de los mil y un atracos, lleva consigo sus propios cartuchos de posta. Son suyos, sí, pero idénticos a los reglamentarios en el Cuerpo.


Visto lo anterior, sabemos que algunos policías de los que patrullan nuestras calles portan o pueden portar armas más potentes que las de puño o cinto. Pero a ver, de los aproximadamente setenta y tantos mil guardias civiles existentes, setenta mil integrantes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), quince mil mossos d’esquadra, ocho mil ertzainas, mil agentes forales de Navarra y casi cien agentes autonómicos canarios, ¿cuántos están destinados a labores convencionales de seguridad y atención ciudadana? La mayoría, diría yo. Pero de todos estos, ¿cuántos policías disfrutarán de la posibilidad de reforzarse diariamente, motu proprio, con estos medios? Pocos, muy pocos, diría yo también.  

Sí, efectivamente, en el párrafo anterior no se menciona a los funcionarios dependientes de las corporaciones locales. La cifra de personas que conforman los más o menos mil setecientos cuerpos municipales españoles no es baladí: unas setenta mil. ¿Qué pasa con estos policías y con sus inexistentes armas largas? Si bien es cierto que hay varios cuerpos locales dotados de este armamento, la cifra es irrisoria. No sé, podría haber cinco, diez o quince cuerpos con escopetas. Esto no es nada frente a los ya referidos mil setecientos. Otra cosa, si en los cuerpos estatales el entrenamiento con este material es escaso o nulo de cara al policía normal y corriente que patea las calles, en las instituciones locales no sucede cosa distinta. Es más, el complejo de muchos jefes municipales hace que se oculte a la propia plantilla la existencia de armas largas, por lo que a veces solo unos cuantos funcionarios saben usarlas aunque no las usen ni entrenen con ellas.


El debate no es si todos los policías deben tener acceso a una escopeta u otro tipo de arma larga. Doy por sentado que el sentido común anida en la mayoría, otorgando el sí. El debate es, ¿entrenan adecuadamente con sus armas cortas todos nuestros agentes de la autoridad? No, la respuesta que categórica y enérgicamente yo ofrezco es que no. No me sirve que algunos policías sí estén adiestrados de modo abúndate y a veces incluso bajo criterios realistas y eficaces, porque casualmente no suelen ser estos agentes los que se afrentan a diario a situaciones hostiles que requieren del uso del arma. Por cierto, utilizar el arma no solo es dispararla, también es desenfundarla  conminatoria y preventivamente de modo seguro y eficaz. Algún lector tal vez crea que ir tres o cuatro veces al año a la galería de tiro para disparar cien cartuchos es suficiente, porque al fin y al cabo así lo establece la norma dictada por la superioridad. Pero no, no solo no es bastante sino que además es ridículo. Es de chiste el consumo de munición, pero más aún lo es la forma en que se desarrollan los ejercicios de tiro (existen escasas y honrosas excepciones, normalmente en cuerpos locales y en las otras fuerzas cuando algunos instructores puentean los programas reglamentariamente establecidos).


Los dramáticos sucesos acaecidos en Paris durante la segunda semana de 2015 están encendiendo lucecitas incluso en muchas cabezas vacías. La fiebre de ir armado en horarios ajenos a los turnos de trabajo está removiendo, en el seno del gremio, el mercado de las armas cortas particulares. Muchos de los que antes se reían de quienes siempre iban armados están buscando ahora pistolas y revólveres baratos. Con los chalecos balísticos ocurre lo mismo, la búsqueda de ofertas se inició tras el fallecimiento de una agente del CNP a finales de 2013 (atraco de Vigo) y continúa tras los atentados terroristas llevados a cabo en tierras galas.

Pero es que con las armas largas estamos igual: algunos policías locales con influencia en sus plantillas están agitando las conciencias de los responsables de Tiro y Armamento para que se inicien los pasos oportunos en aras de adquirir escopetas. Si bien es cierto que existe desventaja en el curso de un enfrentamiento policial pistola en mano frente a un terrorista o atracador provisto de un fusil o similar, la posibilidad de que la balanza se incline a favor de la Policía existe. Se puede lograr con mentalización, concienciación, entrenamiento y algo suerte. En España tenemos ejemplos de ello. Pero sin duda, también es verdad que con el apoyo de un arma de mayor potencia de tiro se aumentan las posibilidades de éxito.


El problema es de concepto. Falta concienciación y mentalización. Urge la sustitución de muchísimos instructores. Sobran jefes que no se sienten policías. Necesitamos más policías que crean en lo que representan. La toma de decisiones para que todo esto cambie pasa por los políticos, quienes están asesorados (a veces con susurros al oído) por la jerarquía policial, donde demasiados individuos únicamente piensan en sus carreras de ascenso y en ‘nepotear’. Hay que empezar a tomarse las cosas en serio de una vez por todas.

Comentarios

  1. Hola Ernesto.Yo porto arma larga siempre q quiero por estar autorizado en mi destino y la llevamos en el único lugar fáctible q es en el asiento trasero. Pero en unas patrullas q tube la inmensa suerte de compartir en Nueva York y Miami, los policias portaban sus armas largas en el maletero.La razón q me dieron era q cuando llegas o te ves en un tiroteo, sales del coche y te parapetas en la parte trasera del coche y alli tienes tu arma dr apoyo.Si la llevas delante y te tienes q salir de esa zona, ya no puedes volver a por ella sin exponerte. Teniendo en cuenta q en 10 horas de servicio asistí a dos tiroteos en El Bronx y q el dia anterior hubo un policia y un delincuente heridos de bala en Brooklyn, me quedo con esta opción al llevar mi arma larga y aunque no va en el maletero puedo cogerla desde alli.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante aportación neoyorquina. Gracias, Accipiter.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Recuerdo perfectamente ese artículo que genero cierta polémica desde un compañero de cuerpo que defendía a capa y espada que el practicaba mucho con la Franchi sin ser de una Unidad especial vamos que era un patrullero. Se te queda cara de tonto desde que dieron la escopeta como arma de dotación siempre destinado en SC en la capital de España dos veces contadas realice ejercicio de tiro oficial. Desde el año 2001 a la fecha ya destinado en una Comisaría Local en SC ningún ejercicio. Si es verdad que unos hacen y otros no es que hay un desmadre y no hay nada reglamentado y se está al gusto del instructor o Jefe que se tenga, mala suerte a mí me han tocado los que no se interesan por este tema. Aunque en esto de las prácticas de tiro parece que por fin después de regar de sangre las calles de Vigo, donde estaba el arma larga de esa dotación o es que solo llevaban como suele suceder material antidisturbios, a lo que iba por fin un sindicato nuevo SUP creo que se llaman, a denunciado que el plan nacional de tiro que está en vigor desde los tiempos de Napoleón está obsoleto, los otros sindicatos ni están ni se les espera. Fue un ministro del Gobierno del señor González el que mando retirar los subfusiles porque eran armas de guerra, eso sí del Congreso y similares no se retiraron por cierto a los demás ministros de Europa los debían cesar todas las policías europeas llevan subfusiles en patrulla normal.
    Se dieron las escopetas que empezaron a coger mala fama por malas manipulaciones achacables casi siempre a falta de instrucción y la mejor solución fue ir echándolas en el olvido.
    Que nos presentan casos como el de París pues a dos monstruos que en plena calle son los reyes del mambo, en contra de lo que dices Ernesto te manifiesto que en distancias de pistola puedes defenderte pero cuando las distancias se alargan empiezas a tener verdaderos problemas ya que encima las municiones que usan te dejan pocas o nulas posibilidades de ocultarte donde una bala del 9 Pb se para, esas otras siguen y siguen. Sé que te refieres al capítulo de tu libro donde compañeros abaten a pistolero que porta fusil de asalto, te lo replanteo si hubiesen tenido una escopeta o un subfusil a lo mejor habían abatido alguno más y con más facilidad
    Actualmente en la plantilla que me encuentro están las escopetas disponibles pero pasa lo que a ese amigo que comentas nadie sabe dónde están los cartuchos, por cierto los últimos cartuchos que llevaba en Madrid eran recargados, por Dios a quien se lo encargarían, que aquello parecían las maracas de Machín, dudo que en provincias se hayan renovado los cartuchos y seguro que se siguen llevando los cargados en 1985.
    Ahora el gobierno activa el nivel x de alerta y la televisión se pasan el día en la estación de Atocha para grabar el HK de las UIP, muy bonito pero me pregunto y en Córdoba y en Toledo y ….
    El patrullero que es el que se va a comer el marrón va a pelo luego como hemos podido ver aparecerán cientos de miembros de unidades especiales armados hasta los dientes que seguirán actuando mientras se entierra al que ha muerto como un perro rematado en una acera.
    Solo pido al gobierno no ya que innove simplemente copien a otras policías europeas ya sé que estas no tienen complejos que nos va a durar el complejo tres siglos. Un saludo Jose Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Moreno.

      Gracias por tu magnífico cometario. Respecto a lo que dices de la munición del fusil de asalto frente a la de la pistola…, por descontado que tienes razón: a mayor distancia de enfrentamiento más aumenta la desventaja para el policía que solamente porta una pistola. Pero es que en ningún momento planteo lo contrario en mi artículo. Lo que sí digo es que, aunque en clara desventaja, tenemos que intentarlo. Pero obviamente siempre que la distancia sea muy corta o corta o mediana (razonable). En distancias largas yo personalmente no sé si lo intentaría en una urbe. Digo esto porque sé de muchos instructores que ni cortos ni perezosos manifiestan que ante un fusil u otra arma larga nos debemos dar por muertos. O sea que inoculan negativamente las cabecitas de los alumnos. Les dicen que no lo intenten, que se entreguen. ¡Yo tortearía la cara de todo aquel seudo formador que exponga esto! Estos mamarrachos son los mismos que te dicen que si con 4 o 5 tiros no has abatido al malo, mejor que corras o te des por acabado. ¡¡¡Mentiras que se transmiten de promoción en promoción!!!

      Efectivamente, en nuestro libro (“EN LA LÍNEA DE FUEGO”) hay 3 casos reales en los que agentes españoles neutralizaron con pistolas a varios malos armados con armas largas (en 2 casos aparecen fusiles AK, escopetas en el otro). En estos sucesos las distancias de encuentro eran propias para el fuego eficaz de las pistolas y todo salió bastante bien. Insisto, te doy la razón en que la munición del fusil es tan potente que en ciertos rangos de tiro nosotros no seríamos eficaces, mientras que ellos seguirían siéndolo. Pero jamás dije lo contrario, simplemente no entré en ello.

      Me encanta que tú también digas esto “el patrullero que es el que se va a comer el marrón va a pelo…”. De eso va el artículo.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  3. Entregarse y una mierda aunque tenga que levantar el ángulo de tiro hasta el infinito, y digo lo que tu si con cuatro o cinco no has podido pues suéltale otros diez no iba de critica ni de rebatirte nada, iba de que si podemos andar con zapatos cómodos para que ponernos unos tres números más pequeños. Un saludo José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, eres un fenómeno: ¡me encanta el símil de los zapatooos!

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  4. Mira que has planteado el tema del arma larga en el momento oportuno y que deberían de arder los comentarios, pero no, no es así.
    Lo políticamente correcto es criticar a los políticos por no darnos medios, la verdad no se puede contar, y la verdad es que a la mayoría de la gente le molesta la pistola, como para meterle en más líos. Aquí hay chavales que sacan la escopeta y son criticados con risitas por los más inútiles mayoría hoy en el Cuerpo al que pertenezco.
    La escopeta nunca cayó bien a los veteranos acostumbrados al ZETA 70 no les entraba y no les culpo es cuestión de culturas de hecho el subfusil es a Europa como la escopeta a los EEUU, cuando yo vine a mi actual plantilla pregunte por la escopeta y la respuesta fue que los policías de los Z en esa época todos caimanes habían pedido que la retirasen que ellos no iban a estar pendientes de ese trasto si se bajaban del coche, es decir a petrolearse.
    Podemos y debemos criticar la falta de instrucción pero coño Ernesto la escopeta es la O con un canuto, tú crees que es falta de instrucción que un tío con la escopeta en el armero del coche para comprobar si esta con cartucho en la recamara lo mejor que sabe hacer es apretar el gatillo desde ese día en el cielo hay unos pirulos de un zeta, fíjate que lumbreras, pero el que dejo el cartucho en recamara tampoco tenía desperdicio. Es normal que un tío en servicio de puerta en una Brigada de Madrid en una calle de poco más de seis metros de ancha toque el gatillo de la escopeta y pummm mate a un perro y pegue en la cara con una posta a la dueña dejándola la cara de ese lado paralizada, y que encima la victima sea una famosa personaje mediático por excelencia en esos tiempos.
    Solución como te he dicho irlas dejando morir en un rincón y a otra cosa. Hay autentica dejadez y desidia entre la gente. En un problema grave de orden público que tuvimos y que afrontamos 14 hombres solo dos cogimos escopetas porque los demás, gente recién salida de la academia con pocos años de antigüedad y que no pueden decir que no saben usarla decía que no sabían, esa noche gastamos cuatro bolsas de material es decir 100 cartuchos, y solo con su uso pudimos paliar la escasez de hombres que éramos. El Comisario nos dijo que deficiencias o novedades queríamos reseñar, le dijimos que instrucción con la escopeta que la gente no se podía echar para atrás por no saber usarla, palabras suyas esto se soluciona voy a mandar unas prácticas han pasado años y si te he visto no me acuerdo.
    En definitiva compañero que no hay interés que esto está perdido, que se ha colado una tropa de indeseables hijos de puta que les da igual salir corriendo de los sitios no tienen honra. Pero lo correcto es criticar al político y echar la culpa al empedrado. Como ves esto nunca podría ser un comentario a tu artículo porque entonces si saltarían los papistas a decir que no es verdad y es que la verdad duele. Pero hay va.
    PD: He visto en un control de GC un tio con el cetme con la bocacha antidisturbios increíble
    Hoy soy anónimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo, sé de un subinspector que después de meses dejando a un policía joven manejar la escopeta en los controles (GOR), un día dijo que la iba a emplear él durante un registro judicial tras finalizar un control. Cuando recibió la escopeta de manos del policía que la había usado en el control, este hombre descubrió que estaba cargada con salvas/proyección. Le preguntó al chaval que si sabía qué tipo de cartuchos estaba usando ese día, el muchacho dijo que los de siempre, de posta...

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  5. Bueno en general en la guardia civil no se estan poniendo pegas para prestar el servicio con arma larga, eso si dependiendo de la misión. Es mas, ahora mismo se han establecido cauces ágiles para tener acceso a ellas y por supuesto q siempre habra bobos q se rian de quien las solicite pero como anecdota te contare q yo hace años q porto 3 cargadores de pistola y casualmente solo los q no portaban son los q me mostraban su sorpresa...OSEA Q UN CAPULLO Q NO CUMPLE LO ORDENADO EN CUANTO A LO Q SE DEBE LLEVAR ME VA A DECIR Q LLEVO UN CARGADOR DE MAS.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Accipieter. Un compañero de la GC de una provincia andaluza me comentaba ayer que le denegaron llevarse un Cetme C en el patrol. El jefe le dijo que cuando le haga falta ya se lo llevará él u otra dotación. Sin embargo sé que en otros sitios sí lo dejan, si se pide.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  6. Primero que nada cumplo con saludar, en mi país Chile cuesta mucho encontrar información de calidad y el preguntar o buscar información de balística o de armas lleva a que más de uno te mire como criminal en potencia más que como un deportista que quiere saber lo mínimo necesario de su afición. En mi caso ocupe armas neumáticas rifles y pistolas de postones las llamamos aquí para practicar en casa y luego de tener cierta habilidad procedí a regístrame como socio de un club de tiro con polígono al que acudo regularmente para disparar con 9mm Glock y CZ. También practico con una .22 en mi hogar (vivo en el campo y es posible hacerlo sin peligro).
    Comparto con muchos funcionarios policiales (soy profesor civil de Gendarmería de Chile) y para mi resulta casi incomprensible que un civil como yo, deportista aficionado, dispare más cartuchos al año que los funcionarios que trabajan con armamento y que ante una situación límite se les exija ser casi tiradores de elite. Muchos se preparan por su propia cuenta en clubes de tiro etc., pero otros carecen de esa posibilidad y luego se les exigen imposibles. Perdón por lo largo del comentario espero que ustedes estén en mejor que nosotros en ese punto.
    Saludos y agradezco mucho la información que entregan.
    Oslavio Beltran

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Osvalio:

      La preocupante situación formativa que nos describes es gemela con la española.

      Gracias por tu comentario.

      Saludos.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA