EL ASTUTO PODER DE LA MEDIOCRIDAD

Por Ernesto Pérez Vera

Cantamañanas y bocachanclas del mundo de la seguridad, hoy he descubierto que no estáis solos. Bien para ustedes, mal para el resto. Uno siempre mira intramuros creyendo que los lamecharcos forman parte, únicamente, de la casa de uno mismo. Esto es, y así ha sido siempre, muy descorazonador. Me estoy refiriendo a los vendehúmos, a los alitósicos patológicos. Hablo de gentuza carente de formación específica, pero que normalmente está bien conectada y estratégicamente mejor colocada. Señalo con el dedo, por ejemplo, a muchos jefes y formadores de mi gremio.

Ya lo dije una vez de este mismo modo: que levante la mano quien no haya conocido a un instructor de tiro que no supiera qué significa calibre .38 Especial, o que no diferenciara una punta de plomo de una blindada. Yo podría confeccionar una lista de nombres y de plantillas, incluyendo en ella a quienes dicen que las puntas huecas están prohibidas. O peor aún, que llevar la pistola en doble acción (cartucho en la recámara) es ilegal. En esta nómina no faltaría la chica que me dijo, señalando con la mirada la pared que lucía su diploma de instructora de tiro, que ella era “muy buena disparando con la Star de color negro”, sin que por más que la interrogara supiera decirme modelo y calibre: solo distinguía entre pistola Star de color negro y plateado.

Sí, esto, y mucho más, se oye en determinados cursos y en demasiadas clases de tiro para policías y vigilantes de seguridad. ¡Quién no ha visto en algún temario la expresión “38 mm Especial”, referida la expresión al calibre empleado por los vigilantes de seguridad en sus revólveres de cuatro pulgadas! Yo no solamente lo he visto, sino que me he negado a usar dicho temario en la impartición de mis clases. Ese día oí, con sumo coraje y por enésima vez en mi vida, “que siempre se había dicho así y que yo no tenía por qué venir a cambiar las cosas”. Esto me lo espetó, ¡toma ya!, el director del centro de formación en el que estaba dando clases, quien, además y para colmo, también me vacilaba de enmarcado diploma. Otro lerdo que llamaba carga hueca a la punta hueca, para luego extraer de un cajón un manoseado cartucho semiblindado del calibre 9 mm Corto, al que él apellidaba Parabellum.

Pero como dije al inicio de estos rabiosos párrafos, los ganapanes de gorra y placa que se esconden detrás de las cortinas, y que en el peor de los casos se atrincheran tras sus mesas vacías de contenido, no están solos. La mediocridad impera en muchos más sectores profesionales, si no en todos, porque el nivel de cretinismo se ha encargado de construir los peldaños a tal altura, que rara vez se cuela alguien que no sea un enano mental. El que por sus verdaderos méritos profesionales llegue al final, se sentirá cual espermatozoide en el pódium, muy solo. Así lo he llegado a ver esta mañana durante la conversación mantenida con un escultor. Sí, un artista de alto nivel que lo mismo crea para un parlamento autonómico, que para un templo religioso cordobés, mallorquín o vaticano. He descubierto que entre los modeladores y talladores sucede lo mismo. Todo lo anterior, este estado de las cosas, ha llevado a normalizar el hecho de que existan profesores de policías que versan sobre materias que no dominan, como aquellos que dan clases de Defensa Personal Policial y enseñan a engrilletar en un tatami, pero que jamás han llevado a cabo una detención de verdad en la calle.

Y si no aquel doctor en Derecho que me dijo en clase, hace ya quince años, que el consumo de drogas en las vías públicas españolas era legal porque estaba despenalizado, no distinguiendo mi insigne docente entre la vía administrativa y la judicial, en la persecución de tan vigente prohibición. Menos mal que el hombre me oyó con educación y respeto, aunque tardó un día en reconocer que estaba equivocado. Nunca dudé de su capacidad y maestría en el marco del Derecho Urbanístico, ¿pero qué demonios tiene eso que ver con la asignatura que nos estaba impartiendo? No crean que las cosas han cambiado desde entonces: se siguen encomendando asignaturas, y con ello horas lectivas muy bien pagadas, a gente que conoce a gente y que nada sabe de lo que se supone que debe ilustrar a los alumnos. Nepotismo desconchado.

Amigos, todo no vale para todo. Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. Seriedad y coherencia. Honestidad. Organización y eficacia. Si cuando nos duele una muela vamos al dentista y no al dermatólogo, ¿por qué cuando organizamos un curso de tiro colocamos de profesor a un primo, al sobrino o al yerno del cuñado de alguien, en vez de a un instructor por derecho? Y ojo, poseer un diploma tampoco implica tener capacidad para enseñar, como tampoco garantiza poseer conocimientos técnicos solventes. Hablo ahora por mí mismo, salvando la diferencia: tengo un permiso de conducir que me habilita para manejar motocicletas de todo tipo, también policiales, pero posiblemente no sea capaz de llegar ni a la esquina de enfrente sin caerme. Vomitiva, grotesca y esperpénticamente, vemos como en demasiados sitios se recurre al nepote de forma sistemática, salpicando esta tendencia incluso a los procesos selectivos de promoción interna.

Por suerte, me consta que siempre hay un puñado de gente dispuesta a luchar por mejorar. Profesionales que, con seriedad y argumentos sólidos, indican la dirección acertada que hay que tomar para evolucionar. Pero qué quieren que les diga, un puñado es muy poco, poquísimo. Seguiré apoyando a quienes se oponen al inmovilismo y a la involución.


Nunca he sido una persona fácil de llevar, lo siento. ¡Qué carajo, no lo siento!

Comentarios

  1. No me queda más remedio que secundar la línea de pensamiento y conocimiento del titular de este Blog. Una vez más lo volveré a repetir: “En esta jodida Profesión de Policía el conocimiento empírico se impone al conocimiento teórico, la realidad supera a la ficción y rara vez 2+2 son 4”. Traduzco; para los que todavía no se enteran: que aun estando preparado y teniendo una formación del copón, cualquier día es bueno para cagarla y todo acabe en desastre o tragedia. Qué puede ocurrir cuando se carece de la formación, entrenamiento y experiencia que cumpla con los estándares mínimos para ejercer esta profesión, pues está muy claro, además de poner sus propias vidas en riesgo se ponen también la de los demás. Señores NEPOTES, dejen sus confabulaciones para trepar por los despachos y colgarse un par de docenas de chapas en la pechera; pues en materias tan delicadas como armas, tiro, táctica y operatividad dejen a los profesionales trabajar y nada más, por pura responsabilidad y sentido común, no engañen más a sus subordinados o sus compañeros. Les puedo garantizar que cuando se topen con fuerza letal en contrario, es decir, con una situación a vida o muerte delante de sus hocicos; todos los galones, puestos de confianzas y todos esos títulos falsarios que cuelgan de sus despachos no les van a servir para nada. ¡Venga! sean buenos chic@s y hagan bien su trabajo para que el POLICÍA que está en la calle o custodiando edificios esté lo mejor equipado, instruido y entrenado para hacerle frente a cualquier criminal que les quiera arrebatar sus vidas o las de terceros. El trabajo de policía es un trabajo de equipo, de espalda contra espalda, de ojo avizor, de prevención, de anticipación, de rapidez, de valentía y honor, de personas que se preparan para hacer frente a lo peor durante toda su carrera profesional. Para trabajar de policía hay que valer, esta profesión no es para gente cobarde, pusilánime o que está todo el día pensando en el Calendario o complementos laborales. Mi apoyo incondicional para todos los miembros de Las FFCCSS; que saben lo que es sudor, sangre, pólvora y desprecio. Ellos son la auténtica Policía. ¡¡¡ Os queda claro que NO todos los que trabajan de policía son La Policía!!! La experiencia de un veterano que haya sobrevivido a un enfrentamiento armado vale más que todos los galones, chapas y prebendas de cualquier jefatura de policía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan amplio y estupendo comentario.

      Saludos.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. pero el 38 mm especial, se usa en revolver de los de cañon largo no'??
    para los revolveres de cañon corto se usa el otro de l 38 normal no??
    y las pistolas negras pueden ser de ceramica o de hierro. y gastan diferentes "BALAS" dependiendo si son para noche o dia.
    por lo contrario las pistolas plateadas o de colores son las que normalmente llevan los malos, esas solo usan "BALAS" del 44 o 45 por que vienen de USA y alli solo se gastan esas.

    para el tema de los fusiles tenemos hay dos el M16 negro el americano y el AK42 el que tiene el cargador torcido, RUSO.

    Ernesto quiero mi titulo de INSTRUCTOR, como ves tengo conocimientos incluso en armas extranjeras.

    Yayo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Mediocres al Cuadrado. Ayer me comentaron, que la unica novedad respecto a los ejercicios de tiro de mi unidad era,,,,,que para callar bocas la administración se volverán a los 4 ejercicios anuales, anterior mente anulados por falta de presupuesto para munición ,,,pero como no hay ganas de calentarse el sombrero , haremos 2 ejercicios pero con doble munición ,,,,,,,,,,COMO NOS TOMAN EL PELO.
    TOTAL en vez que 4 como marca la orden,,,ahora hacemos 2por que no hay presupuesto,,y ahora que hay presupuesto seguimos haciendo 2 con doble consumo de cartuchos por no calentarnos la cabeza con eso de mandar al personal al campo de tiro,,eso no es rendimiento, rendimiento es un bobo uniformado que a todo dice Si y que tiene una panza que lo le deja ver mas halla de su barriga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario e información, resulta de mucho interés.

      Saludos.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA