DON CUENTITIS DE LA BAHÍA


Por Ernesto Pérez Vera

Semana en la que parece confirmarse la localización e identificación de los restos mortales y de la tumba de don Miguel de Cervantes Saavedra. Tras leer estos párrafos, seguro que comprenderán por qué oso mencionar a tan ilustre creador de las letras españolas. Sirvan estas líneas, hoy, de humilde homenaje personal al Manco de Lepanto.

En un lugar de mi comarca, de cuyo nombre no puedo dejar de olvidarme, no ha mucho tiempo que empezaron a entregarle a los policías unas fundas pistoleras vendidas cual bálsamo de Fierabrás. Peligroso artilugio, en manos de  personas poco entrenadas, es este involutivo y concreto complemento del diablo, máxime cuando los funcionarios a los que va destinado están, mayoritariamente, poco o muy poco instruidos. Nada en absoluto en muchísimos casos. Los defensores del susodicho aparatejo, legítimos mercaderes unos y farsantes de la seguridad otros, dicen algo así como, y permítanme el símil, que ya no es necesario ponerse el cinturón de seguridad para conducir vehículos porque ellos, los vende humo y asustaviejas sin par, han inventado un sistema (la fundita en cuestión) que permite colocarse el cinturón, eficazmente y a tiempo, justo cuando ya se está colisionando contra un obstáculo sorpresivamente aparecido en la vía de circulación. ¡Tatachín, tatachán, a alguien se la han vuelto a colar! A algunos les sigue dando miedo formarse y evolucionar, y de ahí que la caverna no quieran abandonar. Otro negocio más. Otra mentira más para el saco sin fondo del despropósito profesional de esta gentuza.

Insulsa cabecita desamueblada es aquella que piensa que a un Homo sapiens escuetamente adiestrado en el manejo de su arma de fuego, le beneficia desenfundar con los mecanismo de disparo dispuestos en simple acción, en el peor instante que puede vivir cualquier hombre, policía o no policía. Ese momento es, como bien dice el psicólogo y teniente coronel norteamericano (Ranger) Dave Grossman en Sobre el combate, la gran fobia humana universal, o sea, enfrentarse a muerte a otro ser humano o creer que es eso lo que está ocurriendo. Mejor hubiera invertido esos cuartos en cartuchos para entrenar decentemente al personal, en vez de ir mendigándoles a los vecinos, puerta a puerta, un puñado de balas por piedad. 

Vale.

Comentarios

  1. Ernesto intuyo te refieres a la funda esa q permite montar el arma al sacarla??? Jijijiji Uno de los objetos mas absurdos fabricado por el hombre, excepto para pistolas de simple acción, q no es el caso xq ya nadie las tiene adjudicadas. Ademas creo q eso ya estaba inventado, xq lo vi en un video a los Speznat Rusos y lo llevaban para sus tokarev de simple acción. Por lo demas, si quieres desenfundar tu arma montada.....porta cartucho en recamara y te ahorras la funda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Accipiter. Voy a responderte con un artículo completo. Me has dado la idea. Gracias.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA

QUE NADIE SE OLVIDE DE LOS POLICÍAS LOCALES, POR FAVOR