LEGIONARIOS A LUCHAR, LEGIONARIOS A MORIR

Artículo de opinión del 6 de abril de 2015. “Balcón del Estrecho” de Onda Cero Algeciras, un programa dirigido por María Quirós.

Por, Ernesto Pérez Vera

¡Firmes…!

Hace unos días, el 30 de marzo, el Lunes Santo, hombres y mujeres de la Legión pasearon por las calles de Algeciras el orgullo de pertenecer a otra raza; a la raza de los valientes, la de quienes se entregan con fiereza mental, a pecho descubierto y con el corazón en la mano. Caballeros y damas legionarias. Novios y novias de la muerte. Espíritu de cuerpo. Almas que forman bandera en el campo de batalla, cuando son enviadas, y en los pasacalles, cuando son aplaudidas. Derroche de marcialidad, disciplina, sudor y sangre. Rudeza, también, pero solo si el dolor lo exige.
FOTO DE PACO GUERRERO

Dicen los lugareños más veteranos que jamás habían visto tan apabullante presencia ciudadana durante nuestra semana de Pasión. Sostienen, también, que nunca habían oído tan precisos, armónicos y emocionantes acordes como los emitidos por las cornetas de caña larga y por los tambores y los bombos de la Banda de Guerra que, tan magistralmente, dirigiera aquel brigada. Día histórico y espectacular. Desde el cabo de la Escuadra de Gastadores hasta el coronel del Tercio, pasando por el “cabo porra”, no hubo un solo chapiri al que no se le dedicasen aplausos de reconocimiento, agradecimiento y admiración. Cariño y respeto de un pueblo volcado.

Bizarros, leales y bravos, como siempre y como únicamente pueden ser por pura convicción e instrucción, estos legionarios cumplieron su deber dejando en lo más alto el buen nombre del Tercio de Extranjeros, como así fuera bautizada esta fuerza en 1920.
FOTO DE PACO GUERRERO

Miles de creyentes en la fe de Cristo; agnósticos; ateos e incluso irreverentes ante el artículo 16 de la Constitución, aquel que garantiza el derecho y la libertad de ideología, culto y religión, se dieron cita el día 30 para ver y oír, y hasta oler, lo que muchos esperamos que se convierta en tradición local: petalada sacrosanta al son del “Novio de la muerte” y al abrigo de vítores a España y a la Legión. Aclamaciones apolíticas que no provocan urticarias, por más que algunos vomiten al oírlas. Lo primero porque hasta donde yo sé, y hasta esta misma mañana, esto no es ni Polonia, ni Marruecos, ni Venezuela; ni tampoco Francia o Alemania, sino España. Y lo segundo porque cuando se producen grandes catástrofes, como riadas, chapapotes, terremotos, etc., sí que exigimos que movilicen tropas, legionarias o no, para que con fatiga, con sueño y con hambre, o sea, sin cuartel, nos saquen las castañas de fuego incluso en tiempo de paz.

Como si de una alineación planetaria se tratase, el tiempo acompañó para que igualmente la primavera tomase protagonismo durante tamaña jornada. Algeciras entera de bote en bote. El Lunes Santo hizo dos cajas: la de los bares, las cafeterías y los aparcamientos públicos, y la de los votos que, a buen seguro, se garantizó el alcalde.

Comentarios

  1. buena reflexion,escrito desde el corazon,un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso y emotivo artículo para quienes se sienten orgullosos por estar sirviendo u haber servido en tan glorioso cuerpo. La Legión Española. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan bien va dedicado a ti, ccaballero legionario Ortiz. Además estos eran de tu tercio, del segundo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS