MEMORIA DE UN AÑO EDITORIAL

Por, Ernesto Pérez y Fernando Pérez


Sí, “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados” ya ha cumplido un año desde que la editorial Tecnos, la más veterana del Grupo Anaya, se hiciera cargo de la edición de la obra. Para mayor satisfacción de sendos autores, la aventura nos ha llevado por diversas provincias españolas para presentar la obra y, no en pocas ocasiones, para también impartir conferencias sobre asuntos directamente relacionados con el contenido libro. Tampoco es moco de pavo que la primera edición tuviese que ser reimpresa tres veces y que la segunda, a los pocos días de su lanzamiento, requiriera de otra reimpresión urgente.

La gira de actos promocionales se inició en una Escuela Nacional de Policía de Ávila, el 21 de mayo de 2014, con una presentación servida por el veterano escritor e inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) José María de Vicente Toribio. Ese mismo día, y precisamente a la misma hora que se estaba llevando a cabo el acto, fue asesinado en Málaga un agente del CNP. Francisco Enrique Díaz Jiménez, como se llamaba el funcionario finado, recibió una puñalada en el pecho. Pocos días después, el 29, el libro fue presentado en el Centro Municipal de la Juventud Algirós de Valencia, siendo promotor y presentador del acto José Riera, policía local y licenciado en Psicología y en Criminología. La jornada arrancó con una dedicatoria al policía interfecto, quien simbólicamente se hallaba representado, en el escenario, por un taburete vacío colocado delante de una bandera española, junto a la mesa de presentación.

El 12 de junio, día de temperatura insufrible y difícilmente olvidable, pasamos por la Jefatura de la Policía Local de Sevilla. Promovida por el agente municipal e instructor de tiro Sergio Calzada, la presentación del libro fue patrocinada por el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España, copresentando junto a los autores: Nicolás López, uno de los líderes sindicales, Pedro Pablo Domínguez, criminólogo y prologuista de la obra, y Eduardo López, escritor, crítico literario y profesor de Literatura. Esa misma semana viajamos hasta Zaragoza, donde la Central Sindical Independiente de Funcionarios de la Policía Local y la tienda Army Surplus prepararon una jornada técnica con diversas conferencias y con la presentación de “En la línea de fuego” como colofón del evento. Compartieron mesa y micrófono con los autores del libro los policías locales zaragozanos Ignacio García y Ramón Tobaruela. El verano literario, por así llamarlo, finalizó el 20 del mismo mes con la exposición del periodista Luis Romero, en la librería Ares de La Línea de la Concepción.

Cuando parecía que ya no se celebrarían más actos o jornadas de difusión del libro, se nos propusieron y ejecutaron tres más, antes de finalizar el año: Calafell, el 23 de octubre, donde fueron organizadores el Ayuntamiento y la Asociación Internacional de Policía de Viladecans, de la mano del policía y sindicalista Álex Pérez; Bilbao, el 13 de noviembre, donde la Policía Municipal organizó una jornada técnica, presentada por el inspector e instructor de tiro Tomás Carrillo; y Cádiz,  el 17 de diciembre, con el apoyo y patrocinio de la Unión Federal de Policía y de la Asociación de la Prensa de Cádiz, dirigiendo la vespertina presentación la periodista Silvia Tubio, especialista en crónica negra y judicial, y el subinspector del CNP David Montes, quien se viera apoyado por Francisco Tinoco, funcionario adscrito a la Unidad de Prevención y Reacción.


Fernando y yo queremos volver a dar las gracias a todos los presentadores, organizadores y promotores de estas jornadas, pero sobre todo a nuestros lectores, colaboradores y protagonistas del libro. No queremos olvidarnos de quienes, sin éxito por el momento, no dejan de mover sus contactos e influencias para tratar de que “En la línea de fuego” se acerque a sus ciudades y plantillas. Esta no obra no es un libro técnico de nada, mucho menos de tiro o de manejo de armas. Este libro es un grito desesperado de muchos policías supervivientes a la mayor fobia humana universal que existe, como así la define el escritor, psicólogo y guerrero norteamericano Davis Grossman: vernos cara a cara ante la muerte que nos quiere regalar otro Homo sapiens. Aquí contamos, en primera y en tercera persona, qué sintieron más de treinta policías españoles que tuvieron que sobrevivir matando, pero que a veces no lo consiguieron, siendo ellos los realmente maltrechos al finalizar el encuentro. Casos reales que han ocurrido en la esquina de la casa de cualquiera de nosotros. Sucesos que se estaban produciendo mientras tranquilamente nos encontrábamos ejerciendo nuestra libertad en la puerta del colegio de nuestro hijo o comprendo en el supermercado. Derrame de sangre mientras dormíamos a pata suelta, con la tranquilidad de que alguien que no conocemos, y que casi siempre criticamos de antemano, vendrá cuando nuestra paz sea violada tras las cortinas de nuestro dormitorio. Hijos, hermanos y padres que se visten con gorra, placa, porra y pistola para que los demás disfrutemos de la vida. Guardianes de nuestros derechos y, muchas veces, conductores de nuestros sueños.

Comentarios

  1. Lo más importante es haber conseguido poner la primera pica en Flandes, cada vez más, Los Viejos Tercios Españoles irán engrosando sus filas de voluntariosos guerreros, para ir derrotando una vez más a estas hordas de mentiras y arruinavidas de nuestros valerosos agentes que patrullan prestos para dar la cara por la Policía del honor, el valor y lealtad.
    Felicidades."La verdad cuando es pura, solo tiene un camino, el de la razón".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el toque épico de tu comentario.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Aun no ha cumplido el año desde aquella presentación( por cierto fue un honor estar en ella y poder escuchar en aquel lugar palabras sabias) , pero cuanto y bien se hablado de este libro, que debería ser de obligada lectura para todo aquel que preste o quiera prestar servicio en un cuerpo armado de nuestro país. pero sobre todo para todos aquellos que se dicen FORMADORES, de los anteriores( por que hay mucha ignorancia, mucho miedo y mucha leyenda urbana que debería caer ya).
    Gracias por ello a los dos autores ( siempre decimos has leído el libro de ernesto??)

    Yy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras, Yy!

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. Pues nada, yo simplemente me sumo a los comentarios expuestos. ¡Gracias!, muchas ¡gracias! a vosotros, Ernesto y Fernando por cogernos de la mano y sacarnos de"La Caverna"donde las sombras de la penumbra confundian y siguen confundiendo a muchos de la realidad alumbrada por la luz del Sol. Y por si a alguien se le ocurre entrar en el juego metafórico alegando que la luz del sol te puede cegar... Yo siempre llevo mis gafas de sol. Felicidades y Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Magnífico remate el de las gafas de sol!

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  4. ¡¡¡¡HACE YA UN AÑO!!!! Pues enhorabuena, porque hace un año muchos de nosotros pudimos leer lo que nadie dice, lo que nunca ponen en la prensa, lo que nunca oirás en la radio ni verás en la televisión. Para mi, desde luego, fue una enorme satisfacción leer En la línea de fuego: La realidad de los enfrentamientos armados.

    ¡¡¡¡FELICIDADES!!!!

    ---
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josma. Fue una pena que no pudieras ir a la presentación que hicimos en Valencia.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA