MENTIRAS QUE MATAN: UNA MÁS SOBRE PROPORCIONALIDAD

Por, Ernesto Pérez Vera

Esta es la pura y triste realidad: “No les disparé cuando se me echaron encima (…) porque la primera palabra que me vino a la cabeza fue 'proporcionalidad'. Estoy seguro de que si le hubiera pegado dos tiros a cualquiera de ellos, me hubiesen condenado por homicidio imprudente”.

Esto lo cuenta Juan Cadenas, el policía local de Puerto Serrano, Cádiz, que recibió una paliza y dos cuchilladas en la cabeza, una en el ojo izquierdo, que ha perdido, y otra en el paladar. Su binomio también fue brutalmente apaleado. No sucedió en una calle cualquiera, donde por otra parte suelen producirse con frecuencia este tipo de hechos. Pasó dentro de la Jefatura de la Policía Local de Puerto Serrano, en enero de este mismo año. Pero en honor a la verdad debo decir que no fue un machete, una navaja o un cuchillo de cocina el elemento empleado como arma ofensiva contra este funcionario, sino un trozo de cristal arrancado de la propia puerta del cuartel.


Tres personas, todos varones, penetraron violentamente en dependencias policiales con el fin de liberar a un pariente que se hallaba detenido por un delito contra la seguridad vial. Eran miembros de un conocido clan familiar autóctono, dedicado a todo tipo de actividades ilícitas. Gente fea y mala. Muchos policías sabemos de qué perfil humano estamos hablando, de guarros malnacidos.

Como instructor y estudioso de todo lo que rodea el enfrentamiento armado policial, me pregunto: ¿Realmente no disparó este policía por miedo a la posible repercusión judicial de su acto defensivo? Pues sí, seguro que sí, me lo creo. Pero, ¿acaso a este hombre le habían dicho alguna vez en qué consiste el principio de proporcionalidad en los medios defensivos? No, no se lo habían dicho nunca, seguro que no. Lo que sí es probable, si acaso un hecho cierto, es que lo hubieran mal informado sobre estos menesteres. Este policía, como la inmensísima mayoría de agentes de la autoridad y de ciudadanos particulares de este país, había sido engañado sobre qué sí y qué no puede y debe hacer una persona para defenderse, proporcionadamente, desde el punto de vista jurídico. Los entrenamientos y demás planes de formación de los policías se basan, generalmente, en mil falsedades que la mayoría de instructores y profesores de Tiro transmiten a sus alumnos, por tanto es normal que este hombre no pudiera responder a tiempo frente a sus homicidas. No solo no lo habían adiestrado táctica y técnicamente para este tipo encuentros a muerte, sino que además, y esto a veces es peor, nadie le había hablado de lo que de verdad significa eso del uso proporcionado de medios; que obviamente no hubiera requerido en este caso que el funcionario asiera otro trozo de vidrio para clavarlo en el cuerpo de sus tres oponentes.

Ya no deberían existir dudas sobre varios asuntos relacionados con estos temas. La solución del problema pasa por modificar de la A a la Z los planes de formación académica y los de reciclaje de las plantillas (aquellas que cuenten con ellos). Pero antes habría que cambiar los cuadros de profesores e instructores o, por lo menos, enseñarlos a hacer algo más que anotar puntuaciones en un papelito llamado cartilla de tiro. ¡Si los que ensañan y mandan no saben, qué esperamos! Por cierto, hay muchos que saben, pero no los dejan enseñar. La gente no sabe que no sabe y de esto no escapan demasiados docentes del ramo. Tipos que viven anquilosadamente en cómodos sillones y agarrados a horarios de lujo. Sujetos que, en ocasiones, llevan décadas haciendo la misma mierda en la galería de tiro. Individuos que no diferencian un revólver de tres pulgadas, porque los hay aunque un mando y docente me dijera que no existen, de un cañón sin retroceso montado en un Jeep. Beneficiados por sindicatos, jefes, colegas concejales o presidentes de equipos de fútbol que, además, presumen de puesto, de diploma y de los pestosos cursos que imparten por un pastón que en ocasiones paga la propia Administración. Usureros del nepotismo. Papanatas astuta y estratégicamente encumbrados que pasan de todo y de todos, pero que ante los ojos de extraños pasan por verdaderos expertos y profesionales. Un negocio redondo para unos y una mala partida, con trampas, para gente como Juan Cadenas.


Por cierto, este suceso tiene su reflejo en el libro “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados”. Concretamente, está muy relacionado con lo que se narra en el capítulo 5 de la obra, donde un individuo atacó a dos agentes de policía a las puertas de su jefatura, apuñalando e hiriendo gravemente a uno de ellos. A diferencia de lo acaecido en la localidad gaditana, en este enfrentamiento documentado en el libro coescrito por Fernando Pérez Pacho y un servidor, uno de los agentes sí que disparó contra el agresor, con un resultado que convendría conocer.

Espero y deseo que la nueva vida de Juan Cadenas le depare infinitos parabienes y que reciba el reconocimiento social y profesional que merece.



Comentarios

  1. Hola. Ya se que una cosa es comentar aqui y otra verse envuelto en una actuación pero a pesar de todo yo opino que tengas la formación que tengas a un principio que no se debe olvidar y es que ante la duda es mejor ir a la carcel que no al cementerio. Pienso que ademas de formar a la gente en el uso de las armas, falta a mayor escala una formación a como actuar en casos asi.Teniendo en cuenta que no hay dos casos iguales y que tendraz que tomar una decisión importantisima de forma inmediata. Lo que le paso a este policia a sucedido muchas veces y en otras ocasiones la suerte favorecio al agente...en esta casi. No debemos dejarnos intimidar por el sistema, tengo mas que comprobado que tenemos mas miedo a los jueces que a los terroristas, porque somos respetuosos con las normas y ademas de temor a la condena tenemos VERGÜENZA a excedernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Accipiter. Buen comentario.

      Mira, eso de la vergüenza a excedernos me recuerda a algo que 3 policías me dijeron durante las entrevistas realizadas para “EN LA LÍNEA DE FUEGO”. Hablo del capítulo 6, concretamente, donde 3 agentes respondieron a mis preguntas tras enfrentarse a un navajero, en un callejón sin salida. Un funcionario disparó a las piernas y falló el tiro, los otros solamente encañonaron al malo. Pues resulta que mandos y compañeros de los actuantes se mofaron de ellos. Dijeron que eran unos gilipollas y unos fantasmas por esgrimir sus pistolas. Y al que disparó una vez, y falló, le dijeron inútil. Pero lo interesante es que antes de que dispararan pidieron apoyo y estos criticadores de lengua fácil dijeron que estaban merendando y no podían ir…

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Por lo que acabas de comentar Ernesto Pérez Vera, desde mi punto de vista, ni son compañeros ni son nada. Compañero es una palabra que muy poca gente se les puede nombrar en este ámbito. Lo que son es una panda de funcionarios que solo piensan en cobrar a final de mes y tocarse los huevos con las dos manos. Eso si, yo soy el afectado y estas personas que se hacen llamar compañeros los denunciaría sin ningún pudor.

    Un saludo.

    Ernesto eres muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que preguntarle al compañero de Puerto Serrano por la instrucción oficial que recibía. Pero también la causa por la que en dependencias policiales no había más policías un sábado por la noche, en un pueblo tan conflictivo: solo existía una pareja para toda la demarcación.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. Mi más absoluta solidaridad con el compañero. "homicidio imprudente" dice nuestro compañero sobran las palabras, falta formación por todos los sitios. Un saludo.José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, soy Juan Cadenas el compañero herido. Eso que dices del homicidio imprudente, es un error del periódico El Mundo, pues cuando yo hablo de posible condena por homicidio imprudente me prefiero a consecuencia de haber causado una mas varias muertes por haber disparado en un recinto cerrado, pues yo portaba munición BLINDADA, y posiblemente el REBOTE podria haber impactado contra algunas de las personas que se encontraban en el interior de jefatura (tres delincuentes, sin contar el del arma, y dos compañeros=5 personas DESARMADAS). Si hubiese disparado al que portaba el arma, se que en todo caso seria simplemente homicidio. Por favor no pongas en duda mi formación sin conocerme. Gracias

      Eliminar
    2. Juan, yo sé que te refieres a eso. Nuestras y
      a varias conversaciones han podido dejarte claro qué pasó, y cómo.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  4. Ojo que se me puede mal interpretar en ningún momento crítico al compañero. Crítico la formación que recibimos que seguro que el capítulo dedicado a la legítima defensa se soluciono con un " mejor no usarla". Pido perdón si se entiende crítica al compañero. Un saludo José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te he entendido, amigo.

      Habría que preguntarle al compañero de Puerto Serrano por la instrucción oficial que recibía. Pero también la causa por la que en dependencias policiales no había más policías un sábado por la noche, en un pueblo tan conflictivo: solo existía una pareja para toda la demarcación.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  5. Fuerzas Armadas: boinas verdes, brigada paracaidista e infantería de marina. ¿Cómo se le puede exigir a un policía convencional (no de élite) que pueda desarmar a un individuo que lo ataca con un arma blanca? Eso es inverosímil, o todavía más aun, con el famoso tiro a las piernas. Ficciones jurídicas que no tienen nada que ver con la realidad de los hechos, pues los juristas que las crean, sean de la Admón de Justicia o Ejecutiva, tienen un desconocimiento evidente de la realidad de este tipo de enfrentamientos entre seres humanos, todo después, en la sala del plenario lo queremos ver a cámara lenta, paso a paso, tramo a tramo, cuando dichos enfrentamientos duran segundos, que nos prohíben tener miedo y sin embargo no he visto nunca un manual policial o jurídico de qué es el miedo y como se debe controlar. Un asalto de boxeo o cumité de artes marciales dura una media de tres minutos, con unas reglamentaciones y unos jueces que controlan el combate, pues el KAO, se suele producir en cuestión de segundos o menos. Cuánto entrena un boxeador o un karateka al día y en su vida profesional, Dios mío, estamos tontos o qué nos pasa...ficciones encaminadas para enjuiciar a un robot, en vez de a un ser humano.
    Un saludo y un fuerte abrazo a todos, la exquisita profesionalidad de su autor y en especial a Juan Cadenas Luna, por su valor, actuó como mejor supo y pudo respecto a la formación recibida, demasiado hizo, se merece lo mejor y nada en absoluto que reprochar, para mí es un héroe digno de condecoración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, yo tampoco creo que pudiera garantizar que todos los soldados del MOE, de la Bripac o de cualquier otra unidad de las Fuerzas Armadas pudieran hacer determinadas cosas solo por el color de su boina o de su hombrera.

      Por hablar de mi última experiencia ante jueces, más de la mitad no veía desproporción en el caso de Puerto Serrano, u otros similares, cuando se les planteaban los supuestos. Aquellos que no lo tenían claro al principio…, empezaron a verlo de otro color tras sucesivas explicaciones científicas, amén de quedarles claro cuál es el nivel de la formación española de todos los cuerpos. Esto es lo que hay que hacer, conferencias, clases, charlas y ponencias para jueces. Pero claro está, no más de lo mismo por los mismos porque de mentiras estamos hasta las cejas ya. Cuando se proponen expertos en algo estos deben acreditar tal pericia y experiencia con algo más que diplomas o estrechas en los hombros.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  6. Personalmente el caso de Puerto Serrano, no me extraña nada, es más, pocos incidentes ocurren en nuestro país con los miembros de las FYCS, (policías convencionales, proximidad o calle) respecto a su paupérrima formación y entrenamiento en materia de Seguridad Ciudadana. Lo vengo repitiendo una y mil veces, para desarmar a una persona con un arma de filo o de punta a mano descubierta o con tonfa o bastón policial, verdaderamente hay que ser un experto en el combate real cuerpo a cuerpo, es decir, un profesional que además de pasar todos los días un par de horas por el tatami entrenando ataques simulados con otros expertos, debe ser un profesional que haya entrado en combate con enemigos reales. Vamos ya a dejarnos de crear ficciones imaginarias de simulaciones en el gimnasio. Ya está bien, los mejores instructores del combate cuerpo a cuerpo en España están en unidades de élite de las Fuerzas Armadas: boinas verdes, brigada paracaidista e infantería de marina. ¿Cómo se le puede exigir a un policía convencional (no de élite) que pueda desarmar a un individuo que lo ataca con un arma blanca? Eso es inverosímil, o todavía más aun, con el famoso tiro a las piernas. Ficciones jurídicas que no tienen nada que ver con la realidad de los hechos, pues los juristas que las crean, sean de la Admón de Justicia o Ejecutiva, tienen un desconocimiento evidente de la realidad de este tipo de enfrentamientos entre seres humanos, todo después, en la sala del plenario lo queremos ver todo a cámara lenta, paso a paso, tramo a tramo, cuando dichos enfrentamientos duran segundos, que nos prohíben tener miedo y sin embargo no he visto nunca un manual policial o jurídico de trate sobre el miedo y como se debe controlar. Un asalto de boxeo o cumité de artes marciales dura una media de tres minutos, con unas reglamentaciones y unos jueces que controlan el combate, pues el KAO, se suele producir en cuestión de segundos o menos. Cuánto entrena un boxeador o un karateka al día y en su vida profesional, Dios mío, estamos tontos o qué nos pasa...ficciones encaminadas para enjuiciar a un robot, en vez de a un ser humano.
    Un saludo y un fuerte abrazo a todos, la exquisita profesionalidad del autor de este blog y en especial a Juan Cadenas Luna, por su valor, actuó como mejor supo y pudo respecto a la formación recibida, demasiado hizo, se merece lo mejor y nada en absoluto que reprochar, para mí es un héroe digno de condecoración.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Por hablar de mi última experiencia ante jueces, más de la mitad no veía desproporción en el caso de Puerto Serrano, u otros similares, cuando se les planteaban los supuestos. Aquellos que no lo tenían claro al principio…, empezaron a verlo de otro color tras sucesivas explicaciones científicas, amén de quedarles claro cuál es el nivel de la formación española de todos los cuerpos. Esto es lo que hay que hacer, conferencias, clases, charlas y ponencias para jueces. Pero claro está, no más de lo mismo por los mismos porque de mentiras estamos hasta las cejas ya. Cuando se proponen expertos en algo estos deben acreditar tal pericia y experiencia con algo más que diplomas o estrechas en los hombros.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Ernesto.

      Eliminar
  7. Hola ernesto soy compañero de juan de un municipio cercano a puerto serrano. Tal como redactas los comentarios veo y creo que eres instructor de tiro. Solo era para decirte que yo al igual que juan y muchos compañeros de la sierra hemos sido instruidos por buenos profesionales y de forma artruista y con la finalidad de formarnos y no de lucrarse. Como bien ya sabes una actuacion de tres minutos se hace duradera y cada actuacion es distinta. Lo que le ha pasado a juan nos puede pasar a cualquiera de nosotros y cada uno sabe o debe saber lo que hacer en estos casos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Discrepo rotundamente contigo. Juan dice que la gente con la que entrenaba nunca lo instruyó en tiro de doble acción. Es más, me ha dicho que sus instructores le dijeron que llevar el arma alimentada y en doble acción es peligroso. Incluso lo engañaron diciéndole que montar ante el malo paraliza la acción hostil. Juan hoy sabe que eso es falso. Y si un instructor dice esa sarta de estupideces, yo lo defino como un completo y total incompetente.

      Te digo más. Si tú crees que todo el mundo sabe o debe saber qué hacer, y lo dices concebido, es que estás ciego y engañado. ¿Por qué no reaccionaron los dos policías que estaban con Juan, si tan estupendamente estaban formados como tú aseveras? Yo lo sé. No lo hicieron por mil posibles razones y una de ellas es, o puede ser, porque no estaban preparados más que para hacer boquetes en un papel durante prácticas seudodeportivas.

      Lamento ser tan poco diplomático, pero ya está bien de jugar a defender lo que no se conoce ni se comprende. Que te den cursos privados, gratis, económicos o incluso caros, amén de diplomas homologados o no, no garantiza ni calidad ni compromiso.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Hola. Discrepo rotundamente contigo. Juan dice que la gente con la que entrenaba nunca lo instruyó en tiro de doble acción. Es más, me ha dicho que sus instructores le dijeron que llevar el arma alimentada y en doble acción es peligroso. Incluso lo engañaron diciéndole que montar ante el malo paraliza la acción hostil. Juan hoy sabe que eso es falso. Y si un instructor dice esa sarta de estupideces, yo lo defino como un completo y total incompetente.

      Te digo más. Si tú crees que todo el mundo sabe o debe saber qué hacer, y lo dices concebido, es que estás ciego y engañado. ¿Por qué no reaccionaron los dos policías que estaban con Juan, si tan estupendamente estaban formados como tú aseveras? Yo lo sé. No lo hicieron por mil posibles razones y una de ellas es, o puede ser, porque no estaban preparados más que para hacer boquetes en un papel durante prácticas seudodeportivas.

      Lamento ser tan poco diplomático, pero ya está bien de jugar a defender lo que no se conoce ni se comprende. Que te den cursos privados, gratis, económicos o incluso caros, amén de diplomas homologados o no, no garantiza ni calidad ni compromiso.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  8. Hola, soy compañero de la policia local de Algeciras y afortunado cuñado de Ernesto.Creo que Ernesto siempre ha dejado clara su postura, con la cual coincido plenamente desde hace años.
    Ahora se esta dando a conocer dicha postura,ahora muchos compañeros empiezan a coincidir, aunque aun quedan otros muchos que no.
    Gracias a los libros de mi cuñado y a sus charlas y coloquios por todo el país se esta logrando que cada vez seamos mas los que vemos la realidad de los enfrentamientos armados, y no la que los instructores de dos al cuarto nos venían promulgando desde tiempos inmemoriales.
    Lo peor fue al principio cuando muchos se mofaban ,pero eso ya paso ,ahora cuanto menos escuchan, y cuando escuchan se convencen.
    Gracias Ernesto por tu gran labor.
    Todo mi apoyo al compañero de puerto serrano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juan Carlos: ¡gracias por tu comentario!

      Con el compañero de Puerto Serrano, Juan Cadenas, he consumido ya muchos minutos de conversación fructífera. No solo lo apoyo en lo que pueda, que no es mucho, sino que estoy totalmente abierto a cualquier necesidad que él crea que yo puedo cubrirle, por ello, hoy otra vez, hemos mantenido una larga charla. Malos momentos para este policía, que no trabajador que está en la Policía. Este no era de los que iba al trabajo, sino de los que iba a trabajar. Esto le puede pasar a cualquiera, lo tengo visto y más que comprobado, pero suele pasarle más frecuentemente a quienes producen y sirven que no a los se sirven de los que producen.

      Bueno, cuñado, un beso.

      Ernesto.

      Eliminar
  9. Hola a todos. Ernesto por tus palabras se deduce que no puedes estar mejor formado. Sera para tus compañeros un verdadero honor patrullar contigo por las calles y ser asi un dios aunque dios solo hay uno y no eres tu. Dejemosno de tanta y mas soluciones y medios para plantillas como la de Puerto Serrano.Aprovecho para darle todo mi apoyo al compañero Juan Cadenas que no tengo el placer de conocer y decirle que solo y los compañeros sabeis lo que realmente paso ese dia en Jefatura. Para mi y para muchos eres un heroe digno de un ejemplo a seguir. Yo no voy a opinar ni a criticar como se ha hecho aqui si tu actuacion o la de tus compañeros fue correcta o no. Solo habia que estar en el sitio aunque ya se te ha juzgado y condenado Juan a ti y tus compañeros, a los instructores y militares, etc...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues antes de que conteste el aludio, te dire en primer lugar que por desgracia para la policía y por suerte para los malos Ernesto hace ya tiempo que ni patrulla ni patrullará. Dicho esto desde que le leo no he "deducido" en ningún momento que vaya de super poli o super lo que sea, más bien veo mucho altruismo y más modestia, abriendo debates, poniendo en duda leyendas urbanas y sobre todo transmitiendo conocimientos que si quieres los coges y si no los dejas, encima son gratis... De lo que yo diga no te creas nada, o sí, tu mismo. Un abrazo para Juan familiares y compañeros.

      Eliminar
    2. Cada uno tiene una opinion y una formacion la cual tu solo haces criticar.
      Y ahora pones abrazo a Juan despues de criticarle su actuacion, su formacion, etc... vaya tela.....

      Eliminar
    3. Gracias por tus comentarios de apoyo, Manolo.

      Estimado anónimo: yo no he criticado a Juan y si de verdad lo conoces pregúntale qué hemos hablado él y yo durante bastantes minutos. Yo no soy un súper nada, si acaso un gran disconforme con la gentuza que se conforma con no saber y, lo que es peor, con engañar. Sí, reniego de quienes siendo policías, y más aún también instructores, dicen a sus semejantes, por ignorancia y cobardía propia, que ir con la pistola en doble acción es malo, de locos y peligroso. Sí, también repudio a todo aquel que miente a las personas, sean polis, jueces o zapateros, diciéndoles que alimentar el arma ante un tío que ha resuelto en su cabeza matar…, detiene tal pensamiento homicida. Sí, la gente que vende mierda como esa, y mucha más, o sea fantasmas, no merecen mi respeto. Yo sé qué pasó en esa Jefatura esa noche. Y sí crees que estoy mintiendo, ¿pregúntale a mi fuente? Sí estabas allí, dile a mi fuente que está mintiéndome. Y si no estabas, pregúntale a él quién es el que miente.

      Yo no soy amigo de Juan, como sí parece que tal vez seas tú. Yo solamente soy un expolicía que está cansado de asquerosos embusteros que se esconden detrás de la cortina de un galón, de un sindicato o de un billete de 50 euros. Cuando encuentres a un solo policía al que yo le haya cobrado por instruirlo, o desinstruirlo según tú, que diga cuándo y adónde. Hablo de pasta, de dinero, algo que no me gusta, porque tu comentario tiene ese tufillo que yo me sé. Cuando asociaciones o sindicatos me piden presupuesto para instrucción les pongo precio, faltaría más, pero nunca a compañeros a nivel privado (y van muuuchos). Es más, como no suele interesarme las propuestas que me hacen, mis honorarios aumentan para que acudan al que les cobra el 10% de lo que yo fijo. O sea, que pido para que no me llamen, en la inmensa mayoría de las ocasiones. No vivo ni de mis libros, ni de mi ego (que como todo el mundo tengo uno, ¡¡¡y ay de aquel que no lo tenga!!!), ni de vender fundas pestosas. Mi producto se llama experiencia propia tanto en la galería, como en la calle, como en los juzgados, casi siempre apoyada en la ciencia y muchas más veces más en datos empíricos.

      Oye, si no te gusta ni te convence, de escándalo, pero no le digas a Juan que estaba súper entrenado en tiro porque él no lo cree así. Pese a eso, y fíjate, había entrenado mucho más que la media. Pero sí que se le nota otra cosa, ¡había estudiado de verdad para poder desarrollar su labor en la calle con eficacia de la buena! Esto es algo que tampoco todos hacen, aunque tú ahora y aquí me digas que sí. Juan había interiorizado cosas muy buenas en cuanto a manejo del arma, como el desenfunde y el montar rápidamente. Incluso había modificado su funda para poder sacar el arma con mayor celeridad. Tenía todo esto tan interiorizado que parece que pudo desenfundar y preparar su pistola con mucha velocidad, pese a lo que tenía ante sí; todo lo cual, por desgracia, no sirvió cuando decidió no disparar.

      Insisto, señor anónimo, si crees que critico a Juan, pensaré que no has sabido leer lo que he escrito o directamente no eres objetivo por animadversión, algo que por otra parte es muy natural y contra lo que yo lucho diariamente, ganando a veces y perdiendo en ocasiones.

      Saludos.

      Ernesto.

      Eliminar
  10. Podría escribir mucho...19 años de profesión dan para ello. Sin embargo, sólo diré una cosa: menos intentar detener y más imputar.
    Cuando escasean medios, cuando la cobertura legal a nuestra actuación es escasa/difusa, cuando... llega el momento de poner en la balanza si pesa más nuestra tranquilidad/seguridad o sacar de la calle 24 horas a un indeseable.
    El sistema penal/judicial español está lleno de garantías para "los malos" y la LECrim nos deja ajierta la puerta del imputado no detenido incluso para delitos (todos aquellos q no lleven aparejada pena de prisión mayor a 2 años, creo recordar...desde mi "ignorancia"). Todos vemos como constantemente una vez celebrado el juicio, ya sea ordinario/rápido/inmediato rara es la vez q la cosa no queda en una simple multita pagar en cómodos plazos, así que jugarse la vida por ello no compensa.
    Si hiciésemos más imputaciones, y todo acabase como juicio ordinario, todo seguiría igual. Nada cambiaría. Bueno, una cosa sí: que no detendríamos tanto. Pero total, no somos del CNP. No cobramos por ese tipo de actuaciones más dinero. De hecho, en la VPT de mi ayto nuestra baremación es "0" puntos en "Esfuerzo físico".
    Un fuerte abrazo a Juan y al resto de compañer@s que han pasado, pasan y pasarán por circunstancias similares.

    ResponderEliminar
  11. Es el momento, ¡adelante todos aquellos que deseen hacerme el barrido!

    Quien defienda que en este país la Policía (todos los policías de todos los cuerpos) están preparados, se define: o es un majareta que habla de lo que no sabe, o es un sin vergüenza que sabiendo algo de este tema directamente miente. Sí, miente. Podrán decir lo que quieran contra mí y contra mis opiniones, pero esto no se borrará de la Red, por lo que con el tiempo quedarán retratados cuando se tenga que admitir, aunque muchos no quieran, que la entelequia en la que vivimos está apoyada por tantos anónimos opinadores.

    Este es un buen foro para que sigáis defendiendo que lo que se entrena con tres segundos de tiempo de reacción, en distancias deportivas o cercanas a ella, es bueno. Seguro que no lo creéis, pero os puede el ego contra el que todos los sanos de mente luchan, aunque no siempre ganen.

    Saludos.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  12. Todo lo que no sea opinar o actuar como tu lo criticas de malas formas.....aburres....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si de verdad crees en tu discurso, si lo tienes, plásmalo en artículos, con tu nombre, e ilustra a los necesitados como yo.

      Yo también me aburro.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Si de verdad crees en tu discurso, si lo tienes, plásmalo en artículos, con tu nombre, e ilustra a los necesitados como yo.

      Yo también me aburro.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Por cierto, febril crítico al que acepto sin censura, si crees que yo miento y exagero al clamar un cambio en la instrucción de los policías y en el entendimiento judicial, social y ciudadano sobre el modo de ver la defensa policial en encuentros crimininales, no puedo más que pensar que te parece bueno y acertado que los policías no se instruyen más y mejor y más que, además, sufran lesiones por no tener claro cómo y cuándo defenderse a tiros. Te ruego firmes un artículo que justifique semejante forma de ver el ejercicio profesional.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  15. Ayyyy panzaburras, mequetefres, trotamoneros, revientabutacas, petimetres, maniquíes uniformados chapados, esfinges con gafas de sol, desayuneros de hora y media, pelotas politiqueros, voraces galoneros, falsantes de repetición, duros fingidos, enchufados de garganta profunda, cagados de cieno, alcohólicos torronteros, nomineros, sindicalistos, envidiosos repugnantes y demás inmundicia infiltrada en una profesión que ni os gusta y de la que os da mucho MIEDO.
    Para ser policía hay que valer, hay que tener muchos cojones, tener la cabeza muy bien amueblada, y tener ese sentido e intuición que da la experiencia.
    “No vais a reir, ni vais a llorar, vais aprender de carretilla, yo os voy a enseñar”
    Qué os pasa Sodomizados del Sistema, todavía vuestra hipocresía de hidropesía diarreica no os deja ver a más de una cuarta de vuestros sucios y enfermos picos.
    Muchos son tan miserables y canallas que les importar una cagarruta que maten a un compañero, son tan tremendamente inconscientes que les importar el doble de cagarrutas dejar huérfanos y viudas.
    Ernesto es un excelente profesional, si te aburre sus comentarios y explicaciones es que tú debe ser de esos tipos desagradecidos que cuando le estás dando por culo a otro no tienes el detalle de hacerle una paja, al igual que el que dice más imputar y menos actuar, tú debes ser de esos mojoneros de ano prieto, que no tienes ni puta idea de los que son las actuaciones policiales, sus diferentes categorías, clases, tácticas y técnicas. Me gustaría verte en una actuación sorpresiva, fuera de horario de servicio, unipersonal, en inferioridad numérica a puños descubiertos y a dentelladas, a las 3 de la madrugada en una casa aislada con un grupo criminal de 4 gitanos metiéndote una furgoneta en el patio y dispuestos a todo. ¡¡¡primero, creo que tienes que sobrevivir, para poder luego, hacer tu puta imputación!!!
    Venga yaaaaa, escroteros desguevados tan solo hay dos clases de policías vivos, los que han demostrado el valor sobreviviendo a sus atacantes y los que no han demostrado nada, bien porque no valen o porque no han tenido la oportunidad todavía.
    La vida de Juan Cadenas Luna ha cambiado, ya no será el mismo, ha ingresado como Ernesto en esa hermandad de los que sabemos lo que es Sangre, Sudor, Pólvora y Desprecio. Ha cruzado ese umbral del honor, el valor y la lealtad. Muchos de ustedes aunque vivierais tres putas vidas no lo llegaríais a comprender nunca lo que se siente cuando miras a la muerte cara a cara delante de otras personas que ten quieren arrebatar la vida.
    Siento mucho haberme explayado, pero no me he podido contener al leer los comentarios que he visto aquí. Espero que este blog siga siendo el refugio de muchos policías que saben de lo que hablo y de los nobles compañeros que quieran aprender de los que tienen experiencia en el combate.
    Ya habéis recibido la primera clase de pragmatismo y realidad policial a título gratuito. Entrenar muchísimo para sobrevivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, comentarista anónimo. Me has dejado helado. Agradezco tu excelente comentario. Sí, excelente por lo literario y también por el sentido de su contenido. No suelo permitir insultos en mi blog, excepto cuando se emplea la lengua cervantina del modo en que tú lo acabas de hacer.

      No sé si darte también las gracias por la defensa que has hecho de mi persona. Sinceramente, te has excedido porque creo que, seas quien seas, me aprecias más de lo que realmente merezco. No censuro a quienes hacen críticas como las que ahora están llegando a este artículo. Creo que es bueno que la gente pique solita el anzuelo. Yo lucho diariamente para ser objetivo con quienes me cae como el culo, aunque ciertamente a veces gana la subjetividad (no soy perfecto), por ello aunque alguno me provoque repugnancia sigo recomendando que entrenen con él o que lean sus publicaciones. Lucho para que la sesera no se me opaque por la niebla de la animadversión. Insisto, a veces lo consigo, pero otras tantas veces no…, y veo que no soy el único. Nadie es perfecto y eso es bueno, así hay algo más por lo que poder luchar todas las mañanas.

      Un saludo y te felicito por tu argumentario.

      Ernesto.

      Eliminar
  16. Mira te voy a contestar ya que pareces que has estado en la guerra y dudo mucho que hayas hecho hasta la mili. Yo me considero un profesional de los pies a la cabeza. Me corre por la sangre el ser policia no municipal ser policia. Antes fui militar en el Tear de San Fernando en Cadiz y lo llevo dentro y alli me enseñador a aprender de todos. Claro esta unos mejores y otros peores pero jamas me pongo a criticar todo muchos de aqui abria que verlos en actuaciones de las que te pongan los huevos de corbata y el que me diga que nunca ha tenido miedo miente todos tenemos miedo mas o menos pero todos. Por eso estoy en contra de las criticas de que si este es mejor o es peor y recordar que en nuestro trabajo policial diario somos profesionales y como en todos lados los hay policias de vocacion y simples funcionarios. A mi lo que me ha molestado personalmente es que se critique a militares e instructores. Yo a Ernesto no lo conozco solo se que le encantan las armas y mediante un compañero se que tiene un Curso de Instructor en Madrid que no se si es verdad o no. Y tambien que es escritor de temas policiales pero no voy a consentir que se critique a los que hemos sido profesionales del Ejercito y en mi caso sigo siendo Reservista por que lo llevo en la sangre. Quizas Ernesto y tu no hayais hecho ni la mili de ahi que no se debe criticar a los que nos hemos llevado años de Militar antes de policia. Por cierto si eres escritor debes aceptar las criticas de todos yo veo bien tus formas de actuar ante actuaciones conprometidas y de alto riesgo lo digo de nuevo lo veo bien Ernesto pero respeta a los demas. Ah por cierto yo trabajando llevo mi arma con bala en recamara con seguro y funda antihurto y me entreno en doble accion y me dicen los compañeros que estoy loco y que si el arma se me cae se dispara en fin...hay de todo en esta empresa. Espero aclarar el tema por que mi sangre es militar y de policia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, valiente soldado que no dice su nombre (el mío lo conoces). Si quieres saber más, sigue preguntando, pero toca en la puerta correcta. Lee y conducirás, no leas y serás conducido.

      No sé si te das cuenta, pero yo lucho contra los tuercebotas que creen que todo está bien y que no hay que tocar nada. Si defiendes lo contrario te has definido tú solo. Has mordido el anzuelo, chaval. Como creo que hay mucho que cambiar, pero mucho mucho, opino que hay que empezar por los instructores incompetentes que, por lo que veo, tú apoyas y defiendes para que sigan manteniendo el sistema inmovilista. Lo ves, valoras los diplomas, no los conocimientos, lo has dicho tú al considerar que solo tengo un diploma de tal o cual academia (incluso lo pones en duda). Caes una y otra vez, y por ti solito.

      Aunque siempre he permitido críticas constructivas, siempre, en ti ya solo veo ataques personales que no llevan más que a calentarnos y a calentar a terceros. Por lo anterior, cualquier comentario más que no se ciña a aportar, aunque sea con apuntes críticos, será eliminado. Ilústranos, aunque sea desde el anonimato, pero el ataque personal ya ha pasado la frontera. Ya has hecho bueno el refrán aquel que dice que “al que le pica, ajos come”.

      ¡Rompan filas!

      Ernesto.

      Eliminar
  17. Hombre, ya que me has aludido, te voy a responder compañero militar reservista y policía, como NO te gusta que critiquen a los instructores y compañeros militares, policías y llevas a mucha gala que eres policía de verdad y no funcionario municipal porque lo llevas en la sangre y para ti con eso basta porque tu lo vales, ya que te escuece leer las opiniones y pensamientos críticos de gente, que como a ti, le gusta su profesión de policía. Te lo voy a dar unas pinceladas, para que veas cuan equivocado estás. Un poquito de mí: fui militar profesional con el empleo de cabo 1º el RACA-14 División Mecanizada Guzmán el Bueno Nº2 (Legión Chica). Vigilante Jurado-RENFE. Escolta de VIP (curso antiterrorista, explosivos, conducción evasiva con Emilio de Villota-Jarama, curso de equipos de protección nivel I, II y III) Policía Local de una de las 4 plantillas más grandes de España con unidades especiales, cursos por doquier de tonfa policial, bastón policial, defensa personal policial, delincuencia urbana y la Biblia en Pasta. He disparado con pistola star militar 9 mm largo, subfusil star Z-70 9 mm parabellum, cetme-C 7´62 mm, MG 7´62 mm “la maquina”, ametralladora antiaera oerlikon bitubo 20 mm; revolver 4 pulgadas llama y astra .38 especial y pistola walther P99 9 mm parabellum. He entrado en combate cuerpo a cuerpo 4 veces y un enfrentamiento armado directo. En 4 años de militar y 2 años de escolta pegué más tiros en circuito táctico que en los 24 años de policía local seudodeportivo. Quieres tener la bondad de explicármelo compañero militar del Tear de San Fernando y policía local, ¿esto por qué?. Qué conozco a Ernesto, pues sí, me parece un tío legal, profesional y enamorado de su profesión aunque no haya intimado con él ni para tomarme un café, al igual que tú, también lo llevamos en la sangre, pero lo que nos diferencia de ti, es que nosotros hemos visto la muerte desde muy cerca, tanto que, los dos estamos incapacitados con una incapacidad permanente y muy contentos por estar vivos para contarlo. A mí lo que me diferencia de él, es que él combate en el terreno que más domina el de instructor de tiro y yo en el de las leyes por mi condición de jurista, pero estamos dispuesto a contribuir con nuestro conocimiento teórico y sobre todo el EMPÍRICO, para que los compañeros salgan lo más preparados a combatir contra sus enemigos, que por cierto, en este país no son pocos y de todos los niveles sociales. A nosotros no nos duermen ya con cuentos de hadas, tenemos la suficiente experiencia y edad para recapacitar, reflexionar y experimentar por nosotros mismos. Son ya demasiadas contradicciones, engañifas, condenas, expedientes y timos laborales, que aún así, muchos compañeros se creen que las palabras de los políticos, los sindicalistos, los autos o sentencias judiciales son palabra de Dios, están muy equivocados. Hay otros estándares profesionales en los que mirarse el ombligo, para comprobar nuestro nivel profesional, para tener una adecuada capacidad de respuesta a las situaciones que se nos exige en cada momento y sobre todo poder identificar en tiempo y forma a nuestros enemigos. En España, los policías mueren, quedan incapacitados, se suicidan, se divorcian, muchos se autodestruyen inútilmente presas de no poder encontrar respuestas a sus problemas. La Policía es algo más que una profesión, es un modus vivendi, es una filosofía de vida, un saber y entender el por qué de las cosas. El mayor enemigo de un policía es tener al lado a un mal policía, a un mal mando, a un mal instructor, a un mal sindicalista, a un mal jefe político, a un mal abogado, a un mal cónyuge y sabes porqué, por dos poderosas razones: a) porque cada día de servicio es un capítulo nuevo, no sabemos con lo que nos podemos enfrentar. b) porque no todo el mundo sabe comprender y valorar ese estado de incertidumbre permanente en el que se vive, día a día, tramo a tramo, hora a hora, inclusive cuando nos corre el sudor frío del miedo, segundo a segundo. Nosotros corremos hacia los tiros y los navajazos cuando todo el mundo corre huyendo de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado lector, gracias por tu extenso comentario. Como no conozco a quienes firman anónimamente no sé a qué militar reservista diriges el comentario, dado que sin lugar a dudas no.sno será a mí porque nunca he sido reservista.

      Un saludo. Te animo a seguir formándote, que ese es el objetivo final que perseguimos quienes no creemos en los tuercebotas.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Anonimo si yo opino igual que tu y se que me comprenderas ya que tenemos mucho en comun segun he leido. Yo tambien me entreno en doble accion y veo bien lo que has puesto. Solo puse mi opinion sobre algo que no conpartia. En todos lados hay de todo y todos lo sabemos. Solo eso. Saludos.

      Eliminar
  18. Joder me he quedado helado, acabo de recibir una analítica completa de sangre y por mas que busco solo encuentro leucocitos y cosas así, ni me pone que hice la mili, ni me pone que se perfectamente como suena y se ve la explosión de un coche bomba a cien metros de donde estas, ni me pone la de cientos de veces que me he jugado la vida, ni me pone que al lado de grandes profesionales conviven a su sombra verdaderos parásitos no exclusivos de este ámbito ya que están presentes en todo, ni pone a los individuos que armados he detenido por suerte sin pegar un tiro pero a los que no tenia ninguna duda de dárselo si fuese necesario. Tal vez deba pedir que me repitan el análisis en vista de lo que otros tienen en la sangre. este blog es un lugar donde un profesional (Ernesto) expone sus dudas y conocimientos y otros leemos y compartimos, normalmente estamos de acuerdo ya que EMPIRICAMENTE queda demostrado que la falta de preparación es evidente, par los que no lo creen unas preguntas cuantos tiros tienen los techos y suelos de las galerías donde practicáis, cuantos compañeros veis temblar en la línea de tiro, cuantos compañeros veis cerrar los ojos en el momento del disparo, cuantos veis levantar la mano ante una interrupción que en la mayoría de los casos consiste en que se le ha olvidado quitar el seguro. Cuantos veis confundir hurto con robo cuantos confundir falta con delito. Si queréis cerramos los ojos, pero para muestra un botón como ya dije desde mi más profundo respeto y solidaridad teniendo en cuenta que a todos nos puede pasar lo mismo que a Juan ya que aquí 15 segundos son dos vidas, y siempre que no sea un error del periodista, no se puede decir que si en su caso disparas el juez te va a hacer responsable de un homicidio imprudente, imposible desde el momento que disparas queriendo y das en el blanco elegido.
    Por cierto compañero te felicito por tus tres combates cuerpo a cuerpo eso en cuantos años, porque esos los puedes tener en un simple turno de servicio.
    Honor y reconocimiento a los militares españoles, nadie ofende por nombrarlos el mejor instructor de tiro que he tenido fue un teniente de la policía militar allá por el año 1981. Creo que aquí estamos y se pasa para aportar desde la discrepancia sana que no desde el menosprecio que me parece entender cuando se dice "como escritor de temas policiales". Un saludo Jose Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Pepe. Por suerte en las analíticas de sangre no ponen con cuántas armas has disparado ni cuántos tíos has reducido, de lo contrario sería muy aburrido para mi médico de cabecera, toda vez que es pacifista.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  19. Compañero José Moreno, siempre leo sus comentarios con atención, pues es usted uno de los compañeros que escriben en este blog y da su opinión. Me encantaría poder identificarme plenamente sobre mis comentarios pero en mi situación actual sería una temeridad hacerlo por circunstancias que no voy a desvelar en este momento por economía narrativa y por mi propia seguridad. Yo he escrito los dos comentarios anónimos últimos: Ayyyy panzaburras,... (17 de abril de 2015, 22:08) y Hombre ya que me has aludido... (18 de abril de 2015, 14:37) me he dirigido específicamente al compañero infante de marina reservista del TEAR de San Fernando y compañero de Policía Local, con ánimo de hacerle comprender otros puntos de vista y opiniones que pueden gustar más o menos, pero creo que pueden ayudar a enriquecernos a todos dentro de nuestra mayor o menor tosquedad. Ese 2º comentario no iba dirigido específicamente al titular de este blog. Cuando aludimos a la sangre, lo hacemos en una doble acepción: a) Lo hacemos en sentido metafórico, que en mi opinión es una forma muy castrense y policial de hacer referencia a algo físico que representa nuestras emociones y pasiones profesionales. b) En sentido material, como el elemento físico de nuestro organismo por donde habitualmente se manifiestan nuestras heridas físicas ya bien a través de hemorragias externas o internas que pueden llegar a ser letales cuando su pérdida es en abundancia. Con respecto al comentario suyo sobre el combate cuerpo a cuerpo HTH-W (hand to hand or weapon) , que usted cita 3 y en mi comentario son 4, para ilustrarle de forma somera, en las Teorías Generales del Combate Cuerpo a Cuerpo Policial de otros países, le puedo decir que alcanzan esa categoría por 4 requisitos principales: 1.- porque los policías se han visto atacados en inferioridad de condiciones claramente manifiestas (inferioridad numérica, francos de servicios, agresiones sorpresivas o emboscadas, sin medios defensivos proporcionales a su alcance, etc.) 2.- porque el resultado de las lesiones recibidas o infringidas revisten la categoría de graves o muy graves. 3.- porque los agentes actuantes son policías convencionales no pertenecientes a unidades de élite o específicamente adiestradas para ese tipo de combate. 4.- porque la instrucción judicial de estos enfrentamientos se suelen sustanciar por un PROO (procedimiento ordinario penal) las penas de los hechos son o por concurso real, llegar a sumar más de 9 años de condena. Lo que usted menciona son escaramuzas típicas de nuestra profesión, los gomazos o tonfazos de toda la vida en servicios comisionados o sobrevenidos en horario de servicio, que de esos, por falta de lesiones personalmente perdí la cuenta hace muchos años.
    Un saludo a todos. Me gusta este Blog y espero algún día conocer en persona a sus participantes.

    ResponderEliminar
  20. El sr. Ernesto Pérez Vera y cada vez más y más policías, instructores o no, están luchando día a día contra las falacias inculcadas en las academias policiales (de todos los colores). Las verdades les duelen a aquellos cuyo discurso no quieren ver ni escuchar. Desde que sigo a Ernesto en su blog así como a otros que tienen su misma prédica JAMÁS ha criticado a instructores de tiro o de defensa personal policial que enseñan erróneamente técnicas y tácticas que nunca funcionarán en la calle, siempre que dichos instructores no han conocido sistemas realistas de combate, su instrucción se basa en lo aprendido en sus respectivas academias pero que no actúan de mala fe. Ernesto y los demás van más allá.. Su crítica, sin pelos en la lengua, va dirigida a aquellos que aún teniendo conocimiento de que su sistema hace aguas, continuan formando, bien por intereses particulares o por mantener su estatus, a policías mandándolos directamente al paredón.

    ¿Cómo puede ser que en las academias policiales te enseñen técnicas de luxación y palanca que ejecutadas correctamente implican rotura de hueso?¿o proyecciones de judo en tatami, sin tener en consideración los elementos estructurales que nos rodean contínuamente en la calle como bordillos, paredes etc? ¿saben realmente lo que implica hacer una proyección de cadera (O Goshi, Koshi Waza) en una superficie dura a una persona sin conocimientos en estas disciplinas?¿Cómo justifico luego yo ante su señoría que en una intervención con un hombre ebrio que en un momento de nerviosismo unido a su alto grado de alcohol en sangre no se quería identificar y me agarró de la pechera, procediendo yo a realizarle una de esas "estupendas" técnicas de luxación de muñeca y acabando el hombre en el hospital con el cúbito y radio partidos y yo imputado por lesiones?¿Le digo al juez que así me lo enseñaron?

    El problema no son aquellos que son ignorantes por no haber visto la realidad, sino aquellos que conociendo esa realidad prefieren seguir siendo ignorantes.

    Un saludo.

    G.B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo puedo aplaudirte porque no tengo nada que añadir.

      Gracias.

      Ernesto.

      Eliminar
  21. Compañero anónimo del comentario "panzaburras" perdón si te has sentido ofendido, mira lo escrito no tiene tono si estuviésemos todos hablando seguramente la conversación sería fluida y los malos entendidos se solucionarían con una puntualización, ya te digo siento si he dado la sensación de que me he metido contigo. Otra cosa yo solo comento en este blog desde mi ignorancia pero con el mas absoluto interés por mi profesión y por que no decirlo pasión. Si has visto algo firmado por mi se debe a la generosidad de Ernesto al que de vez en cuando mando reflexiones por el escrito que el tiene a bien publicar, pero ni se tanto de policía como para escribir ni por supuesto domino el lenguaje.
    En cuanto a los que nos ocupa es cierto me he liado con tanto anónimo y he mezclado churras con merinas, desconozco que te impide dar tu nombre pero como bien argumentas si es por seguridad personal mi apoyo. Venga, que aquí estamos para sumar que ya nos restan bastante los inútiles y yo creo que todo el que pierde un poquito de su tiempo leyendo sobre temas profesionales aunque no este de acuerdo con lo escrito es un tío que merece la pena otros solo leen el manual del móvil. Un saludo Jose Moreno

    ResponderEliminar
  22. Gracias José Moreno, ojalá algún día todos los que escribimos en esté blog con frecuencia pudiéramos reunirnos en algún lugar y conocernos personalmente. Yo ya tengo 50 años, mi carrera profesional se truncó hace 4 años así como toda mi vida, actualmente estoy con una IPA, una incapacidad permanente absoluta, todavía mi actuación policial está judicializada. Para no volverme loco, de la devastación que produce un enfrentamiento letal a nivel emocional, familiar, social y económico me refugié en los libros, la investigación, la escritura y sobre todo en la lectura voraz y desenfrenada por conseguir respuesta a mi situación tan adversa y a la tragedia que estoy viviendo. En esa búsqueda, se cruzó en mi camino, Ernesto Pérez Vera que junto a mi abogado Gustavo Arduán (el que les salvo la causa de homicidio a los Guardias Civiles de Roquetas-Almería) criminólogo y conocedor del mundo policial; me han ayudado a ir recibiendo esas respuestas que he ido ordenando y enriqueciendo con mi propia labor investigadora. Ahora me dedico ayudar a policías y ciudadanos que estén en la misma situación que yo, asesorándoles y poniéndolos en contacto con los diferentes especialistas que he ido conociendo en este largo vía crucis. Efectivamente, aquí estamos para sumar, aportar, reconducir y sobre todo enfrentar a los compañeros y resto de la Sociedad con la realidad del enfrentamiento con la muerte que te quieran obsequiar otros seres humanos. Escribir bien, para saber transmitir lo que uno siente, no es nada fácil, Ernesto lo ha conseguido, muchas veces he llegado a momentos de desesperación por querer transmitir una idea o un pensamiento técnico o sentimental y ha sido imposible conseguir que esas maravillosas palabras fluyeran con la rapidez adecuada. Para finalizar, José y todos los compañeros que leen esté Blog, no podéis imaginaros el daño tan tremendo que me ha ocasionado la calificación de mi cartilla de tiro en mi causa, por eso estoy aquí combatiendo cuan Hidalgo Quijote de los de Lanza en Astilleros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo. Sobre la mentira de las cartillas de tiro hablé ante los jueces y fiscales de la Audiencia Provincial de Burgos.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  23. siguiendo el hilo de la cartilla que el amigo "Anonimo" indica, hay muchas contrariedades, yo tengo creo algo de la confianza del instructor de tiro ya que practico el ejercicio que quiero, sin ceñirme mucho al plana general, pero para que eso sucediera tuve que demostrarlo que supuestamente sabia disparar, digo puestamente, por que estamos en lo de siempre 7/10 metros 5 siluetas, 8´´, bla bla bla ya sabeis como va esto,
    Pero claro o hacia lo primero eso, o no habia lo siguiente que era lo que a mi me interesaba tratar de practicar al menos algo parecido a lo que podria econtrarme en la calle. tiro instintivo, poca distancia, muy rapido.

    Pero como bien dice el amigo Anonimo, eso tal vez pueda alguna vez darme dolores de cabeza,

    esto es la pescadilla que se muerde la cola. como siempre el que pierde es el Agente.

    Yy

    ResponderEliminar
  24. Buenas tardes a todos. En primer lugar me gustaria dar las gracias a todos lo que me dais apoyo y ánimo. Gracias de corazón.

    He decidido escribir este comentario para intentar aclarar algunas cosas respecto a lo ocurrido el 17/01/2015 en Puerto Serrano.

    1-Para los que alegremente se preguntan (o mejor dicho indican) por qué no imputamos en vez de detener, les diria que el delito por el que procedimos a la detención no era una simple conducción temeraria. Por motivos judiciales me reservo dar detalles aqui.
    2- Cuando hablo de que posiblemente me hubiesen condenado por homicidio imprudente, no me referia a disparar sobre el delincuente que portaba el arma, sino a una POSIBLE MUERTE CAUSADA POR IMPACTO DEL PROYECTIL REBOTADO, pues si alguno no lo sabe yo portaba MUNICIÓN BLINDADA, y yo era CONCIENTE A LO QUE ME EXPONIA SI DISPARABA EN UN RECINTO CERRADO CON ESE TIPO DE ARMAMENTO, pues ademas del atacante armado, habian 5 personas mas DESARMADAS. Aunque algunos, sentados tranquilamente en su sofa indican cual hubiese sido lo ideal de hacer o lo que ellos habrian hecho, yo dispuse de 3 SEGUNDOS para tomar una decisión que podria marcar mi vida y la de mi familia para toda la vidas.
    3- Para los que no lo sepan, yo llegue a desenfundar mi arma en DOS OCASIONES.

    La primera, cuando se produjo el asalto a la jefatura. Ahi al ver al atacante con un cristal de grandes dimensiones, tuve TRES segundos para desenfundar, montar y encañonar. A su vez disponia de ese tiempo para PENSAR qué opción tomar y sus POSIBLES CONSECUENCIAS.

    TRES segundos, un tipo enfurecido, a unos cinco metros a paso rápido hacia ti,con un CRISTAL (No una pistola, ni un cuchillo, ni una navaja, o una katana,...NO con un C R I S T A L).

    Este hecho de ser un cristal y no otro tipo de arma fue lo que me dio "LA DUDA NEGATIVA", como la llamo yo. En esos segundos, mi cerebro funcionó a mil por hora, y tras tenerlo frente a mi arma, con el dedo dispuesto, pense " ES UN CRISTAL...¿Y SI SE ROMPE Y SUS TROZOS SE DISPERSAN TRAS CAER ABATIDO? ¿ME CREERAN LOS "COMPRENSIVOS JUECES Y FISCALES" QUE TANTAS VECES NOS TRATARON...) ¿Y LOS QUE ESTAN DETRAS, ENTRE ELLOS UN COMPAÑERO...TAMBIEN PUDE QUE LA BALA LES DE...PUES PASARÁ POR EL CUERPO DE ESTE HIJO DE PUTA COMO SI DE UNA SERVILLETA SE TRATASE...

    La "duda negativa" me hizo enfundar el arma.

    Ahi es cuando digo que pensé en la palabra PROPIRCIONALIDAD, pues cuando saco el arma ya por SEGUNDA VEZ, me encontraba herido, y ahi no pense en nada sólo en mi hijo, en buscar lo ANTES POSIBLE UN MÉDICO. Mi lucha en ese momento cambio de objetivo. Deje a un lado el Juan policía y me fui al Juan padre. Ya mi uniforme y yo habian aguantado bastante contra tres salvajes, ya era el momento de pensar en SOBREVIVIR. Lo demás no me importaba.

    Tengo que decir, que el primer desenfunde del arma y el segundo no tienen nada que ver. El primero lo hice como policía y el segundo como ser humano. El primero pensé, desenfundé, monte y encañoné, en el segundo no pensé, fue mecanico, fue instintivo.

    Solo digo una cosa, cuando vemos en la tele un penalti dudo repetido, a veces necesitamos verlo 50 veces a camara lenta para saber si fue o no penalti, e incluso asi a veces no nos ponemos de acuerdo en si fue o no penalti, entonces ¿cómo podemos criticar al arbitro que solo tuvo tres segundo para D E C I D I R? En mi caso, creo que pasa algo parecido. Un saludo y buen servicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola otra vez, Juan.

      Te veré pronto.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS