MUERTE ENTRE BUTACAS

Por, Ernesto Pérez Vera

La filmación que hoy analizamos presenta el instante en el que un policía brasileño fuera de servicio cae bajo el fuego de dos atracadores. Falleció. El suceso fue grabado por varias cámaras de seguridad, si bien, aquí, solamente vamos a visualizar la toma de una de ellas. No importa mucho si el incidente se produjo en una entidad bancaria, en una oficina de empleo o en un videoclub. Lo que nos interesa es que el agente accede como cliente a un establecimiento público y que, sin demora, trata de marcharse justo tras cruzar el umbral de la puerta. Todos los gestos indican que pudo haber detectado indicios de que algo extraño estaba ocurriendo, pero no logra salir del local: uno de los delincuentes, que se hallaba sentado y mezclado entre los clientes del lugar, se pone en pie, lo sujeta por la ropa, impide que abandone el sitio, esgrime una pistola empuñada a dos manos e inicia una serie de disparos contra él. Pienso que el mundo se debe abrir ante los pies de cualquiera que, de sopetón, se vea ante algo así


El funcionario, por su parte, reacciona al fuego contrario extrayendo una pistola que porta oculta bajo la ropa, en la región inguinal. Pero el hombre, antes de iniciar su respuesta armada, tuvo que cambiar de mano el casco de motorista que llevaba asido con la mano izquierda, para finalmente dejarlo caer al suelo y poder emplear sendas manos para montar su arma, la cual se encontraba con la recámara vacía. Una clara desventaja que le costó numerosos impactos antes de que pudiera comenzar su tanda de réplica: se vislumbran cinco tiros antes de que el agente efectúe su primer disparo. En segundos se produjo un violentísimo tiroteo entre ambos contrincantes, sin que el rango de enfrentamiento superara nunca los cinco metros, habiéndose iniciado a no más de dos. No es fácilmente apreciable, pero el policía recibió fuego simultáneo de los dos criminales, durante al menos una parte de la refriega (tiempo 2”07’ del vídeo). 

Se advierte claramente como los dos principales protagonistas se mueven, desplazándose, a la vez que desenfundan y disparan. Es posible, pero que muy posible, que ninguna de las partes hubiera recibido adiestramiento especifico en este sentido, en el de moverse para ganar distancia y, a la par, ponérselo más difícil al contrario. Los dos hombres se dejaron llevar por el animal salvaje que aún podemos ser los Homo sapiens, en según qué momentos y circunstancias de la vida. La situación debió ser tan brutal, sobre todo para la víctima del sorpresivo ataque, que sus cerebros reptilianos seguramente tomaron el control emocional de las acciones, discriminando toda posible respuesta cognitiva. Típico, lógico, natural y me atrevo a decir que hasta saludable. De haber disfrutado el policía de más tiempo de reacción y de suficiente capacidad para pensar, como ocurre en las galerías de tiro, hubiese discernido y adoptado una cómoda posición de tiro, quién sabe si incluso cinematográfica y, además, podría haber enrasado los elementos de puntería de su arma en el entrecejo de su antagonista. Pero no, ese día el instructor no estaba allí para recordarle a nadie que las piernas tienen que estar bien abiertas, y los pies en paralelo, para que los huevos, por inercia, cuelguen bien dentro de la bolsa escrotal. Tampoco había nadie con un silbato marcando el ritmo de los tres segundos de reacción que muchos creen, todavía, un tiempo ideal para desarrollar entrenamientos reactivos. ¿Adiestramiento o autoemboscada? Sencillamente, manidas mentiras. Una forma de institucionalizar la ignorancia y la dejadez. Un clarísimo ejemplo de la deserción del compromiso. Miedo a evolucionar, por vergüenza a reconocer que lo anterior era una entelequia.

En estos casos el objetivo está muy claro y se encuentra totalmente alejado de florituras, de postureos y de falsas calificaciones de tirador selecto, de primera, básico, de tercera, etc. Se trata de sobrevivir a cualquier precio y de cualquier modo, por ello, aunque en estas secuencias no se puede ver, el policía se deshizo de su arma, lanzándola hacia la puerta, cuando vio que ya no tenía muchas opciones de vencer. Tal vez pensó que si los otros dejaban de verlo como una amenaza no lo rematarían. ¿Cobardía? No, en absoluto, simplemente es una de las formas naturales de supervivencia que nuestra especie lleva millones de años poniendo en práctica, por herencia evolutiva de nuestros ancestros.

Llevar la pistola presta para disparar hubiera supuesto una gran ventaja para el agente. Pero no nos engañemos, verse inesperadamente delante de dos individuos armados, y tan violentos, nunca resulta moco de pavo, ni es plato de buen gusto para nadie. Podríamos matizar numerosos puntos observados en este incidente, pero quiero hacer hincapié en la fisiología del aparato ocular en situaciones de percepción del peligro. No es momento de dedicar páginas o párrafos enteros al asunto, pero sí que resulta casi de obligado cumplimiento recordar que aunque más del cincuenta por ciento de la actividad cerebral es consumida por el sentido de la vista, éste, el ojo, nos puede jugar malas pasadas en momentos vitales como el que estamos comentando. Así las cosas, todos los participantes en este encuentro armado debieron encontrarse con serias dificultades, difícilmente salvables en tales instantes, para alinear el punto de mira y el alza y, con precisión, encararlos en la zona de tiro deseada. Está demostrado científicamente que el músculo ciliar en estos casos se relaja, obligando al cristalino a perder su forma curva para aplanarse. Ante tal vicisitud se hace del todo imposible que el cristalino, cuya misión consiste en permitir el enfoque de objetos a distintas distancias, se concentre en tan minúsculos aparatos de puntería.



Todo lo anterior no significa que abogue por adiestrar a las personas a disparar sin apuntar. Proponer esto sería una temeridad mayúscula, toda vez que no todos los casos requieren de respuestas reactivas ante agresiones sorpresivas a distancia de saludo; por lo que cuando sí existe un plan premeditado, como policialmente pudieran ser las llamadas que comisionan a los funcionarios a escenarios ya calientes, sí pueden tomarse decisiones razonadas que, como poco, predisponen a los intervinientes para barajar, con alguna porción de tiempo, posibles respuestas favorables.

Comentarios

  1. Hola. pienso que habría que practicar al menos una vez al año ejercicios de tiro cuerpo a cuerpo con armas de Airsoft.sería una buena manera de entrenar situaciones y con los ejercicios de tiro no se pueden reproducir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Accipiter. Pero añadiría que tales ejercicios de entrenamiento cuerpo a cuerpo, con armas simuladas, deberían estar bien dirigidos y diseñados. Esto pasa, inexorablemente, por mandar a tomar por culo a muchísimos profesores e instructores de Tiro. Ayer mismo estuve visionando unas imágenes tomadas en una academia de policía de este país, en las que un instructor propone insulso entrenamiento. Todos los alumnos lo realizan y cuando uno pregunta cuál es la razón y sentido del mismo, responde el profesor (mando): “¡Tú hazlo, y punto, que para eso estás aquí!”.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Otra vez y van miles. Que tabú con la doble acción sin seguro, porque pienso que si metes seguro en una situación como la del video también te va a dar problemas quitarle. Cuento al menos tres disparos del malo antes del primero del policía que el malo tampoco es que este especialmente hábil. Dices que no serás tú el que diga que no se utilicen miras, yo si lo digo reto a quien quiera a que demuestre que en esa distancia y situación va a enrasar elementos de puntería y además digo que si a esa distancia no eres capaz de darle a un blanco con un tiro de encañonamiento mejor lo dejes. Con respecto a los famosos instructores que todavía viven en la época de los duelos entre caballeros con pistolas de un disparo es otra guerra perdida “dos disparos a cinco metros cinco segundos” con dos cojones campeón estas dando un tiempo a tu alumno que la calle le va a arrebatar con toda crudeza. Ese mismo instructor que para demostrarte como se tira se pone a diez metros de la silueta posición weaber apunta con todo el tiempo del mundo y un DIEZ y ahí es donde te mira desde la superioridad y te dice “así se hace”, ole, ole y ole por los toreros de salón. No es menos cierto que la mayoría de sus pupilos le piden cositas así que si les mete más estrés se cagan pobres memos piensan que ellos nunca van a necesitar más de lo que hacen porque no se meten en líos, los líos vienen solos.
    Me acojona no por reiterativa la actitud de la gente (público) pio, pio que yo no he sido que pena.
    Ernesto te quejas a veces de que hay gente que te critica porque les corriges desde hoy me tienes en tu lista de agraviados después de treinta y cinco años tirando con pistola en los que un día se me van a la derecha otros a la izquierda, mil cursos privados para corregir esto y vas y me iluminas, coño era por la posición de los huevos, pienso ponérmelos centrados el próximo día.
    Fuera de coñas culpables los que estando en posición de enseñar no enseñan, más culpables los que estando en posición de aprender no exigen. Un saludo. Jose Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu fabuloso comentario. Siempre aprendo algo de ti.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. Y más culpables los que, mandan a la calle a sus policías a morir con esos tipos de entrenamiento que nos dan en las galerías, y encima no quieren que les vayan con ningún problema, ni legal ni físico.
    Un saludo. Ifwin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ifwin, la mayoría no sabe que no sabe, pero lamentablemente otra mayoría dentro de la primera tampoco quiere saber. Estos se defienden rajando de quienes los dejan con el culo al aire, y lo hacen tratando de desacreditarlos.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  4. Dicen que el que golpea primero (dispara primero) golpea dos veces. Se aprecia claramente que en este enfrentamiento el policía desenfundar primero pero para su desgracia lleva su arma en condición tres. Lástima porque acaba de perder la única carta buena que le ha tocado jugar en esta timba, la de no parar de repartir plomo hasta abatir la amenaza incluso amenazas puesto que el segundo criminal es posible que de haber batido el policía al primer malo que abre fuego, el segundo estuviese expuesto a los disparos del policía puesto que este incluso tenía cierto abrigo entre las sillas. Pero esta es mi hipótesis y quizás solo quizás hubiese podido pasar de esta forma... Ya sabéis la verdad absoluta no existe, tampoco la mentira pero creo que es un magnífico ejemplo en "cinemas Cooper " para meditar sobre lo de cartucho en recámara. A pensar... Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Manolo. Gracias por tu comentario.

      Ernesto.

      Eliminar
  5. El sentido común que por otro lado es el menos común de los sentidos, ya nos dice que lis malos siempre, SIEMPRE, llevan cartucho en recámara y las armas que portan SIEMPRE y en todos los casos están listas para hacer fuego, jamás se ha visto un video o se ha conocido un caso en el que los mails hayan tenido dificultades para iniciar el enfrentamiento, SIEMPRE son lis que arrancan a tiros. Sabido esto por muchos de nosotros llegado el momento de seguro que tendremos algún que otro problemilla generado por la rutina, la que mata, imaginarios el resto que pasa por el oficio sin pena ni gloria, dignos de enviarlos al oculista por ser incapaces de ver un vehículo cargado con mil kilos de droga, en fin, lo de siempre.
    Sinceramente creó que todo entrenamiento que realicemos es poco pero siempre será mejor cuanto más nos acerquemos a situaciones reales en todos los supuestos y esto incluye cartucho en recámara, sin cartucho, perdida de cargador durante la extracción del arma, interrupción al montar el arma en la extracción, etc, vamos, cosas divertidas que no hacen gracia alguna en medio de la movida.
    Por cierto, que extraigas el arma y el cargador se te vaya al suelo es más fácil de lo que parece cuando portas el arma de paisano..,
    Pena por el agente.., un abrazo Ernesto y a todos, Cap13

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, estimado amigo protagonista del capítulo 13 de “EN LA LÍNEA DE FUEGO”. Seguro que estos días estás acordándote del policía local de Puerto Serrano que ha perdido un ojo. Ayer mantuve con él una larga conversación.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  6. Así es Ernesto, y me quedé con una palabra que resaltaron en la prensa "PROPORCIONALIDAD", vamos, sin comentarios (vamos a tener que salir a la calle con un pico, con un trozo de cristal, con un cuchillo de cocina, con un martillo, etc. para ser proporcionales), desde luego que mi deseo es que este hombre salga adelante, el agente hizo todo lo que buenamente pudo hacer haciendo uso de lo que le ensañaron.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, estimado amigo. No tenemos que vender más ese discurso de a ver si vamos a tener que salir de servicio con un pico, con un destornillador y con un rastrillo por si nos agreden con ellos. El discurso es, muy resumidamente, que hay que disparar siempre que el sentido común nos diga que el tiro, de dar, puede o podría poner fin o frenar una agresión grave, se esté empleando el elemento que se esté empleando, o sea una pistola, un martillo, una fusil de asalto o un cenicero de cristal. Ahora bien, ese sentido común debe discernir lo bastante solventemente como para diferenciar el riesgo que supone un tío que esgrime un machete a 30 metros del agente, y el que supone que esos metros se hayan recortado, aunque sea portando un cristal, a 7 metros o menos.

      Esto es lo que hay que decirle y demostrarle a quienes deben enjuiciar las acciones policías, pero también a muchos policías, mandos e instructores de policías. Mientras tantos mandos, agentes y formadores internos no sepan esto, ni quieran saberlo, no podremos convencer a los del resto de estamentos. Demasiadas veces tenemos al enemigo en casa.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS