DESDE LA VERGÜENZA AJENA, PERO TAMBIÉN CON PENA

Por, Ernesto Pérez Vera

Las semillas podridas se mezclan hábilmente con las buenas, por ello, sin saberlo, uno muchas veces siembra podredumbre. Pero lo bueno es que cuando uno descubre el fraude que supone regar en balde, o hacerlo obteniendo frutos podridos, que todavía es peor, debe saber que imperiosamente tiene que cortar el chorro de agua, aunque éste reciba el apelativo de “amistad” en forma de gotas, como las que colman el vaso. Es lo que siempre he hecho con aquellos que se han ido pasado, suavonamente y con el paso de los años, al lado oscuro; si es que no siempre estuvieron allí mimetizadamente. Ya no sé qué pensar de demasiada gente a la que he llamado amigo y compañero, porque a otros, como a los de la familia, no hay que escogerlos ni abandonarlos dado que ya nos vienen impuestos por la fuerza de la naturaleza.

En los últimos tiempos mi agenda de contactos se ha visto muy reducida, confirmándose hace unas semanas que hice bien, años atrás y sin pancartas, en eliminar ciertos nombres de tan íntimo listado.

Los que están por caer nunca estuvieron en mi agenda telefónica, pero espero que también sean descubiertos y desenmascarados, pues si para mí es muy reprochable legal y éticamente que un expolicía y exguardia civil contrabandeé, más deleznable me parece que algunos lo estén haciendo, con las mismísimas siglas, estando aún en servicio activo y que para colmo, como según todos dicen con la boca pequeña y por las esquinas, tal vez no solamente sean cigarrillos aquello que transportan. Esto es lo realmente “shungo” y doblemente recriminable. Pero ojo, que nadie piense que estoy banalizando las ilicitudes del no mencionado en estos párrafos, porque si en mi mano estuviese perdonarlo…, no lo haría.

Participaré moderadamente en la quema de la leña de este árbol caído, pues ya no es un servidor público aquel del que la Prensa comarcal ha estado hablando durante semanas, por su implicación en una infracción administrativa de contrabando de tabaco procedente de Gibraltar; pero con más interés participaría en el aquelarre si esta persona realmente perteneciese, aún, a la que también fue mi fuerza policial.

A buen entendedor, ya saben…

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA