LENGUETOSO TIME

Por, Ernesto Pérez Vera

Casi todos creemos que en situaciones sorpresivas y desconcertantes, en momentos de “a vida o muerte”, podremos hacer cosas como las que entrenamos en escenarios no contaminados de odio, incertidumbre, rabia y miedo. Muchos pensamos, y que se salve el que pueda, que incluso podremos ejecutar respuestas nunca entrenadas y ni siquiera imaginadas. Que levante la mano quien no haya dicho alguna vez que jamás le hubiera pasado esto, aquello o lo otro por ser más chulo que un ocho, fantaseando con reacciones de muchachito de película americana.
¡Paparruchas y gilipolleces! Nadie puede saber qué hará en tal o cual caso. El que piense de modo contrario se engaña a sí mismo ante el espejo de la estupidez, algo que, por otra parte, es moda perpetua. Sí sabemos qué nos gustaría hacer, pero del deseo al hecho consumado hay un trecho plagado de adversas sorpresas. Si preguntamos a policías apuñalados, o heridos a balazos, todos nos dirán que hasta ese día pensaban que podrían solventar satisfactoriamente ataques de estas características. Pero el día de la verdad, cuando la silueta de papel se mueve, suda, grita, avanza cuchillo en mano, o dispara, nada sale exactamente igual a como anteriormente resultaba en la galería de tiro: ya no está presente ese amable instructor que, además de regalar segundos de cronómetro, recuerda en voz alta que no hay que olvidar alimentar la recámara y que, por supuesto, hay que desactivar el seguro manual. No digamos ya eso de: “¡apunta, hombre, que da tiempo!”.

A ver si la gente empieza a comprender que en determinados casos no se puede apuntar: la fisiología del aparato ocular lo impide. En acontecimientos de este perfil, o sea ante ataques inesperados y potencialmente letales, dirigir el fuego hacia la zona de riesgo, o en dirección al generador del peligro, no siempre permite hacerlo enrazando los elementos de puntería como cuando emulamos a Mel Gibson en Arma letal.

Todo esto no quita que creer en uno mismo ayuda a ser resolutivo y eficaz, pero siempre que uno se adiestre y se mentalice del modo correcto. Conciencia y mentalidad táctica. Conocerse por dentro, para poder responder por fuera.

Conoce innumerables verdades basadas en 30 entrevistas realizadas a policías españoles que sobrevivieron a tiro limpio, o simplemente gracias a la intervención del azar. 

Oye aquí una entrevista de radio realizada  a sendos autores de “EN LA LÍNEA DE FUEGO”. ¡Sé que te va a  gustar! https://www.youtube.com/watch?v=kWLPAK0mkc4   AQUÍ

Pide aquí tu ejemplar de “EN LA LÍNEA DE FUEGO”: http://www.mildot.es/en-la-linea-de-fuego-la-realidad-de-los-enfrentamientos-armados.html   AQUÍ

Comentarios

  1. Nada a entrenar no hay escusa a dos a una mano , con movimiento, recargando , solbentando las anomalias y mucha fortuna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Escarceneitor.

      Saludos.

      Ernesto

      Eliminar
  2. Claro hombre si tu cuentas que has practicado a desenfundar cincuenta mil veces delante de un espejo, si cuentas que te planteas situaciones mentalmente, si además entrenas en seco, si te documentas sobre cuestiones relativas a lo comentado y consigues que no te llamen flipado, miedoso, peliculero ect., me lo dices, porque cada vez que ante un grupo de gente comentas esto ves las sonrisas la incredulidad e incluso el desprecio. Entrena, entrena, entrena, no hay excusa , que excusa puedes poner si desenfundar te significa un problema o tardas tres segundos en hacerlo, para ciertas cosas no hay excusas .Y es que tenemos un problema no hay un termino medio, por un lado los mentalizados y por otro mayoritario los aquí no pasa nada y si pasa le acribillo que yo ante la silueta con diez segundos clavo a cinco metros dos disparos en el diez, bien campeón entrenar no garantiza sobrevivir pero a ti que Dios te pille confesado. Te comente por otro medio la reacción espontanea que me ocurrió hace nada ante un saque de navaja sorpresivo, sin darme cuenta la pipa estaba donde tenia que estar encañonando al menda , pues eso no sale solo, sale de trabajo. Un saludo Jose Moreno

    ResponderEliminar
  3. no se te noto enojado,,cuando tu haces algo y lo respaldas con datos estadisticos, noticias ,testimonios y amenazas computables de manera oficial y tienes los conocimientos sobre la oportunidad , proporcionalidad y concgruencia en las actuaciones profesionales y tienes claro cuando estas actuando como agente de la ley o cuando actuas en defensa personal sin animo de provocacion por tu parte, tenerte asi es motivo de SATISFACCION,nunca de lo contrario,,ASI QUE ANIMOS Y A ENTRENAR.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS