BALCÓN DEL ESTRECHO

ONDA CERO ALGECIRAS (15 de junio de 2015)

Por, Ernesto Pérez Vera

Ya huele a feria en Algeciras, incluso para este linense servidor de ustedes y colaborador de esta casa. Pero yo, que soy poco “salao” y nada juerguista, lo que verdaderamente quiero decir es que 2015, a estas alturas del año, ya nos ha empujado 2 veces ante las urnas. Primero fue el 22 de marzo, cuando los andaluces, y me niego a añadir y andaluzas, elegimos a quienes se van a sentar en nuestro parlamento autonómico, durante los próximos 4 años. Y hace 23 días, ayer como aquel que dice, votamos a nuestros representantes locales, algo igualmente repetido a la par en todos los municipios de este país, aún llamado España.

Las críticas, los balances, las opiniones y los análisis resultantes del conteo de los comicios son infinitos e infumables en no pocos casos. Ni qué decir tiene que los comentarios vertidos en los medios de comunicación no siempre son doctos, como por otra parte seguro que tampoco lo es este artículo de opinión que están oyendo. Pero por Dios que el sectarismo, la incoherencia y el maniqueísmo flotan sobre nuestras cabezas, incluso mientras estoy ofreciendo mi opinión. Y es que cuesta mucho trabajo ser objetivo, por más que a veces se procure. Pero a ver, ¿realmente lo procuramos? Esto es algo que los profesionales de la comunicación sabrán, lo cual me excluye porque ni sé comunicar, ni he estudiado Periodismo.

Una de las cosas que más me llaman la atención es que quienes durante 4 años han gobernado ayuntamientos a través de pactos, sin que sus siglas hubiesen obtenido el mayor respaldo ciudadano, exigen ahora, pasado, consumado y consumido este periodo, que gobierne la lista más votada. Quienes hoy no quieren que los de enfrente pacten con otros partidos políticos, en lo que sin duda es parte del juego democrático y muchas veces el final de la gran fiesta que es el sufragio universal, ayer pactaron a 2, a 3 y hasta a 4 bandas. ¿Embustes a domicilio, o verdadera política? Tampoco lo sé.

Todavía queda por ver qué decidimos para con el Gobierno de la nación de cara a la próxima legislatura. Si bien es verdad que estas elecciones deberían producirse después del 20 de noviembre, y como muy tarde antes del 20 de diciembre, la constitución que algunos quieren fusilar permite llegar hasta el 17 de enero para cursar estos trámites. Esperemos que no nos fastidien la Navidad con un Papa Noel pidiendo el voto, pero más lamentable sería que a alguien le llamasen fascista por hacer lo propio ataviado cual Melchor, Gaspar o Baltasar.

Pero tranquilos, no pasa nada: seguimos a la cabeza de la vergonzosa lista de países de la Unión Europea donde más cocaína se consume. ¡Qué asco!

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA