LA FUERZA DE LA RAZÓN: VENCER CONVENCIENDO

Por, Ernesto Pérez Vera
Ahora ya no tanto, pero durante años fui objeto de algunas críticas por defender la teoría, pero también por airear la sangrante realidad,  de que los cartuchos policiales dotados con proyectiles expansivos, huecos o no huecos, son ideales para preservar de heridas a terceras personas presentes en los tiroteos, o simplemente próximas a dichos escenarios (cientos de metros). Quiero decir que estas balas, al contrario que las blindadas y que las semiblindadas, recorren menos tramos en los cuerpos carnosos afectados. Esto minimiza, casi siempre, el riesgo de que los proyectiles abandonen el cuerpo y hieran a sujetos no designados como objetivos.

Si se terciaran determinados factores favorables, estas puntas también podrían ocasionar heridas de mayor consideración, lo que a su vez podría derivar en la innecesidad de seguir efectuando más disparos contra un mismo “target”.

Quienes me criticaban por defender estos pensamientos decían, aunque también escupían contra otros instructores y contra otros planteamientos estrechamente ligados a los que hoy estamos tratando, que estas indeseables contrariedades no se producían con la frecuencia suficiente como para tener que preocuparse. Se amparaban, según ellos, en que algunos norteamericanos así lo exponían en su país. ¡Nos ha jodido! Allí sucede en menos ocasiones que aquí, porque, ¡qué casualidad!, las fuerzas del orden no emplean el mismo tipo de munición que sí usamos aquí. A ver, hombres descarriados y desertores del menos común de los sentidos, si ellos consumen puntas huecas y el número de sobrepenetraciones desembocantes en heridas a inocentes ajenos a los incidentes armados es menor que aquí, que tiramos con semiblindadas y blindadas, ¿de verdad hacen falta más explicaciones?

Recordemos que estoy hablando de cartuchos de armas cortas que generan bajas velocidades y poca energía, lo que medianamente puede ayudar a controlar el exceso de penetración.  No sucede lo mismo con los calibres propios de armas largas, en los que las mayores energías y velocidades desarrolladas de las que podríamos hablar, rara vez permitirían sostener la idea de que las puntas huecas siempre permanecerán dentro del organismo lesionado, aunque con casi total seguridad sí producirían heridas de mayor entidad.

La cosa es que cuando este humilde policía local, gaditano de origen y con apellidos comunes y nada cinematográficos, defendía lo expuesto en los párrafos precedentes, individuos con más ínfulas que este servidor de ustedes despotricaban y exponían que personas llamadas como los protagonistas del celuloide decían lo contrario. Pero ahora, sin embargo, los engreídos que vuelan entre sus estrellas hocican y promueven, por fin en lengua española, lo mismo contra lo que antaño escupieron. ¿Que por qué lo hacían? Pues vayan ustedes a saber, tal vez por falta de educación, por incontinencia de la ira, por carencias afectivas en la infancia, por envidia, o quién sabe si porque de pequeños recibieron más pedradas de la cuenta en el patio del colegio, sin haberse repuesto aún  emocionalmente.

Sea como sea, vean el vídeo que seguidamente enlazo. Si siguen los artículos publicados en este blog, esta filmación no les descubrirá nada nuevo, pero sí les reforzará lo ya sabido: https://www.youtube.com/watch?v=P9bh0M37Hh8

Desde estas páginas quiero agradecer a mi amigo y compañero Abel, de la Policía Local de Zaragoza, el detalle que ha tenido al compartir conmigo este magnífico documento audiovisual. 

Comentarios

  1. Conocía el video y de hecho lo tengo archivado desde hace algún tiempo, magnífico documento para introducirnos en tan apasionante campo de la balística de efectos, en este caso sobre el cuerpo humano. Seguro que te suena el proyectil 9mmP utilizado en la prueba de jabon, jejeje, ( Geco Action 4 del grupo Ruag). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Manolo.

      Por cierto, habiéndose efectuado la prueba en Suiza era casi de esperar que usaran un proyectil Ruag.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Fin, se acabo el debate. Y por cierto nunca entendí la gilipollez de tirar al suelo o al aire en núcleos urbanos. Un saludo José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tal vez recuerdes, este tema está expuesto varias veces en "En la línea de fuego", con el mismo planteamiento.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. "La punta hueca MATA MÁS, y además está prohibida" Y de ahí no los vas a sacar Ernesto, te lo digo yo, que en una ponencia en Madrid los compañeros me pedían que me callara y me sentara mientras estaba sobre el escenario un Alto Mando de la ICAE y yo le pedía explicaciones y documentación sobre la prohibición del porte de ese tipo de cartuchería por las FFCCSS, obteniendo un Por que sí. por respuesta.

    No nos metamos ya en que, sí está permitida para funcionarios especialmente habilitados. Menuda lindeza del legislador, ahí queda eso, para los "anales" de la historia.

    He de reconocer que cada vez se está más y mejor informado sobre el tema de armas y municiones en las diferentes FFCCSS, y que algún día, se acabara con toda la ignorancia vertida durante años.

    Buen vídeo, sí señor, nada que ver con las pruebas de los simples mortales como un servidor ;)

    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josma, estoy convencido de que la persona que dio aquella respuesta no entendió tu pregunta...

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Josma, estoy convencido de que la persona que dio aquella respuesta no entendió tu pregunta...

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
    3. Josma, estoy convencido de que la persona que dio aquella respuesta no entendió tu pregunta...

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA