REFLEXIONES DELANTE DE UNA SILUETA

Por, Ernesto Pérez Vera

“En mis primeros tres años en el Cuerpo solamente fui un par de veces al tiro. Y desde que estoy en esta unidad operativa, que ya va para cinco años, voy una o dos veces al año, pero siempre hago lo mismo y además nunca disparo más de quince cartuchos. Yo no sé mucho de estas cosas, Ernesto, pero creo que es insuficiente”. Así se pronunciaba mi amigo Jordi hace unos días, durante el ratillo que echamos juntos en la galería de tiro. Tan escueto entrenamiento con el arma es ridículamente peligroso, aunque se preste servicio en una unidad destinada a labores administrativas. Pero ese no es el caso del hombre del que estoy escribiendo. Este funcionario trabaja en una zona criminalmente muy caliente del país, en un punto de paso obligado de drogas, armas, terroristas, narcotraficantes, etc.

Jordi participa en entradas y registros de inmuebles; monta controles de vehículos y personas; traslada presos y detenidos; interviene en alteraciones del orden; disuelve tumultos y restablece el orden cuando éste es subvertido. Pero además de todo eso, también atiende llamadas ciudadanas de todo tipo. Es, por tanto, un típico policía de seguridad ciudadana, un patrullero con competencias un tanto elásticas y próximas a situaciones comprometidas y arriesgadas. Pese a que a Jordi y a su unidad se les presupone un nivel de formación superior al de la media, esto no parece cumplirse. Mi colega, ávido de conocimientos, no perdió puntada de cuantos comentarios yo iba vertiendo durante nuestra sesión de entrenamiento. Oía, asimilaba y practicaba. Comprobaba. Entre ensayo y ensayo, preguntaba. Esa es la clave, preguntar y recibir respuestas.


No es la primera vez que me cuentan las mismas penas, en absoluto. Lamentablemente, esto ya se ha convertido en una situación normalizada, aunque muchos lo ignoren…, aun siendo los propios afectados. Hay cuerpos que carecen de planes de reciclaje que incluyan prácticas de tiro. Pero lo cierto es que incluso quienes cuentan con estos programas rara vez los culminan al cien por cien. No se trata de pegar más tiros, que también dado que nuestros consumos son tan deficientes que tal vez rocen el delito, lo que hay es que ser serios y responsables. Hay que aprender para  saber, para luego compartir. Casi siempre cunde más el gasto de saliva que el de pólvora, siendo ideal el reparto proporcionado y razonado de cada tiro y de cada palabra pronunciada.

Comentarios

  1. Eso unido a q el verdadero enemigo es el sistema para el q trabajamos q no va a consentir un error aunque sea minimo, fiscales y perodistas loquitos por meternos mano q luego cuando entras en sala para juzgar a un delincuente te das cuenta q el fiscal se esta leyendo tu atestado sobre la marcha y q no tiebe ni idea de q va. ESTO UNIDO A LO OTRO es lo q hace q debamos prepararnos en un pais en el q cada vez q empuñas un arma tienes un pie en la carcel por obsequio de una sociedad apesebrada en la anarquia y en la creencia q las leyes son para q las incumpla otro. ( q agusto me he quedado).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si este verano te veo aquí abajo, Accipiter.

      Eliminar
  2. Seguro que es delito, pero segurísimo, sabéis la melonada que se gasta la administración en adquisición de cartucheria todos los años?, donde van esos cartuchos si no se consumen?, y lo más gordo, sabéis la calidad de lis mismos en muchas ocasiones?, mientras unos se dejan la piel en la calle para que todos vivamos más seguros otros todos los años les visita papá Noel en forma de licitación....., hay partidas que no llegan a percutir y aquí no pasa nada..., JMLobato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente no me consta que existan partidas defectuosas, si bien a veces sale algún cartucho así.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. "El que algo quiere, algo le cuesta"

    Es la máxima que se cumple a la hora de alejarse del rebaño de búfalos torpes. Bien sea buscando formación extraoficial y pagada de nuestro bolsillo, bien sea cabreándote con la superioridad y dando habida cuenta de la falta de formación, cursos o prácticas de tiro con informes detallados y con "chicha", no sea que se les ocurra decir: "Es que nadie nos ha dicho nada".

    Entiendo por lo que estás pasando Jordi, todos hemos pasado por tu misma situación, pero mi consejo, y teniendo a Ernesto a tu lado, es que te aproveches de él, lo exprimas, y redactéis unos informes "que se cague la perra" para tus mandos.

    ¡¡¡SUERTE, Y AL TORO!!!
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
  4. Digamos que somos un gremio maldito del que lo único que interesa es la faceta publicitaria de ciertas intervenciones algunas de ellas muy puntuales en cuanto a oportunidad. A modo de ejemplo en el mes de Julio tendrán lugar cambios importantes a nivel legislativo, L.O.S.C y C.P, bien a fecha de hoy en el CNP ni una charla sobre estos cambios por lo menos en mi plantilla, es más, si se de los cambios es por buscármelos yo. Si eso es así en lo básico, que queremos en cuanto a tiro, si, eso que pone tan nerviosos a políticos y demás. Llevamos pistola porque no se atreven a quitárnosla pero yo creo que de buena gana lo hacían. En la actualidad que costaría poner una sesión de videos por ejemplo trimestral, videos que abrirían ojos, videos que hay a cientos en los que se ve a policías en enfrentamientos sin trampas ni cartón. Creo que serían muy útiles sobre todo pensando que simplemente con ver en el telediario la ejecución del policía francés por parte de terroristas se monto una corriente brutal de solicitud de medios y formación que al final quedo en nada pero que removió muchas conciencias de compañeros. Un saludo José Moreno

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS