EL SILENCIO DEL MIEDO

Por, Ernesto Pérez Vera
 
Mi abuelo Justo Pérez Montero, excombatiente de
nuestra  guerra fratricida 

«Hubo un golpe de mano ruso y me pegaron un tiro en la cabeza. Al principio no me di cuenta, seguí a lo mío. Al rato perdí el conocimiento. […] El miedo es el silencio. Cuando hay un tiroteo no se piensa en nada, pero el silencio de las trincheras es terrible porque te da opción a pensar y pensar es el mayor enemigo. Pensar da miedo. Un ruso se me coló en la trinchera por detrás sin que lo viera. Pudo haberme matado fácilmente, pero me pidió pasarse al lado alemán. […] En la oscuridad del frente se ve, puedes ver un cigarrillo a dos kilómetros de distancia».

Estas palabras forman parte de la entrevista realizada por P. Ingelmo y R. Navas a José González Rodríguez, para Europa Sur (30 de enero de 2011). José González, natural de Cádiz, luchó en Rusia con la División Azul. Tenía ochentainueve años cuando se sometió a los periodistas. Hay quien con menos de la mitad de años que él, y sin haber pegado más de cuatro tiros jugando a los soldaditos en el campo de maniobras, niega que pueda ser verdad cada línea manifestada por este excombatiente. El guerrillero engaritado en su despacho, a la sazón lamedor botas y sin par abrillantador de bayonetas y de ratones de ordenador, sostiene que el miedo es un invento que cuatro majaretas han inventado, o hemos inventado, esta misma mañana.

¡Te quieres ir ya por ahí, mamarracho!

Comentarios

  1. y segun el duro ,,,si no hay miedo, ¿Que sensación es la que lo ocupa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué defiende, pero sé que no experimenta... sino que cual papagayo repite lo que otro diga en contra de la tesis que en cada momento este quiera demonizar.

      Saludos.

      Eliminar
    2. No sé qué defiende, pero sé que no experimenta... sino que cual papagayo repite lo que otro diga en contra de la tesis que en cada momento este quiera demonizar.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS