COSAS QUE PASAN: REBOTES Y BALAS PERDIDAS

Por, Ernesto Pérez Vera

Primera hora de la mañana en San Juan de Aznalfarache, Sevilla. Es 25 de mayo de 2011. Una mujer de 54 años de edad pierde la vida como consecuencia de un disparo efectuado por un policía local. El funcionario en cuestión, en unión de otro compañero, se estaba enfrentado a tiros con dos atracadores de bancos —legítima acción de defensa propia—, cuando uno de sus proyectiles no llegó a los criminales y rebotó deteniendo su trayectoria en la ciudadana. El impacto alcanzó la cabeza, produciendo la muerte en el acto. Concepción, que así se llamaba la interfecta, se encontraba junto a su hija en una parada de autobús, cuando se produjo el funesto suceso. Ambas mujeres, al oír las detonaciones (alrededor de seis), intentaron, sin éxito, llegar hasta un lugar más seguro para evitar ser alcanzadas.

Los asaltantes de la entidad bancaria portaban sendas pistolas del calibre 7.65 mm (.32 ACP), si bien, por suerte, estaban en un lamentable estado de conservación. Uno de los delincuentes cayó gravemente herido por un impacto de los funcionarios. El otro huyó, siendo posteriormente apresado.

Seguramente nadie pondrá objeción a que los policías, tanto los protagonistas de este suceso como otros, se defiendan con sus armas de fuego ante acciones potencialmente letales. Lo curioso es que el público también creerá que cuando un agente de policía dispara, siempre acierta sus disparos, tal y como la televisión nos ha hecho creer con sus teleseries y largometrajes. Pero lo cierto es que no es así. Los policías no solo no suelen conseguir colocar sus disparos al cien por cien en los encuentros armados reales, sino que tampoco siempre lo hacen en la tranquila, relajada, desinfectada y pacífica galería de tiro.

En el campo de tiro, vale, es relativamente factible alcanzar cierto grado de precisión en los ejercicios, pero en la realidad de la calle nada es igual y aparecen estas balas perdidas. Si alguien cree que es fácil poner la bala donde el ojo, es que no sabe nada de esto, o es que es tirador deportivo de tiro de precisión…, y además de cierto nivel. Por cierto, aunque emplear la palabra proyectil es más técnico y parece más profesional, a lo largo de este artículo usaré el vocablo bala como sinónimo de proyectil, pues según la Real Academia de Lengua Española es correcto hacerlo.

Estas cosas suelen pasar en la cruda, dura y fría verdad de la calle. No se pueden colocar todos los disparos allá dónde queremos, como quizá sí hacemos en los entrenamientos. Ya dije que nada es igual fuera de la cancha de tiro. Y es que el cartón que agujereamos cuando el instructor da la orden de abrir fuego (no todos los policías entrenan) no se mueve, no suda, no grita, no sangra y, sobre todo, no dispara ni apuñala. En la vida real sí. Comprendido esto, será más fácil asimilar qué pasó aquel 25 de mayo de hace ya casi cuatro años en San Juan. Puede que haya gente que no lo entienda, aunque más bien será que no lo quiera entender, pero esto es así porque no es de otro modo. No puede serlo. Así será de verdad, que la familia de la fallecida, concretamente la hija que fue testigo del tiroteo, no presentará recurso a la resolución judicial que archiva la causa por homicidio.

Tanto la jueza que entendía del caso, como la prole de la finada, entienden que la muerte se produjo como consecuencia de un lamentable accidente, que no pudo evitarse. Los agentes, cumpliendo con un deber impuesto legalmente, al encontrarse en el ejercicio de sus funciones ante un grave delito, y siendo encañonados por armas de fuego, hicieron aquello que el ordenamiento jurídico les permite y les obliga hacer, amén de lo que la naturaleza humana no puede evitar: defenderse. Pero para más refuerzo jurídico de la actuación, se defendieron de manera racional y proporcionada con los medios que reglamentariamente la Administración les había asignado.

Aunque por el título del texto quizá hoy no toque, hay que significar que factores psicofisiológicos no controlados por los amenazados (los policías) pudieron hacer que los elementos de puntería de las pistolas no se tomaran debidamente. Esto es algo que, cuando se produce, no está bajo el control del actor abducido por el estrés de supervivencia.

Como consecuencia de la investigación, se ha conjeturado que el proyectil semiblindado que acabó con la vida de la mujer había tocado antes en algún otro lugar (piso o pared, posiblemente), propiciando esto el desvío de su trayectoria inicial. Es lo que se denomina rebote, y se produce en virtud de varios factores, principalmente el ángulo de impacto o incidencia, el material y diseño de construcción del proyectil, y la forma y consistencia del elemento físico desviador.

Este caso resucita dos debates manidos, que yo mismo revivo con cierta frecuencia, pues no dejan de ser asuntos desconocidos de los que emanan infinitas leyendas urbanas, casi siempre alimentadas desde la propia comunidad policial. Uno de ellos ya lo referí de soslayo en párrafos anteriores: disparar o no disparar. Demasiados son los que consideran que si aún no hemos sido heridos, no podremos repeler el ataque. Esto es algo que muchos policías y vigilantes de seguridad me comentan en la línea de tiro. Unos lo dudan, otros lo creen a pies juntillas, y otros ni sienten ni padecen… están ahí, pero como si no estuvieran porque ni se lo han planteado. La gente insiste en que así se lo enseñaron sus instructores de tiro o profesores de Derecho (periodo académico) y, aunque parezca mentira, sé que es cierto que muchos docentes mienten cuando cacarean tan falaces discursos. Yo mismo he sufrido aplastantes clases de personas que, amparadas por galones, estrellas o títulos universitarios, vomitaban su ilustrada ignorancia desde sus intocables púlpitos.

Numerosísimas sentencias y jurisprudencias aportan tesis opuestas a los infames consejos que antes refería, pero una de las mejores definiciones que jamás he visto al respecto es esta: «El defensor debe elegir de entre varias clases de defensas posibles, aquella que cause el mínimo daño al agresor —naturalmente elegirá entre los medios disponibles en ese preciso instante—, pero no por ello tiene que aceptar la posibilidad de daños a su propiedad o lesiones en su propio cuerpo —no necesariamente debe haber sido herido para defenderse—, sino que está legitimado para emplear, como medios defensivos, los medios objetivamente eficaces que permitan esperar, con seguridad, la eliminación del peligro —medio que garantiza la eficacia—». (BGH GA 1956,49 y Roxin, C., Derecho Penal. Parte General…, T. 1, edit. Thomson Civitas, Madrid, 2003, p.628/9).

El otro triste asunto protagonista de este lamentable incidente es el del rebote. Ciertamente, los proyectiles que solemos emplear los policías son proclives a los rebotes, aunque en realidad todos pueden rebotar. Los usados por los agentes sevillanos eran los más frecuentemente empleados a nivel de fuerzas municipales: puntas semiblindadas. Junto con los blindados (FMJ/encamisados) y los de plomo, los proyectiles semiblindados son los más ampliamente extendidos en todos los cuerpos de seguridad españoles. En la Policía Nacional son reglamentarios los semiblindados y en la Guardia Civil los blindados. Los cuerpos autonómicos se declinan mayoritariamente por los semiblindados, aunque debo referir el gran acierto que ha tenido el Cuerpo de los Mossos d´Esquadra, Policía Autonómica de Cataluña, al declarar de dotación la munición suiza SeCa del Grupo Ruag (expansiva).

Hay más personas armadas por nuestras calles, unos con una formación muy rígida y obsoleta, y otros sin ninguna instrucción oficial, evaluable y exigible. Los primeros son los profesionales de la seguridad privada, o sea los vigilantes y los escoltas. Estos emplean, al igual que los policías, proyectiles normales, principalmente de plomo o semiblindados. Los demás a los que hago referencia son los ciudadanos poseedores de licencias tipo B. Personas que por su condición profesional, o por determinada circunstancia personal, pueden ir armadas por la calle. Es el caso de los joyeros, de las personas gravemente amenazadas, etc. Yo llamo a la licencia B, la codiciada. No se concede a cualquiera, pero cuando se hace no se exige entrenamiento o formación alguna. Te dan la licencia, vas a la tienda, eliges una arma, pagas y en varios días te llevas puesta una pipa. En estos casos, se adquiera el arma corta que se adquiera (la licencia solo ampara un arma), la munición a emplear será exclusivamente cualquiera de las tantas veces mentadas en este artículo.

Como ya he dicho, todos los proyectiles pueden rebotar, pero se da una circunstancia en la que unos lo podrían hacer con más probabilidad que otros. Una cosa es que una bala alcance con el ángulo adecuado y la energía suficiente una superficie tras salir del arma; y otra cosa es que ese proyectil haya penetrado y atravesado previamente un cuerpo u objeto del entorno. Sí, ahora hablo de la sobrepenetración, del exceso de capacidad perforante. Pese a lo que dicen los manuales y el boca a boca, los proyectiles convencionales sobrepenetran casi todos por igual. Se conocen infinidad de sucesos en los que proyectiles usados por policías (también por civiles) penetraron cuerpos humanos y los abandonaron con capacidad lesiva. El 9mm Parabellum y el .38 Especial, calibres policiales por excelencia en España, lo han demostrado muchísimas veces.

Cada día se va sabiendo que más cuerpos locales y autonómicos están entregando cartuchos de punta hueca o de expansión controlada a sus funcionarios, pero son pocos todavía. Esta clase de proyectiles también pueden rebotar, no nos engañemos. Ya hemos conocido cuales son las causas que favorecen este fenómeno físico, y estas puntas no se sustraen a la ciencia. Lo que sí se puede afirmar, porque está verificado, es que los proyectiles expansivos (los de punta hueca lo son) se deforman con más facilidad al impactar y penetrar un cuerpo humano, siempre que las circunstancias sean las oportunas. Esto favorece la transferencia de energía al órgano u órganos afectados. Al ir deformándose la masa se va transfiriendo energía y esto, a la par, reduce la velocidad del proyectil. Todo ello, en consecuencia, disminuye la posibilidad de que se produzca una mayor penetración. Esto impide, en parte, que los proyectiles abandonen el cuerpo, y cuando lo abandonan es ya con merma de su carga lesiva.

Dicho de otro modo, si la bala no abandona el cuerpo humano alcanzado (también objetos muebles o inmuebles), por haberse quedado dentro de él gracias a la causa que sea, no tendremos por ahí un proyectil perdido que sería un riesgo potencial para terceros. Pero incluso si éste abandona el cuerpo, tras haber consumido parte de su energía en el interior, la minimización de riesgos estaría garantizada.

Para finalizar, mencionaremos también los proyectiles frangibles. Estos son aquellos que están construidos y diseñados para desintegrarse, convirtiéndose en polvo, tras el impacto en superficies muy duras. Todo el cuerpo del proyectil suele ser una mezcla de partículas compactadas de polímeros, mezcladas con otras de cobre, tungsteno, nylon u otros materiales sintéticos. En cuerpos blandos actúan como proyectiles convencionales (puertas de coches, órganos humanos, etc.). Solamente se desintegran completamente, cumpliendo así su misión de diseño, si impactan en ángulo de noventa grados o similar. De otro modo, o en otro ángulo, los fragmentos del proyectil pueden desviarse de su trayectoria inicial, conservando capacidad para herir.

Aunque algunos han manifestado en según qué foros que en San Juan de Aznalfarache se hubiera podido evitar aquel fallecimiento de haberse empleado munición frangible, yo creo que no. Al menos no necesariamente. De entrada, este proyectil no está diseñado para el uso policial convencional o diario, sino para determinados entrenamientos y misiones (no contiene plomo y no es tóxico en ambientes cerrados, como las galerías). Como dije antes, estos también pueden rebotar. Incluso los hay con una fina envuelta metálica, como es el caso de una de las varias versiones existentes de la punta Disintegrator de Remington (teóricamente frangible).


En caso de haber prosperado la causa contra los policías locales protagonistas de estos párrafos, posiblemente sólo hubieran sido condenados por una falta penal del artículo 621.2 del Código Penal: «Los que por imprudencia leve causaran la muerte de otra persona, serán castigados con la pena de multa de uno a dos meses». Cuando los agentes dispararon no cometieron imprudencia alguna. En cualquier caso, grave seguro que no.

Comentarios

  1. Totalmente deacuerdo en la exposición del artículo.Indudablemente como bien apuntas todas las "balas"o proyectiles dependiendo del grado de incidencia a la hora de impactar con segun que tipo de material rebotarán con mayor o menor energia remanente con capacidad lesiva y como es el caso hasta letal. Pero también es cierto que precisamente los menos indicados para la función policial que son los más extendidos en la dotación de nuestras fuerzas de seguridad,son los más propensas al rebote entre otras desventajas, promulgadas hasta la saciedad por el autor y los llamados de punta hueca para que "todos nos entendamos", que porsupuesto no son infalibles, sí rebotarán menos amen de las mencionadas ventajas para la función policial-defensiva que poseen. Las verdades absolutas no existen , las mentiras tampoco... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ortiz. Manda unas magdalenas, hombreee. Jajaja.

      Un saludo.
      Ernesto.

      Eliminar
  2. Como "el Luisma" de la serie Aida: ¡¡¡DOY FE!!! Gracias a Dios, no por haber tenido la mala suerte que tuvieron los compañeros, pues ya me gustaría a mi, poder abrir fuego de verme involucrado en algún incidente armado. Lo digo porque realizando prácticas de tiro en una cantera, como la mayoría de los mortales hemos hecho :) rebotaban "todos" los proyectiles como decís, TOOOOOODOS, dándole ángulos adecuados y sobre todas las superficies posibles (chapas del coche, cristales, ladrillos, hormigón, etc.) incluso de haberse tratado de un ambiente urbano, algunos proyectiles "perdidos" podrían haber herido u ocasionado la muerte de alguna persona asomada a los balcones o ventanas.

    De ahí que se podría hacer hincapié en informar a la población, sobre la conveniencia de tumbarse en el suelo o esconderse tras las paredes y alejarse de las ventanas, cuando sean testigos de un intercambio de plomo, que como has dicho hasta la saciedad, no estamos en los EEUUAA, donde por cierto, la estadística habla por si sola en cuanto a fallecidos y heridos por balas erráticas y tiros directos sobre la población civil.

    Ni 20.000 palabras más, un artículo muy ilustrativo.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josma. Gracias por tu comentario.

      Un compañero me decía ayer que como tirador deportivo ha visto infinidad de rebotes no lesivos. Yo también. Admito que he sido testigo de cientos de rebotes que no produjeron heridas. Doy fe. Pero también es verdad que los proyectiles o sus fragmentos no tocaron, por ejemplo, globos oculares. En una galería de tiro posiblemente todo el mundo use gafas de protección, pero no ocurre así en las vías públicas. Que le pregunten al señor cordobés del caso PUERTA DEL SOL.

      El único rebote serio que pe provocó una lesión me impactó en la frente. Fue en la galería de tiro: herida sangrante, un corte. Por unos escasos centímetros no entró en el ojo, donde afortunadamente había una lente protectora.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. De nuevo la polémica, Ernesto y resto de compañeros/as. Munición de dotación. Y compañeros dando explicaciones a la Justicia. Creo que siguiéndote a ti y a la mayoría de los seguidores del blog, nos queda claro que la munición más eficaz y recomendable en entornos urbanos, como en la mayoría de los casos, es la de punta de deformación forzada o hueca por su capacidad de transferir energía en el momento del impacto y la reducción, por ende, del efecto de sobrepenetración i/o rebotes peligrosos para ese mismo entorno.
    Creo que es función, más que recomendable, nesesaria, para quienes tenemos la responsabilidad de formar a nuestras plantillas, sea en ámbito estatal, autonómico o local, de informar e intentar por todos los medios hacer entender a la superioridad las repercusiones, en ocasiones fatales, que puede tener el utilizar una munición u otra a la hora de salir a la calle a servir y proteger a los ciudadanos y a nosotros mismos.
    Yo tengo la suerte de haberlo conseguido, no sin machacar una y otra vez. Pero, sinceramente. Os animo a insistir para conseguirlo.
    Un abrazo a todos/as.

    PD. Ernesto, una pregunta. Eras tú el de Caza al Asesino, con Sean Peen y Javier Bardem???? Con camisa rosa!! Si no, tienes un gemelo!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Armand. Te felicito por haber logrado introducir en la dotación de tu plantilla la cartuchería correcta. Te ruego me digas, si puedes, qué proyectil es y en qué comunidad estás.

      Por cierto, seguro que no soy ese de la camisa color rosa que dices, pero tendré que ver quién es porque ya eres el tercero que me habla de ello, jajajaj.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola, amigos!!
    Jajajajajaja!! Ernesto. Me miré hasta los créditos y llegué a la conclusión que no eras tú, pero un clon seguro. Si tienes oportunidad, ya la verás.
    Y en cuanto a lo que me preguntas, la munición que hemos adquirido como dotación es la EMB de Fiocchi, que considero que tiene unas características correctas. Miré también la SeCa de Ruag (que uso en mi arma personal) y la Golden Saber de Remington. Obviamente, las de punta hueca, y no sé por qué, se cayeron de la baraja por orden jerárquico. Así que de las tres opciones, elegí la EMB, que "presupuestariamente" se adaptaba (por unos pocos céntimos, todo hay que decirlo) y me ofrecía mucha garantía, después de ver muchas comparativas y pruebas, a parte de las por ti realizadas.
    Eso en cuanto a dotación. Para prácticas, y de acuerdo con los presupuestos, elegí un cartucho también Fiocchi con punta de plomo cobreada, que ha dado bastantes buenos resultados.
    De hecho, la finalidad estaba en diferenciar la munición de dotación de la de práctica, y eliminar la blindada o semiblindada existente hasta el momento.
    Y en cuanto a mi ámbito de actuación, decirte que se encuentra en una población del Vallès Oriental, en Catalunya.
    Y, para cualquier cosa, aquí me tenéis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola, Ernesto y compañía.
    En cuanto a la munición de práctica que te refería, se trata de la Fiocchi Top Target, con punta ojival de plomo cobreado.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA