UN POQUITO DE FUNDA, POR FAVOR

Por, Ernesto Pérez Vera

Tener un arma de fuego no es una moda, para algunos es una obligación y para otros una opción. Para determinadas personas, lamentablemente, es una necesidad. La imposición únicamente afecta a militares y policías, amén de aquellos que en el sector privado de la seguridad prestan servicios con armas (licencia de armas tipo C). La alternativa voluntaria es amplia, pues además de los ciudadanos particulares aficionados a practicar el tiro deportivo y la caza (únicamente con armas largas), también los funcionarios titulares de la licencia tipo A pueden poseer y llevar consigo armas cortas en horas ajenas al servicio, ya sean estas de dotación oficial o de adquisición personal.

Podríamos pensar que todos los que legalmente pueden llevar armas ocultas bajo la ropa lo hacen. Pero no es así, muchísimos de los que pueden hacerlo rehúsan a tal derecho, mientras que muchos de los que no pueden hacerlo sueñan con lograrlo. Pero atención, hay agentes de la autoridad trabajando de paisano que a veces salen inermes a la calle. Sí, parece mentira, lo sé…, pero es parte de la pringosa realidad que acontece. Más de uno alega que para qué va a llevar la fusca si no va a matar a nadie, siendo esto es una manifestación mil veces oída por mis fatigados oídos. Hay quien considera que echarse la pipa encima solo vale para acarrear un peso estúpido, beneficiándose de la ventaja que proporciona vestirse con ropa de calle, para disimular su peligroso desinterés para con el trabajo. Sé de quienes llevan los cargadores sin munición o a media carga, en aras de un absurdo e inapreciable alivio de lastre. Para esto último no hace falta estar adscrito a una unidad de Policía Judicial, también hay irresponsables que patinan sobre la ética luciendo uniforme. Sinvergüenzas de pólvora mojada, les llamo yo. Por cierto, estos papanatas suelen creerse mejores que los demás, más listos, pero solo son unos mierdas que no merecen lo que seguramente algún día le regalaron por conocer íntimamente a alguien, o por dejarse conocer íntimamente por alguien.

Pero al margen de los profesionales de determinadas escalas de las Fuerzas Armadas (FAS) y de todos los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (FYCS), sin olvidarnos de los miembros de Vigilancia Aduanera, personal que sin estar encuadrado en las FYCS sí que son agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones como los policías, existen ciudadanos habilitados para ir armados por la calle al amparo de la licencia de armas tipo B. Gente como algunos joyeros, políticos, víctimas del terrorismo, profesionales de la Judicatura, o exmiembros de las FYCS y de las FAS que se hallan en situación administrativa de no activos, por ejemplo jubilados, o en excedencia.

Ir empalmado, como se le llamaba en el argot a ir disimuladamente armado, otorga una innegable seguridad subjetiva. Pero tener un hierro con balas debajo del jersey no garantiza la supervivencia, aunque sin lugar a dudas es mejor llevarlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no llevarlo. Si importante es tener a mano una pistola ante determinados acontecimientos, más importante aún es saber manejarla con destreza y seguridad. Solo así se acerca uno a la eficacia. Pero dado que estamos hablando de llevar el arma debajo del ropaje, o sea en un lugar menos accesible que cuando se porta externamente, la debida colocación del arma y la correcta elección de la funda toman protagonismo a la hora de responder con celeridad y acierto frente a una situación de riesgo.


Si desenfundar desde debajo de una cazadora ya suma en contra de quien extrae el arma, hacerlo con varias prendas de abrigo incrementa las posibilidades de toparse de bruces con un fiasco. Si incluso entrenado esta maniobra no siempre se podrá responder con solvencia, tratar de reaccionar con garantía sin haberse ejercitado anteriormente puede suponer un caos. Mucho tiro en seco, amigos. Repetición, repetición y repetición.

No soy de esos que para todo tipo de eventos llevan la pistola en la misma funda.  No, por numerosas razones, siendo la principal que no toda mi indumentaria me permite llevarla con disimulo en la misma ubicación. De entrada porque durante la primavera y el verano visto con prendas ligeras por aquello del calor, si acaso no prolongo la misma vestidura hasta bien entrado el otoño, lo que no pocas veces dificulta la discreción del porte. Además, me niego a cambiar mi forma de vestir, rancia si quieren, por mor de ir provisto de un arma: la pistola está a mi servicio, y no al revés.


Desde 2000 no utilizo más que pistoleras construidas con kydex, ese material plástico, moldeable y resistente que permite fabricar fundas rígidas que retienen el arma pasivamente por el arco-guardamonte, ofreciendo tal seguridad que se hace innecesario reforzar la funda con broches, corchetes, cintas, velcros, etc.  No obstante, estas fundas acostumbran a tener un tornillo que regula la presión de la retención. Como he insinuado antes, cuento en mi haber con una rica variedad de fundas para casi todo tiempo y circunstancia, sintiendo especial predilección por las interiores. Actualmente abuso de una Amg Holster modelo D, un buen producto hecho en España, por fin.

El modelo D cuenta con un único anclaje al cinturón, amplio él para garantizar la sujeción, que se regula mediante un tornillo, lo que favorece la elección del ángulo de portación final, así como el de empuñamiento a la hora de la extracción. Para asegurarme su utilización con cinturones de diversas anchuras, el fabricante me sirvió el producto con 2 anclajes de diferentes tamaños, fácilmente permutables. Hasta este momento siempre había comprado fundas de color negro, sin embargo en esta ocasión la pedí con el acabado mimetizado-digital boscoso típico de los marines norteamericanos, el Marpat, denominado color número 11 por Amg Holster. Por cierto, todos los productos ofrecidos en catálogo son personalizables.

Para ir acabando y no aburrirles más, destacar que la ventaja táctica más significativa y valiosa que ofrecen las fundas de kydex es, especialmente en el caso de las interiores,  que tras el desenfunde siempre permanecen abiertas en espera de la devolución del arma. Esta virtud nunca es baladí: garantiza el retorno con fiabilidad y rapidez usando solamente una mano, incluso en momentos de tensión. No siempre se puede decir lo mismo de las fundas convencionales confeccionadas con piel, cordura, etc., puesto que estos materiales normalmente propician que el cuerpo de la funda se cierre sobre sí cuando queda vacía, teniendo el operador que emplear ambas manos para colocar el arma en su sitio: los dedos de la mano de apoyo, que no débil, se encargarían de abrir una bocana en la funda para que la mano diestra pueda ir buscando el hueco. A  veces incluso habría que recurrir a un amago de la danza de vientre para meter barriga y que ello ayude a la correcta entrada del arma en su templo. Muchas cosas que hacer, lo que matemáticamente aumenta las posibilidades de cagarla. Lo sencillo y simple, y cuanto más simple mejor, es lo que más fácilmente puede culminarse en momentos emocionalmente complicados.

A tenor de las noticias que continuamente nos llegan, a parte de las imágenes virales que nos invaden a través de la televisión y de las redes sociales, del ambiente que se palpa y del miedo que se respira, parece que es ya tiempo de armarse con compromiso. No es momento de más esperas, es la hora de prevenir y de actuar contundentemente a demanda. La liebre, puñal en mano, puede saltar en cualquier esquina. Ya ha caducado la vieja y manida idea imperante en el seno de la comunidad policial de que es de locos, de friquis y de rambitos llevar la pistola encima en horas francas de servicio.

Por cierto, y de verdad que ya termino, un servidor es partidario de ubicar este tipo de fundas, me refiero a las interiores, en la zona del apéndice.

Comentarios

  1. Hola, yo siempre llevo una blackhawk y supedito la ropa a ir por encima o con al menos un faldon tapando...la pistola en la cadera es lo mas seguro y con bala en recamara me da grima llevarla como tu. Cuando no hay mas remedio una riñonera de extraccion rapida me da comodidad y eficacia. En toda mi provincia conozco solo 4 compañeros q vayan armados siempre...habra algunos mas pero....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Accipiter, te sobra nivel y destreza como para dotar a un batallón, ¡no puede darte grima el cartucho en la recámara!

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. No si llevar llevo cartucho en recamara siempre, me referia a llevarla con arma por delante y dentro pantalon...vayamos a q al enfundar un dia....

      Eliminar
  2. Excelente artículo con mensaje subliminal para toda persona que esté en el derecho... Así rezaba aquella publicidad. "Pontelo ponselo"."Llévala llevalo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el juego de "póntelo, pónselo". Muy agudo.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  3. Yo hace tiempo Ernesto que uso el arma con cartucho en recámara y sin seguro. Pero soy sincero al decir que me costó mucho tomar esa decisión. Y por supuesto fue después de leer tu libro y ver la realidad. Buen artículo como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Ayyyyyy! ¿A cuantos Sinvergüenzas de pólvora mojada tendré que soportar durante mis largas jornadas laborales?
    Yo también porto mi arma reglamentaria en disposición de hacer fuego sin más tocamientos que el de apretar el disparador. y también tomé esa decisión a raíz de leer tú libro y el de Grossman. A pesar de la orden en contra que pesa sobre nuestras cabezas. En cuanto a mis horas francas alguna vez la he portado, pero la Beretta es mucha Beretta. Por eso mi decisión de adquirir un arma particular.
    Tenemos que hablar, hay mucho en el mercado y dudo entre Glock 26 o 43, la funda otro cantar. Tobillera, cintura, no sé, no sé.
    Tu artículo como siempre, muy bueno y didáctico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel. Ya hablaremos dentro de unos días sobre tu duda respecto a qué arma y funda (con una sola no se hace toda la campaña) adquirir.

      Ernesto

      Eliminar
  5. Siempre con funda sea de servicio o fuera de el, alguna vez la he llevado sin funda y solo de pensar en el sudor me ponía malo. Si llevas el arma olvídate de marcar pectorales y tableta, ropa ancha, si llevas cazadora la cremallera es un adorno si hace frio te jodes. Si vas de servicio debes llevar cargador y grilletes como mínimo, así que con más motivo. Aburrido estoy de gente con camisetas tres tallas mas chicas que la suya y la pistola sin funda en la ingle o en la rabadilla del culo, eso si no se pueden mover. Y particularmente yo siempre funda tipo bikini por fuera del pantalón, que con un 6´35 vale que la lleves dentro del pantalón pero los cañones de servicio son grandes y anchos, con lo que yo por lo menos me siento asfixiado. la verdad que como soy primo de Don Quijote si no llevase ropa ancha se me notaba de todas, todas. Claro que existe la otra versión hablo de servicio y no miento, preferir marcar tableta y culito y no llevar pipa, que nada estropee lo que tantas horas de gimnasio y proteínas ha costado. Lo mas un bolsito bonito, no es al primero que le he dicho que conmigo con bolsito no hace servicio. Un saludo José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno lo del bolsito, Pepe.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  6. Por algún tiempo lleve mi glock en un "bolsito" pero he de reconocer, que un día que salimos a comer con los colegas, el bolsito voló de la mesa. Para mi fortuna, ese día la dejé durmiendo la siesta en el armero de casa, así que después de un tiempo, y puesto que la 17 es mucho hierro pa´esconder, me agencie una S&W MP Shield, fina, fina, filipina, y esa va cogida al tobillo, y allá donde fuere su amo..

    En cuanto al lugar donde portarla, ya que habéis abierto el debate, elegí el tobillo por "no estar de servicio", que una cosa es ir armado de paisano, pero estando de servicio (información, vigilancia...) que en cualquier momento te puede hacer falta y la tienes que tener a mano y tirar de ella rápido, que ir por la calle y toparte con una situación que requiera utilizarla sin que la cosa no vaya contigo. Pero como dice Ernesto, en el sureste no hay casi invierno, así que el bikini lo llevas casi todo el año.

    Un saludo.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josma, yo también soy muy tobillero, empleando para este porte la Fobus. Usé este modelo de funda con la Sig 232, la Sig 239 y por supuesto con la Glock 26.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  7. Yo llevo mi arma personal, siempre. Yo si me creo eso de "en todo momento y lugar". Por supuesto, cartucho en recámara y seguro de aleta puesto. En cuanto a fundas, tengo de todo tipo dependiendo de la época y vestuario adecuado: bikinis, interior, tobillera, sobaquera,...
    En verano, suelo utilizar una bolsa tactica 5.11 que me permite llevar todo el " apareo" necesario de una forma relativamente discreta y cómoda. En invierno, siempre arma accesible en cintura, parte anterior de la cadera. Tengo un arma que permite una buena ocultación, a la par que acceso. Una S&W CS9 de 9 mm. aunque tengo previsto adquirir una Glock 19 en cuanto pueda.
    En fin. Que como comentáis, la elección de la funda es fundamental a la hora de portar el arma. Y para los que nos lo creemos, mucho más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, como tiene que ser.

      Un coronel de la Benemérita me decía hace unos días que él no concibe lo contrario. Me sorprendió muy gratamente.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  8. Me resulta un tema muy interesante el de las fundas del arma, tanto de uniforme como de paisano, por todas las dudas e incomodidades que se me han planteado durante mis años de servicio.
    Personalmente voy armado casi siempre fuera de servicio con mi PK 28 reglamentaria, prácticamente el 100% de mi tiempo de ocio. Tengo todo tipo de fundas de paisano, tanto de cordura como de piel, menos la tobillera (por la envergadura del arma), y la sobaquera (porque no la he encontrado). Y desde hace un par de años, uso una faja de cordura, ya que es la única que me permite no modificar mucho mi vestimenta, y con la que más cómodo me encuentro junto con la funda interior de cordura. Soy consciente de que la faja es muy poco operativa a la hora de desenfundar, por lo que, partiendo del modelo de arma que porto, os agradecería algún consejo al respecto.
    ¿Las fundas de kydex son adecuadas para esta pistola?
    Gracias, y tomo nota de todos vuestros consejos.
    Un saludo, Ifwin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa que la faja no sea lo más rápido que se sirve en portaarmas, en cuanto a desenfunde. Seguro que la usas con una vestimenta que no permite otro tipo de porte, por lo que es mejor llevarla ahí que en la mesita de noche.

      Y por cierto, por supuesto que una interior de kidex es perfectísima válida para tu PK. Yo la prefiero a tu actual funda interior.

      Saludos.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Gracias Ernesto, tomo nota. El otro día le dije a Pepe que iba a probar la funda de kydex de la que hablabas. Os mantendré informados del resultado.
      Un saludo, Ifwin.

      Eliminar
  9. Don ernesto !!! Muy buen art. El día que la mayoria use cartucho en recámara, habremos tomado conciencia de la realidad de los enfrentamientos armados.

    ResponderEliminar
  10. Don ernesto !!! Muy buen art. El día que la mayoria use cartucho en recámara, habremos tomado conciencia de la realidad de los enfrentamientos armados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS