ATRAPADO POR SU PASADO

Por, Ernesto Pérez Vera

Me chuleó cuando ascendió. Se pavoneó ante mí cuando le dieron la última cruz al mérito policial. Me criticó cuando reclamé más formación en manejo de armas para mis compañeros. Se rió de mí cuando me mataron. Sé que lo celebró. Se mofó de cuantos entrenaban conmigo. Levantó falsos testimonios para tratar de destruir mi reputación como persona y mi imagen como policía. Pero hoy, después de tantos despropósitos, de tantísimos palitos en las ruedas y de tanta halitosis conectada al ventilador de la mentira, ha caído en el pozo de mierda que había cavado para los de mi tribu.

Lo han cazado. Lo tenemos. Él, que presumía de proceder de no recuerdo qué fantástica fuerza superior y de contar con genes sobrenaturales, ha resbalado con su propia saliva. Su sinigual pedigrí era falso, un vulgar montaje. Todo era una impostura. Siempre fue un posturitas de palabras inconexas. Un embaucador de cocos vacíos. Un imán para aburridos y ladrones de oído. Un charlatán vendedor de humo. Un tóxico perenne. Un iletrado lector de párrafos envenenados por renglones torcidos. Un eterno perdedor ante la verdad, pese a lo cual ostenta plaza de mando, aunque no sepa ni mandar ni ‘na de na’.

Decía que no necesitaba saber de pistolitas y balitas, que iba sobrado de huevos, de experiencia y de pericia. Vamos que no mató a Bin Laden porque ese día estaba alicatando un cuarto de baño. Para algunos descerebrados siempre fue el Mesías. Muchos lo adoraban.

Pero hoy, por obra y gracia de la tecnología que nos rodea, lo he visto actuar ante un inerme, inerte y estéril rival de papel, ante una silueta de tiro. No es que hayamos consumido pólvora juntos, Dios me libre. Es que uno de los suyos lo ha filmado durante lo que pretendía ser una clase magistral. Y claro, qué quieren que les diga, el vídeo ha llegado a mis manos y a mis oídos: tras apretar 3 veces el disparador de su pistola reglamentaria y apreciarse cierto cabeceo del arma, sin oírse detonación alguna ni tampoco observarse expulsión de vainas, el interfecto fantasmón intentó parchear el blanco contra el que no había disparado más que en vacío, como cuando yo jugada a indios y vaqueros, hace ya más de 30 años. Únicamente le faltó añadir el onomatopéyico ‘pum-pum’. En defensa de su orgullo, dijo: “Espero que no lo hayáis grabado”.

Este tío es, entre otras muchísimas cosas, instructor de tiro desde hace años y adicto a la envidia desde la cuna. Se trata de un destacado miembro de esa especie universal llamada ‘contaminator’. Y sí, me estoy vengando, y él lo sabe. Que cada uno le ponga el nombre y los apellidos que quiera.

He dicho.

Comentarios

  1. Después de tantos días sin tus fantásticos artículos y leer este último post, ha venido a mi mente la figura, casi omnipresente en todas la comisarías debla geografía nacional, del fantasmón de turno.
    Un especie que no se extingue ni con sosa cáustica y que nos hace, al resto, vivir condenados a soportar su fétida presencia.
    Pero ya se sabe: a cada cerdo le llega su San Martín, como a este le ha llegado.
    Espero que vayan callendo como moscas en todos lados y dejen vivir y trabajar a la gente honesta que sirve y protege a la sociedad con tida convicción.
    Ellos que alimenten el Cuarto Milenio y le den larga vida a Iker Jiménez, en vez de malmeter y fantasmear como hacen.

    Un abrazo, Ernesto y no nos tengas tanto tiempo sin palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Armand. Estoy muy liado con numerosos asuntos personales. Prometo estar en forma de firma en 2016.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  2. Muy buen art don ernesto!!!! Acá en argentina esta lleno de esos fantasmón como usted los llama!!!! Contaminadores!!!!! Le tomó prestada esa palabra y siga escribiendo que hace bien a la salud de nosotros ( los lectores)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Celeri.

      Saludos.

      Ernesto.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Muy buen art don ernesto!!!! Acá en argentina esta lleno de esos fantasmón como usted los llama!!!! Contaminadores!!!!! Le tomó prestada esa palabra y siga escribiendo que hace bien a la salud de nosotros ( los lectores)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS