DESDE LA EXPERIENCIA DE MIS OJOS Y OÍDOS

Por, Ernesto Pérez Vera

A estas alturas ya no sé qué es más patético si entrenar poco y mal en el campo de tiro, o no entrenar nada. Sí, está claro que no entrenar nada debe ser peor. Pero es que acabo de visionar una grabación en la que unos policías españoles realizan su primera práctica anual, y me han entrado ganas de cruzar la pantalla gritando que ya está bien de mentiras.


De uno en uno, cada agente se posicionaba a quince metros de la línea de blancos, recibiendo del instructor la siguiente orden: “Tenéis que vaciar el cargador sobre las cinco siluetas, tan pronto se giren. Tenéis que hacerlo como si estuvieseis en un ‘fregao’ de verdad, pero apuntando bien y metiendo un tiro en cada blanco. ¡Manteniendo la calma, hostias!”. En eso consistía el ejercicio, hasta que se agotaran los veinticinco cartuchos que cada funcionario parecía haber recibido.

Esto no es, ni por asomo, lo más sangrantemente vergonzoso que he visto en mi vida, puesto que podría dar el nombre de infinidad de plantillas en las que jamás se hace ni tan siquiera este tipo de insulsos y hasta peligrosos ejercicios de mentirijilla. El que no entienda de esto creerá que el ejercicio descrito es guay y divertido, y tal vez lo sea para un lego; pero para un profesional es una verdadera mierda. La pena más gorda es que muchos instructores y policías pensarán, sin tener ni idea de qué va esto, que soy un ‘tocahuevos’, un tocapelotas. Un bastardo. Normal. Si yo fuese un engañado como ellos, pensaría lo mismo de un tonto como yo.


En una ocasión vi algo casi calcado a lo de hoy, pero incluso peor: el instructor decía que la próxima vez, refiriéndose al siguiente periodo de prácticas de tiro, dejaría que se disparan “secuencias de dos disparos para ir perdiendo el miedo”. ¡Tócate lo cojones! Vaya panda de incompetentes. ¡Qué peligro, Dios mío! En manos de quiénes ponemos la formación.

Me ha venido a la cabeza la conversación que meses atrás mantuve con un mando de ya no recuerdo qué cuerpo, aunque la verdad es que no quiero decirlo, que defendía vehementemente el uso de la cartuchería blindada para los servicios policiales, en base a estos dos elaborados y científicos argumentos, verbalizados ‘roncola’ en mano:

1º.- Siempre la hemos usado, así que por algo será.


2º.- Dicen que atraviesa mucho, así que mejor que mejor.

Comentarios

  1. Pues, por lo menos tiran 25... juasjuasjuas

    Pero pero peores... haberlos...

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor de todo es lo de quitar el miedo, ¡manda cojones!. Miedo nunca, respeto siempre, el miedo ya vendrá si por desgracia tienes que hacer uso de la "herramienta", entrenes o no entrenes lo hagas como se debería hacer o no, lo cierto es que con este tipo de entrenamiento a parte de miedo habrá casi seguro confusión mucha confusión y caos mucho caos.¡Anda como voy ha apuntar si el blanco me esta disparando, cambia de tamaño, se encoge y encima se mueve... Desgraciadamente a lo peor ni si quiera lo habras podido pensar estará a muchísimo menos de 15 metros quizá incluso huelas su aliento.¿Comedia tétrica?, ¿Grotesco y ridículo?. Desgraciadamente casi siempre que se produce tal temido enfrentamiento es así. Las posturitas y los diezes, o esas siluetas enormes y nítidas donde facilmente podemos alinear los elementos de puntería quedan muy bien en los "telediarios" informativos. Os invito a que visualiceis algún que otro tiroteo en la red, es facil de observar y de paso nos ayuda a reflexionar sobre lo que muchas veces comenta el autor de este bloc. Es una verdadera suerte que el compañero Ernesto sea un pesado en estos temas. Las Verdades absolutas no existen , las mentiras tampoco. Un Abrazo. Ortiz.

    ResponderEliminar
  3. Yo cada dia veo cambios en positivo,,leves y lentos pero positovos, sobre todo por parte de las corporaciones de policias Locales, donde yo resido en nada de tiempo dos poblaciones importantes han cambiado la municion en positivo a la parada y en la no sobrepenetracion,,,,soy optimista,,,tambien he visto tiros no deseados y ya hacia que no los veia,,pero hay es donde nos la jugamos,,a cada paso en postivo un tiro mal dado son muchos hacia atras,,hay que estar atentos a la seguridad y aprender,,en ese orden. Un saludo Ernesto

    ResponderEliminar
  4. el otro dia me comento un instructor de un cuerpo, que tienen galeria disponible , que tenian un dia a la semana para hacer tiro, es decir unos 4, o 5 dias al mes . Durante esos dias tienen que pasar todos los agentes disponibles , el dia que disponga el servicio, asi tiraran una vez al mes ,esto es fantastico ,no se de cuantos cartuchos disponen, pero entrenar una vez al mes y que sea servicio esta muy bien

    ResponderEliminar
  5. Como digo siempre, mi experiencia en tiro en estos 15 años ya en el Cuerpo Nacional no tienen nada que ver con lo que ves tú a diario y eso que no me he perdido ni un solo ejercicio trimestral (a lo que hay que añadir que yo practico en seco en casa).

    Nuestros instructores suelen proponer ejercicios con movimiento, de lejos a cerca o a la inversa, entre los 15 y los 3 metros.

    Yo les comprendo también: no todo el mundo se siente cómodo con las armas —deberían, pero sabemos que la realidad no es esa— y los instructores no nos pueden poner a nosotros —una unidad de Judicial de gente más o menos joven y motivada— que a unos en labores administrativas que han acudido por órdenes de sus superiores.

    Están en una complicada disyuntiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Edu. Al decir que vuestros instructores hacen y proponen esas cosas, no te refieres a todos los del CNP, ¿verdad?

      Saludos.

      Eliminar
    2. En absoluto. Me refiero a los que yo conozco y que trabajan en el Centro Policial de Canillas. Alguna vez hasta nos han propuesto ejercicios tras correr un rato, para aumentar el ritmo cardíaco. No es como la tensión "de verdad", pero todo lo que se le acerque, se agradece.

      En una corporación tan grande hay siempre algunos que... están ahí porque tiene que haber de todo. Por suerte yo no los conozco.

      Eliminar
    3. Ok. Suponía que sería así. Seguro que allí tienes a muy buenos instructores.

      Un saludo.

      Eliminar
    4. "dicen que atraviesa mucho, así que mejor que mejor" si para matar al ciudadano que NADA tiene que ver, MEJOR QUE MEJOR.Putos inútiles...

      Eliminar
  6. Compañero Ernesto, (pareces nuevo), eso es lo que me dice siempre un compañero cuando aun a estas alturas de la pelicula me sorprendo o me indigno por alguna de las "cosas" que se ven en esta nuestra "empresa" y mira que ya llevamos aqui unos cuantos años.

    Que te sorprenda semejante aberracion es normal porque tu como yo piensas que no puede ser cierto que todavia estemos en esas, pero desgraciadamente la realidad se obstina una y otra vez en decirnos donde estamos y el nivel que tenemos.

    Ejemplos como el que comentas en tu articulo siento decirte que son el pan nuestro de cada dia y eso los que van al tiro porque existe otra inmensa masa de compañeros que ni siquiera van al tiro.
    Falta de interes por las Jefaturas, por los propios policias, que de todo hay en la viña del señor,por los instructores (lo de los instructores es un mundo aparte, que estoy empezando a conocer) en fin que entre todos la mataron y ella sola se murio.

    Bien es verdad que existen honrosas excepciones y conozco alguna plantilla que hace las cosas bien y forma a sus integrantes en el tiro y en el manejo de su arma, cosa que no siempre va unida, pero bueno eso es otra historia, pero tristemente este tipo de plantillas son una clamorosa minoria y para nuestra desgracia no abundan en nuestra piel de toro.

    Lamento tener que reconocer que aun nos quedan muchos años , pero que muchos, para ponernos al nivel de otros paises que se preocupan por la formacion de sus funcionarios al menos en temas tan sensibles como es el de las armas de fuego.

    Un saludo
    Carlos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS