PARABELLUM “VS” ARAMIDA: TEST CASERO 3.0

Por, Ernesto Pérez Vera

Británico, pero con deje valenciano. Él solito vino hasta mí, aunque eso sí, de la mano de un policía horchatero y paellero. Así podría definir a quien ha sido objetivo de mis últimos disparos. Pero lo cierto es que sería más correcto decir “lo que ha sido objetivo de mis últimos disparos”, toda vez que afortunadamente no se trata de una persona sino de un paquete balístico; un objeto inanimado. Les presento a mi colaborador pasivo de hoy: P20-IIIA/KR2. Oriundo de United Shield International Ltd., actualmente cuenta con 8 años de edad, lo que le permitiría seguir en servicio activo, con todos los parabienes, si no fuese por los daños infligidos durante su amable cooperación.

Dado que la prenda es de la talla XXL, Falete en según qué zonas de nuestro territorio, su vasta superficie permitió un uso bastante amplio: pudo ser impactada en tantas zonas que no necesariamente cada tiro deterioraba, por contaminación, el material de las áreas adyacentes, que posteriormente también sufrieron las embestidas de otros proyectiles.


Estamos hablando de un chaleco compuesto por 2 tipos de poliamidas aromáticas (aramidas) de alto rendimiento, o sea, de robustas fibras sintéticas resistentes al calor: el Twaron y el Klevar. El P20 consta de 28 capas concienzudamente cosidas unas a otras a lo largo de todo su perímetro, o contorno distal, así como por la zona central del paquete balístico. Todo esto se presenta en el interior de una primera funda zurcida, en la que se hace visible la etiqueta de características del producto. Hasta aquí los componentes preservadores de proyectiles. Pero las caras externas del chaleco, tanto por su zona posterior como por la anterior (pecho y espalda), y también por sendos costados, disfrutan de la existencia de un mallazo metálico anticuchillo que confiere el ya referido nivel KR-2.


Presentado ante los lectores mi particular recibidor de balas, paso a contarles cómo fue la experiencia que compartí con mi amigo y compañero almeriense Sergio Antequera, entusiasta de la balística en general, aunque especialmente apasionado de la terminal o de efectos. Se trataba de comprobar cuántas capas de aramida serían capaces de atravesar una serie de proyectiles del calibre 9mm Parabellum/Luger. Para la prueba se empleó, desde una distancia de 2 metros, una pistola de HK-USP-Compact, cuyo cañón cuenta con 90mm de longitud total. Destacar que tras la cara interna del chaleco no existía materia rígida alguna ejerciendo presión, o sirviendo de apoyo: fue sujetado por las finas e inconsistentes ramas de un arbusto. Nuevamente, más casero imposible.

El elenco de puntas estaba compuesto por:

1º.- Plomo teflonado (124gr), marca Fiocchi. Penetró 1 capa de aramida.

2º.- Golden Saber (147gr), marca Remington. Penetró 2 capas de aramida.

3º.- Frangible (82gr), marca Fiocchi. Penetró 2 capas de aramida.

4º.- Action (83gr), marca MEN. Penetró 2 capas de aramida.

5º.- Black Mamba (100gr), marca Fiocchi. Penetró casi 3 capas de aramida.

6º.- Golden Saber (124gr + P), marca Remington. Penetró 3 capas de aramida.

7º.- Soft Point (124 gr), marca Sellier and Bellot, de dotación en el Cuerpo Nacional de Policía (CNP). Penetró 5 capas de aramida. (Denominada semiblindada).

8º.- SeCa (99gr), marca RUAG. Penetró 5 capas de aramida.

9º.- Disintegrator CTF (90gr + P), marca Remington. Penetró 6 capas de aramida.

10º.- EMB (92gr), marca Fiocchi. Penetró 8 capas.

11º.- Disintegrator Jacketed (101gr + P), marca Remington. Penetró las 28 capas.


Tras la comprobación y verificación de las perforaciones antedichas, no tengo muy claro cómo interpretar la información obtenida. Si bien es cierto que las fibras que conformaban el parabalas estaban ahí para absorber la energía de los proyectiles, transfiriendo las puntas sus propias energías en el momento de los impactos, y deformándose en tal punto aquellas balas diseñadas para ello, la lectura que puede hacerse sobre el comportamiento de cada tipo de cartucho utilizado es diferente en cada caso. Sinceramente, me encuentro algo desconcertado con algunos de los resultados alcanzados.

Aquellos proyectiles creados con la intención de que se expandan en cuerpos blandos, como por ejemplo pueden ser los tejidos humanos, pero que a la vez se espera de ellos que actúen como puntas blindadas contra superficies duras, lo hicieron. No fallaron. Tanto el SeCa, como el Action, como el EMB, todos ellos muy livianos, fueron extraídos del interior del paquete balístico con aspecto de balas blindadas; o sea, como si se tratasen de FMJ. Estos cartuchos se comercializan con el apellido publicitario de inteligentes: al más puro estilo de las clásicas puntas huecas, alteran la sección de su masa cuando impactan sobre cuerpos humanos, reduciéndose de este modo los riesgos de sobrepenetración, gracias a la mayor transferencia energética; pero ante obstáculos de cierta entidad se entacan y tiran para delante.


Cuando los 3 mencionados fueron disparados contra el agua estacada en un bidón de 200 litros de capacidad, asunto visto en otro artículo con mi firma, el trío expandió sobresalientemente (como tenía que ser). No obstante, frente a la prueba realizada a tiro limpio contra la durísima luna delantera de un vehículo turismo moderno, solamente el Action se comportó de una forma casi idéntica a como también lo había hecho en el fluido. Aquí, en el test que protagonizan estos párrafos, el proyectil EMB nos descolocó a ambos testigos del experimento: se nos antojan excesivas las 8 capas perforadas por una punta a la que, en principio, se le exigen otras características terminales.

Vamos con otra terna, la de los frangibles. Estos cartuchos están confeccionados para que sus puntas se desintegren al impacto sobre cuerpos extremadamente rígidos, como pudieran ser las tuberías de una factoría industrial, el interior de un buque, o simplemente los blancos metálicos de entrenamiento. Están construidos con partículas compactadas de nylon, latón, cobre, tungsteno, u otros materiales sintéticos (artificiales) mezclados. Los empleados contra el inglés que vino de Valencia se comportaron de modo excesivamente desigual. El italiano se detuvo en la segunda cortina de fibra, sin descomponerse en absoluto. Por el contrario, adquirió una gran superficie. El gringo de 90gr, el CTF (Copper Tin Frangible cobre, lata, desintegrable—), se paró en la sexta capa, lo que para este autor es demasiado, aunque se desintegrara en polvo y en pequeños fragmentos con capacidad lesiva.


El otro americano desintegrable presente en la prueba, el encamisado de 101gr, incomprensiblemente lo atravesó todo. Sí, cruzó completamente las 28 capas internas del paquete balístico. Como quiera que el núcleo del Disintegrator encamisado se compone de limaduras metálicas, quién sabe si con el transcurrir del tiempo estas se solidifican y, tal vez porque contenga tungsteno, terminan convirtiéndose en indeseadas balas perforantes. No resulta una novedad, toda vez que todo el que anda experimentando con estas cosas sabe que los encamisados frangibles de Remington están llevándose por delante todo tipo de prendas balísticas de nivel IIIA, o similar. Pero ojo, que un frangible concreto logre lo anteriormente comentado no implica que todos los cartuchos de este tipo emulen tal comportamiento, como de por sí pone de manifiesto el presente trabajo doméstico. Ya se ha creado un bulo al respecto, ¡parémoslo! 

Los datos arrojados por los otros 2 norteamericanos de la jornada sí eran esperables y lógicos. Sendos Golden Saber (punta hueca) se detuvieron donde se intuía que lo harían: el más ligero en la tercera capa (con carga picante, + P), y el otro en la segunda. El Black Mamba se comportó de un modo totalmente diferente a cómo esperaba un servidor. Evaluado anteriormente en otros 2 test de balística casera, no imaginaba que fuese a detenerse en el segundo estrato, deteriorando notablemente el tercero. El proyectil fue recuperado sin pérdida de masa, además de completamente abierto. En realidad no deja de ser un proyectil blindado muy ligero de peso, con un nombre atractivo y sugerente.
 
Señoras y señores, la bala de plomo coloreada en negro, la Fiocchi teflonada, no es perforante. A ver cómo lo digo esta vez: ¡que no les tomen más el pelo con cuentos chinos! Esta punta es convencional. Se trata, sí o sí, de un proyectil normal y corriente. Es, por más que algunos instructores digan lo contrario, una bala de uso diario en casi todos los campos de tiro deportivo españoles. Tanto es así que se detuvo en la primera capa del chaleco. Obviamente, ni a Sergio ni a mí nos sorprendió. Huyan de los productores de La bala que dobló la esquina”, y de los guionistas de La punta hueca está prohibida”, son los mismos que difunden la chorrada de que los rollos de teflón que usan los fontaneros son armas de destrucción masiva.

Pero no puedo cerrar esta parte del artículo sin aclarar de donde viene la extendida mentira que defiende que las puntas bañadas con teflón son perforantes. La leyenda urbana nace porque el proyectil KTW (Kops, Turcus y Ward), que sí es perforante de verdad, dado que su núcleo es de bronce macizo, posee una finísima película de teflón recubriendo toda la punta. Se trata de una micro capa de color verde agua, que tiene por misión servir de lubricante a la banda de rozamiento del proyectil dentro del ánima del cañón, toda vez que el teflón cuenta con un bajísimo coeficiente de rozamiento. Teflón es un nombre comercial castellanizado, que deriva de las iniciales inglesas PTFE (PoliTetraFluoroEtileno); en fin, un polímero similar al polietileno. El daño a la verdad se agravó cuando un diálogo de la exitosa película Ronin (1998), protagonizada por Robert de Niro, atribuyó propiedades perforantes a las balas rociadas con politetrafluoroetileno. Por cierto, es un filme que siempre recomiendo.

Hay que significar y subrayar que el color negro de los cartuchos teflonados por Fiocchi, viene transferido por el grafito con el que también se revisten estas ojivas; grafito que, como derivado del carbono que es, presenta tal color natural. Nos encontramos ante otro muy buen lubricante y deslizante. Tengo que admitir que, a falta de uno expansivo, este cartucho no me disgusta del todo para uso defensivo.

Tranquilos, ya vamos acabando. El proyectil checo que actualmente utiliza el CNP alcanzó un poco más de profundidad de lo que se esperaba, si bien es verdad que de antemano sabíamos que la carga de proyección de este cartucho es más picante que la de su versión comercial, por así haberse exigido en el pliego de condiciones para su adquisición. La deformación fue máxima.

Si bien algunos fabricantes y expertos en la materia sostienen que los productos balísticos ven minimizadas sus propiedades al ser afectados por 4 o 5 proyectiles, no parece que esto sucediera con el P20 de United Shield International: entre el primer disparo realizado, que fue con EMB, y el último, que fue con el frangible encamisado, la fibrosa coraza detuvo todo lo que se le echó encima (menos el último). 


Conclusiones podemos sacar tantas como lectores sean alcanzados por esta crónica. Las mías, como confesé anteriormente, están un tanto contrariadas con algunos proyectiles en particular, si bien es cierto que la mayoría exteriorizó lo que a priori esperaba de ellos. En cualquier caso, analicemos esta información como la analicemos, y la tengamos o no en cuenta, todos debemos agradecerle a mi amigo y colaborador Manolo Ortiz, policía de profesión, su gentileza y altruismo por hacerme llegar el paquete balístico.

Comentarios

  1. Un placer amigo, espero que el artículo sirva como propósito para promulgar aquella famosa frase de un spot publicitario... "Pontelo, ponselo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Fran, en el blog hay más textos en la misma línea, pero probando puntas diferentes, o incluso las mismas, contra otro tipo de blancos. En breve verá la luz uno nuevo.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Cuando leo artículos como éste, me siento como si estuviésemos en la Edad de Piedra, en cuanto a munición y armas se refiere.
    Gracias por seguir instruyéndonos con nuevos datos.
    Un saludo, Ifwin.

    ResponderEliminar
  5. Curso de Supervivencia Policial

    Muy buen artículo Ernesto sobre balística de efectos. El tema de balística de efectos, cartuchería, etc. es el gran olvidado hoy en día entre la formación de las FYCS, no puede ni mantener una conversación con ningún compañero sobre esto. Eres el bicho raro de la unidad, cuando te escucha hablar sobre el comportamiento de los proyectiles. Los Jefes te dice, poner estos cartuchos que es semiblindado para algunos servicios o el frangible para otros y nadie pregunta porque esos cartuchos, si se han hecho pruebas con ellos, como se comportan, etc. La ignorancia todavía abunda en gran parte de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te den semiblindada diciéndote que es menos peligrosa en las entradas y registros, dile que no tiene ni zorra idea.

      Un saludo, Diego.

      Eliminar
  6. Daniel Martin (curso de supervivencia policial): Después de leer con detenimiento el artículo no queda claro por si había alguna duda la importancia de llevar siempre el chaleco......y acostumbrarnos a trabajar con el...

    ResponderEliminar
  7. "del curso de supervivencia policial"

    LA Fiocchi Black Mamba, por lo que se ve, se expande sobre superficies duras. Sobre cuerpos blandos sobrepenetra exactamente igual que cualquier otro FMJ ¿Verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo veo así, Cristian. Es un blindado normal y corriente, solo que con un suculento nombre. Un blindado que expande es, por ejemplo, el EFMJ de Federal, cuyo núcleo es mitad silicona y mitad plomo, estando el primer material en la punta extrema para que expanda.

      Pero el Mamba es un blindado trococónico convencional, pero ligerillo: pesa 100 gr, siendo lo normal entre 115 y 147. Esto facilita que la que velocidad inicial sea superior a la que suelen adquirir puntas de pesos más normalizados.

      Si me obligaran a usar blindada usaría, para misiones policiales urbanas, la EFMJ. Si me obligasen a tirar blindada con alma de plomo, usaría cualquier blindada de bajo peso.

      Eliminar
    2. Gracias Ernesto. Suponía que en superficies duras se expandía, ya que el proyectil que recuperaste en varios test aparecía como si fuera una moneda ¿no es así?
      El nombre sí que es "llamativo", además de las palabras TOP DEFENSE que aparecen en la caja. Al principio usaba estaba munición, de hecho, el armero que me la vendió me la puso que "era la caña", lo mejor sin poder entrar en Golden Saber por lo de siempre.
      Ahora uso la EMB y hasta que las prohiban esas calzaré.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. “Del Curso de Supervivencia Policial”

    Otro gran artículo, ahondando en un tema bien poco conocido, al menos no tratado desde la ignorancia, y con pruebas físicas que demuestran la realidad, y no el opinar por opinar que en España lo tenemos como deporte nacional. Yo también fui testigo en primera persona de cómo un bulo se puede llegar a convertir en leyenda, con el tema de la Black Mamba. Por un lado, por parte de un compañero que me vino indignado porque la caja del 9 corto de Black Mamba que le habían vendido para su Star DKL heredada de su padre, como la mejor munición de defensa de ese calibre, resulta que le interrumpía constantemente. Claro, lo que no le contaron en la armería es que armas de ese tipo no se “tragan” toda clase de munición, y concretamente una troncocónica da problemas en la rampa de alimentación para introducirse en la recámara, provocando un excesivo acerrojamiento incompleto; Lo de que era la mejor munición defensiva en 9 corto…pues eso, que hay que venderla, como el burro, porque si ese calibre ya de por sí posee bien poco poder de parada, pues échale con esa punta…
    Por otro lado, lo mismo que comentas en cuanto a creerse que es perforante, esta vez por parte de un militar que algún superior docto en el tema le contó emocionado. En ese caso pudimos ver su efecto también sobre un chaleco viejo caducado…quedo convencido de sus “super poderes perforantes”.
    Otra vez gracias por ilustrarnos, Ernesto

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Solamente una vez se expandió contra una superficie dura, acero concretamente, pero personalmente no considero que tal expansión se debiera a algo positivo, porque la chapa de acero estaba en el fondo de un bidón con 200 litros de agua. O sea, que si la punta llegó hasta el acero con tanta energía es que cruzó el agua a toda hostia. De todos modos, la envuelta casi se pulverizó, siendo nada más que el núcleo lo que llegó a recuperarse totalmente abierto.

    No sé, ese comportamiento no me gusta. Las puntas expansivas probadas en el mismo bidón se abrieron como rosas en primavera, lo que hace suponer que llegaron al fondo del depósito con escasa energía o por gravedad. Si un proyectil alcanza el fondo de acero con tanta energía como para aplastarse, yo no lo usaría policialmente con garantía.

    Cuando he probado el Black Mamba contra garrafas de agua, comparando el resultado con el comportamiento de otros proyectiles disparados contra garrafas iguales (misma distancia y arma), la Mamba no se ha deformado nada en absoluto, a diferencia de las puntas huecas convencionales que se abrían perfectamente, deteniéndose mucho antes.

    También debo decir que su punta troncocónica no me ha dado problemas ni en Glock ni en HK USP, creyendo posible la posibilidad de interrupción en pistolas como la referida DKL, y similares.

    ResponderEliminar
  10. "DEL CURSO DE SUPERVIVENCIA POLICIAL"

    Un artículo muy interesante, siempre es bueno conocer el comportamiento de diversos cartuchos de buena mano, y quitar del medio mitos y leyendas escuchadas sobre las municiones.

    ResponderEliminar
  11. JARA
    CURSO DE SUPERVIVENCIA POLICIAL
    Un excelente aticulo ya que son totalmente desconocido el uso de una adecuada municion.
    Según el trabajo que desempeñamos o la misión encomendad será prescindible una municion de entreno por decir algo y una municion de alto poder de parada que al fin al cabo es lo más importante en nuestro teabajo o para el día a día .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Jara.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar
  12. Del curso de supervivencia policial
    Siendo novel en el tema de municiones, solo puedo darte las gracias por tu trabajo y asi mismo asimilar la informacion aqui presentada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Martínez. Mis artículos no hacen más que sumarse al trabajo que hacen otros autores más expertos que yo.

      Un saludo.

      Eliminar
  13. Del curso de supervivencia policial
    Siendo novel en el tema de municiones, solo puedo darte las gracias por tu trabajo y asi mismo asimilar la informacion aqui presentada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Martínez. Mis artículos no hacen más que sumarse al trabajo que hacen otros autores más expertos que yo.

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS