¿QUIÉN PAGA LOS PLATOS ROTOS SI UN POLICÍA MUERE, O SI UN POLICÍA MATA?

Por, Ernesto Pérez Vera

Si un policía resulta herido o cae muerto como consecuencia de un ataque animal, humano o no humano, demostrándose objetivamente que aun habiendo existido tiempo material para poder reaccionar no reaccionó, porque no sabía qué hacer y cómo hacerlo, ¿podría ser condenado judicialmente el jefe de policía o el instructor de tiro, en caso de que este  último existiera en la plantilla del interfecto?

Si un policía hiere o mata a un tercero porque maneja su arma de fuego con torpeza supina e impericia manifiesta, o porque francamente no sabe manejarla con seguridad, ¿podría ser condenado judicialmente el jefe de policía o el instructor de tiro, en caso de que este  último existiera en la plantilla del interfecto?

Otro supuesto. Y si lo que sucede es que un policía muere o acaba herido porque su compañero no sabe cómo defenderlo, constatándose posteriormente que de haber disparado hubiese podido acertar con más o menos eficacia, o por lo menos haber puesto en fuga al hostil, pero no lo hizo por conocer su propia falta de destreza; o porque llevaba el arma miedosamente sin munición, ¿podría ser condenado judicialmente el jefe de policía o el instructor de tiro, en caso de que este  último existiera en la plantilla del interfecto?

¿Quién coño se responsabiliza de estas cosas? ¡Carajo ya!

Por cierto, ayer mismo tuve conocimiento de otro funcionario perteneciente a un cuerpo de seguridad, que trabaja con los cargadores de su pistola sin un solo cartucho. Cargadores vacíos, sí, y sé de un montón de casos y de todos los colores. Esta persona, mujer para más seña, deja sus balas en la taquilla. Pero sé de otras personas, varones ahora, que por lo menos llevan la munición suelta y repartida en los bolsillos del anorak. Para mandarlos a todos a tomar por culo, mil veces. A la cabeza me viene aquel que dice que su religión le prohíbe portar instrumentos peligrosos, pero que a final de mes no tiene reparos en poner la manita en el cajero para cobrar la nómina.

Señores jefes e instructores a los que todo esto os resbala, y que tanto mentís y tapáis, atentos a esta noticia:

Comentarios

  1. Buena pregunta. ¿Quién se responsabiliza de las muertes por activa o pasiva de los funcionarios o civiles como consecuencia de un mal adiestramiento de los agentes? Desde luego, el que propone los planes de instrucción y adiestramiento y ordena la prohibición de trabajar con cartucho en recámara desde la comodidad y seguridad de su precioso despacho lleno de diplomas expedidos en el periodo cretáceo y fotos con personalidades todas ella de una época ya olvidada, no. Por supuesto que no. Ayyyyy entrenar entrena y entrenar. Y después de es. Entrenar más.

    ResponderEliminar
  2. Pues NADIE. Solo en el segundo de los casos podría ser posible que algún juez indagara. En los demás caras compungidas y el muerto al hoyo y el vivo al BOLLO.
    A todos se nos supone cierta pericia en el uso de las armas, sino como es posible que salgamos aprobados. Como por aparcar malamente a una persona se le suspende en el examen del permiso de conducir y sim embargo algunos de los que vemos y conocemos estén cobrando un sueldo por ejercer una profesión que entre otros requisitos exige usar y conocer armas.
    Quien es tan magnánimo de no suspender en la Academia a todo el que no tenga cierta habilidad, ¿porque? le resbala que esa persona salga a la calle de esa manera, pues porque le toca la polla todo. Quien es el instructor que viendo lo que ve en la galería no hace un informe sobre el funcionario en cuestión y sin embargo si ese funcionario es un tocho conduciendo y rompe los coches si le prohíben conducir.
    O tal vez todo viene de un mal diseño de las enseñanzas las cuales para nada se acercan a la realidad del tiro de combate y parecen más tiradas de feria, donde sin tiempo, solo se exige que con la máxima tranquilidad se haga un blanco perfecto y ganes la muñeca chochona.
    Porque si nos ponen de compañero a un tío que es un peligro conduciendo nos quejamos y si nos ponen al que sabemos que lleva pegada con loctite la pipa a la funda no decimos nada.
    Es todo un cumulo de dejadez del que auténticos impostores, usurpadores de función, cobran un sueldo público.
    Como muestra un botón, a raíz de petición de escopetas y su concesión, te encuentras con un mando intermedio que ha pasado por tres Academias que te dice a mi no me gusta es que no la se usar, ¡Coño! un arma de pastor y el encargado de un grupo de hombres huye de ella. El fallo de quien es, pues para mí en primer lugar de él y en segundo de la administración, que permite estas cosas.
    Pero vamos estamos pasando una época feliz en la que esta gente vive bien, ejemplo en un post o blog de Facebook, como se llame, presentan un peine que esconde un arma blanca y ponen ¡como se esta poniendo la calle! jjjjjjjj, pobre ilusos, no sabéis como se puede poner. Ya se, estoy de acuerdo, soy un tarado, un rambo, un gilipollas, que seguro que tengo otras cosas en que perder el tiempo. Un saludo, José Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen comentario Pepe, sabemos bien de lo que hablas. Me remito a tu comentario, y añado que la desidia e irresponsabilidad es inversamente proporcional al conducto reglamentario. Creo que me entendéis todos.
      Un saludo, Ifwin.

      Eliminar
  3. Un chiste que denota lo lejisimosssssss que están algunos de la realidad de los enfrentamientos armados. Una noche servicio de paisano un colega me lleva la pistola en una mochila, ante la sugerencia de que no es un buen sitio para llevarla, contesta, " tranquilo tengo buenas piernas". Ante esto que se puede hacer, reírte, encomendarse a la Virgen, llorar,pegarle dos hostias.Como, cuando, porque ha entrado en la policía. El imbécil piensa que esto es correr siempre detrás de un raterillo. Reitero el saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA