NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

Por Ernesto Pérez Vera
A esto, ni puto caso

No sé muy bien cómo empezar este artículo. La cosa es que hoy quiero decir que no es bueno y real todo lo que las redes sociales nos meten por los ojos. Así las cosas, lo que para unas personas es información, para otras solamente es desinformación (mierda, en muchos casos). Hay mucha calidad suelta por ahí, pero también demasiada caspa. Y claro, dicho esto, mis párrafos igualmente pueden ser considerados más desinformadores que informadores. Pero lo acepto. En fin, que cada cual valore lo que tiene ante sí, en virtud de los conocimientos que posea al respecto.

Voy a meterle mano a una imagen que lleva años dando vueltas por Facebook. El archivo en cuestión, presumiblemente editado por una unidad especial de criminalística, expone datos sobre lesiones físicas producidas por diferentes calibres de armas de fuego. Es normal que la gente que no sabe de esta materia piense que el documento tiene calidad. Algunos incluso lo definen como sobresaliente y altamente recomendable. Pero desde mi punto de vista, y a tenor de lo que sé, tengo que decir que no vale un carajo en lo relativo a la cartuchería referida. Eso sí, he de admitir que la intención es muy buena y oportuna.

En la susodicha fotografía aparecen epigrafiados los nombres de los calibres que seguidamente relaciono, atribuyéndoles una teórica capacidad lesiva, desde el punto de vista de las cavidades permanentes y temporales:

.38 Especial
.38 Especial (FBI)
.357 Magnum
.357 Magnum JSP
.45 Automática
9 mm (ETA)
.22 Rifle Largo 37g
.22 Rifle Largo 40g
AK 47 545mm
AK 47 7.62
M16A1
M14

Aunque se reseñan dos cartuchos más, estos son semimetálicos del calibre 12 (para escopeta), por lo que me voy a centrar únicamente en la cartuchería metálica.

A ver por dónde empiezo. Me tiraré directamente a preguntarme qué calibre es el 9 mm (ETA). Los que ya saben algo de esto imaginarán que tan pésima designación hace referencia al 9 mm Parabellum, también denominado 9x19; 9 OTAN; 9 NATO; 9 Luger; etc. Si vamos a informar, informemos bien, no desinformemos, por favor. Y por cierto, ¿en qué proyectil estaría pensando el autor del trabajo, para imputarle a este calibre más capacidad de penetración que al 7.62x51 mm, disparado con un fusil de asalto M14? Las cosas que hay que ver y leer, Dios mío.

Me pregunto qué diferencia hay entre el .38 Especial a secas y el aquí apellidado FBI. Me atrevo a dar por sentando que la diferencia estriba en la carga de proyección de los cartuchos. Pienso que tal vez se pretende hacer referencia a una carga extra de pólvora, lo que técnica y comercialmente se llama +P. Pero no sé, tal vez me equivoque.

Con el .357 Magnum, igual: el segundo se apellida JSP, lo que quiere decir que monta un proyectil blindado de punta suave, sin por supuesto dejar de ser un .357 Magnum. ¿Pero qué punta monta el primero de estos .357? Sin que este dato aparezca consignado en la imagen objeto de mi crítica, de nada en absoluto sirve la teoría ahí plasmada, de que uno penetra más que el otro.

Al .45 Automática (de género femenino) habría que preguntarle si es prima del .45 Automático (de género masculino), más conocido como .45 ACP, o si es otro de los muchos .45 existentes desde hace más de cien años.

A los suaves y dóciles .22 Rifle Largo, realmente conocidos como .22 LR (Long Rifle), tenemos que interrogarlos sobre si el más liviano es de punta hueca, toda vez que aparece representado produciendo una cavidad temporal  considerablemente mayor que el .22 de 40 gr. Hay que significar que el peso, en este campo, no se representa con la letra “g” de gramos sino con las letras “gr” de granos (grains en inglés). Por cosa de la física, es lógico que el proyectil más pesado penetre más. Bien, en esto. Esto sí que no lo entiendo: AK 475 45 mm. Quiero pensar que quieren referirse al calibre 5.45x39 mm que utiliza el fusil de asalto AK-74, que no el AK-47. Efectivamente, el AK 47 sí emplea cartuchos de 7.62 mm, pero pienso que los neófitos agradecerían un pelín de más exactitud, pues hay infinidad de cartuchos marcados como 7.62 mm.  Aquí, sin duda, querían decir 7.62x39 mm.

¿Y qué nombre le ponemos al hecho de considerar calibre al M16A1, que en realidad es un arma larga? Tenemos que suponer que el autor de esta clasificación quería reseñar el calibre 5.56x45 mm, también conocido como .223 Remington.  Y con el llamado M14 sucede lo mismo: se trata de un fusil de asalto. Tendremos que suponer que querían reseñar 7.62x51 mm (.308 Winchester).

Comentarios

  1. En ocaciones el caos aprovecha la falta de vademecun ,,, y después muchos esconden la informacion ,,,,haciendo ver que todo con una buena imagen cuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ocasiones veo muertos muy vivos.

      Gracias por tu comentario, Javier.

      Eliminar
  2. Se que hay mucha gente que estos temas les importa un bledo y entiendanme bien hablo de profesionales de la "seguridad".La desinformación por toda clase de medios circula e infecta la verdad hasta limites insospechados. Pero coño que luego con este tipo información podrida sean capaces de debatir hasta llegar a la sangre... Gracias Ernesto por que de vez encuando alumbras con esos más de "300 lúmenes" ese vacio oscuro que algunos caras tienen la desfachatez de promulgar. Saludos de uno que solo sabe que le queda mucho que saber.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS