3 SEGUNDOS, 2 MANOS, 1 PISTOLA: 0 DESENFUNDE

Por, Ernesto Pérez Vera

¿Cómo le ponemos al niño? En televisión dijeron, como seguidamente podrán ver en el enlace, que un coche se saltó un control del Cuerpo Nacional de Policía y que los agentes tuvieron que abrir fuego. Realmente no sé si el control estaba montado o no, o si incluso el dispositivo ya estaba desmantelado o en pleno proceso de desmantelamiento. La cosa es que efectivamente sonaron numerosas descargas de arma de fuego, indicando todos los indicios que fueron los policías quienes dispararon.


Cuando el suceso se produjo, hará de ello unos dieciséis años, se vertieron muchos comentarios al respecto, destacando esta cuestión: ¿estaba realmente justificada la respuesta armada en pleno casco urbano, en un horario de tanto tránsito ciudadano? Quién sabe, ahora desde el sofá todo resulta muy sencillo. Es posible que alguno de los policías que disparó viese armas dentro del turismo fugado. Pero también puede que alguien se arrancara a tirar y que el resto, simplemente, le imitara, lo que sin duda es un peligroso efecto contagioso que se repite continuamente y que además está estudiado y analizado por expertos en la instrucción policial.


Juan Ramón Lucas, famoso periodista y presentador televisivo, nos cuenta que la Policía aún está buscando el coche fugado. Pero a mí lo que más me llama la atención de todo esto es que un funcionario uniformado todavía está tratando de desenfundar su pistola. En la filmación es claramente identificable la figura de un policía luciendo camisa blanca y gorra de plato, que tras corretear a los sospechosos inicia, sin éxito, la extracción de su arma. Para ello emplea ambas manos e invierte más de tres segundos, pero ni por esas. Es más, finaliza todo intento urgente de alcanzar el automóvil sin lograr empuñar la pistola. Nuevas preguntas: ¿estaba este hombre preparado para defenderse de alguien que sorpresivamente procediera contra él de modo grave? ¿Lo estaba aunque el agresor le regalara tres segundos de ventaja? ¿Entrenará a día de hoy más y mejor tras visionarse en el vídeo? ¿Habrá adquirido siquiera una funda pistolera de mayor calidad?


En el momento de empezar a escribir estos párrafos no sabía si el utilitario fue localizado y recuperado, por lo que desconocía si algún proyectil llegó a tocarlo. De no haber sido así, me preguntaba ¿dónde podrían haber acabado todas aquellas puntas semiblindadas de 9 mm Parabellum? Mi duda fue resuelta, tiempo después, cuando un funcionario presente en la escena me confesó (posteriormente también lo admitiría en un foro público) que de los muchísimos tiros allí pegados únicamente tres impactaron en el coche, como de tal modo constató la Unidad de Policía Científica, una vez decomisado el vehículo. Sí, solo tres balas hicieron blanco, pero uno de ellas, para colmo, propició un rebote. Ahí lo dejo…

Compartan esta filmación y estos párrafos, alguien podría agradecérselo en el futuro.

Comentarios

  1. Escalofriante!!!
    Lo que resulta verdaderamente asombroso es que ninguna de las numerosas personas en el lugar, a priori, no resultara alcanzada por una de esas puntas.
    Y lo del compañero y su batalla con la funda, mejor no comentarlo. No quisiera pensar que al paso del vehículo, hubiese asomado el cañón de un arma.
    Escalofriante!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS