HISTORIETAS DE FACEBOOK

Por Ernesto Pérez Vera

Viernes 6 de enero de 2017. Eran sobre las diez y media de la mañana, cuando una persona que no conocía de nada solicitó mi amistad en la red social Facebook. Como ya es costumbre en mí, giré este mensaje: “Hola. ¿Has solicitado mi amistad Facebook? Tengo una solicitud tuya. Un saludo. Ernesto”. Seguro que alguno de los que ahora están leyendo estas palabras ha pasado por este particular filtro, que no todo el mundo supera. Soy un malaje, qué le vamos a hacer.

Justamente dos horas después recibí esta respuesta, que ahora retoco con unas comas y unos puntos, para su mayor comprensión: “Si, he visto un cargador de pistola y he pensado, este es de los míos. Un saludo”. Un servidor, al leer tales comentarios, pensó que podría tratarse de un tirador o de un aficionado a las armas y al tiro. ¡Ah! Era varón, a tenor de la imagen pública expuesta en el perfil. Significar que su nombre no lo supe en ningún momento, al menos no por él, dado que se hacía llamar como un arte marcial, a nivel de nombre; y como una localidad madrileña, a nivel de apellido.

Así las cosas, cuando le pregunté si estaba ante un tirador, expresión justa y exacta por mí empleada al interrogar a tal respecto a mi interlocutor, fui espetado con: “Sí, soy ‘sniper’ y miembro de la Guardia Civil. Además de arma corta”. Qué chachi pirulí, me dije a mí mismo. Y claro, ya me conocéis, no me pude resistir: “¿En qué unidad estás?”. Respuesta: “Después de 24 años y de haber pasado por cursos UEI y 10 años en el GRS nº 1, de instructor y operativo, llevo 5 años en Cinológicos de Barajas, en Narcóticos. Dos cursos SWAT en los EE.UU., un curso de protección de vuelos con la UEI y otro con el U.S. Marshals”.

No me achiqué ante tan apabullante currículo. No es que las personas más cualificadas que yo no me imponga y generen respeto. Al revés, me imponen tanto que me vuelvo interesadamente avaro, a fin de tratar de aprender de ellas lo más posible. Pero en este caso, no sé por qué, algo me decía que había gato encerrado. En fin, le confesé que conozco a varios funcionarios que están o han estado destinados en la UEI, rogándole que me dijera en qué años estuvo él allí, obviamente, faltaría más, si podía y quería decírmelo. También metí los dedos en la cuestión del SWAT, pues en los EE.UU. hay cientos de unidades con ese mismo nombre. Soy un preguntón, porque los años y los embustes me han hecho ser desconfiado.

El hombre, en vez de mandarme a tomar aire fresco, me respondió a todo. Pudo no hacerlo, pero leches si él era el que me pedía amistad, qué menos que me contara algunas cosas sobre él, ¿no? Yo lo hago, cuando me lo piden. Me dijo que había hecho dos cursos de la UEI. Esto me hizo pensar que quizás nunca había estadio en tan selecta unidad especial de la Benemérita, toda vez que repetir el curso indica que el primero, al menos, nunca fue superado. Y sobre la unidad yanqui con nombre de película taquillera: “Estuve con el mayor Omar Martínez Sexto y con el teniente Fernando Bandini, de SWAT de Los Ángeles. Luego he estado con Cris Costa, Ludus Costa”. Joder, qué envidia, qué pelotazo de tío.  

El muchacho, y le llamo así porque no sé cómo se llama, al menos no lo sé por él, dado que nunca se identificó, tal vez por aquello de salvaguardar la seguridad nacional, se hartó de mí y empezó a formularme preguntas. Normal. La primera fue “¿eres compañero guardiacivil?”. Como ni soy guardia ni suelo mentir demasiado, le dije la verdad más verdadera que pude, que no soy miembro del benemérito instituto, sino un mero ciudadano particular. La verdad, vamos. Mi sinceridad, lamentablemente, decepcionó al karateka: “¡Ah! Creía… Cómo te vía puesto, pensé que eras militar”. Qué quieren que les diga, me partió el alma: desde niño pegando tiros, entrenando, probando materiales, técnicas y tácticas; y leyendo y estudiando, y resulta que solo siendo soldado podría haber llegado a aprender algo. Qué pena de mí, por Dios.

Y puestos a seguir diciéndonos cosas el uno al otro, lancé este bombazo: “Los militares no son precisamente los que más saben de según qué cosas, al igual que tampoco la generalidad de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”. Menudo leñazo tuve que endiñarle con mi manifestación, pues entramos en el cuerpo a cuerpo dialéctico. “Bueno, bueno… A ver si ahora los civiles van (seguramente quiso decir vais) a estar mejor preparados. ¿Experiencia en combate, asaltos reales, intervenciones policiales…?”, me escupió el francotirador. Puesto que para este señor solo un militar puede saber sobre las cosas que él antes creía que yo sabía (me dio que me veía puesto), pues me tocó las pelotas. Al principio escribió que yo era de los suyos, porque había visto fotos mías con armas y un cargador de pistola en mi perfil de Facebook. Pero está claro que no soy de los suyos, porque no soy militar. Y menos mal que no soy de los suyos, porque quien cree que solo los soldados pueden saber de tiros, de cartuchos y de armas, otorgando maestría y experiencia el hecho de lucir un uniforme, demuestra ser un imbécil redomado que no sabe una mierda de nada. En fin, claudiqué reconociendo que soy un ignorante.

Nos enfadamos un poco. Aunque, sinceramente, yo empecé a tildarlo de fofito, dedicándole provocativas risas. Como dice el gran filósofo andaluz Chiquito de la Calzada, una mala tarde la tiene cualquiera, y yo el día de Reyes contaba con muy poco carrete. Antes de abandonar la conversación y de bloquearlo para zanjar rápidamente aquella absurda lucha de machitos que nos traíamos los dos, me regaló esto: “Vamos a ver, al tener conocidos en la UEI, pensaba que eras guardia civil. Y seguro, seguro, que no sabes más que un militar de carrera. A ver si después de 24 años pegando tiros me van a enseñar muchas cosas. Algo podré aprender, y de todos se aprende, pero de los militares. Que me dé clases un civil… Y estudia y preséntate a la academia y así sabrás algo”. En mi último consumo de tiempo absurdo, antes de almorzarme un codillo de cordero, admití: “Tienes razón. No sé nada: no soy ni militar ni policía. Lamento que te hayas equivocado al creer que yo sabía, creyendo que era militar de carrera. Lo siento, no soy del SWAT ni nada de nada. Tú tienes una levantera que no veas”.

Y todo esto porque no soy militar y por decir que ni los militares ni los policías son siempre, per se, expertos en según qué cosas. No me dio tiempo ni a especificar a qué cosas me refería y, por supuesto, en ningún momento traté de darle clases de nada a nadie. Por cierto, parece que suspendió dos veces el curso de acceso a la UEI y que hoy es tan civil como yo, porque está tan jubilado como yo.

Feliz 2017.

Comentarios

  1. Jajaja me parto, cuanto idiota suelto!!

    ResponderEliminar
  2. pues ese sentir es digamos algo mas numeroso del esperado y minoritario dinosaurio de cavernas ya casi desaparecidos,,,,,pues no .,hay muchos y no estan en peligro de desaparecer,,,,la soberbia que incha el desfile de las FAS cada 30 de mayo, no colabora mucho y ahora los del CNP se estan sumando al pavoneo,,,,en fin virgencita que me quede como estoy,,,,,Ernesto macu viscan tus ous.

    ResponderEliminar
  3. Querido Ernesto, en cuanto empezaste a contar su currículum,enseguida supe quien era...el mundo es así de pequeño y a los retrasados los reconoces en seguida...en fin...así nos va. Un abrazo muy fuerte.
    Irlandés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno majo retrasadolo seras tu y quien yote diga, hablar e insultar es muy facil. Da la cara.. a lo mejor puedo decir yo varias cosas tuyas tambien

      Eliminar
  4. "Escarceneitor" subnormales los hay en todos lados FAS, CNP, GC, PL.... No generalicemos por un bocachancla, que seguramente no llego a ser nada, mas que eso, un bocachancla.

    ResponderEliminar
  5. Jose M Izquierdo8 de enero de 2017, 1:28

    Ya sabemos que hay días tontos....y tontos todos los días.

    ResponderEliminar
  6. donde yo mastico la hierva, se piensa muy generalizadamente ,,bastante ,que lo que tenemos es lo bueno y lo demas ni nos importa.Asi nos luce ,solo nos queda factor humano.

    ResponderEliminar
  7. Por los datos que das, este es uno de los "persons" que tengo bloqueados hace tiempo. Por fantasma, más que nada.
    Y tengo bastante mili en el cuerpo como para saber que se suele aprender más fuera que dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. san me has bloqueado..?? a lo mejor eres tu el fantasma por mentir...no crees sino da la cara y demuestra que te he solicitado tu amistad..

      Eliminar
  8. Yo sólo puedo hablar de mi experiencia personal, faltaría más. No puedo, ni tengo ganas de poner mi "Curriculum Vitae", escueto donde los haya, que daría risa a muchos de los presentes, pero lo que si puedo decir, es que de los cursos que he dado (no con Gabe Saurez, ni con Pat McNamara, ni con Jim Cirillo) de los militares que acudían por iniciativa propia, costándoles la pasta y demás, y no hablo de soldados "rasos", he visto mucho Sargento y hasta algún que otro Capitán, a Dios pongo por testigo, que en cuanto al tema de tiro de combate en situación de estrés o tiro cercano... pagaron muchos almuerzos esa semana.

    Bien es cierto, que a la hora de "soplar" con los G-36 nos toco pagar a nosotros, y es que cada uno está hecho y entrenado para lo que está. Mezclar diferentes harinas en el mismo costal nunca puede ser bueno, y es por eso que los Zapadores no se tiran en paracaídas tras las líneas enemigas, ni los PL vamos a despejar un campo de minas.

    Prefiero ser aprendiz de todo y maestro de nada, o al menos, hacer como que no de una cosa para que me enseñen todo lo que sabe el "Maestro" y medirme a él antes de poder afirmar que él no me va a enseñar, o que yo pudiera hacerle ver las cosas desde otro punto de vista :)

    Sin duda, tu experiencia ha resultado del todo positiva para ti, pues has descubierto que la locuacidad terminológica y la verborrea sólo nos pueden llevar a la desconfianza y ha entonar un: "¡¡Que te den, tira tú primero pa´lante!!" ;)
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
  9. Buenoen primer lugar dire y como te dije hace unos dias eres un imprentable por publicar cosas personales que hayamos podido hablar usted y yo, dando datos personales y situacion personal que desconoce por completo, por mucho que le hayan podido decir sus amiguitos.
    En primer lugar dire que nunca dije ser un UEI, sino que estuve en 2 cursos, finalizandolos o no, he estado en ellos cosa que usted jamas podra optar. Es muy facil tragiversar mensajes de facebook, tal vez se interprten de otra manera.
    MI curriculum esta hay por si alguien lo puede comprobar..medallas,cursos, detenciones etc..
    la envidia es muy sana y muchos seguidores suyos sin tener NI PUTA idea de quien soy se atreven a insultar SIN MAS... vaya servidores de la ley o gentuza que se hacen llamar compañeros..
    en fin señor ernesto tendra si algun dia quiere la oportunidad de decirme todo esto ala cara, y comprobar que a lo mejor NO soy como usted a pensado que es..es muy facil confundirse y hablar de mas sin conocer a alguien. Vuelvo a decirte que me confundi contigo,al pensar que eras compañero..es un error comun ya que al tener tantos conocidos en la UEI etc.., pues pense que eras compañero..lo siento hombre.
    Por ultimo tu ego se te fuede las manos al chulear que eras civil y que podias enseñar a policias mejor que los de dentro..yo solo te anime a que te presentaras a CNP, GC, PL y que impartieras clases,yosolo te dije que un civil NO puede enseñar a militares o policias, ppor mucho que sepa, lo que es la experiencia profesional o un estres creado en una situacion que tu nunca has vivido..SOLO eso.
    A tus seguidorespor favor que NO insultyen de forma gratuita y que nome bloqueen tanto sin recibir invitaciones.
    Un saludo y SUERTECON TU BLOG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, vamos a ver, vamos a ver.

      Supongo que eres un tal Pablo Rodríguez Mena, y digo que lo supongo porque no te identificas, si bien hace unos días alguien con este nombre me escribió diciéndome que era aquel “sniper de la Guardia Civil” que había hecho 2 cursos de la UEI y otros tantos con el SWAT de Los Ángeles, al que le dedico estos parrafillos. Cuando hace unos días me escribiste con el nombre arriba señalado, te dije que eras un payaso y un majareta, pues me ordenabas, me instabas o no sé qué expresión usabas, para que retirara el artículo. Ya te dije, tras llamarte fofito, que me dabas pena y que si dejabas de decirme tonterías no te dedicaría más palabras, pero que en cualquier caso no iba a retirar el texto. Te reconocí, igualmente, que tenías derecho a protestar por mi artículo, cosa que hiciste con aquel mensaje que me mandaste para que eliminara el artículo. No te iba a decir nada más, en virtud de ese derecho al pataleo que te reconozco, pero hoy de nuevo me invitas a llamarte cosas desagradables. Qué manía tienes, hombre. Déjame en paz.

      Me amenazaste con estas palabras textuales: “Pero no te preocupes haré por conocerte algún día y te daré la oportunidad de lo chulito que has sido escondiendo en tu blog me lo digas a la cara ok”. Tu redacción no es muy buena, pero se entiende bien claro lo que quieres decir. Te espeté que estaba esperándote, pero mentí: me tienes acojonado, porque sin duda alguna podrías darme una paliza del carajo. Así, pues, ojalá no vengas a por mí. No lo hagas, por favor.

      A ver si dejas ya el rollo de las medallas y de las demás cosas de tu currículo, pues yo me limité a escribir sobre las bobadas que tú mismo me contaste, sin que yo te preguntara por ellas. Yo solo te interrogué sobre si eras tirador, dado que me pediste amistad en Facebook porque te gustó ver un cargador de pistola en mi perfil, soltándome de sopetón un chorro de tonterías. Imagínate que una chica me pide bailar en la discoteca, y yo, antes de decirle que sí o que no, le susurro que tengo 28 centímetros de polla. Pues eso me hiciste tú a mí, muchacho. Me querías meter el rabo, pero resulta que tengo los huevos negros del humo de los cañonazos que he dado y que me han dado. Viniste a vacilar a la casa del que tira con posta contra los fantasmas.

      Entre tus muchos problemas, intuyo alguna forma de dislexia: confundes pasado y presente, a cada cosa que escribes y piensas. Pero de verdad, muchacho, yo no tengo ganas de responderte cada dos por tres. Eres militar en la reserva, guardiacivil o lo que quieras, me da igual. Te juro que me da igual y que me importa un pimiento. Yo soy un inútil, un chalado, un frustrado y todo lo que te dé la gana. Te doy la razón, para ti la peseta: no sé de nada ni he hecho nada en el mundo del tiro, pese a que antaño di clases, cursos y conferencias. En la actualidad, por razones varias, no hago nada de lo anteriormente expresado, cosa que beneficia al público, porque nada de calidad tengo que decir y enseñar. Dicho esto, hombre de Dios, déjame en paz, que soy un pobre desgraciado que quiere ver el partido de fútbol que a punto está de empezar.

      Por cierto y ya termino, en este blog no he borrado más que uno o dos mensajes de proetarras que me insultaban a mí, a mis lectores y todos los miembros de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. También he eliminado comentarios repetidos, tanto míos como de otras personas. Esto lo adelanto porque no me extrañaría que dijeras que estás vetado; pero te garantizo que te veto, si me das mucha lata.

      Ernesto Pérez Vera.

      Eliminar
  10. AMÉN... Grande Ernesto... O no... Mejor no... Eres el peor Ernesto... Jajajajajaaaaa

    ResponderEliminar
  11. Joder, otro machote, prometiendo,un me lo dirás en la cara. Mira hijo, yo te veo un problema mental y como tal te lo respeto. Por lo demás mira yo he paseado por un montón de Campus Universitarios y nada no tengo carrera. Creo que deberías volver a tu medicación y hacer yoga. Y baja del burro no ofrezcas amenazas, yo me lo tomo como personal y eso es jodido, avisa el día que vayas a ver a Ernesto es para hacerte un homenaje. No amenaces payaso. Un saludo y a tu disposicion.Jose Moreno

    ResponderEliminar
  12. Jajaja Ernesto. Tu tienes iman para los que tenemos goteras. Algunos como los lectores de este blog deseosos de aprender. Otros solo deseosos de.... jajajaja.
    Yy

    ResponderEliminar
  13. Únicamente comentar que, en vez de clases de tiro, sniper u otras zarandajas, debería asistir a clases de redacción y gramática. La misma es lamentable, pasando del tu al usted y vuelta al anterior. puntuación y demás existe de casualidad. Lo siguiente será llorar de la falta de oportunidades en la vida para estudiar, pero con pasar el autocorrector es suficiente. Por cierto, una simple pregunta, de todos esos conocidos en la UEI, ¿cuantos son amigos o dirían algo positivo del interfecto?. Pregunta que dejo en el aire a ver si me responde, sólo por curiosidad.

    ResponderEliminar
  14. Pablo ¿recuerdas que te escribí hace tiempo para que quitases una foto –tomada en el interior de unas instalaciones de la que no tenías permiso para publicar nada– pues en ella se desvelaba la identidad de gente a la que no habías pedido permiso y que figuraba en tu blog? No la quitaste, simplemente trataste la imagen para que las caras no fuesen reconocibles. Bueno pues de nuevo te escribo. Y de nuevo tengo que decir: por favor Pablo deja de avergonzarnos con tu conducta.

    Un profesional (civil o militar) no es más grande o más pequeño por haber sido condecorado, por estar destinado aquí o allí, o por haber pasado por un destino u otro (civil o militar) Te equivocas Pablo. Las personas son buenas por sus actos (hechos diarios) que es por lo que se conoce a las personas. Por eso yerras al enarbolar banderas propias o ajenas para hacerte valer. Que no. Para comenzar relaciones con alguien no hace falta vestirse de nada ni adornarse con nada. Hace falta abrirse y no encerrarse en caparazones de apariencia; a más a más (que dirían en Cataluña) cuando esos caparazones son muchas veces o falsos o exagerados.
    Te equivocas en muchas cosas, pero si no las has aprendido a estas alturas de la vida quizá ya no las aprendas nunca. Y aunque no soy nadie para decirte –en lo personal– qué tienes o no tienes que hacer, permíteme que te diga que como guardia civil un tío debe ser un ejemplo de conducta, y no andar a la gresca (sobre todo en una gresca que tú mismo has iniciado) con comentarios absurdos sobre las capacidades de los civiles o los militares.

    No conozco a Ernesto en lo personal, pero lo poco que conozco de él es que se preocupa de un tema que me importa (la seguridad y la preparación de las FFyCCSSEE), y además ha escrito un libro que recomiendo por ser –las experiencias ajenas– de utilidad policial profesional. Y para juzgarle no entro en si conoce a uno o dos, y si esos unos u otros son de aquí o de allí. Tampoco. Le juzgo (a él) por lo que hace y no por cómo se viste, ni por ser civil o militar o tener acento de Caí o de Guipúzcoa. He aprendido mucho de civiles, de militares, de medio pensionista y hasta de gente que se equivocaba, de los cuales también he aprendido a no ser como ellos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA